jueves, 19 de mayo de 2016

MORDISCOS REALES Y MÁS COSAS

El explorador de lugares abandonados forcejea con la puerta del último pabellón que queda en pie de la Expo de Sevilla del 92. 
 Al entrar en el recinto el pelo y la ropa se le enredan con las telarañas. Enciende la linterna. En los lavabos hay un palmo de agua estancada donde flotan cadáveres de insectos. Plink-plink de agua goteando.  Hay un altavoz pero se solo se oye electricidad estática. Ruido blanco.
 Entonces percibe pasos que vienen de un pasillo oscuro. Un retumbar rítmico que desprende polvo del techo.
De las sombras sale Curro, o eso parece, la mascota de la Expo. En su rostro se dibuja una gran sonrisa, como un pedazo de sandía sobre la acera. Mide dos metros y del interior de su disfraz mugriento e infestado de ácaros surgen unas palabras: “¿Quieres ver cómo me arranco la cabeza?”  Lo hace. Como en destellos estroboscópicos el explorador ve sangre y fluidos salpicando en todas direcciones antes de desmayarse. 

 Ésta ha sido mi hispánica versión de la mítica historia Creepypasta sobre el explorador que penetra en un misterioso parque de lujo en las Bahamas abandonado por Disney y se encuentra con un Mickey Mouse  antropomórfico que se arranca la cabeza con sus propias manos. Se supone que se pueden encontrar unas imágenes en youtube de una cámara de videovigilancia, aunque yo no confiaría demasiado...

Y esta es otra de mis Chorradillas:
UN REAL MORDISCO (Relato)
  He encontrado en un cajón un billete de las antiguas –como dicen en los telediarios- pesetas. De diez mil, con la efigie del entonces rey Juan Carlos. Ahora me doy cuenta de que con los euros ya no aparecen caras en los billetes, sino mapas y fragmentos de arquitectura neoclásica en fibra multicolor.
Esto sí que no lo esperaba: la regia cara azulada mueve los ojos con parsimonia, gira la cabeza y me mira fijamente, mostrando una sonrisa cruel con afilados colmillos que parecen gritar impacientes.
 De repente el billete salta hacia mi cuello. Los ojos se me abren desmesuradamente mientras mi cerebro intenta procesar el ataque. Agarro el billete, lo aparto y una rociada caliente de sangre salpica la pared.
Salgo apresuradamente a la calle y entro en un bar de silencio marrón y brillo metálico; una franquicia de tabernas vascas. Pido un pincho, le saco el mondadientes de madera y traspaso el billete en el lugar del corazón. El papel hace un ruido como de rueda de bicicleta al pincharse -¡puf!- y desaparece por completo.
Me tomo un zurito, luego otro, y otro. La mesa parece un tablero de ajedrez hecho con vasos  que reflejan mis ojos rojos de venas que parecen estallar. La camarera y los clientes me miran aterrorizados, y yo digo:
-Una sangría, por favor.
LA RECETA: POLLO A LA SANGRÍA
En una jarra mezclar el vino tinto con trozos de naranja, manzana, melocotón y el zumo de un limón. Echar una parte en un bol o plato hondo y poner a macerar el pollo cortado en octavos al menos una hora.
Dejar secar los trozos de pollo sobre papel de cocina mientras el aceite se calienta en una cazuela. Freír el pollo y cuando tome color sazonar con sal y pimienta. Añadir a la cazuela las frutas y el vino, tapar y dejarlo cocer con el fuego al mínimo durante media hora.
Este pollo a la sangría queda muy bien con arroz blanco salteado y acompañado de una jarra de sangría bien fresca, naturalmente.
¿Recuerdan los caracoles de mi entrada anterior? Uno sobrevivió:

Y por si alguien quiere pasar por el JAZZPETIT de Barcelona -calle Provença, 181, esquina Aribau- el próximo sábado a las 19h. presentaré mi libro con música de jazz y un buen vermut casero.



