martes, 23 de agosto de 2016

¿SABEN QUÉ SIGNIFICA ROMPER LA CUARTA PARED?

La cuarta pared es un muro imaginario entre el escenario y el público, ya sea en un teatro, una película o la televisión. A veces los actores rompen esa cuarta pared para interactuar con el espectador.
Posiblemente en el film El gran robo del tren (1903) fue la primera vez en que se rompió la cuarta pared en el cine cuando en la escena final un pistolero dispara al público rompiendo la barrera existente entre él y el espectador.
También en los cómics, a veces,  los personajes rompen esa cuarta pared con los lectores anunciando que la historieta ha llegado a su final:
Hasta Hitchcok utilizó ese recurso en Psicosis (1960) cuando Norman Bates mira fíjamente al espectador.
 Y más recientemente Ryan Reynolds busca la complicidad del espectador en Deadpool (2016)


Kevin McCarthy grita enloquecido a la pantalla:"¡Están aquí!" "¡Vienen a por ustedes!!!" en La invasión de los ultracuerpos (1956)
Y Woody Allen rompe esa imaginaria pared en Annie Hall (1977) al hacer entrar en escena a Marshall McLuhan mientras interactúa con el espectador:

¿Qué tal una receta? Ya tocaba poner alguna.
ESPAGUETIS PICANTES CON LANGOSTINOS, TOMATES CHERRY Y WHISKY.


Saltear los langostinos con cáscara en una sartén con aceite no más de1 minuto y reservarlos. Cuando se hayan enfriado, pelarlos y volver a poner en la sartén a fuego bajo con una guindilla y los tomates cherry. Cuando tomen color añadir un chorro de whisky, dejar reducir un poco y verter un brick pequeño de crema de leche.
Cocer los espaguetis en agua salada, escurrir y mezclar con los demás ingredientes. Esta receta no suele llevar queso rallado.
¡SALUDOS, VERANEANTES!

Y también a los que ya han finalizado sus vacaciones -como yo-, hasta Vampira ya está despertando de su refugio estival.

sábado, 13 de agosto de 2016

LA VERDADERA HISTORIA DE CAPERUCITA Y UN HOMBRE CON SOMBRERO NEGRO

¿QUÉ LLEVAS EN ESA CESTA, CAPERUCITA?
Los lobos del condado estaban fuera de control. Se habían vuelto insolentes, pendencieros, y hasta robaban a los caminantes que se aventuraban por el bosque.
 Salió la luna. El bosque se tiñó de oro pálido. En ese instante Caperucita vio salir de entre las tinieblas una silueta que se iba haciendo más precisa al acercarse. Vestía camisa blanca, tirantes y pantalones negros. Caminaba sobre dos patas, pero era un lobo. Abrió su formidable hocico negro y dijo:
-Hola, niña. ¿Qué te trae tan tarde por aquí?
Caperucita no respondió. El lobo le arrebató la cesta.
-Trae. Ya te llevo yo esa cesta.
De debajo del paño salió una vocecita:
-Qué amable es usted, joven –y siguió una risotada salvaje.
Con un sobresalto, el lobo dejó caer la cesta. De ella salió rodando una cabeza de mujer. La cabeza saltó y mordió con furia la entrepierna del lobo que aulló de dolor.
-Saluda a la abuelita – dijo Caperucita. La niña tenía los ojos enrojecidos y horribles llamas vacilaban en ellos. Su boca se abría sobre una atroz dentadura con caninos desmesurados.
El lobo comenzó a correr. La cabeza y la niña se pusieron a darle caza.
¿YA HAN VISTO AL HOMBRE DEL SOMBRERO NEGRO?

 Muchas personas aseguran haber visto entidades oscuras acechando en la oscuridad. Últimamente se cuentan muchos casos sobre el Hombre del Sombrero, descrito como una especie de silueta humana, con una capa larga negra y un sombrero con borde plano. Algunos testigos han informado que sus rasgos faciales se asemejaban a una niebla oscura.
En el Hombre del Sombrero se basó la exitosa película australiana Babadook (2014) y Wes Craven se inspiró en esta extraña entidad para crear a su famoso personaje Freddy Krueger. Craven habló acerca de una experiencia que tuvo cuando era un niño, en el que vio por la ventana de su casa un hombre de aspecto aterrador caminando por la calle con un sombrero de borde plano.
Son incalculables las personas que afirman haber visto a ese ser al que los especialistas en lo paranormal califican como un ente del grupo Gente Sombra.
¿VERMUTITO?
-          En verano hay que tomar el vermut es una terracita a la sombra, sabe incluso mejor. Pero incluso tomar este aperitivo tiene sus riesgos, especialmente con la aceituna de marras. Con estos dos simples consejos evitarán los percances por los que he pasado:

S  Con estos simples consejos de Borgo tomarán seguros su vermut. ¡Se lo dice al agente Cooper!

