miércoles, 16 de enero de 2019

EL PRIMER POTI-POTI DEL AÑO

Poti-Poti, esas entradas en las que pongo un poco de esto y de lo otro. Empiezo con un par de chorradillas:
ABDUCIDO
Ezequiel es secuestrado por una nave alienígena. Le conducen a una sala redonda con cúpula, iluminada con una luz difusa, donde le someten a mil y una pruebas y exploraciones. Los extraterrestres le dejan en el mismo sitio donde lo abdujeron, no sin antes recomendarle bajar su colesterol.
ROBOTS EN LUCHA
Las máquinas se rebelaron contra los humanos por las 35 horas semanales.
 Mi primera portada del 2019. Basada en un caso real, la inventora de la salchicha al curry (Currywurst) que se encuentra en puestos callejeros por toda Alemania. (A la izquierda, estoy buscando uno de esos tenderetes en Berlin) La Currywurst es el motivo de que los MacDonalds no triunfen en Alemania. Yo la preparo así:
Hacer unas incisiones en una salchicha bratwurst (la blanca) y pasarla por una sartén a fuego bajo con 1 cucharadita de curry, así desprende su aroma.
Cuando tome color reservarla y freir en la sartén cebolla rallada, remover y añadir catsup y (mi toque especial) 1 cucharada sopera de salsa de soja. Servir la salsa junto con las salchichas espolvoreando todo con curry.
Sí, ya sé que no tiene buen aspecto esa salsa parduzca pero de verdad que está bueno, y es tan fácil de preparar...
Sigo con los Kotowaza aunque esta vez -además de Kitsune, el zorro presumido- me han pedido que dibuje un Yuurei (fantasma) Curioso. ¿Se les habrá acabado la fauna japonesa?
Ya he mencionado alguna vez que, como no gano suficiente con mis ilustraciones, consigo algún dinerillo enseñando pisos, pero ya tengo una seria competencia: Hitchcock nos enseña nada menos que la mansión donde se rodó Psicosis. ¿Alguien se anima a comprarla?
Y un encargo publicitario. Un pez negro para una ginebra azul. Me lo han rechazado por ser demasiado "Sixtie". Esto me pasa por ver tantos episodios de Mad Men.
¡Feliz comienzo de año!!!

jueves, 3 de enero de 2019

SIMPLE CURIOSIDAD


 Demasiado rápido para una curva tan cerrada. Jota empotra su moto Norton 500 CC monocilíndrica en una valla. Unos metros atrás viene su hermano Eme en una Guzzi 599 CC 8 cilindros y encuentra a Jota tendido en el suelo en medio de un gran charco de sangre. Jota le dice que, si no sale de esta, quiere que lo entierren con su cazadora de motero. Son sus últimas palabras.
Tres días después los miembros del club de motoristas Easy Rider nos reunimos para el funeral de Jota. Poco antes de la ceremonia Eme convida a beber a todo el mundo. Parece un funeral irlandés: bebemos ,en pocos minutos agotamos los botellines de cerveza del bar del tanatorio, charlamos, reímos y lloramos. Dos asistentes se lían a tortazos y Eme suspira: “A Jota le hubiera gustado esto”.
 Eme y otros tres compañeros cargan con el ataúd hasta el cementerio. Por poco dejan caer el féretro al suelo por el respingo que dan cuando desde el interior de la caja suena el Born to be wild de Steppenwolf. Es el tono que sonaba en el móvil de Jota cuando le llamaban. Los de la funeraria no repararon en el móvil que siempre llevaba en un bolsillo interior de la cazadora. Uno de los porteadores, con las piernas temblando del susto, vomita abundante cerveza sobre una lápida. Ni siquiera Eme puede reprimir una carcajada. Unos segundos más tarde el sonido enmudece y depositan el ataúd dentro del nicho.
En casa me quedo hasta muy tarde viendo una película por televisión. Las primeras cabezadas coinciden con los títulos finales. Decido irme a la cama cuando una idea cosquillea mi adormilado cerebro. Agarro el móvil y tecleo apresuradamente el número de Jota. Un timbrazo, dos, al tercero se oye un chasquido:
--Jota… Soy Erre ¿Qué hay, viejo? Es que me preguntaba si realmente existía el Más Allá. Ya sabes…  simple curiosidad.
FIN
Yo también he pasado una noche movidita, he soñado con zombies monopatinadores. Me ha salido este dibujo que voy a intentar colocarlo para camisetas.
Si estas Fiestas les ha quedado alguna botella de cava abierta y medio llena ¡no la tiren! aunque haya perdido gas el cava conserva su sabor con el que se puede preparar un sabroso:
POLLO AL CAVA
Pasar los pedazos de pollo por harina y freírlos en una sartén. Añadir cebolla y champiñones picados y dientes de ajo cortados a láminas.
Cuando el pollo se vea dorado retirar los ajos demasiado tostados e introducir el pollo en una cazuela junto con la cebolla y los champiñones, salpimentar, añadir el cava y tapar la cazuela dejando cocer todo 30m. con el fuego al mínimo. Ya está. ¿A que es fácil?
¿ALUCINAMOS UN POQUITO?
Pinchar sobre este enlace, luego pinchar sobre las palabras ¡A alucinar! y O.K. Comenzar, observar el centro de la pantalla durante 30 segundos y entonces mire la mano con la que maneja el ratón. ¡Es alucinante!

