viernes, 26 de agosto de 2011

HUMOR ORIENTAL CON RECETA



Algunos hombres son como la comida china, empiezan como rollitos de primavera y terminan siendo cerdos agridulces. (Texto escrito en los lavabos del restaurante chino Son-Hao)



Dedico esta entrada a Feng, el simpático cocinero del restaurante Son-Hao -calle Muntaner, 66. Barcelona- Ese curioso nombre es el típico saludo taiwanés y literalmente significa suerte y salud. El Son-Hao es un local con la típica decoración imposible a base de farolillos y figuritas imitando jade. Un acogedor chino de barrio indicado para cuando el bolsillo se resiente de la crisis.


Un poco de humor y una sencilla receta exótica ¿qué más quieres, Nicomedes?


COSTILLAS LACADAS
En una fuente o plato hondo pon las costillas y cúbrelas con la salsa de soja, un chorrito de zumo de limón, una cucharada de pimentón, cebolleta cortada en rodajas finas y una cucharada de azúcar. Deja las costillas en la nevera y que reposen durante una noche entera en este adobo dándoles la vuelta de vez en cuando.
Cuando las vayas a preparar pon el horno a la máxima temperatura durante 15 minutos. Recomiendo que introduzcas las costillas en uno de esos moldes de un solo uso para horno de papel de aluminio pues luego es muy engorroso limpiar el caramelizado.
Pon a hornear las costillas y que se vayan cociendo unos 30 minutos. Quedarán caramelizadas, oscuras (parecen teclas de piano) y muy sabrosas.
Ya están listas para comer con los dedos. Acompáñalas con una ensalada verde, aunque quedarás como todo un as de la cocina oriental si bajas al restaurante chino de la esquina a por una ración de pan de gambas para servir con las costillas.

33 comentarios:

Mario dijo...

Por acá existe mucha migración china, tanto que después de la comida criolla la comida más popular es la china, incluso algunos platos se han fusionado. Sobre la gastronomía cuando leo al respecto me entran unas ganas de aprender algo -si bien prefiero ser comensal- pero como los instrumentos musicales es algo que lo veo lejano. Ahora la gastronomía es un boom, antes ser cocinero era como salvar a las ballenas, algo muy raro, pero hoy en día sorprende la cantidad de estudiantes de cocina, hasta tenemos un festival culinario en auge. Decir que son excelentes tus portadas. Un abrazo.

Mario.

miquel zueras dijo...

Gracias, Mario. En España fueron de los chinos los primeros restaurantes exóticos que se abrieron mucho antes de los japoneses, libaneses, thailandeses... que se ven ahora por todas partes. Hay alguno de fusión criolla-oriental muy interesante. Esta receta es muy secilla y no es necesario ser un gran chef, te lo aseguro. Circula por aquí una leyenda y es que no constan oficialmente los chinos fallecidos ¿harán chopsuey con ellos? Abrazos. Borgo.

Isabel dijo...

Tú no puedes ser real, chef, ilustrador, humorista... ¿dónde está la trampa? jeje.

miquel zueras dijo...

Hola, Isabel. Bueno, creo que es más divertido hacer un poco de esto y de aquello... aunque mi primera vocación fue presentar películas de terror en la tele en un estudio con candelabros y calaveras de pega, eso sí que sería divertido. Besos. Borgo.

Sincopada dijo...

Buenos días Zueras....rumorología e inmigración es lo mío, ya lo sabes, este te lo desmonto ahora mismo:
1-la mayoría de población china que vive en nuestro país es joven o muy joven, pasarán bastante años antes de que empiecen a caer.
2-los chinos suelen enterrarse en su paí, como es lógico. Si yo me muriera en China, tb preferiría q me trajeran p'acá, ¿no?.
3-si alguno palma aquí y no tienen pasta para mandarlo de vuelta,simplemente se entierra en un cementerio de los que existen hace años, por eso no hay cemenerios chinos, pq no hay tantos muertos chinos como para llenar un cementerio, pero...¿alguien ha leído todas las lápidas como para saber que no hay ninguno enterrado?.
Bueno, y después de este rollazo matutino....¡¡¡qué jodidamente ricas deben estar estar costillas, por favoooorrrrr!!!.