martes, 10 de mayo de 2016

BORGO CUMPLE SIETE AÑOS

 Lo primero: disculpen el careto. Yo intentaba sonreír pero acababa de volver del dentista, lo que importa era que se viera el letrerito de GRACIAS. Muchísimas gracias a todos por todos estos años compartiendo mis dibujos y demás frikadas, por dar vida a este blog con vuestros comentarios siempre tan interesantes de leer. Gracias por opinar, comentar o simplemente echar un vistazo por aquí, el castillo de Borgo que es su casa.
¡Siete años! Un número que me encanta: los siete días de la semana, los siete mares, las siete vidas de los gatos, los siete enanitos... Ayer quise celebrar el evento con un plato que me gusta mucho: caracoles a la llauna. Por si alguien se anima lo cuento en un post con mucho dibujito.
 PRIMER PASO: comprar caracoles vivos (sí, han de ser vivos) en el mercado del tipo Bovés.
SEGUNDO PASO: ponerlos en la pica de la cocina con agua y sal para purgarlos. Cambiar el agua tres veces.
TERCER PASO: cubrir el fondo de una bandeja metálica para horno con sal gruesa. Colocar en la bandeja los caracoles escurridos, echarles un poco más de sal, aceite de oliva y pimienta.
CUARTO PASO: introducirlos en el horno (mejor si ya está caliente) a 250º. Esa parte no le gustaba nada a mi hijo Dani cuando era pequeño:
  Esta escena me provocaba cierto sueño recurrente pero con langostas:
 
Sacar los caracoles del horno a los diez minutos, rociarlos con un chorrito de coñac y dejarlos cocer 10 minutos más. Con allioli están buenísimos.
Termino con un microrrelato que es una versión del famoso cuento de Fredric Brown. Dedicado al amigo Mermoth el errabundo que me dio la idea:
""El último hombre sobre la Tierra estaba sentado solo en una habitación. Sonó una llamada a la puerta...
 -¡Correo comercial! ¿Me puede abrir?"
¡SALUDOS Y GRACIAS A TODOS Y TODAS!!!
Borgo.

miércoles, 27 de abril de 2016

MI DÍA DEL LIBRO Y UN DÉJÀ VU

Para abrir boca, el cuento inquietante más corto del mundo:
VOCES
El doctor le preguntó:
 -¿Usted escucha voces en su cabeza?

 -(Dile que no). No.
Vaya, ahora resulta que soy un escritor indie. La mañana del 23 es la elegida por mi despertador para declararse en huelga. Tengo que tomar un taxi para llegar a tiempo al stand de la editorial. El taxista es un as pillando semáforos en rojo. Llegamos y en mi cartera sólo tengo un solitario billete de 50 euros. Esta es la cara que puso el taxista cuando se giró y me dijo con voz cavernosa: "¿No tiene más pequeño?" ¡Qué miedo...!
EL DÉJÀ VU

-Señora, ¿ha tenido alguna vez un déjà vu?
-Pues no sé... preguntaré en la cocina.
ATRAPADO EN EL TIEMPO (Groundhog Day, 1983)
Pues fue todo muy bonito. Terminé firmando en el Fnac y cuando me vi en esa foto me dije: "Me recuerda a algo", y luego:
"¡Pues claro! ¡Las cortinas rojas! Twin Peaks. La habitación roja, con Laura Palmer y el enano bailarín..." Es un buen momento para rescatar este lynchiano relato:
EL AGENTE COOPER EN LA HABITACIÓN ROJA
No recuerdo como he llegado aquí. Sé que es la habitación de un motel por el cartel con las tarifas y las instrucciones en caso de incendio colgado en la puerta. Sostengo en la mano un vaso con un poco de bourbon, lo dejo caer y miro aturdido como los cristales se desparraman como las cuentas de un collar. Hay una ventana abierta. El viento mueve con desgana las cortinas de un rojo intenso. De detrás de las cortinas sale un enano como si apareciera en el escenario de un circo, me sonríe y se pone a bailar. Chasquea los dedos al ritmo de una música imaginaria y con voz gutural dice algo incomprensible:
-onisesa le se repooc etnega le.
 Aparto la mirada sintiéndome extrañamente turbado y entonces veo a Laura Palmer sentada en un discreto rincón. Me sonríe mostrando dos filas simétricas de dientes blanquísimos y se ajusta la falda sobre las rodillas con un gesto ensayado. El enano sigue bailando sobre el suelo zigzagueante de la habitación roja.
Desde la ventana se oye un rumor de voces roncas y discordantes. Son también agentes del FBI porque percibo claramente un “Tenemos un 115”, es decir, un doble asesinato. Luego las voces quedan ahogadas por el ruido de sirenas y llantas que chirrían sobre la grava. Están rodeando el edificio, al parecer el asesino se encuentra aún en el motel.
El enano ya no baila, está inmóvil. Laura Palmer yace exánime sobre el sillón. Ahora lo entiendo todo. El enano, o quizás Laura, sospechaba y debió ponerme una droga en la bebida que tardó en hacerme efecto. He perdido un tiempo vital contemplando absorto un baile que solo existía en mi mente. Un doble crimen. Está claro quién es el asesino pues el pestillo de la habitación está cerrado por dentro y Laura y el enano están muertos. Aporrean la puerta.
-¡FBI! ¡Abran inmediatamente!

