martes, 9 de septiembre de 2014

SABORES DE VERANO

El final del verano me pone nostálgico. Es un buen momento para recordar aquellos sabores que nos acompañaban en nuestros juveniles días playeros.
BREVE HISTORIA DE LOS POLOS
 EL ALMENDRADO
O bombón helado. Aunque a las nuevas generaciones les parezca inaudito hubo una época sin lateros en las playas. Entonces deambulaban unos señores que gritaban: “Tengo bombón heladoooo!!!” Un crujiente polo que rompió moldes al salirse de la dicotomía Popeye naranja o limón.  En las playas mediterráneas casi siempre era de la marca Avidesa.





 DRÁCULA
Apareció en 1976 y es posiblemente el mejor polo de la historia: fresa, un toque de vainilla y recubierto por una exquisita capa negra de jarabe de cola. ¿Hace falta decir que era mi polo preferido? Un Helado para góticos.








 FRIGO DEDO Y FRIGO PIE
De principios de los ochenta. Un bombazo. Su éxito motivó la aparición del Frigo Pie. Los chavales de entonces nos preguntábamos cuál sería el siguiente miembro que sacarían al mercado en forma de polo; hasta había apuestas.







 COLAJET
De chocolate, limón y cola. Un polo con forma de cohete de un futurismo muy ochentero. Este polo de Camy triunfó bastante por lo que su rival, Frigo, contraatacó con Capitán Cola. Era el típico polo que casi nunca tenían por lo que su precio no solía aparecer en el cartel del puesto de helados.






 CALIPPO
Inconfundible por su sabor ácido de lima-limón y un práctico envase cilíndrico; muy indicado para saborear en la playa. Para su exportación Frigo tuvo que cambiar su nombre pues en algunos países de Hispanoamérica como Colombia un calippo es sinónimo de sexo oral.







 PIRULO
De la marca Miko, con colores vistosos. Muchos recuerdan su pegadiza canción: “Pirulo, qué chulo…” y sobre todo por el anuncio con el slogan: ¿Me dejas probar tu Pirulo? que daba lugar a muchas interpretaciones.








 LOS DE ÚLTIMA GENERACIÓN
El sofisticado Magnum –el más vendido en la historia de la marca Frigo- dirigido a un público adulto, anunciado por Eva Longoria y con sabores como chocolate blanco, limoncello y marc de cava.
El último éxito ha llegado de Nestlé: el Pirulo Jungly “El helado que se pela”; con una sabrosa cáscara de gominola que imita un plátano tropical.



Arriba: un compungido Borgo despidiéndose de sus conquistas veraniegas. Abajo: un cómic titulado La trampa; es un poco macabro.
POLLO CON SETAS
 Se acerca la temporada de recetas otoñales. Este plato queda muy bueno con setas frescas (níscalos, rebozuelos, champiñones...) o secas.
Sofreír los trozos de pollo en una cazuela o sartén con aceite, sacar y reservar en un plato sazonando con sal y pimienta.
 En el mismo aceite saltear cebolla cortada fina. Cuando la cebolla empiece a verse transparente añadir dos cucharadas soperas de harina y remover. Pronto la harina tomará un color tostado, es el momento de verter un vaso de vino tinto. Subir el fuego para que reduzca a la mitad y añadir el pollo y las setas (si son de las secas, escaldarlas e incorporarlas al sofrito con un poco del agua en que han hervido) Tapar la cazuela o la sartén y dejar cocer con el fuego al mínimo unos 20 minutos. 