Kissseeesssss.

Clementine dijo...

Yo no soy muy de comida china, pero algunas cosas sí me gustan. Como esa frase del principio (que conste que también me río con las de las mujeres). Muy autoilustrativa esta entrada, Miquel, me gusta y con receta añadida, cómo no.
Curiosidad cinéfila: "The fortune cookie" es también el título original de "En bandeja de plata", mi favorita de Billy Wilder. Besos, Borgo.

SqSmaravillosa dijo...

Hola Borgo!. A mi me caen especialmente bien los chinos. Los veo siempre tan solícitos y trabajadores;yo me hice bastante amiga de una chinita que trabajaba en un bazar de al lado de mi casa, y aunque ella siempre estaba sonriente tenía una vida bastante dificil.Estaba aquí con su marido y habían tenido dos hijos, uno de los cuales no veía desde hacia dos años ya que lo habían mandado a China con sus abuelos, pues aquí no tenían para mantenerse ni ellos mismos. Total un desastre, al final ha acabado cerrando y le he perdido la pista; me dijeron que se había puesto a trabajar en un almacén o algo así. Bueno Miquel, que sepas que me encanta la comida china, y ,como no, voy a probar esa deliciosa receta.Besos.Cris

miquel zueras dijo...

¡Son-Hao (suerte y salud) Sincopada! Gracias por tu aportación para aclarar los misterios de los restaurantes chinos que suelen acarrear leyendas quizás por recordarnos a las películas de Fu-Manchú con esos farolillos y columnas de jade. La primera vez que fuí de niño a un chino pensaba que detrás de esas columnas me aparecería un sicario con un kriss en la mano.
Es un buen modo de preparar las costillas de cerdo, la soja, el pimentón y el limón les dan muy buen sabor. Kisses. Borgo.

miquel zueras dijo...

Hola, Clementine. Creo que una entrada queda mucho mejor con receta incluída. Precisamente ayer volví a ver "En bandeja de plata" por la Sexta-3, si no emitieran publicidad ese canal sería perfecto. El Son-Hao es uno de los pocos restaurantes que conozco que ofrecen galletas de la suerte pero sólo en fechas señaladas como el Año Nuevo Chino a finales de enero, recuerdo que me tocó una frase de Confucio. Besos. Borgo.

miquel zueras dijo...

Hola, SqSmaravillosa. Tengo muy buena relación con Feng y su familia, es todo un personaje. Ahora abrirá su propio restaurante donde también presentará espectáculos de magia, su gran pasión. Una vez me invitó a su casa a tomar un aperitivo a base de sangre de pitón, sabía a vino tinto con especias "No sabe igual si no se bebe justo después de matar a la pitón -me dijo- pero claro, en la aduana no me la habrían dejado pasar".
Estas costillas de cerdo agridulces quedan muy bien con ensalada o arroz salteado. Besps. Borgo.

Ricar2 dijo...

¡Qué bueno, Miquel! Me apunto la receta para hacerla cuanto antes. Me has dado ganas de bajarme al trastero a por el wok, y hacer una de esas recetillas de pollo que andan por ahí por Intelnet.

RAFA V dijo...

Justo en mi casa hay un restaurante chino de esos de buffet libre, con la mala fortuna de que hay que cruzar tras la trastienda y los aseos para llegar a mi piso. Visto la higiene de las cocinas y de los aseos, le aseguro Borgo que sería el último sitio donde comería. Así que, por extensión (y seguro que de forma injusta), la comida china no es mi fuerte. Gracias por la receta de todas formas, y por los chistes claro. Saludos!

Nocivo dijo...