jueves, 27 de diciembre de 2018

PANTALONES TEJANOS CON PINZAS


Click. Ya están enviadas las invitaciones para mi fiesta de cumpleaños. Contemplo la sala, es espaciosa y bien iluminada pero la pintura amarilla de las paredes empieza a desconcharse y está algo deslucida. Qué demonios, no se cumplen los cincuenta todos los días, así que consulto un muestrario de colores. Por la tarde cubro el suelo con papeles de periódico y abro una lata de Amarillo Nápoles -277.”Sera mejor que me ponga algo viejo antes de empezar a pintar” -pienso.
 Descubro cajas polvorientas que llevaba tiempo sin abrir repletas de cintas navideñas y entre zapatos y camisas pasados de moda encuentro unos pantalones tejanos de pinzas lavados a la piedra. Sonrío: “¿Cómo podía ponerme algo tan horrible?”. Al probármelos me sorprende ver que todavía me entran. Compruebo el resultado frente al espejo. Sí, me quedan bien pero qué raro… no recordaba que tuviera tantos granos en la cara. Suena música. Muy fuerte. A un volumen nada habitual en alguien a punto de cumplir los cincuenta .Suenan los Smiths, los Talking Heads, The Cure, Pretenders, Frankie Goes to Hollywood, Nacha Pop… Los vecinos aporrean la puerta quejándose del ruido. Que les den. Panda de fósiles. Además estoy a punto de conseguir un nuevo récord en el Tetris. Me pongo el VHS de Regreso al Futuro y bailo The Power of Love imitando los espasmódicos movimientos de Michael J. Fox sobre el monopatín.
Qué hambre me está entrando. Me voy al Pryca a por unos cuantos Tigretones. Salgo a la calle y voy cantando: “Hace falta valor. Hace falta valor. ¡Esto es una escuela de calor!”
FIN
Aaay, los ochenta... mi modesta contribución a la Movida fue esta portada para un single de los Telefunken, un fugaz grupo de música new-age.
RECETA: ESPAGUETIS A LA FIORENTINA
Antes un truco que me ha enseñado un chef italiano: los espaguetis crudos que caben en un anillo equivalen a la ración de pasta para una persona.
Estos espaguetis se parecen a la receta boloñesa pero con más verduras. 
Sofreír en una sartén con aceite cebolla, zanahoria y apio bien picados y una berenjena cortada a dados pequeños con su piel. 
Añadir carne picada y cuando tome color verter 1 vaso de vino blanco.
Dejar reducir a fuego vivo y agregar la salsa de tomate. 
Cocinar a fuego bajo 10 minutos. Cuando los espaguetis estén cocidos en agua salada colar y añadirlos a la salsa.
En Florencia se acompañan con ricota salada pero aquí no se encuentra facilmente. Un parmesano será muy adecuado. Hoy me los he preparado con paglia e fieno:
Ésta es mi última entrada del año, cómo pasa el tiempo. Parece que mi trabajo con el que despido el 2018 será este cartel que he dibujado para un bar de mi barrio:
¡Muy Feliz Año 2019 de corazón!!!!

