lunes, 1 de febrero de 2016

¡CUATE, AQUÍ HAY TOMATE!

¿Alguna vez se han metido en una bañera repleta de zumo de tomate? Yo una vez, en México.
Nos habíamos ido Laura, mi pareja de entonces, su hermano Carlos y su novia Gloria a una casita de su familia en la sierra de Cuautepec; un lugar donde muchos defeños de la capital se refugian de los rigores de la estación seca de noviembre-mayo.
 Yo estaba arrancando las malas hierbas del jardín cuando advertí unos negros y furtivos ojillos negros que me observaban desde un seto de cicutas. Era un animalito que hasta ahora solo había visto en documentales, una mofeta de lustroso pelo negro con dos bandas simétricas de color blanco en el lomo. Me acerqué hasta una prudente distancia para verla mejor, en ese momento la mofeta dio un rápido giro, se apoyó sobre sus patas delanteras y levantó la cola. Cuando me di cuenta de lo que se proponía ya era tarde.
Disparó un líquido amarillo pálido que me empapó la camisa. Un hedor acre, de una fetidez insoportable asaltó mi nariz. Entré corriendo en la casa. Laura, Carlos y Gloria estaban sentados en un sofá viendo la tele, nada más llegué se taparon la nariz con las manos.
-¡Jíjoles!!! – exclamó Laura- ¿Dónde te has metido, güey?
-¡Me ha rociado una mofeta!
-¿Una qué…? –recordé que estaba en México.
-Un zorrillo.
-Órale, sal al jardín que vas a apestar todita la casa –me dijo Carlos dándome empujoncitos con una revista enrollada-. Quédate aquí en el jardín, extiende los brazos, que te dé el aire. Ahorita tomo el auto y voy al 7- Eleven a por zumo de tomate.
-¿Ahora te vienen ganas de tomar un Bloody Mary?
-No chingues, pendejo. El zumo de tomate es lo mejor para quitar el tufo a zorrillo.
Mientras Carlos se alejaba con su ranchera Ford me quedé en posición de espantapájaros. Empezaba a oscurecer. De noche las serpientes de cascabel salen a cazar y en esta sierra las había a montones. Solo faltaría que una me mordiera para redondear un día perfecto con la fauna local. Sentí un escalofrío que parecía bajar silbando por las colinas de Cuautepec.
Respiré aliviado al oír chirriar la grava. Carlos descargó cuatro packs de seis botellas de zumo de tomate. Laura se me acercó con un cesto en la mano y un paño empapado en perfume cubriendo su nariz.
-Carlos está llenando la tina con zumo. Apúrate, habrá que poner una lavadora solo con tu ropa y dejarla tendida cinco días, nomás.
 Dejé toda mi ropa en el cesto y me volví corriendo hacia la casa. Carlos estaba vaciando el último frasco. Entré en la bañera. Recogí algo de zumo de tomate en un vaso y me lo eché por la cabeza. Me miré en un espejo; parecía Carrie en su fiesta del instituto.
Llevaba un rato en aquel baño untuoso cuando irrumpieron en el cuarto, doblándose por las carcajadas, Carlos, Laura y Gloria. Carlos se había traído del 7-Eleven una botella de mezcal y se habían tomado ya unos cuantos tragos. Soy pudoroso y no me hacía mucha gracia que me vieran con mis ejém… cosas medio sumergidas en tomate. “Fíjense. Parece un perrito caliente con cátsup”, dijo Laura señalando ya se imaginan qué.
-Órale, comadres –dijo compasivo Carlos, alargándome un platito con un vaso de mezcal, una rodaja de limón y un montoncito de sal con chile-. Dejemos a nuestro hediondo amigo –y dirigiéndose a mí-: quédate ahí un rato, para que el tomate entre en los poros.
Se fueron. Alguien puso música. Después de todo, no se estaba tan mal flotando en zumo, con un vasito de mezcal con gusano y oyendo Psyicho Killer de los Talking Heads.

GILDA (Chorradilla)

 Sergio Banderilla tiene un bar de pinchos y montaditos y, además, es conocido en el barrio por su pasión por el cine clásico. Su local está lleno de carteles y fotos de Rita Hayworth.