Una última cosa: haciendo limpieza me he encontrado este cuadro de cuando hacía exposiciones: Bebedores de café, del lejano 1993. Si alguien lo quiere lo vendo baratito.

domingo, 17 de abril de 2016

POTI POTI DE PRIMAVERA

LA CASA DE ATRÁS (Relato)
Cinco de agosto, 1944…” Empieza a escribir Ana Frank en su diario. Su madre está preparando la cena mientras Van Pels  y Kluge juegan una partida de damas. De repente, se oye el súbito ruido de cristales y paneles de madera al romperse. Otto Frank, el padre, se queda rígido, como paralizado por un rayo. Susurra: “No os mováis. Ni el más mínimo ruido.”
En aquella habitación sofocante se oye hervir el silencio como en una cazuela. Sigilosamente, Ana se desliza hacia una puerta que tiene un orificio para mirar hacia fuera, de las que hay en las puertas principales de muchos pisos, a pesar de que le han prohibido mirar por esa apertura.
 En la planta baja se oyen pasos. Una figura se mueve renqueante.  La luna se eleva por encima del antepecho de la ventana y las sombras huyen alrededor de una criatura con medio cráneo aplastado. La luz de la luna acentúa su palidez mostrando un rostro azulado y reflejándose en sus ojos vacíos y sin alma. Se mueve renqueante por la desolada estancia que antes fue el almacén de una fábrica. Es un ghoul, como los llaman en Holanda; un zombie.
-Tranquilos –cuchichea Otto-, se irá cuando vea que no hay ningún ser vivo.
Las pisadas ruidosas y siniestras se alejan por la puerta destrozada. Arrastrando cristales rotos, el ghoul vuelve a las calles oscuras y retorcidas por donde deambulan seres hambrientos que visten harapos con la Estrella de David, otros, con astrosos uniformes alemanes… ahora, nada de eso importa.
Lejos de allí, en un bunker de Berlín.
 Hitler sigue escuchando el rítmico golpear de las bombas y a su jefe de estado mayor Jodl mientras remueve el té haciendo tintinear en la taza la cuchara como una campana. Jodl gesticula frente a un enorme mapa de Europa. El avance de la plaga zombie está señalizado con alfileres de cabeza negra y ahora parece que una gran mancha de petróleo cubre el mapa desde los Urales hasta el norte de Alemania.
-Todo indica  que se trata de nomuertos –informa Jodl-. El resultado de experimentos secretos procedentes de algún laboratorio secreto soviético. Esta madrugada esos seres han aniquilado a un batallón de las Waffen SS, cerca de Bremen.
Hitler se queda mirando fijamente, como en éxtasis, el mapa mientras Jodl añade más alfileres negros y se da cuenta de que todo está perdido. Decide suicidarse esta misma noche de un disparo en la cabeza. Sólo le faltaría acabar convertido en un miembro más de esa horda de cadavéricos bolcheviques. Eso, nunca.

Últimamente con las portadas tengo la negra ( y en este caso, nunca mejor dicho) los ingleses me han rechazado esta portada por políticamente incorrecta. Recomiendo esta novela -que fue publicada en España con el poco acertado título Merienda de negros-, una crítica con mucho humor sobre el colonialismo.

 DESCUBIERTO UN PORTAL HACIA OTRA DIMENSIÓN
Y este sábado 23, Día del Libro, o Sant Jordi como decimos aquí estaré firmando ejemplares de mi libro Sombras y siluetas en Paseo de Sant Joan esquina con Ausiàs Marc, en el centro de Barcelona de las 11h. a las 17h. Dedicatoria y dibujito para quienes se pasen por ahí.

miércoles, 6 de abril de 2016

PRODUCTOS QUE FRACASARON Y OTRAS COSAS

CHERRY COKE. La empresa Nabisco cambió la formula de la Coca Cola con un sabor más dulce. No funcionó e intentaron aprovechar todo aquel stock con una nueva marca de diseño muy molón y anuncio con música Cherokee.
MECA COLA. Durante la Guerra del Golfo era frecuente pedir una Coca Cola en un bar y te respondían: "Aquí boicoteamos la Coca Cola". En su lugar te servían una Meca Cola. La guerra terminó y dejó de verse esa bebida que sabía a rayos.
FRIGURÓN. La época dorada de los polos. Drácula, Frigo dedo... y el Frigurón, un polo de lima con forma de tiburón. El paria de los carteles de la heladería.