martes, 18 de diciembre de 2018

SUSURROS DEL MÁS ALLÁ


Soy estudiante de medicina y compartía piso con otro alumno de la facultad.
Mi compañero murió de repente a las ocho de la tarde. Lo coloqué en el sofá después de velarlo un rato y me fui a dormir. Lo había colocado en el sofá del comedor porque es más lógico reservar la cama para los vivos, y yo era el único vivo que quedaba en la casa.
Me desperté con la sensación de oír un estertor que provenía del lugar donde estaba el cadáver. ¿Me había llamado? Me acerqué para echarle un vistazo. Seguía muerto, pero de improviso sus labios se tensaron, abrió la boca y emitió un susurro: “Mar…” y luego: “Uay!…” Llamé al doctor que había certificado la defunción.
-Oiga –le dije-, el hombre que murió ayer está hablando.
Me aconsejó que me tomara un somnífero y me volviera a acostar.
 Por la tarde cogí papel y lápiz. Esperé sentado al lado del cadáver. ¿Y si pretendía decirme algo en el momento de morir y luego ese deseo frustrado desencadenó alguna reacción motora?
Primero escuché un sonido que parecía proceder de su esófago, y luego: “Mar” “Uay!” “Mar” “Uay!”… que yo transcribía en papel. Al fin se calló y supe que no le quedaba nada dentro pues sus rasgos se serenaron. A la mañana siguiente se lo llevaron los de la funeraria.
Entonces me esforcé en descifrar esos sonidos. ¿Mar? Mi compañero nació en un pueblo costero. ¿Quería compartir un recuerdo de infancia? ¿pero lo de Uay!?…  Busqué en Google. Uay: “Vocablo en idioma maya usado en la península de Yucatán para denominar fenómenos de encantamiento.” Eso me desconcertó, además lo pronunciaba con una exclamación “Uay!” como alguien que se pilla un dedo con un martillo. Tecleé Maruay todo junto, solo me apareció un hotel de Bangkok  -Maruay Gardens- con ese nombre. Poco probable. 

Algo empezó a tomar forma, eran casi las ocho, la hora en que él murió de repente, sentado en el sofá del comedor porque estaba viendo la serie The Big Bang Theory.
Me abalancé sobre el mando y conecté el televisor. A las ocho es cuando interrumpen el capítulo con una pausa publicitaria y el primer anuncio siempre es el mismo: el del complejo de vacaciones Marina d´Or. Aparecen piscinas, balnearios, niños correteando por la playa… Y al final del spot una aguda voz chillona: “MARina d´Or, ¡qué gUAY!”
Entonces lo comprendí. Todo había sido una muestra del gran poder de penetración en el organismo humano de las campañas publicitarias.
FIN
NOTA PARA MIS AMIGOS DEL OTRO LADO DEL CHARCO: El anuncio del resort turístico Marina d´Or es el más veces emitido en la TV española. Aquí todos conocen ese slogan: “Marina d´Or, ¡qué guay!”
SOLSTICIO Y ECLIPSE
El próximo viernes (21 de diciembre) se producirá un eclipse de Luna que coincide con el solsticio de invierno. Esto se considera de buen augurio, al contrario que los eclipses del solsticio de verano. Me pregunto cómo afecta un eclipse lunar a los licántropos. ¿Será algo así?
También ese 21 de diciembre se espera el estreno de El regreso de Mary Poppins. Seguro que no es tan terrorífica como la muestra este trailer:
¡Y ya era hora de otra receta en mi blog! Hoy la presenta el simpático Kotowaza Inoshishi, el jabalí cocinero.
YAKKITORI DE POLLO
 Cortar a tacos 4 pechugas de pollo deshuesadas y poner a macerar en un plato hondo con salsa de soja, vino blanco y 1 cucharada sopera de azúcar. Dejarlo marinar en la nevera toda una noche.
En los pinchos para brochetas atravesar un trozo de pollo seguido de un pedacito de cebolla tierna, otro de pollo... y así con todas las brochetas.
Pasar los pinchos en una sartén sin aceite, cociéndolos en el jugo en que se han marinado. El pollo se irá caramelizando tomando un color oscuro.
Para acompañar este plato recomiendo arroz blanco salteado y rociado con el jugo de la cocción..

sábado, 8 de diciembre de 2018

LEPRECHAUN. Y MÁS COSAS...