sábado, 30 de agosto de 2014

POTI-POTI VERANIEGO

JUNIO: TABACO AFRICANO DE MASCAR
 "La comida japonesa ya es historia, ahora se impone la cocina peruana, el ceviche y todo eso". Me cuenta mi amigo Ivo que acaba de volver de África con Médicos sin fronteras. Ha navegado por el río Gambia con un cargamento de citronella. Se nota que Ivo tiene ganas de desconectar después de una temporada comiendo carne de mono y cocodrilo. "El mono sabe a cerdo -me dice-, y el cocodrilo a pollo."
-¡Qué emocionante, Ivo! Has ido en plan El corazón de las tinieblas -. Me encuentro con Ivo en un local peruano con columnas de terracota y tuberías a la vista bebiendo pisco-sour. Cuando nos traen el ceviche,  Ivo pone sobre la mesa una lata metálica y circular, como las de betún.-Es Makla, tabaco de mascar africano –me informa Ivo-. Las embarcaciones eran de madera y velas de cáñamo, muy inflamables,  y todos mascaban ese tabaco. Naufragar allí es mal asunto.
-Claro; con todas aquellas serpientes y cocodrilos…
-Lo peor son los hipopótamos. Es el animal que causa más homicidios de África.
 Mientras tomamos mazamorra –un postre de maíz morado- Ivo me cuenta que los nativos Mandinka solían gastar una broma a los hombres blancos: cogían una lata vacía de Makla y la llenaban de excrementos de antílope. “No veas como se tronchaban cuando nos untábamos las encías con… bueno, eso.”
Ivo me da una lata de Makla. “No es fácil, pero si te acostumbras no está mal”. En casa recuerdo aquellas películas del Oeste con cowboys mascando tabaco y lanzándolo a la escupidera del saloon. Abro la lata y me asalta un olor acre y repulsivo. Paso un dedo por el tabaco que tiene consistencia de engrudo y me froto con él las encías siguiendo las instrucciones de Ivo. ¡Puaaajjj!!! Las encías me abrasan y el sabor es inmundo, indescriptible. Me froto enérgicamente con el cepillo y dentífrico, luego me empleo a fondo con el hilo dental y después, una buena dosis de antiséptico bucal. Termino con las encías hechas un Cristo pero al menos he eliminado ese horrible sabor. Aún dominado por las náuseas pienso: ¿Y si no era tabaco de verdad? ¿Habré sido víctima de una broma Mandinka? Creo que hay cosas que es mejor no saber.
JULIO: A VER QUÉ TAL LLORAS
En el ECAD, el estudio de doblaje, me están preparando un CD de casting y necesitaban una escena en la que me pusiera a llorar. Cuando llego, la directora comenta que buscan un par de voces para un porno y como ya tengo algo de experiencia en el tema me ofrezco. La directora se ríe: "No hay ningún papel para ti. Es una película de lesbianas. Dos obreras que le dan al asunto en una fábrica durante el turno de noche. " Reconozco que el título castellano tiene su gracia: Bollería industrial. Esta es mi prueba, una escena de Pequeñas mentiras sin importancia. Hay que ver lo difícil que es llorar cuando no tienes ganas.
 
 AGOSTO: EL INQUIETANTE CAMARERO CHINO
 Con Jaume, mi agente de ilustración, fuimos a comer a un local especializado en ollas de Sichuan, es una provincia china donde el picante es el ícono nacional a base de guindillas secadas al sol.  Unas ollas lovecraftianas , burbujeantes, con tentáculos y pinzas asomando. ¡El camarero hablaba como un esbirro de Fu- Manchú! Me intimidó tanto que me tragué una galleta de la suerte con papel y todo.

