lunes, 18 de mayo de 2009

SOLO EN CASA


Este es uno de mis relatos cortísimos que solía enviar a mis amigos por internet. Lo curioso es que a unos les pareció gracioso y a otros, inquietante.