BOOMER NATILLAS. ¿A quién se le pudo ocurrir sacar un chicle con sabor a natillas y en su envoltorio un superhéroe con tetas? Al menos, eso parece.
MAGIA URBANA (Relato)
Leo teme llegar tarde al trabajo y pone cara de náufrago miope que divisa tierra firme al ver parado su autobús, el V-16. Se precipita corriendo hacia la parada cuando de repente le corta el paso un carrito abarrotado de periódicos saqueados de un contenedor  transportado por una mujer de aspecto miserable. Leo se golpea una pierna contra el metal rasgando su pantalón de lino, la sangre mancha las rayas azules. La puerta del V-16 se cierra con un chasquido y el autobús se aleja calle abajo dejando a un furioso Leo en la acera.
 -¡Maldita bruja! Por su culpa lo he perdido –grita. La mujer del carrito metálico le mira amenazadora,  con ojos cargados de exóticos secretos. Señala a Leo con los dedos índice y meñique de su mano derecha,  murmura algo incomprensible, escupe en el suelo y se va con su carrito. Leo se olvida de ella casi al instante y permanece junto a la parada, observando la apretada corriente de coches a la espera del próximo V-16. A su espalda hay un imponente anuncio de sostenes. Tras él, la colosal figura femenina se ajusta los tirantes con gélida despreocupación.
 Transcurre un largo rato. Por fin, con paso de oruga lejana, un autobús se anuncia a lo lejos. V-16 parece poner alumbrado en rojo.  V-16 sigue anunciándose unos metros antes de llegar; pero el V-16 se convierte en X-15  al estar cerca. El conductor le mira riéndose al pasar y los viajeros parecen mirarle con conmiseración. Ninguna mirada más despectiva que la que lanzan los que van en un autobús al que no es ese autobús el que espera.
-¡Hubiera jurado que era ese! –exclama Leo.
En efecto: otros números y otras letras pasan ante sus narices, huyendo de él como si le gastasen una broma pesada.
Las luces dudosas, las linternas como sin número de los autobuses, le arrojan por fin su número contrario al pasar por su lado. Oye una voz aguda a sus espaldas:
-Cleo tenel la respuesta, honolable caballelo.
 Leo se gira. Enfrente de la parada hay un bazar chino y en la puerta un hombre vestido de guerrero de Xi´an por motivos publicitarios, aunque la armadura no es de terracota sino de plástico pintado. El falso guerrero mira un momento hacia el interior del bazar y dice en tono confidencial:
-Ahora que no mira el dueño hablaré normal. Esa mujer que merodea por los contenedores es una bruja transilvana y le ha echado un maleficio. Lo he visto otras veces. Verá usted acercarse su autobús,  pero cuando llegue a la parada cambiará su número y ruta dejándole plantado. Magia urbana. No es como la Magia negra. No mata, pero jode. En el bazar tenemos amuletos para esa clase de sortilegios. Balato, caballelo… Huy, perdón, es la costumbre.
-La verdad es que no creo en esas cosas – responde Leo-. Mejor tomaré el metro…
Aun sintiendo el latido de su pierna herida, Leo baja las escaleras de la estación Plaza Messi de la Línea-3, la verde. Cuando llega al andén descubre desconcertado que se ha convertido en la estación Avenida Cristiano, Línea-8 color lapislázuli. El poder de la Magia Urbana.