Estamos tan empapados de sudor que se oye un grosero sonido de ventosa cuando nuestros cuerpos se separan. Me acerco a la mesita de noche y me enfrasco en la tarea de abrir un paquete de cigarrillos con dedos húmedos y temblorosos. Ella empieza a decirme algo. Siempre se vuelve muy habladora después del sexo, debe ser porque no fuma.
-Cariño... ¿Has visto mis calzoncillos? Es lo primero que me dice al levantarse por las mañanas- dice imitando la voz de su marido, y se echa a reír.
 Siento una punzada de culpabilidad. Conozco a su marido desde hace años. Una cosa es que me tire a su mujer, pero me parece cruel imaginármelo ahí plantado en medio de esta habitación  en camisa y calcetines y con el rabo al aire, sintiéndose ridículo rodeado de medias, sostenes, camisetas, corbatas... y sin encontrar sus calzoncillos.
-Lo más curioso -prosigue ella-, es que cada dos por tres (desde que volvimos de viaje, más o menos) pierde sus calzoncillos y luego, o no aparecen, o me los encuentro en los sitios más extraños. Empiezo a sospechar de Antonia.
-¿Antonia?
-La chica de la limpieza -hace un gesto como agitando un plumero en el aire-. Quizás es una fetichista que le sisa los calzoncillos a mi marido -y ríe de nuevo.
Me inclino hacia la mesita para apagar el cigarrillo en el cenicero que tiene forma de trébol y la leyenda “Greetings from Eire”.
-¿Y si el verdadero culpable no es Antonia? -le digo-. A lo mejor os trajisteis de Irlanda un Leprechaun escondido entre vuestro equipaje.
-¿Un Lepr… qué? -parpadea interrogativa.
-Los Leprechaun son duendecillos que viven en las casas. No son malvados pero sí traviesos y les encanta gastar pequeñas bromas. Como robar objetos o cambiarlos de sitio, por ejemplo.
 Bruscamente nos interrumpe el chirriante sonido de las ruedas de un coche sobre la gravilla.
-¡Joder! -ella se incorpora de repente -¡Es él! ¡Esa mierda de reloj debe haberse parado!
Miro hacia el reloj de pared. Marca la una y cinco pero el minutero está inmóvil. Como si la cama estuviera sembrada de agujas ardientes salto hacia la mesita donde ella ha depositado antes mi reloj de pulsera (“No me gustan los hombres que lo hacen con el reloj puesto”, me dijo mientras me lo quitaba) y la esfera parece dedicarme una malévola sonrisa con las agujas señalando las dos menos diez.
Empezamos a vestirnos a la velocidad del rayo. Ella está razonablemente decente con un vestido de verano que se ha puesto por la cabeza y ahora corretea despeinada y descalza recogiendo evidencias: preservativos, kleenex, colillas...
Se dispone a arrojarlo todo en una bolsa de plástico, pero se detiene para contemplarme con una expresión mezcla de espanto y reproche.
Estoy plantado en el centro de la habitación en mangas de camisa y calcetines, con expresión ausente.
-Mis calzoncillos... no los encuentro.
El rumor metálico de una llave que gira. Un ¡hola, cariño! jovial y unos pasos que se dirigen hacia el dormitorio.
Pero, maldita sea, lo que termina por dejarme helado es una carcajada sardónica y cascada, como de alguien que tuviera doscientos años y que juraría que proviene del interior del armario.
FIN
Irlanda... me trae recuerdos de cuando pasé por allí el 2011 por el BloomsDay, el día dedicado a Joyce (16 de junio) En un pub tomé el desayuno tradicional, empanada de riñones y cerveza negra, mientras hacía el apunte de esta pareja dublinesa:
GEORGE W. BUSH SE SALVÓ POR POCO DE LOS CANÍBALES
Una de las biografías publicadas sobre el recientemente fallecido ex-presidente me ha revelado algo escalofriante. Durante la Segunda Guerra Mundial fue el único superviviente de un escuadrón que cayó en manos de un general japonés canibal.
2 de Septiembre, 1944. El joven George Bush pilotaba un bombardero lanzado sobre la isla de Chichi Jima (Venga, ya pueden hacer chistes) para preparar la invasión de la estratégica isla de Iwo Jima. 
 Durante la misión el bombardero fue alcanzado y sus tripulantes saltaron al mar en paracaídas. Bush fue rescatado por un submarino que patrullaba la zona pero los otros nueve aviadores no tuvieron tanta suerte. Fueron capturados por lanchas japonesas y los llevaron a la isla de Chichi Jima, gobernada por el caníbal general Tachibana.
 Los nueve prisioneros fueron decapitados con katanas, al día siguiente Tachibana ordenó al cirujano de la isla extraer los hígados de los americanos para ofrecérselos a los demás oficiales guisados en aceite de soja, sake y verduras. Formaron parte de un ritual Bushido canibal de adoctrinamiento guerrero. 
En esta foto aparece el general Tachibana firmando la rendición de la isla. En 1946 fue juzgado por crímenes de guerra y ahorcado. Se le denegó su petición de morir honrosamente haciéndose el hara-kiri.
EL ÚLTIMO KOTOWAZA
El buey USHI, el alma de las fiestas, siempre con su cuenco de sake. 