 ¡Saludos desde el Jai-Ca, mi local preferido del barrio marinero de la Barceloneta!



domingo, 31 de julio de 2016

WESTERNS CANÍBALES Y MÁS COSAS

Los parroquianos del saloon La cabra amaestrada discutiendo sobre la plaga de canibalismo.

BONE TOMAHAWK (2015)

 Acaba de aparecer en DVD Bone Tomahawk , uno de los más interesantes westerns de los últimos años aunque pocos la vieron a causa de una pésima distribución. Con un excelente reparto (Kurt Russell, David Arquette, una rescatada Sean Young…) y una temible tribu de indios trogloditas y antropófagos.
Al saloon The Trained Goat llega un sospechoso forastero (Arquette) al que el sheriff (Russell) dispara en una pierna. Una doctora (Lili Simmons) decide cuidar del preso, pero durante la noche ambos desaparecen. Siguiendo la única pista que tiene, una flecha de una tribu caníbal, el sheriff buscará a la joven con la ayuda de algunos hombres. Aquí empieza un irresistible cruce entre Centauros del desierto y La montaña del dios caníbal. Muy recomendable.
DEAD MEN (1995)

 De Jim Jarmush y considerada la obra cumbre del western postmoderno; un Acid Western comparable a aquel lisérgico Blueberry  (2005) con Vincent Cassel que dejó pasmados a los que esperaban una adaptación del cómic de Giraud.
Un contable, William Blake (Johnny Deep) acepta un trabajo en una remota población del Oeste. En una refriega, Blake mata al hijo del dueño de la empresa (Robert Mitchum en su último papel en el cine) convirtiéndose en un fugitivo perseguido por tres cazadores de recompensas. Uno de ellos –Lance Henriksen- es un despiadado caníbal que se zampa a sus compañeros de partida para conseguir carne fresca y, de paso, no compartir las ganancias. Iggy Pop, Steve Buscemi  y John Hurt también aparecen en este western lento, un pelín aburrido, pero con momentos fascinantes.

RAVENOUS (1999)

Mi favorita. La película comienza con la frase: “El que lucha con monstruos debe tener cuidado de no convertirse él mismo en monstruo” y continua con: “Cómeme”.
 El capitán Boyd (Guy Pearce) es destinado a un desolado puesto militar en las montañas entre oficiales ineptos y un cocinero (Arquette, de nuevo) que le da al peyote. Un día aparece Colqhoun (Robert Carlyle, magnífico.), un extraño personaje que asegura que él y otros colonos fueron sorprendidos por una avalancha que les dejó encerrados en una cueva durante largo tiempo y en la que lograron sobrevivir practicando el canibalismo.
Ravenous (que en inglés significa “hambre de lobo”) es la única película que ha mostrado la figura del Wendigo,  una vieja leyenda de los indios norteamericanos. Una terrorífica criatura que una vez fue un hombre, transformado en bestia antropófaga por haber matado y devorado a un semejante.
Si no la han visto alquílenla, grábenla o róbenla. Atención a la banda sonora de Michael Nyman.

EL WESTERN MÁS CORTO DE LA HISTORIA

UNA RECETA: STEAK TARTARO

Bueno, no es exactamente una receta caníbal pero sí muy carnívora.
En un bol o plato hondo mezclar bien 400 gr. De carne picada cruda con una cebolla rallada, una yema de huevo, perejil, una cucharada sopera de mostaza, un chorrito de coñac, sal, pimienta y un poco de salsa perrins.