Su especialidad –por supuesto- es el pincho Gilda, al que añade un toque especial. Cuando alguien pide en la barra una Gilda, Sergio se la sirve y acto seguido le propina al cliente un bofetón. Ocurrencia que en su bar es acogida con gran regocijo por la clientela. 

¿RECUERDAN A PEPE LE PEW?

Sí, seguimos con mofetas. Pepe es un personaje de los Looney Tunes de la Warner. Un zorrillo francés que galantea a la gata Penélope pero su olor corporal no ayuda mucho. El actor Johnny Depp declaró que para interpretar su personaje Jack Sparrow de la serie de Piratas del Caribe, se inspiró en Pepe le Pew. Ahora este zorrillo vuelve a estar de actualidad pues se anuncia para este verano el estreno de su primer largometraje con la voz de Mike Myers (Austin Powers).
Anteriormente Pepe la Pew ya había ganado un óscar en la categoría de mejor corto de animación por Razones sentimentales For Scintemantal Reasons(1949)



viernes, 22 de enero de 2016

¡OJO CON EL BLUE MONDAY!

Ojo, que el 25 de enero se supone que es el día más triste del año.
 Último lunes de enero. Las Navidades empiezan a quedar lejos pero sigue la sensación de haber derrochado demasiado. Los buenos propósitos de Año Nuevo parecen difíciles de lograr y no nos quitamos esos kilos de más. Enero es un mes tocado por la cuesta, hace frío, los días son cortos y aún falta mucho para las próximas vacaciones.
Una agencia de viajes encargó al psicólogo y catedrático de matemáticas galés Cliff Arnal experto en logomáquia (buscar fórmulas matemáticas para definir emociones) que calculara el día más triste del año. Desde ahora el Blue Monday, es usado por la agencia Sky Travels para ofrecer descuentos en billetes de avión y hoteles. Mientras,  esa fecha ya se ha convertido en trending topic en las redes sociales.
 Pero, mira por donde, Cliff Arnal también ha calculado el día más alegre del año y esta vez por encargo de una marca de helados: el tercer viernes de junio, el Happy Friday, que este año cae en 18. Según Arnal, la combinación de buen tiempo, actividades al aire libre y proximidad de las vacaciones nos hace sentir más optimistas y felices.
En mi opinión, todo esto no es más que una estratagema comercial para vender bonos de viajes, así que… feliz Blue Monday para todo el mundo.

Y EL 31 DE DICIEMBRE… ¿QUÉ?
Mi primera portada para Mondadori Italia: Un sábado con los amigos. Durante una cena de Nochevieja unos amigos beben,  hablan más de la cuenta y la cosa termina fatal. El dibujo representa la expresión Apicciare il occhio (Ensartar el ojo) que equivale a nuestro “Cantar las cuarenta”. He leído en el periódico que la pasada Nochevieja, y solo en Barcelona, la Guardia Urbana tuvo que efectuar sesenta salidas para apaciguar discusiones familiares durante la noche de las uvas. El último día del año también se las trae.
SOMBRAS Y SILUETAS
Ya está disponible mi libro Sombras y siluetas. Relatos extraños. En WWW.megustaescribirlibros.com. En papel (17.90€) y electrónico (3.99€) Relatos cortos e ilustraciones. De momento presentaré el libro en Barcelona, Madrid, Valencia y Zaragoza. De momento presentaré el libro en Barcelona, Madrid, Valencia y Zaragoza.



