viernes, 26 de junio de 2009

CENAS DE PESADILLA


Si he elegido una de mis portadas para presentar este curioso plato conocido en Inglaterra como Welsh Rarebit (entre nosotros: fondue galesa) es porque Lovecraft afirmó que la idea para escribir El horror de Dunwicht –uno de sus más terroríficos relatos- tuvo su origen en las pesadillas que le asaltaron una noche después de cenar fondue galesa, y es que este plato tiene una leyenda: dicen que suele provocar pesadillas si se come por la noche. Incluso el genial dibujante Winsor McCay, creador de Little Nemo, dedicó una obra al tema: Dreams of the rarebit fiend, un libro de cómics publicado aquí por la editorial Laertes con el título Pesadillas de cenas indigestas.
Esta fondue, a diferencia de la suiza, usa cerveza en lugar de vino y no se remojan en ella los trozos de pan sino al revés: el queso se vierte sobre el pan. Es un buen entrante fácil de preparar, aunque yo no lo tomaría por la noche…
Derretir una cucharada de mantequilla en una cazuela al fuego. Añadir 200gr. De queso Cheddar (o bien otro cremoso y de sabor suave) rallado o en trozos pequeños, salpimentar y remover bien. Cuando el queso empiece a derretirse añadir un botellín de cerveza negra y remover continuamente hasta que el queso se derrita del todo. Extender la mezcla sobre unas rebanadas grandes de pan y a servir, aunque recomiendo dejar unos instantes las rebanadas bajo el gratinador del horno antes de llevarlas a la mesa.
Y para los que no conozcan la obra del dibujante McCay pueden empezar con esta maravilla: Little Nemo, (1910) el primer corto animado en color. McCay pacientemente lo fue coloreando a mano fotograma por fotograma:

3 comentarios:

Harry Sonfór dijo...

Winsor McCay es el puto amo. No hay cosa más grande. ¿Usted ha visto cosa más grande? no hay cosa más grande.

miquel zueras dijo...

Solo hay una cosa más grande que Windsor McCay: los dinosaurios que dibujaba que eran muuuuy grandes. Pienso ir publicando en el blog algunas de las páginas de ese libro "Pesadillas de cenas indigestas". El lápiz de McCay debía de estar tocado por Manitú y Tutatis para dibujar así.

Anónimo dijo...

¡Con un par: en los años 10 hacer 50.000 preciosos dibujos, stop-motion y coloreado encima!