lunes, 4 de mayo de 2009

LA VAMPIRA DE SANTS


Un amigo me ha pasado un curioso libro ya descatalogado –Io credo nei vampiri- de Emilio de Rossignoli que fue un éxito de ventas en la Italia de los años sesenta. En uno de sus capítulos recoge el caso de Rosa Picó i Matons que, según el libro, fue atacada por un vampiro alrededor de las doce de la noche en la barcelonesa calle Creu Coberta del barrio de Sants cuando salía de una proyección de Marcelino, pan y vino. (Una velada perfecta, tragarse un pestiño del nacional-catolicismo y a la salida del cine ser atacado por un vampiro) Eso fue en 1965 y ahora traduzco del italiano:
“Los que vieron la escena del crimen aseguran que la lucha fue encarnizada. Rosa Picó se convirtió en vampiro y hay quien asegura haberla visto vagando por la zona de Las Cocheras buscando victimas…”
Ya conocía el libro de Rossignoli por los escritos de Joan Perucho –tan aficionado a los temas ocultos- donde se le cita varias veces. Precisamente en su obra Incredulitats i devocions (1985) menciona el caso de Rosa Picó. La novela más conocida de Perucho, Les històries naturals, tiene como protagonista a un vampiro catalán: Onofre de Dip del que dicen que habitaba en un castillo de Pratdip (Tarragona) durante la primera mitad del siglo XIX. El especialista en novela negra Andreu Martín también escribió sobre él.
Cuentan que en las noches de luna llena se puede ver a Onofre y Rosa Picó paseando cogidos del brazo por los torreones del castillo de Pratdip. Se asoman a una almena y gritan al unísono:
“Catalunya serà vampira o no serà!!!”