viernes, 15 de enero de 2016

LA MALDICIÓN DEL CLUB 27

 Recientemente nos ha dejado David Bowie, a la edad de 69 años. Al menos, el Duque Blanco no sucumbió a la fatídica maldición de los 27 años que se ha ensañado con algunos músicos, y no únicamente del rock. Los orígenes de esta leyenda se remontan a 1936, siendo la primera víctima el bluesman Robert Johnson (1911-1938) en la foto de la izquierda.
Un día,  casi a medianoche, en un cruce cerca de la Plantación Dockery (las encrucijadas son sitios propicios para los encuentros sobrenaturales), Robert invocó al diablo con una oración que había aprendido de un viejo esclavo.
Eso fue lo que le dijo a su compañero de giras el músico Will Brown: “Un negro gigantesco apareció en el cruce, tomó la guitarra entre sus manos, tocó unos acordes y me la devolvió. Desde entonces mis dedos tocan como nunca la guitarra…”
 Se sucedieron grabaciones, contratos, dinero a espuertas. Por poco tiempo Robert pudo gozar del éxito pues murió en agosto de 1938, envenenado con whisky por un marido celoso dueño de un bar en el que Johnson actuaba; tenía 27 años, cumplidos dos semanas antes. Crossroads (1986) de Walter Hill con Ralph Maccio –una de mis películas preferidas- está inspirada en su supuesto pacto con el diablo en un cruce de caminos.
Muchos años más tarde, en 1994, Wendy  Cobain, la madre de Kurt Cobain, el líder del grupo Nirvana, declaró al diario The Daily World tras su suicidio: “Ahora Kurt se ha unido a ese estúpido club de músicos muertos con 27 años, con el que solía estar obsesionado, a pesar de que yo le decía que se olvidara de esas tonterías”.

Pero el 23 de julio del 2011, una nueva víctima se unía al famoso Club 27: Amy Winehouse, también con 27 años. La llamada Maldición del 27, o Eternal 27, se había cobrado ya las vidas de Brian Jones (muerto el 3 de julio de 1969), Jimi Hendrix (18 de septiembre de 1970), Janis Joplin (4 de octubre de 1970),y Jim Morrison ( 3 de julio de 1971).
Siempre hay un momento para una chorradilla:
EL SINDROME DE TIERRA SANTA
Frente al Muro de las Lamentaciones, en Jerusalén, algo místico y sobrenatural me retuvo: se abrió el cielo ante mí y sentí la llamada. Saqué el móvil de la americana y me habló una voz angelical con acento salvadoreño.
 -Buenos días, le habla Doralys. ¿Hablo con el titular de esta línea?
LOS ODIOSOS OCHO
Qué rabia... tuve una inspiración, formar el ocho con dos agujeros de bala, hacer un cartel e intentar vendérselo a Tarantino (soñar no cuesta nada) pero otros ya habían tenido la misma idea:
De todos modos, hoy pienso ir a ver la película en plan noche temática. Me he preparado un plato muy apropiado para una tarde de western:
CHILE CON CARNE Y FRIJOLES

Dorar en aceite carne de ternera cortada en dados, cuando tome color reservarla en un plato, salpimentar y rociarla con sazonador para fajitas Old El Paso. En el mismo aceite sofreír cebolla cortada fina, cuando se vea transparente añadir la carne y los frijoles (yo, uso frijoles negros en lata marca Goya) Remover y cubrir con agua caliente o caldo. Tapar la cazuela y dejarlo cocer a fuego mínimo media hora. Este plato está más sabroso si se come al dia siguiente. 