Remover todo bien con las manos como hacen los buenos cocineros, y… ya está. La rapidez es una de las ventajas de ese plato que no necesita cocción. A mí me gusta con unas gotas de tabasco.

jueves, 21 de julio de 2016

LA BRUJA DEL BAR (Verídico)

-Miquel, tráeme un shawarma del paki, estoy desfallecido –dice Agus poniendo unas monedas sobre el mostrador-. Luego te pongo un pastis.
 El local de Agus no es precisamente un bar de suplemento dominical, pero me gusta por su música y porque tiene pastis, una bebida a la que me aficioné en Francia.
Agus come vorazmente. Arranca un trozo de cordero con los dientes, la carne le queda colgando sobre la barbilla hasta que echa atrás la cabeza para metérselo en la boca. Parece un tiburón blanco engullendo a un náufrago.
El bar está muy oscuro. El aire acondicionado está a tope y el local parece un iglú húmedo y malsano. En el reproductor de CD suena Scary Monsters de Bowie. Hay un escape de agua que se filtra desde el techo hasta la lámpara. Las luces siguen encendidas  mientras el agua salpica arcoíris a través de ellas.
 -Esa filtración es un fastidio –dice Agus masticando. Su aliento huele a salsa blanca de shawarma-. Me paso el día dándole al mocho. 
 Entonces la veo. Sentada en una silla justo en el límite del charco del suelo. Una joven  de larga melena negra con sombrero estilo Fedora ladeado. Recuerda el logo de la discoteca Penélope. Sus largas pestañas crean sombras en zigzag sobre sus mejillas. Lleva un amplio vestido negro con botones en toda la parte de delante; una Laura Ingells gótica. Se levanta, camina hacia la barra y le dice a Agus:
  -Soy bruja.
 -Ah –es la respuesta de Agus.
 -Siento…  una presencia. Es el anterior dueño de este bar. Murió hace años –tiene dibujos de henna en sus dedos y al agitarlos en el aire parecen serpientes-. Está muy enfadado contigo.
 -¿Y porque está enfadado conmigo, si puede saberse? –la pregunta provoca en la bruja un parpadeo sedoso.
 -Te lo digo si me invitas a una copa.
 -Los cojones. 
 La bruja se dirige a la puerta. Antes de irse se detiene un momento en el umbral y hace un gesto vago con las manos. ¿Saluda o nos está echando un maleficio? Le digo a Agus:
  -Ahora es cuando me dices que el anterior dueño está vivo y coleando ¿no?
 -Pues no –puntualiza Agus-. Ese señor murió hace siete años y se molestó conmigo por un lío de papeles, pero si alguien quiere sacarme una copa por la cara tendrá que esforzarse un poco más.
La lámpara chisporrotea y nos quedamos a oscuras. Bowie enmudece. ¿La maldición de la bruja? ¿Oiremos ahora la carcajada de Vincent Price en Thriller? Agus me tranquiliza:
 -A veces pasa, es por el escape de agua. Enseguida vuelve la luz.
Se disipan las tinieblas. Se oye a Bowie cantar We can be heroes, just for one day y yo le digo a Agus:
-Otro pastis, por favor.
CÓCTEL MANHATTAN
Ya se me acaban las existencias de vermut que gané en el concurso pero aún me queda para preparar un Manhattan, el cóctel preferido de los detectives del cine negro. Me ha servido de brebaje-inspiración para esta portada:
 En un vaso grande con hielo: 2/3 de Bourbon. 1/3 de vermut rojo. Una gota de angostura.

Mezclar y servir en copa de cóctel recién scada del congelador.

lunes, 11 de julio de 2016

GENTE QUE LLAMA A MI PUERTA (2)

Leo en el Kamasutra (porque el Kamasutra también tiene texto, no todo son estampas) que una mujer nunca te abandonará si duerme una noche envuelta la cabeza con un turbante con cardamomo, cúrcuma y excremento de mono envueltos. Hago una lista para la tienda pakistaní de la esquina –temo que lo de la caca de mono será lo más difícil- cuando alguien golpea la puerta con los nudillos (no soporto los timbres) Abro. 
 Un hombre de edad indefinida. Viste un elegante traje –gris payne con dos botones y corbata de seda- que contrasta con sus toscas facciones. Sería un cotizado modelo si aún siguieran vigentes los cánones estéticos neanderthales. Me dice:
 -Yo soy ese al que nadie espera.
"Soy la canción que pinchan cuando encienden las luces.
 "Soy el técnico de sonido con el que bajan los aplausos en los Goya.
 "Soy el paso a la publicidad.
 "Soy la vuelta a la publicidad.
 "Soy el montaje del director.
 "Soy el cambio que no gusta. El jugador que sale al campo entre pitos y abucheos.
 "Soy la última rebanada del paquete de pan Bimbo.
 "Soy… 
  (Le interrumpo) -¿Es usted Testigo de Jehová o algo así? 
-No. Trabajo en Hacienda y me ocupo de llevar las notificaciones. Soy además poeta aficionado y trato de aportar una nota lírica a las malas noticias. Tenga, es una multa, tiene un plazo de catorce días para recurrir.
Ésta es la parte verídica del relato: una multa de 100 euros por entregar tarde un papel en mi última declaración. Hasta el sobre impresiona con esa siniestra mitad negra... Algo así sólo puede traer malas notícias.
ESO DEL PHUBBING ESTÁ MUY FEO
Phubbing es una palabra nueva, mezcla de Phone (teléfono) y Snubbing (ignorar) o sea: menospreciar a las personas con las que estamos por hacer caso a los que nos están hablando por el móvil. 

Desde 2007, con la aparición del Smartphone, se detectan en los restaurantes de Nueva York una media de treinta casos diarios de Phubbing.
LOVECRAFT Y EL DOCTOR MUÑOZ
Me encargaron una portada para una recopilación de cuentos de Lovecraft y me decidí por el estupendo Aire frío; el único de sus relatos con un protagonista barcelonés, el doctor Muñoz. 

Este visionario doctor vive en una habitación siempre sometida a una temperatura bajísima a causa de... y hasta aquí puedo contar.


miércoles, 29 de junio de 2016

UN RELATO PREMIADO: LOW COST

He ganado un premio en el concurso Cuentos y vermut convocado por el Museo del vermut de Reus (creo que es la única ciudad del mundo con un museo dedicado a este aperitivo) Las únicas reglas eran que los textos no excedieran de dos folios y que en alguna escena apareciera un vermut.
LOW COST
 Con el tema Reflektor de Arcade Fire sonando a todo volumen en los auriculares, Sara Tippihedren se siente como en el cielo y lo está: en la cabina del vuelo 714 Palma-Barcelona, con un vaso de vermut en la bandeja plegable de su asiento. Estira el cuello para mirar por una ventanilla, allá abajo el mar resplandece como el dorso de escamas plateadas de un gigantesco dragón marino. “Ya debemos estar a punto de llegar”, piensa, y entonces el avión hace algo insólito.
Se ha quedado parado. Por un momento Sara se teme que el aparato se precipite al vacío pero no, está suspendido inmóvil en el aire, como un globo sonda. Los pasajeros se miran entre sí desconcertados y Sara se quita los auriculares cuando el copiloto asoma la cabeza por la cortina de la clase turista.
 -Señoras y señores pasajeros: acaban de comunicarnos que Topaz Airlines ha presentado suspensión de pagos y no podemos continuar el viaje. Lo sentimos, pero tendrán que seguir a pie. Pueden bajar cuando se les antoje.
-¡Esto es una vergüenza! –grita un pasajero de camisa estampada verde.
-¡Y el gobierno venga a decir que ya no hay crisis! –protesta una señora con pamela floppy de paja.
 Sara se pone los zapatos, coge su bolsa de viaje por el asa y sostiene horizontalmente  una caja octogonal con una ensaimada Horno Santo Cristo tamaño 470x470x70.
 Han abierto las puertas de emergencia y al otro lado les espera de pie sobre las nubes una sonriente azafata. Parece una vampira de película serie-B con su canino manchado de carmín.
-¡Vamos, salgan, no teman! Además, casi hemos llegado –señala hacia abajo-. No estamos lejos. ¿Ven? Allí está el monumento a Colón, y la aduana del puerto… No tienen más que ir en esa dirección. No olviden su equipaje…
La bajada no parece tener más de tres kilómetros de altura aunque una fina niebla lo cubre casi todo. Sara mira asustada en derredor. Cierto: la gente comienza a descender con las maletas en la mano y desaparecen en la neblina.
Levanta el pie por encima de la puerta y salta. Camina varios metros por un terreno invisible. Le parece andar por arena mojada.  “De modo que eso es lo que se siente al avanzar entre nubes”, se dice. Atraviesa un grueso nimbo que la rocía con frías  gotitas de agua.
 Entonces las ve, suspendidas sobre ella en el cielo, prestas para lanzarse en picado. Las gaviotas giran y se remontan juntas contra el viento.  Una gaviota desciende veloz sobre un pasajero  con maleta de ruedas y caja de ensaimada que se ha quedado rezagado. Al instante se le unen otras, seis, siete, una docena de gaviotas.  “Quieren la ensaimada”, piensa Sara. El hombre usa la caja octogonal como escudo cubriéndose la cabeza. Las gaviotas continúan lanzándose sobre él, los agudos picos rasgan la carne, buscan los ojos, mientras otras devoran la ensaimada.
De repente uno de los pájaros, con el pico manchado de sangre y azúcar en polvo, fija su mirada en la caja que lleva Sara y alerta al resto de la bandada con un estridente graznido. Sara les arroja la ensaimada para ganar tiempo y corre a toda velocidad hacia el monumento a Colón.
Jadea… “Espero poder llegar a la columna, meterme en el ascensor y bajar en las Ramblas”, y Sara Tippihedren se apresura saltando de una nube a otra mientras las gaviotas describen círculos a su alrededor.
CÓCTEL NEGRONI
El premio consiste en una caja con seis botellas de vermut reserva y un kit de coctelería. Con esto puedo preparar uno de mis cócteles preferidos, el Negroni:
Preparar en vaso mediano: hielo, 1/3 Vermut rojo, 1/3 Ginebra, 1/3 Campari.
Remover y servir con una rodaja de naranja.
El Negroni Sbagliato (Incorrecto) se prepara con cava sustituyendo la ginebra para quien prefiera una bebida más ligera.
EL 2016 DEL FUTURO
Mi última portada para un curioso libro de Jack London: La peste escarlata, escrito en 1912, y ambientado en un post-pocalíptico 2016  en el que la Tierra es azotada por una pandemia; los humanos se vuelven de color rojizo, mueren y se desintegran en pocos minutos. ¿Han notado últimamente alguna manchita roja al mirarse en el espejo?

viernes, 17 de junio de 2016

AQUEL AÑO SIN VERANO

Tras una inestable primavera ya estamos a las puertas del verano y de un bicentenario: 1816, el  llamado Año sin verano
 Meses antes, en abril de 1815, se produjo la mayor explosión volcánica conocida en la historia de la humanidad, la del volcán Tambora, en Indonesia. Las nubes de cenizas y azufre lanzadas por este volcán se esparcieron a todo el mundo enfriando al clima del Hemisferio Norte al bloquear la luz del Sol con gases y partículas.
Por toda Europa se sucedieron heladas en aquel junio de 1816. En América las cosechas de maíz no maduraban  a causa de las bajas temperaturas lo que provocó miles de muertes por hambre. En ese año Edgar Allan Poe emprende un viaje a Inglaterra y encuentra un paisaje insólito: icebergs frente a las costas inglesas. Su obra Arthur Gordon Pym está muy influenciada por esta gélida visión. A mí la portada me la sugirió un cubito de hielo flotando en whisky:
  Un día de ese verano que no pudo ser, se reunieron el poeta Percey Shelley y su esposa Mary Godwin con Lord Byron y su médico, el doctor Polidori. El encuentro tuvo lugar en Villa Diodati, una mansión suiza. Inspirados por aquellas condiciones siniestras de mal tiempo y lluvia incesante surgió la idea de que cada uno escribiese un relato fantasmagórico. Polidori escribió “El vampiro” –que inspiró a Bram Stoker su “Drácula”-, Byron compuso el poema “Oscuridad”. Cuando le tocó exponer el texto a Mary Shelley contó la historia de una criatura terrorífica, un tal Frankestein, se titulaba “El moderno Prometeo”.
Pero, ¿qué habría pasado si ese clima inhóspito hibernara las musas de estos creadores?
 Ahora lo que apetece es un gazpacho fresquito. Me han venido ganas mientras hacía este dibujito para un bar de Castelldefels.
 Escaldar 500 gr. De tomates maduros 2 minutos y dejarlos enfriar para pelarlos más fácilmente.
Pelar y cortar 2 cebollas grandes. Quitar las semillas de 1 pimiento rojo y 2 verdes y cortarlos a trozos. Pelar 1 diente de ajo y quitarle la vaina verde.
Pelar y cortar 4 pepinos. Quitar la miga de una barra de pan, mejor del día antes.

En un vaso para batidora mezclar los ingredientes con aceite de oliva, vinagre, sal, pimienta blanca (yo añado unas almendras tostadas) y ½ litro de agua. Triturar y dejarlo en la nevera al menos 6 horas.