miércoles, 20 de agosto de 2014

LA MALDICIÓN DEL TERCER PITILLO

 Bélgica, madrugada del 13 de noviembre de 1916. En un cráter de obús se oyó gritar al sargento Héctor Munro: “¡Apagad ese maldito cigarrillo!”. Fueron sus últimas palabras justo antes de que una bala le atravesara el cráneo. El sargento Munro, alias Saki, era considerado el mayor humorista inglés del siglo XX. Me encargaron la portada de una recopilación de sus relatos.
Lo llamaban la maldición del tercer pitillo. El francotirador de la trinchera enemiga veía al primer fumador, apuntaba al segundo y mataba al tercero. Saki tuvo la mala suerte de cruzarse en el camino de esa bala.
Se han cumplido los 100 años de la Primera Guerra Mundial que nos trae imágenes de las casacas azules francesas y los cascos con pinchos –Pickelhaube- de los alemanes.
 Ahora es un buen momento para recordar a los Geules Casses (Caras rotas) una asociación formada por soldados franceses que habían sufrido terribles mutilaciones faciales a causa de la metralla. Tenían prohibido asistir a los desfiles, seguramente porque su visión no era la adecuada para fomentar el patriotismo. Fueron aproximadamente 15.000 que no se resignaron a ser tratados como leprosos. Finalmente consiguieron una pensión  -El estado francés no consideraba las heridas en el rostro como invalidez- y el derecho a desfilar con sus camaradas cada 11 de noviembre, aniversario del Armisticio.
Volviendo al casco alemán: su diseño, con dos remaches metálicos a los lados, inspiró al director James Whale (ex combatiente en este conflicto y además, un excelente pintor) el diseño del monstruo de Frankenstein. Whale convirtió esos remaches en unos electrodos que recibirían la corriente eléctrica con la que cobraría vida la criatura.
Abajo: otros bocetos preliminares para la caracterización de Frankenstein realizados por Whale.
Un documento de lo más curioso: un corto que el Ministerio de la Guerra encargó al genial dibujante Windsor McCay –creador de Little Nemo- sobre el hundimiento del Lusitania, el barco hundido por un submarino alemán en 1917 y que motivó la entrada de los USA en la guerra. McCay se entrevistó con muchos supervivientes para dar mayor realismo a las imágenes.
Y por último, unas escenas de la película definitiva de la Guerra del 14-18. ¿Senderos de gloria? ¿La gran ilusión? ¡Nooo! Operación Mata Hari, con Gracita Morales bailando la danza de los siete velos, José Luís López Vázquez de general prusiano y una impagable pareja de espías -Ozores y Coll- británico y zarista respectivamente. 
 

jueves, 7 de agosto de 2014

¿HOUSTON? ¿ME RECIBEN?

“-El hombre ha llegado a la Luna. ¿Y qué? El que sea un tontolaba en la Tierra seguirá siendo un tontolaba en la Luna.”
(Comentario de mi abuelo Joan, julio 1969)
La primera llegada del hombre a la Luna acaba de cumplir su 45º aniversario. Entonces yo tenía ocho años y lo recuerdo como el primer acontecimiento importante que presenciaba. El alunizaje, que en España esperaban hacia las 3 de la madrugada, se retransmitiría en directo con la voz de Jesús Hermida. Yo me empeñé en verlo pues –inocente de mí- esperaba ver a los astronautas agasajados por una multitud de selenitas. Mi madre se mostraba reacia pero mi padre la convenció:
-Es un momento histórico que recordará toda su vida. Imagina que hubiéramos podido ver la llegada de Colón a América por la tele ¡y en directo!
 Después de cenar, nos sentamos toda la familia alrededor de nuestro flamante Telefunken en blanco y negro con adaptador para UHF. Para mantenerme despierto me puse a dibujar en una caja de cartón con uno de aquellos lápices con una punta azul y otra roja. La caja se llenaba de dibujitos mientras la letanía de los astronautas -¿Houston? ¿Me reciben? Cambio- me provocaba un gran sopor. Yo estaba bien roque cuando mi padre me agitó suavemente; justo a tiempo para ver a Armstrong poner el pie en la superficie lunar. Hermida tradujo sus palabras: “Es un pequeño paso para el hombre, pero un gran paso para la humanidad.” De los selenitas, ni rastro. Recuerdo que al día siguiente acompañé a mi madre al mercado y no se hablaba de otra cosa que del Apolo XI pero muchos opinaban que era un montaje, que en realidad nadie había llegado a la Luna.
 Los astronautas recogieron muestras y una de esas piedras lunares fue regalada por el presidente Nixon al General Franco “como ofrenda al pueblo español”. Es decir, que su destino tenía que ser un museo, pero Franco siempre la conservó sobre la mesa de su despacho. Como Lex Luthor, que usaba un fragmento de kriptonita como pisapapeles.
Luego, la historia de esa piedra selenita se vuelve rocambolesca pues desaparece misteriosamente. El nieto de Franco, Martínez Bordiú, fue preguntado sobre el tema en una entrevista para El Mundo e hizo algo tan feo como culpar a su madre de haberla perdido: "Como mi madre es una mujer con muchas cosas en muchas casas, en algún traslado o al redecorar alguna habitación, al final debió extraviarse".
La Luna ha resultado ser oscura, glacial y deshabitada. Francamente, prefiero como nos la ofrecía el gran Méliès. Puede que sean delirios de mi mente insalubre pero ¿no creen que el proyectil se desliza muy sensualmente por el cañón-lanzadera al inicio del cortometraje?
Un año después lanzaron el APOLO XIII -¿Houston? Tenemos un problema- Perdieron su rumbo y recuerdo que cuando iba al colegio miraba hacía el cielo, temeroso de que la nave me fuera a caer encima. Pero eso es otra historia.


viernes, 1 de agosto de 2014

BORGO SE HA IDO A ITALIA

Eeeh... el nombre de este sitio me suena.


 Cuando uno sale de Firenze Centrale (la típica estación de tren italiana de estilo mussoliniano) es asaltado por un calor sofocante y un tráfico caótico. Cruzando con el disco en verde por poco me atropellan dos monjas en un utilitario. Habría sido una escena muy de comedia italiana, con Alberto Sordi de guardia urbano.
 En la Plaza Sta. Maria del Fiore, mi hijo Dani tuvo el detalle de ponerse una camiseta con un dibujo de los míos.
Bolonia, con sus palacios color siena, le hace a uno sentirse un personaje de un relato de Lampedusa. Y pasear por plazas como la Dei Miracoli en Pisa es como estar en un sueño renacentista, con la famosa torre y sus palacios de mármol blanco. Pero al tomar algo en sus terrazas el sueño se desvanece y vuelves al mundo cruel: ¡16 euros me cobraron por una caña de cerveza, una Coca Cola y un chupito de grappa, los muy peperonis!


 Aunque quizá suene un poco gay, la verdad es que llama la atención lo atractivos que son en general los hombres italianos. Yo diría que son más coquetos que las mujeres, especialmente los maduros, con cierto aire a lo Rossano Brazzi o Vittorio Gassman de los años sesenta. Los jóvenes, en cambio, tienen un aspecto tirando a chulopiscinas. Y hablando de piscinas:
El viajar me agudiza el insomnio, por eso me pasaba una buena parte de la noche haciendo zapping en la habitación del hotel. Me encontré con una sorpresa: Peppone, il machio de la piscina; es decir: Pepito Piscinas con Fernando Esteso hablando la lengua de Dante. También vi un pase del Tiburón de Spielberg que allí se titula Lo Squalo.
El mejor sitio donde he comido: TOTO, en la calle Borgo Apostoli, 6. -apropiado, el nombre- de Florencia. Pizzas con la masa esponjosa por el centro y crujientes por los bordes y unos soberbios tagliatelle alla fiorentina (incluyo receta) Con aquellos manteles a cuadros y botellas de Chianti me dio por jugar a películas con mi hijo:


 ¿Quieren reir un rato? En mi bolsa de los documentos me encontré con mi pasaporte de cuando tenía 23 años y ésta es la foto que llevaba. La verdad, no entiendo como con esa pinta me dejaban subir a los aviones. En fin, eran otros tiempos.
Y ahora, la receta de los TALLARINES A LA FLORENTINA:
Necesitaremos: tallarines, salsa de tomate, crema de leche, cebolla, setas secas, jamón toscano (es igualito al jamón canario)
Mientras hierve el agua salada y se cuece el agua para las setas, dorar en una sartén la cebolla cortada bien fina, añadir salsa de tomate, escurrir las setas reservando un poco del agua de la cocción e incorporarlo al sofrito junto con el jamón cortado a tiras delgadas. Bajar el fuego al mínimo. Añadir la crema removiendo con una cuchara de madera. Sazonar con sal y pimienta. Cocer la pasta al dente, escurrir y  servirla con la salsa.
Buon appetito! Foto: Cortesía de Lorenzo Miró

viernes, 25 de julio de 2014

EL SINDROME DE LA PITUFINA CINÉFILA

Hace poco hablaba aquí del Test Bechdel; acabo de descubrir otra curiosa clasificación para películas:

 ¿Qué tienen en común los Pitufos, los Teleñecos, Inception (Origen), Transformers, The Big Bang Theory y las primeras de Star Wars? Pues que en todas aparece sólo un personaje femenino en medio de hombres. Es lo que se llama el Principio de la Pitufina (aunque a mí me gusta más Síndrome) "Smurfette Principle" en inglés . Hay varios ejemplos en el cine y eso sin contar el género bukake (Para quien no sepa que es un bukake le remito a mi entrada La he vuelto a liar en el set de doblaje del  10 de mayo del 2013).

 La primera trilogía de Star Wars sería la Película Pitufina por antonomasia. La princesa Leila (Carrie Fisher) parece ser la única mujer de toda aquella galaxia taaaan lejana, y el pardillo de Skywalker ni sospechaba que eran hermanos. Por cierto que El peinado característico de la Princesa Leia está inspirado en el peinado tradicional de las falleras de Valencia. Esto se debe a que, meses antes del rodaje, el director de la película George Lucas visitó Valencia durante el mes de marzo.
 ¿Y en las series televisivas? - Big Bang Theory, con la monísima Penny -¿Penny? ¡Toc, toc, toc! ¿Penny? ¡Toc, toc, toc!- (sí, ya sé que más adelante aparecen Bernadette -ejemplo de rubia que parece tonta pero luego no- y Amy -un Sheldon con vagina).
Tema dibujos animados, aquí hay tela:  Las tortugas ninja, Oliver y Benji, Barrio Sésamo, Pokemon, Hora de Aventuras (con la fama de modernos que tienen) y me refiero a mi personaje preferido: la vampira Marceline, o Doraemon con una única niña, Shisuka, a la que los pervertidillos crios japoneses siempre sorprenden en la ducha.

Y también podemos hablar de la Actriz Pitufina por excelencia: Megan Fox; por su participación en la saga Transformers (Mikaela Banes) y otras producciones como Bad Boys-2, Friends with Kids y El dictador con Sasha Baron Coen donde se interpreta a sí misma.
En mi relato No era festivo en Seattle solo aparecen dos mujeres, aunque no superaría el Test de Bechdel pues la mayor parte del tiempo lo pasan hablando de un hombre:
NO ERA FESTIVO EN SEATTLE (Relato)
Barcelona, julio, 2009
Magenta y Púrpura se abrazan al encontrarse en el aeropuerto.
-Perdona que no te haya traído un regalo –dice Magenta entre dos besos-. Ya sabía que ayer fue tu cumpleaños pero era día festivo en Seattle y todo estaba cerrado.
-Da igual –dice riendo Púrpura- . ¿Te apetece cenar en un restaurante griego?
Magenta advierte una expresión de felicidad bovina que Púrpura muestra siempre que está enamorada y así es: “He conocido a un hombre que no parece de este mundo –da un giro al volante y-: Es guapísimo, atento… mañana he quedado con él para tomar una copa. Podrías venir tú también y lo conocerás.”
 Cuando Púrpura levanta la vista del menú hasta sus ojos parecen casi glaucos a la luz de la lamparita de la mesa. Magenta se da cuenta de lo mucho que se ha americanizado al pasar el tenedor de la mano izquierda a la derecha para comer su musaka. Púrpura sigue hablando de Glauco. De vez en cuando la mira y sonríe pero Magenta no le devuelve la sonrisa. Ya está ligeramente aburrida pero aún siente un ramalazo de culpa por no haberle traído un regalo. Lo fue dejando para más tarde y al final se encontró con el tiempo justo para tomar el avión. Era mentira lo del día festivo en Seattle. Al llegar los postres (baklava para Magenta y un té para Púrpura que siempre cuida su línea cuando está colgada por alguien) ya está claro que el diálogo que esperaba Magenta ha resultado un monólogo sobre Glauco. Magenta responde con un silencio rencoroso cuando Púrpura dice que va al lavabo; eso siempre quiere decir que no volverá antes de quince minutos.
Poco después suena el móvil que Púrpura ha dejado sobre la mesa –nunca se lleva el móvil a los lavabos desde que un día se le cayó uno por la taza-. En la pantalla iluminada se ve un número y debajo un nombre: Glauco. El volumen está alto, dos clientes la miran con desaprobación y Magenta se siente aliviada cuando el móvil deja de sonar.
Poco después Magenta vuelve a oír el móvil: un mensaje de texto. Sabe que lo que va a hacer es incorrecto pero Púrpura le debe una por la aburrida velada y la espera. Lee:
Púrpura, se acabó. Es mejor así. No eres la persona que yo había imaginado. Eres posesiva y manipuladora. Me has decepcionado mucho. Adiós. Glauco.
Magenta pulsa la tecla de borrar. Luego busca el registro de llamadas y borra el número de Glauco. Magenta sonríe, ahora ya tiene un regalo para Púrpura: unas horas más de bovina felicidad.
Happy Birthday.