lunes, 4 de enero de 2016

EL PRIMER POTI-POTI DEL AÑO

ESO DEL FURRY
 Estreno el año con una entrada sobre una noticia curiosa. La nueva tendencia que viene de los USA: el Furry (Ursusagalamatofilia, es su nombre científico) fiestas donde la gente da rienda suelta a su libido disfrazados de peluches. A la izquierda vemos a dos furrys dándole al tema.
 Los furrys tienen sus propias publicaciones, foros en internet, todo un género de comics y, por supuesto, convenciones internacionales. Si mal no recuerdo, creo que apareció una Furry Party  en un episodio de CSI Las Vegas.
 Un peludo e intrincado caso para el inspector Duralex al que hacía tiempo que no sacaba de su retiro:
Duralex detiene su Studebaker en una de las veredas de cemento de la piscina, a un lado de la casa de los Opossum. Apaga la radio dejando al locutor gimiendo algo sobre el reciente lanzamiento de algo llamado Sputnik y se dirige hacia la puerta. Cuando llama al timbre oye un ruido metálico. La puerta se abre hasta donde una cadena lo permite  y unos ojos negros se asoman, verdaderos pozos de sombra, es alguien disfrazado de oso panda.
-Inspector Duralex –y enseña su credencial. La puerta se abre totalmente y sigue al oso panda hasta el salón donde un cadáver vestido de roedor está tendido sobre la alfombra. A su alrededor, gente disfrazada de animales peludos, nerviosos y vagamente alarmados. Al inspector le parece entrar en una extravagante selva. 
  -¿Han estado practicando alguna orgía con sustancias ile…?
-La palabra orgía no nos gusta –le interrumpe una mujer vestida de jirafa-. Somos un grupo selecto que celebramos encuentros muy especiales. Los disfraces nos hacen ser más desenvueltos.
-¿Y ese fiambre vestido de rata?
-Es un ratón almizclero –interviene un hombre.  Duralex deduce que es el anfitrión por la soltura con que se mueve por la casa-. Cuando empezó la… fiesta se volvió como loco. Se dedicó a copular como un poseso con todas las invitadas. Al final se tumbó exhausto y allí se quedó.
Duralex mira fijamente a su interlocutor. Rostro simiesco, boca protuberante, gruesas  patillas que le cuelgan como estribos a ambos lados de la cara y que cubren de pelo anaranjado las mejillas casi hasta los ojos.
-Magnífica máscara de orangután –dice el inspector.
-No llevo máscara. Soy el señor Opossum.
Duralex decide cambiar apresuradamente de tema.
-Voy a examinar el cuerpo –dice, y retira la máscara del cadáver-. Eeeh… Esa cara me suena…
-Es Stanislas Butaca –declara un invitado vestido de mapache-. El mejor actor del método. Lo daba todo en escena, vivía sus personajes hasta el límite.
-Bueno, creo que ya tengo algo -… Duralex se rasca la cabeza pensativo- ¿Tienen una enciclopedia?
-Tenemos internet –dice Opossum.
-Este relato está ambientado en 1957 –replica Duralex- ¿No ha leído antes que he venido en un Studebaker y que en la radio hablaban del Sputnik?
-Oh, perdón… 
  Duralex resuelve el misterio.
-Caso resuelto –anuncia Duralex ante un corro de expectantes peluches señalando una página de la enciclopedia-. Los ratones almizcleros, cuando están en celo, copulan con todas las hembras que se les ponen a tiro hasta morir de agotamiento. Butaca era un actor del método y se metió tanto en su personaje que cruzó la raya del simulacro a la realidad. Llevó su papel de almizclero hasta el final. Bueno, el juez aún tardará una hora en levantar el cadáver, sigan con lo suyo. 
A las palabras de Duralex les sigue un eco de fiesta desenfrenada. Los peluches se abrazan en un galvanizado destello de sexualidad. El inspector corre hacia la puerta, tropieza con la pata de una silla y cae en brazos de un enorme conejo que lo mira con lascivia.
 -¿Qué hay de nuevo, viejo?
CINCO AÑOS SIN TABACO
 Este mes, el día 2, se cumplieron cinco años desde que entró en vigor la ley antitabaco, que prohibía fumar en bares y espacios públicos. Recuerdo que la noche del día uno se celebró en mi bar de la esquina la Fiesta del Último Cigarrillo para pasar juntos los últimos momentos en que estaba permitido fumar en los bares. Ardieron los cigarrillos, los puros y alguna cachimba. Atrás quedaba la disputa entre los partidarios de la libertad individual y los de la salud colectiva; dos bandos irreconciliables.
La noche avanzaba y, la verdad, es que poco antes de las doce apenas podíamos vernos porque el bar parecía un ahumadero de arenques suecos. El dueño del bar, señalando el reloj, advirtió:
-A partir de las doce el que quiera fumar que se vaya al Smoking Room.
-O sea –dijo un cliente-: a la puta calle.
-Equilicuá.
AÚN NOS QUEDA EL SMIRTING
  El Smirting (de los verbos en inglés smoking yflirting: fumar y ligar) se consolida. En los locales nocturnos, hacia las dos, surgen las ganas de fumar y la gente sale a la calle convertida en nuevo espacio social. Se pide fuego, se pregunta: "¿Qué opinas de la Ley Antitabaco?", se flirtea, y con la cosa de la prohibición los fumadores se sienten cómplices. Poca broma, según la revista de ocio Time Out el 25% de las parejas que se formaron el pasado año en Barcelona se conocieron practicando el Smirting a la puerta de algún local nocturno. Los días de lluvia son los más apropiados, pues los fumadores tienden a apretujarse bajo las cornisas.
Ya lo saben, singles: a partir de ahora procuren pedir lumbre con su mirada más seductora, como la chica de aquí al lado, más o menos.

miércoles, 23 de diciembre de 2015

¡YA TENGO MI LIBRO!

A mediados de enero aparecerá mi libro de relatos e ilustraciones Sombras y siluetas. Lo publican megustaescribir.com, una plataforma de Penguin Random House que lo distribuirá en papel y formato digital. Cuentos cortos con saltos temporales, vampiros, abducciones, desamores, tentáculos que surgen de la oscuridad, calamares y relaciones complicadas; todo con personajes estrafalarios y mucho humor.
Hablando de cuentos, me extraña que se publiquen tantas historias navideñas y, en cambio, tan pocas ambientadas en Nochevieja. Aquí tengo una que me ha salido un pelín cochina... qué se le va a hacer.
LA SÉPTIMA CAMPANADA
 Tessy Von Stripper trabajó durante años en un cabaret de Bangkok perfeccionándose en el espectáculo de Vagilaunchball; es decir: lanzamiento de bolas de ping pong  con la vagina.
Llegó a ser la principal estrella del local Dark Horse. Los jueves por la noche salía al escenario llevando una caja con una docena de pelotas blancas como la nieve. Se tumbaba en la pista con las piernas muy separadas, introducía una pelotita en su vagina y con un hábil movimiento pélvico la esfera salía despedida trazando un círculo tirante, como un relámpago blanco. A veces, alguno de esos proyectiles surgía despedido con tanta fuerza que hacía añicos alguna de las botellas de la barra con gran regocijo del público.
Tessy tenía un admirador, Ivo Plusvalía, un sesentón de aspecto formidable. Ivo era un acaudalado hombre de negocios y propietario de un equipo de fútbol. Durante un apoteósico show de Tessy la noche de fin de año una de las pelotitas aterrizó en la copa de cóctel de Ivo. Éste lo interpretó como un buen augurio y abordó a Tessy cuando salía al amanecer del Dark Horse:
-Tessy, te adoro. Desde ahora reservarás sólo para mí tu número de las pelotas de ping pong.
-Tenis de mesa –le corrigió Tessy.
 Nochevieja. Un año después.
Hora de cenar. Ivo y Tessy están sentados en una mesa cubierta de platos y copas como una isla iluminada. Un mayordomo y una doncella –sinfonía en blanco y negro- sirven champaña y se retiran discretamente. Ivo mira embelesado como el cristalino brillo de las copas se refleja en los ojos de Tessy. Es una fecha doblemente especial; fin de año y, además,  su aniversario.
Tessy fija su mirada en un reloj de pared.
-Cariño, son casi las doce.
Ivo apura su copa y enciende un gran televisor de plasma. Mientras, Tessy desabrocha su vestido negro de fiesta sin hombros y lo deja caer graciosamente. Completamente desnuda, a excepción de sus zapatos de tacón, se dirige hacia Ivo que la aguarda tumbado de espaldas sobre la alfombra. Ella sostiene en la mano una bolsita de celofán rojo con doce granos de uva, se coloca en cuclillas encima de la cara de Ivo y éste abre la boca todo lo que le permite su último lifting.
 Repican las agudas notas del carillón. Tessy se introduce un grano de uva en la vagina.
-¡Goooong! –se oye la primera campanada.
La acróbata vaginal lanza con fuerza un grano de uva que cae en la boca de Ivo. “Una”, grita Tessy.
-¡Gooooong!... “¡Dos!”

Lamento que esta historia no tenga un final feliz para Ivo pues murió asfixiado al atragantarse con la uva de la séptima campanada. Había nombrado a Tessy heredera de todos sus bienes, lo que le permite a la reciente viuda disfrutar de un dorado retiro en una enorme casa colonial en las Islas Seychelles. 
FIN
¿CONOCEN A ESTE PERSONAJE?

El amigo invisible, muy popular en estos dias.
También se habla mucho de los propósitos de Año Nuevo. Yo, me he propuesto cumplir con dos:
-No ver películas que duren más de dos horas. Bastantes dolores de espalda he soportado con Marte, Sinsajo Parte-2 y El puente de los espías.
-Beber menos.
Claro que los buenos propósitos de Año Nuevo se olvidan con la resaca del dia uno. 



viernes, 18 de diciembre de 2015

POTI-POTI NAVIDEÑO

LA PLAGA 

Romeo está  viendo un aburrido programa sobre las últimas elecciones por televisión. Bosteza.  Al otro lado del sofá, Alfa, su novia, estira sus brazos todo lo que puede. “Empiezo a sentir hambre”, dice.
Bruscamente el programa se interrumpe. Aparece una locutora leyendo un comunicado:
 -¡Atención, atención!  Este es un boletín especial. La ciudad está en alerta máxima. Las autoridades han detectado un Brote Zombi Clase-3. Procuren abastecerse de agua y alimentos. No salgan de sus casas. Repito: no salgan de sus casas.
Alfa y Romeo corren hacia la nevera. El panorama es desolador, dentro sólo hay un tomate medio pocho y un yogurt griego a punto de caducar.
-¡Te tocaba ir a comprar a ti! –dice Alfa.
-¡No, te tocaba a ti! –protesta Romeo.
 Punto muerto. La situación es crítica y hay que pensar en la supervivencia. Silencio. Un estómago gruñe. El frigorífico ronronea como un gato gigante y Romeo se fija en un papel sujeto con un imán: Pizza Veloz. 93-4175555.
-¿Y si pedimos una pizza?
Veinte minutos después suena el timbre del interfono. Romeo abre la puerta. Al otro lado aguarda un motorista. Por el visor del casco rojo ve dos ojos que no parpadean, acuosos. Lleva suelta la correa y la mandíbula inferior le cuelga como una tapa con los goznes rotos. Introduce su brazo izquierdo –el derecho parece arrancado de cuajo- en un zurrón y saca una caja humeante.
-La pizza… -murmura. Sus cuerdas vocales están en descomposición y rezuman. El mensajero ha sido mordido e infectado, es obvio, pero la pizza está intacta. Buen servicio. Romeo le da una buena propina. Esto será tema de controversia durante la comida:

-¿Crees que ha sido buena idea dar propina a un zombi? – dice Alfa con la boca llena de aceituna y salami-. ¿En qué se la gastará? 
GODOT: SE BUSCA A QUIEN LE BUSQUE. HAY RECOMPENSA
IN GLOVES
 ¡Kid -Paquete- Borgo se ha calzado los guantes! Es una escena del corto In Gloves, con el director Roberto Darquer. Mi papel es el de un boxeador más que maduro que toma la alocada decisión de volver al ring.
¿A que en esa foto con máscara tengo un aire a lo Pulp Fiction? Como de costumbre, una escena aparentemente muy sencilla puede ser la más difícil. Tuve que repetir mi entrada en el cuadrilatero veinte veces pues, según el entrenador, no lo hacía con suficiente soltura. También nos enseñó a atizarnos sin hacernos daño, manteniendo la mano suelta sin cerrar el puño dentro del guante.
Por cierto que al final me matan. ¡Mi primera muerte en escena! Claro que aún me lleva mucha ventaja Sean Bean, ¿El actor que más veces ha estirado la pata en pantalla? ¡No! Según datos recogidos por Internet Movie Data ese honor le corresponde a John Hurt con 43 defunciones, los clásicos Bela Lugosi y Vincent Price le siguen, y el cuarto puesto de esta macabra lista es para Sean que, de momento, ha traspasado 32 veces.
¡Y muy Feliz Navidad!!! Ho, ho, ho...! Venga, denle una monedita a ese pobre ex-reno de Papa Noel que se ha quedado en el paro.




lunes, 7 de diciembre de 2015

TODO POR LA PASTA

 Esta fue la broma más sonada emitida por televisión. El 1 de abril (April´s Fools) día de las inocentadas en Inglaterra, la BBC emitió un falso documental en el que mostraba a los habitantes de Ticino (Norte de Italia) trabajando en su cosecha de espaguetis. Muchos espectadores quedaron convencidos de que existía un árbol que producía espaguetis, incluso cuando recomendaron que colocaran un puñado de espaguetis en una lata de tomate y esperaran a tener uno de esos árboles en casa.

Esto me ha recordado a la célebre Patata de Loveland (Colorado) de 1894; la primera fotografía trucada de la historia. El señor Swann presumía que en sus plantaciones se sembraban las más grandes patatas del mundo. Para publicitar su negocio se hizo esta fotografía. La patata gigante parecía real, se consiguió el efecto artesanalmente, recortando y pegando y se tomó en 1894, un siglo antes de que los retoques fotográficos como el Photoshop existiesen.

PASTAFARISMO.

 Volviendo a la pasta: ésta tiene su religión, el Pastafarismo. En el Año de Gracia del 2005 el físico de Oregon Bob Henderson, cansado de la polémica sobre la enseñanza de las teorías evolutivas en las escuelas, decidió crear una nueva religión: el Pastafarismo, exigiendo para este credo el mismo trato en las aulas que las teorías bíblicas sobre la Creación. Según esta doctrina destinada a parodiar los argumentos de las religiones convencionales el universo fue creado por el Monstruo Espagueti Volador (MEV) Su día festivo es el viernes y hay un cielo con volcanes que derraman cerveza y salones con strippers. En cambio en su infierno los volcanes son de cerveza caliente y las strippers más feas que un pecado (nunca mejor dicho). Su oración: Oh, tallarines que estáis en los cielos. Santificada sea tu harina. Danos hoy tus albóndigas y perdona nuestras gulas. Ramén.
Lo que empezó como una broma se ha convertido en un auténtico fenómeno en internet donde sus seguidores o pastafaristas han llegado a publicar supuestos avistamientos del MEV como este, localizado en la antigua Unión Soviética.

Sus seguidores llevan un colador de pasta en la cabeza, uno de ellos, la pastafarista  Lindsay Miller de Massachusetts, vio reconocido su derecho de aparecer con él en la foto de su carnet de conducir alegando que las leyes del Estado permiten cubrir la cabeza en las imágenes oficiales por motivos religiosos.


¿Recuerdan mis tallarines para The Wind from Nowhere de J.G. Ballard? Pues los he vuelto a usar para otro clásico de la ciencia ficción: El Día de los Trífidos.

…Y LA RECETA. Por supuesto no podía dejar pasar una entrada sobre la pasta sin publicar una de mis recetas preferidas, y además facilísima de preparar:
ESPAGUETIS A LA AMATRICIANA
 En una sartén con aceite dorar cebolla hasta que se ablande. Añadir 4 lonchas de panceta ahumada cortada en dados pequeños. Remover y agregar tomate rallado o 1 tomate de lata entero y pelado. Añadir 1 cucharada de pimentón picante. Sazonar con sal (poca, la panceta tiene un sabor intenso) y cocer todo unos 15 minutos.
Cocer los espaguetis en agua salada, escurrir y servirlos con la salsa. Esta es una de las recetas a las que mejor le sienta el parmesano rallado.
Y me despido al estilo Mr.Lombreeze, propongo cocinar pasta con fondo operístico, como hacía la família Corleone. La gazza lladra (La urraca ladrona) de Rossini es un tema muy apropopiado. Pero antes, una chorradilla:
LA URRACA LADRONA

Me encantan las urracas con su lustroso plumaje negro y blanco. Las llaman los pájaros ladronzuelos. Hay una que entra a veces sigilosa en mi casa, como un intruso entre las sombras, y se lleva algún objeto como trofeo.
Pero últimamente ese pajarraco está yendo demasiado lejos. Al principio se llevaba objetos brillantes como botones de metal, espejitos de mano, abrelatas y cosas así, pero estas últimas semanas se ha llevado mi móvil, mi cartera, mi televisión de plasma y… ¡ayer se llevó a mi novia Tippi! Qué cosas tenía mi Tippi… le gustaba hacer el amor a cuatro patas para que yo la penetrara a lo perrito mientras jugaba al Candy Crush.
Es un día caluroso, he dejado los postigos abiertos y oigo un aleteo que se acerca. Es la urraca. Viene a por mí, seguro, en casa no hay nada más que pueda llevarse.

Ya está aquí. Su voz es un matraqueo áspero: tcha-tcha-tcha-tcha-tcha.