lunes, 28 de septiembre de 2009

INOLVIDABLE VÍCTOR ISRAEL


Nos ha dejado el pasado domingo. Era más que un secundario. Era todo un característico al que era fácil reconocer por su físico peculiar: ojo desviado, voz ronca, dentadura anárquica…
Ese físico le facilitó un montón de papeles en los spaghetti westerns que se rodaban en Almeria o Esplugues City. También interpretó personajillos siniestros en películas de terror de culto: La Residencia (1969) Pánico en el Transiberiano (1973) y engendros como Morbus (1983) un delirio clasificado S con zombis, chicas despelotadas y una secta de ciclistas satánicos del que ahora reniega su guionista; una por entonces desconocida Isabel Coixet.
El Festival de Sitges del 2006 le tributó un merecido homenaje a su carrera: el Premio Nosferatu. Aunque quizás el mejor homenaje fue cuando la directora teatral Marta Galán escribió en el 2004 una obra expresamente para él: Transilvania 187. En esta curiosa producción experimental Israel interpretaba a un vampiro y hasta cantaba un par de canciones. La vi en el teatro Mercat de les Flors y la recuerdo como una experiencia fascinante.

4 comentarios:

joanbcn dijo...

La verdad es que lo recuerdo muy bien, tanto en papeles cómicos como en películas de terror. Ahora se me ocurre que harían una buena pareja con LLatzer Escarceller.

miquel zueras dijo...

Israel y Escarceller son los dos abueletes que me hubiera encantado ver siempre sentados en el banco que hay frente a mi casa tomando el sol. Borgo.

Salvador dijo...

LLatzer Escarceller es mayor. Coincií con él en "Don Jaume el conquistador" de Antonio -verdaguer y en "Semos Peligrosos", también en el episodio "Er Banco de España" de la serie Makinavaja. En esta última trabajaron juntos Llatzer y Victor.
Eran dos hombres muy distintos, pero muy buenas personas los dos. Con Víctor hablaba cada mes por teléfono y le visitaba en BCN cuando iba o al revés, incluso me visitó en mi ciudad.

miquel zueras dijo...

Víctor y yo, en cambio, coincidíamos en los puestos del Mercado de Santa Caterina. Era un hombre muy divertido y con una experiencia en el cine muy interesante. Borgo.