jueves, 17 de julio de 2014

PELÍCULAS QUE NO NUNCA VEREMOS

Dedicado a SqS Mravillosa y su estupendo blog Divas del cine:
SOMETHING´S GOT TO GIVE (Algo que dar,1962)
 La última película de Marilyn que quedó interrumpida por el fallecimiento de la actriz. Por su caótico comportamiento durante el rodaje –consumía barbitúricos y, según el médico del estudio, LSD- estuvo a punto de ser sustituida por Lee Remick, pero George Cukor y Dean Martin fueron tajantes: “Sin Marilyn, la película no se hace.” Y así fue.
Marilyn tenía que rodar una escena en una piscina. “El color del bikini no me favorece” dijo, y se lo quitó dejando boquiabiertos a todo el equipo.
 Esta es la escena sin duda más famosa de una película que no vería la luz:

NO BAIL FOR THE JUDGE (No hay fianza para el juez,1959)

Todo el mundo se sorprendió cuando Hitchcock contrató para el papel protagonista a Audrey Hepburn cuya imagen no correspondía al prototipo de rubia heroína hitchkoniana. Al iniciarse el rodaje, Hepburn sufrió un aborto espontaneo y abandonó la película aquejada de una fuerte depresión. No Bail for the Judge fue definitivamente relegada cuando la productora apremió a Hitchcok para que rodara su próximo proyecto, la obra maestra Psicosis (1960)
GIRAFFES ON HORSEBACK SALADS (Jirafas cabalgando sobre ensaladas,1930)

Proyecto para los Hermanos Marx con guión nada menos de Dalí, gran admirador de los cómicos. Harpo recibió al ampurdanés en su casa como si quisiera competir a ver quién era más surrealista: desnudo, tocando un arpa y con alas de ángel. El guión mostraba jirafas en llamas, tan del gusto de Dalí; y se rodó una escena de prueba, hoy desaparecida, con Groucho hablando con varios teléfonos al mismo tiempo con brazos en forma de tentáculos. La película no llegó a realizarse pero ¿quién sabe? Recientemente el guión se ha encontrado íntegro en los archivos de la Metro.
NAPOLEÓN (1970)

El proyecto más querido –e imposible- de Stanley Kubrick. El director dio rienda suelta a su megalomanía contratando a 60.000 extras con meses de entrenamiento militar para las batallas. A pesar de rodarse en los Balcanes, los escenarios se cubrirían con tierra del campo de Waterloo para que resultara –según Kubrick- más creíble.
Después de rodar pruebas para el papel de Napoleón con Malcom McDowell y Alec Guinness, Kubrick se decidió por Jack Nicholson. Poco antes de iniciarse el rodaje, la productora decidió archivar el proyecto pues acababa de estrenarse Waterloo, con Rod Steiger interpretando al emperador francés. La productora le compensó ofreciéndole dirigir La naranja mecánica (1971) un éxito mundial que a punto estuvo de ser producida por Frank Sinatra, nada menos.
DON QUIJOTE (1969)

Las adaptaciones cinematográficas del Quijote parecen arrastrar una maldición (que se lo pregunten a Terry Guilliam) Durante nada menos que 23 años, Orson Welles intentó llevar a puerto una versión con el actor español exiliado en México Francisco Reiguera como protagonista, y Akim Tamiroff (Sed de mal, Lord Jim...) de Sancho Panza. Los sucesivos cambios en el guión de Welles eran cada vez más surrealistas: Don Quijote va a un cine y destroza a golpe de espada la pantalla cuando ve que el villano amenaza a la heroína.  En otro episodio una explosión nuclear aniquila la civilización humana, sin embargo, emergen de las ruinas Don Quijote y Sancho que terminarán viajando hasta la Luna.
Finalmente Welles y su ayudante, el madrileño Jess Franco, acuerdan aparcar el proyecto por una razón de peso: casi todos los actores principales ya habían fallecido. Hay mucho material rodado y cuatro meses antes de su muerte, en 1984, Welles declaró que aún deseaba montar y estrenar su Don Quijote. Lo que es moral, no le faltaba.