Mmmmm son las 13:37 y se me han antojado preparar esas costillas para comer hoy, pero va a ser que no, porque si hay que dejarlas reposar ya no llegan. A ver si las preparo para otro día y le cuento como han quedado.

miquel zueras dijo...

Hola, Ricar2. Seguro que te quedará bien la receta. Yo también tengo un wok y puedes hacerte platos muy buenos como gambas salteadas con verduras, todo tiene buen sabor porque apenas tienes que usar aceite. Saludos. Borgo.

miquel zueras dijo...

Bienvenido de nuevo, RAFA V. Pues en Londres, Kensigton exactamente, descubrí hace años un excelente restaurante chino llamado Know Loon con tablas giratorias en las mesas pues eran menús degustación con muchos platitos, aunque no me extraña su reparo por lo que me cuenta de ese lugar. Ya me dirá que tal le ha ido con esa receta. Saludos. Borgo.

miquel zueras dijo...

Hola, Sr.Nocivo. Pues entonces para mañana porque son un buel plato de domingo. Claro que podrían dejarse en adobo durante una hora pero claro, no sabrían igual, es mucho mejor dejarlas para el día siguiente. Saludos. Borgo.

Worc dijo...

Abriendo el apetito y los bronquios con la carcajada, excelente mezcla como siempre Borgo. Aportaremos algo: ¿que es un lío? ...una coliente de agua...y ¿una lata? ... el animal que cole pol los letetes...espero no haberte fastidiado el día.

Un abrazo.

miquel zueras dijo...

Hola, Worc. Aquí tienes otro: ¿Qué hacen un chino y una china en un concesionario Citroen? pues... un Clío. Ja, ja. Bueno, espero que no me acusen de políticamente incorrecto. Abrazos. Borgo.

Lazoworks dijo...

Jajaja! No sé si atreverme con la receta después del desastre que causé con los cereb... Puaj!!
En fin, lo que si es que me pase por Muntaner 66. A ver que tal se come en ese chino (¿soy yo o hace mucho tiempo que los chinos dejaron de ser chinos? En Barberá del Vallés, hasta hace poco, había uno en el que se seguía comiendo muy bien. Lamentablemente cambiaron de dueños y la comida apesta como en todos lados).

miquel zueras dijo...

Ja, ja, tranquilo, Lazoworks, en ese restaurante no sirven cerebros. Es un chino de barrio corriente pero algo mejor que la media. Recomiendo su sepia picante con anacardos. El exceso de restaurantes chinos en la ciudad ha motivado que algunos se hagan pasar por japoneses. Y cuando tengamos demasiados restaurantes japoneses... ¿Los chinos se harán pasar por coreanos? Quién sabe. Saludos. Borgo.

PEPE CAHIERS dijo...

Ya veo que le hubiera gustado presentar un programa de cine de terror, pues llega usted tarde, porque visto el panorama televisivo actual no hay mucho donde rascar. Eso si, con una máquina del tiempo podría viajar hasta la época de "Mis terrores favoritos" de Serrador o "Más allá" de Jiménez del Oso. Ningún tiempo pasado fue mejor, pero en televisión si. Por cierto, me ha encantado el chiste de la parejita china y la jodienda.

Jorge-Acostaosestámejó dijo...

La verdad es que eres un artista Miguel. Si te digo la verdad te tengo envidia.jajaja!!!

Gracias por la entrada.

miquel zueras dijo...

Hola, Cahiers. Me temo que eso del panorama televisivo es cierto. Qué nostalgia con "Mis terrores favoritos" y es que no me veo yo presentando el "Sálvame de luxe" ni el "Sálvame cutre".
El chiste de la parejita es una versión "Exótica" del castizo "Cariño ¿quieres que te joda? Pues levanta de la cama y hazme dos huevos fritos". No he incluído la receta del arroz cantonés para no dar malas ideas. Saludos. Borgo.

miquel zueras dijo...

Gracias a tí por pasarte, Jorge. Hombre, tanto como envidia... uno hace lo que puede. Saludos y hasta otra. Borgo.

FATHER_CAPRIO dijo...

Hace 25 años entre en un chino de Barcelona. No creo que fuese el que citas. El caso es que salí medio mareado. O algún condimento o una buena ración de sugestión personal, me sentaron mal. Desde entonces habre ido una o como máximo dos veces mas, siempre un tanto a la fuerza, y solo comiendo arroz tres delicias y rollitos de primavera.

Tu comentario sobre la sangre de la pitón, pues ha puesto en mi un Cerrado por Vacaciones (de por vida)

De todos modos me he reido con el chiste y las comparaciones.

La receta, la paso a otro...

Saludos.

ATTICUS dijo...

Ya llevan muchos años instalados
como otra alternativa a la cultura gastronomica y no es del agrado
de muchos,yo cuando tengo la oportunidad de ir voy,eso si no todos son tan buenos,pero en todo tipo de cocina hay cada truño que es para olvidar.
A mi me gusta mucho la cocina y de echo aunque no me dedico a ello
profesionalmente,pero me defiendo
bastante bien y me encanta elaborar platos.

miquel zueras dijo...

Huy, FATHER CAPRIO, pues ese malestar lo he leído en un artículo para el que me encargaron una ilustración. Lo llaman "Síndrome del restaurante chino" y es intolerancia al glutamato, un espesante que usan mucho en las sopas y salsas y suele provocar cefaleas y mareos.
La verdad es que la sangre de pitón no estaba mal aunque afortunadamente no la sacrificaron allí mismo. Saludos. Borgo.

miquel zueras dijo...

Hola, Atticus. Eso está muy bien, a mí me relaja mucho cocinar y es muy satisfactorio crear platos para la gente de tu casa. Los restaurantes chinos son muy abundantes -demasiado- y claro, hay que ser selectivo pero los hay realmente buenos. Saludos. Borgo.

Marcos Callau dijo...

Muy importante, Miquel, recurrir a los chinos de vez en cuando...no deja de ser una medida contra la crisis. Yo me estoy aficionando a los Wok que proliferan cada día con más asiduidad por Zaragoza. Abrazos.

Señora Cahiers dijo...

Hace algunos años comía de vez en cuando en un Chino que tenía un acuario con pirañas. Supongo que las tendrían por si alguien se quejaba del menú o no quería pagar.

miquel zueras dijo...

Hola, Marcos. Los chinos suelen ser una buena solución cuando el bolsillo no está para muchas alegrías. En Barcelona hay unas cadenas de comida cocinada con wook interesantes como el wook & Food. No aconsejo algunos establecimientos de wook como los del Maremagnum de la zona del puerto, por poco me quedo anestesiado con el regusto a gas de la comida. Abrazos. Borgo.

miquel zueras dijo...

Bienvenida a Borgo, Señora Cahiers. Pues debe ser bonito lo del acuario con pirañas. En La Pagoda, otro restaurante chino de Barcelona, solía sentarme al lado de un acuario con unos peces de Siam que no quitaban la vista de mi plato, como aquellos peces de "El sentido de la vida" de los Monty Python. Saludos. Borgo.

Anónimo dijo...

Hola, sé que llego un poco tarde con mi comentario, pero bueno... El caso es participar
Antes de nada quisiera aclarar un par de cosas:
- gracias por la publicidad, todo comentario es bien recibido
- si es cierto que existe el restaurante Son-hao,
- cocinero Feng: que yo sepa, nunca ha existido tal cocinero en este restaurante. La que cocina es mi madre, y os aseguro que no es hombre ni se llama Feng. Es al mismo tiempo la propietaria del local desde hace más de 25 años.
- Feng, NO significa en taiwanés nada.
- y en referencia al texto encontrado en los wc, supongo que algún cliente lo debía poner a modo de gracia, o a lo mejor es obra del gran humor de nuestro blogger?

Dicho esto, a ver si os pasáis un día.

PD: las galletas de la suerte sólo las repartimos un año