miércoles, 28 de noviembre de 2018

EL EXPERIMENTO FRIKISMITH

Frikismith es todo un coco y con mucho tiempo libre. Se pasa horas leyendo sobre datos curiosos y hoy ha aprendido dos de los interesantes: “No se puede sacar la lengua fuera y respirar por la nariz al mismo tiempo”, y: “Es imposible estornudar o tener un orgasmo manteniendo los ojos abiertos.”
-Pero… ¿qué pasaría si alguien tuviera un orgasmo y un estornudo a la vez y con los ojos abiertos? –se pregunta Frikismith. La pregunta aguijonea sus febriles neuronas y decide iniciar un trabajo de campo.
Primero está el tema del estornudo. Frikismith entra en una tienda de artículos para fumadores del casco antiguo, ha visto en Google que es la única de la ciudad que vende rapé.
-Con esto tiene el estornudo asegurado- le informa el viejo dependiente mostrándole una tabaquera metálica con dibujos rococó-. Yo lo uso a menudo por mi sinusitis crónica.
 Bueno, y ahora el orgasmo. Frikismith no tiene pareja actualmente y pocas posibilidades de conseguir alguna en breve, pero tiene dinero. Consulta una página de servicios Outcall (chica a domicilio) telefonea y elige una que se describe a si misma: “Morena atractiva, 28 años, 100 la hora”.
La chica cumple las expectativas. Cuando dice  “¿Puedo fumar?” Frikismith le acerca un cenicero. Se siente titubeante cuando la mira a los ojos –Ojos- a través del humo. 
-Vas a formar parte de un importante experimento –le dice Frikismith mientras paga-. Un ensayo que puede pasar a los anales…
-No hago sexo anal –le interrumpe ella.
Pasan a la habitación. Frikismith ha dejado la lata de rapé abierta en la mesilla junto a la cama.  Se ponen rápidos en faena. Frikismith está encima, ella mantiene el contacto visual (debe saber que los hombres llegan antes al clímax cuando la mujer les mira directamente) y Frikismith pronto empieza a sentir el prólogo del orgasmo que avanza a oleadas. Coge una pizca de rapé y se lo acerca a la nariz. Se estremece. Llega el clímax acompañado de un fuerte estornudo y con los ojos totalmente abiertos.
En el interior del cuerpo de Frikismith se produce un Maelstrom. Un vórtice que sale del nervio óptico hasta la vesícula seminal y regresa con una fuerza tal que hace saltar fuera los globos oculares de Frikismith –Plop! Plop!- como un personaje de los Therrytoons.
Frikismith ha tenido suerte. Han podido volver a colocar sus ojos y ha recuperado un 80% de visión. Su experimento le ha hecho famoso y le han pagado una gran suma para dar una conferencia en la Universidad de Yale.
FIN
Y hablando de Yale...
Se agradece cuando te encargan la portada de un libro tan interesante como este: Skulls and Bones (Cráneos y huesos) es el nombre de una sociedad secreta de estudiantes de Yale fundada en 1832. Sus miembros, casi todos de familias millonarias, se reúnen cada semana en la Deer Island, una isla particular frente al campus de Yale donde en un edificio de estilo babilónico llamado La Tumba celebran reuniones y suntuosas cenas servidas con la cubertería de plata que perteneció a Hitler. En sus escasas fotos siempre aparecen posando alrededor de una mesa con huesos humanos y un reloj que marca las 8 de la tarde. Ese reloj siempre va adelantado cinco minutos para dar la sensación a sus miembros de que su espacio es un mundo aparte.
Tres generaciones de los Bush pertenecieron a la Skull & Bones: el abuelo, Prescott (al que se acusa de robar el cráneo del apache Gerónimo para decoración del club) George W. Bush padre –señalado con un circulo en la foto- y George junior.

Los miembros de la Skull & Bones se han visto relacionados con acontecimientos tan dispares como la Guerra del Opio en China, el ascenso al poder de Mussolini y el asesinato de Kennedy.
Y mi última carta Kotowaza, echaré de menos a mis animalitos antropomórficos. Este es el ratón Mausu, que toca la guitarra de tres cuerdas Shamisen. Es un instrumento muy dificil de tocar, por lo que esta carta simboliza la paciencia.




domingo, 18 de noviembre de 2018

YO PUBLIQUÉ UN CÓMIC PORNO


Pues sí, todos tenemos un turbio pasado…
 Los amores de Juan Eclipse fue una serie que dibujé para la efímera revista de cómic erótico Selene de Ediciones Glenat con guiones del magnífico dibujante y escritor Alfredo Pons colaborador de la revista El Víbora. Fue esa editorial, La Cúpula, quien reunió en una publicación las historietas de Los amores de Juan Eclipse; éste álbum quedó finalista en el Salón del Cómic 2006 en Barcelona.
Juan Eclipse es un personaje con un curioso peinado cubista que recibe en su casa periódicas visitas de mujeres que no reconoce pues padece Copulatrógada -no existe, no lo busquen el diccionario- una peculiar amnesia que borra únicamente los recuerdos de la actividad sexual. 
Los amores de Juan Eclipse fue una serie nada convencional para una revista de esas características pues los personajes hablan –y mucho- con los ingeniosos diálogos de Pons. No estoy muy satisfecho del dibujo, pues por diversos motivos tuve que hacer las páginas aprisa y corriendo. Y hablando de corriendo:
Juan Eclipse en uno de sus habituales finales felices. En la redacción de Selene no veían con buenos ojos la serie por considerarla algo marciana, pero su editor (gracias, Joan Navarro) nos apoyaba. Incluso consintió publicar una historieta sin ninguna escena erótica, el sexo sólo se menciona, algo insólito en una revista de cómic porno:
Para celebrar la publicación de este álbum preparé para Pons su plato preferido: Espaguetis a la boloñesa.
 Ayer hice esta foto, me sentía nostálgico. En una sartén sofreír cebolla cortada fina, apio picado y zanahoria en dados pequeños. 
Cuando todo haya tomado color, añadir carne picada removiendo con la cuchara de madera para que no se formen grumos. 
Añadir sal y pimienta, y el tomate de lata, pelado y sin semillas.
Dejar reducir un poco y luego verter 1 copa de vino blanco. Cocinar a fuego suave durante 3 minutos para que el alcohol se evapore.
Cuando la pasta esté cocida en agua salada, colar y mezclar con la salsa. A esta receta le viene bien mucho parmesano. 

Sigo con mis Kotowaza, esos entrañables animalitos antropomórficos:
El Tora, o tigre. Fuerte y sabio
La Jentsei, la astuta mujer felina.
Y Buta, el cerdito samurai, antes de tomar un aperitivo.