Leo suspira y decide comprar un amuleto en el bazar.
RECETA DE PRIMAVERA: TALLARINES AL PESTO
 Aprovechemos que es la época de la albahaca fresca para hacer una rica salsa pesto. 
Mientras se cuece el agua salada poner en el vaso para la batidora 100 gr. de hojas de albaca, 2 dientes de ajo pelados, 2 cucharadas de queso parmesano rallado y un chorrito de aceite de oliva. Saltear en la sartén 50 gr. de piñones y, justo cuando se vean tostados, añadir a la mezcla y batir. Escurrir los tallarines y servir con la salsa con un poco de mantequilla por encima.
Existe otra variedad: el pesto rojo. Se prepara igual pero añadiendo unos cuantos tomates secos, de los envasados en aceite.
Y, por último, otra portada que no se publicará por un contencioso editorial. ¡Mecachis...! En la colonia penitenciaria es un curioso relato de Kafka con una peculiar máquina de tortura que graba el delito sobre la piel del reo.

domingo, 27 de marzo de 2016

EL EFECTO MARIPOSA Y OTRAS COSAS

¡Hola de nuevo! Antes que nada quiero publicar las tres ilustraciones que me he recibido para acompañar el relato Desconéctame cariño. Muchísimas gracias por compartir aquí -en Borgo, vuestra casa- tanto talento.
AUTOR: Frodo Rock, del blog Frodo Blog.
AUTORA: Selene, una gran pintora de Donosti.
AUTORA: Mamen Éowyn del blog Las Crónicas de Éowyn.
PRESENTACIÓN DE MI LIBRO EN EL FNAC
 El pasado 17 de marzo. Para mí fue un día de esos que no se olvidan. Nervios y risas al principio y dedicatorias con dibujito al final. Estuve muy bien acompañado por la maravillosa voz de la locutora y guionista Vanessa Martí. Muchas gracias a todos los que vinieron a vernos a pesar de que el jueves es un día complicado y el Fnac de La Maquinista está un poco en medio de ninguna parte.
Por cierto que tuve el gran placer de que me visitaran dos distinguidos miembros de la blogosfera: Melmoth el Errabundo y UTLA, de los estupendos blogs Viaje al fin de la noche y Un tranquilo lugar de aquiescencia, respectivamente.
El próximo 23 de abril firmaré libros en Barcelona y, más adelante, en Madrid y Valencia.
A PONERSE LAS PILAS
Espero que hayan pasado una buena Semana Santa. Yo me he puesto al día con el cine: El regalo y Calle Cloverfield 10, que me han gustado mucho. ¡Ave Cesar! un Coen menor pero divertido a ratos, y La habitación, que me ha decepcionado pero vale la pena por el niño actor Jacob Tremblay.
Y hasta he escrito un cuentecillo:

EL EFECTO DEL VUELO DE UNA MARIPOSA DESDE BENIDORM

Roque Opahostil , cómodamente sentado en una terraza de Benidorm, tomaba vermut   contemplando  la cercana playa que empezaba a llenarse de sombrillas como hongos de colores sobre la arena. Su empresa lo había enviado  cinco días para llevar el caso de uno de sus hoteles paralizado por un pleito y atemorizado por las advertencias de los sindicatos y las pérdidas de contratos. Opahostil lo dejó con un mayor número de parados y tres directores de patitas en la calle pero saneado, Abarca & Devora S.A. seguía embolsándose más dinero que nunca.
Opahostil se encontraba muy a gusto en aquel panorama soleado y decidió concederse un día libre.
 Escribió en su ordenador portátil que aún tenía que resolver unos trámites y no podría regresar hasta mañana. Pidió al camarero otro vermut con aceitunas y al darle a la tecla de “enviar” tocó con el dedo las alas de una mariposa que se había posado sobre el teclado. La mariposa batió sus alas.
Hay una teoría del Instituto Tecnológico de Wisconsin que es la del efecto mariposa: una mariposa mueve las alas y, como resultado, al otro lado del mundo se desencadena un gran tornado. En algún lugar, a 600 Km. de distancia, empezaron a soplar malos vientos.
La sede de Abarca&Devora S.A. en Barcelona. Un enorme edificio acristalado de hormigón color verde marino. En aquel instante, los asistentes a la reunión matinal se sentaron en torno a una gran mesa circular donde habían dispuesto el desayuno. El señor Abraxas, el director, vio el mensaje de Opahostil en su portátil. “Ese granujilla quiere tostarse en la playa”, dijo y mordió un cruasán haciendo que las migas volasen en todas direcciones. “Señor Pebrotines, ¿Cuál es el orden del día?”.
Se levantó un joven con un bigote finísimo sobre el labio. En realidad, era tan discutible que incluso podría ser el resto de un batido de chocolate del desayuno. Abrió una carpeta.
-Sugiero empezar por el complejo balneario Wasser-Park. Aconsejo una reestructuración  despidiendo a un tercio del personal no cualif…
 De repente, se oyó el estampido de cristales rotos. Una violentísima racha de viento huracanado  entró por la ventana. Los libros cayeron como una catarata de los estantes tumbando una lámpara y trazando sobre las paredes remolinos de luces. Abraxas se agarró con ambas manos al borde de la mesa para mantener el equilibrio mientras sus empleados rodaban por la alfombra.
El edificio entero cayó con una tremenda explosión de polvo y guijarros. Abarca&Devora S.A. había desaparecido. En su lugar aparecía un enorme barranco abierto en el suelo y un gran  torrente de agua que emergía de una profunda grieta.
Todo por una mariposa que aleteó en Benidorm…  aunque lo más extraño es que sólo afectó a la sede de Abraca&Devora S.A. A pesar de encontrarse en pleno centro de Barcelona los edificios colindantes quedaron intactos y los vecinos ni siquiera notaron el huracán.

¿Efecto mariposa? ¿Justicia divina? ¿Karma? Lo dejo a su elección.
Y UN CHISTE DE PROPINA:


lunes, 14 de marzo de 2016

QUÉ TORTURA DE CANCIONES...

Resulta que el pegadizo tema Maná Maná de Barrio Sésamo –Maná, Maná, dubííí dubidiii- fue compuesto para una película erótica. Bueno, es un decir, porque formaba parte de la banda sonora de Suecia, infierno y paraíso (1968) un pseudo documental muy inocentón narrado por Edmund Purdom  -el protagonista de Sinuhé el egipcio-  acompañando a unas pizpiretas suecas en una sauna. Felicito al diseñador por el ingenioso uso de la “S”.

La música ha sido empleada para fines mucho más perversos, incluso para la tortura más refinada. En general, obligando a un prisionero a oír la misma canción una y otra vez como en esta escena de Uno, dos, tres (Billy Wilder, 1961)
El tema con el que atormentan al pobre Piffl (Horst Buchholz) es Itsy Bitsy Tennie Weenie Yellow Polka Dot Bikini, de Brian Hyland.
 Entre el repertorio de tortura sicológica de la cárcel de Guantánamo destaca I Love You por ser la canción más frecuentemente empleada. Los militares eligieron la versión interpretada por Barney, protagonista de la serie infantil Barney and Friends que se emite desde 1992, lo que pone de manifiesto el retorcido sentido del humor de esos guardianes. Barney es un tiranosaurio morado al que le gustan mucho los niños, pero no se los come pues solo se alimenta de sandwiches de mantequilla de cacahuete con jalea (puaajjj) y cada uno de los episodios suele terminar con la canción de marras. Después de oír este engendro ininterrumpidamente durante días seguro que hasta el más curtido de los talibanes acaba tarumba perdido. Por cierto que entre las canciones usadas en las sesiones de tortura hay temas tan dispares como Losing my Religion de los REM y Is Not Unusual de Tom Jones.
En La naranja mecánica (Stanley Kubrick, 1972) Alex (Malcom Mc Dowell) es atormentado con la novena sinfonía de Beethoven. Cuando me ofrecieron dibujar una portada de la novela de Burgess pensé en una botella de Lacta Plus y una referencia a… Mozart. Esto me pasa por confiar en mi maltrecha memoria. Licantropunk, del blog del mismo nombre, me lo hizo notar cuando la publiqué en Facebook. ¡Gracias, Licantropunk!
TORRIJAS
 Hace mucho que no publico recetas y esta es muy apropiada ahora que se acerca la Semana Santa, ¿qué tal quedarían las torrijas con la Lacta Plus del local (Korova Milk Bar) de La naranja mecánica. Así las probé en Sevilla acompañadas de un buen rebujito:
Cortar pan del día anterior en rebanadas de un dedo de grosor. Hervir 1l. de leche con una rama de canela y la piel de un limón. Dejar remojar las rebanadas en leche durante un par de horas. Retirarlas, pasarlas por huevo batido y freírlas en la sartén con aceite bien caliente. Dejarlas reposar y servirlas espolvoreadas con azúcar moreno y canela en polvo.

DURALEX: EL MISTERIOSO HOMBRE SIN ROSTRO
Y POR SI ALGUIEN SE ANIMA: