jueves, 29 de julio de 2010

RABO DE TORO


Bueno, pues aquí desde ayer han prohibido las corridas -de toros, se entiende- y perdón por el chiste fácil pero el calor está fustigando mis neuronas. El debate, que ha desatado más pasiones que un derbi Madrid-Barça, ha proporcionado algunos instantes memorables como el torero Serafín Martín saliendo a la Plaza de Las Ventas con barretina. Una idea que parece un cruce entre Almodovar y Buenafuente. Todo esto me ha recordado mi primera portada: Última sopa de rabo de toro. La hice de chiripa; el autor, Juan Miñana,entró en el despacho del editor de Edhasa justo cuando yo había salido y se fijó en unos dibujos míos fotocopiados que había dejado en su mesa (aún no usábamos el correo elctrónico en 1990) y quiso que yo ilustrara la portada de su libro. Es una recopilación de relatos y el que da título al libro tiene como protagonista un torero jubilado que los martes -cuando hay toro de lidia en el mercado- ofrece un guiso a sus amigos.

Miñana es todo un personaje: subcampeón español de lucha grecorromana, buen escritor y contrario de prohibir los toros. "Pero no porque me gusten -me dijo- es que yo soy de izquierdas y no me gusta prohibir".
Por cierto que el rabo de toro lo preparo así: enharinar los pedazos de toro y sofreírlos, retirar y en el mismo aceite saltear los puerros, cebollas y zanahorias cortados pequeños, añadir los trozos de rabo y cubrir con un litro de vino. Una hoja de laurel, tapar la cazuela y, hala, a cocer a fuego lento un par de horas. Buen provecho.

8 comentarios:

Gloria dijo...

Suena rica la receta... A ver si me animo a hacerla un día de estos.

En cuanto a lo de las corridas, yo recuerdo haber visto en verano una "novillada" en el pueblo en la que un cenutrio "toreaba" a un ternero con una puerta de coche, si, si... dándole al pobre bicho tozolazos con la puerta de un 850, vamos, que no he sido nunca simpatizante de la "Fiesta"

Aunque en principio no era de las de prohibir (era más partidaria de no hacerles gasto, y punto), viendo las reacciones de la caverna, pues que quiere que le diga, que me he alegrado de los rsultados de la votación, que como decía Azcona, soy partidaria de hacer justo lo contrario que piden las portadas de ABC.

Nianankoro dijo...

Pues a mí, lo de prohibir, me pasa como al Miñana. Me parece que hay mucha hipocresía en el asunto, oigan. Prohibir lo que se ve y no querer enterarnos de lo que se hace con los pobres bichos que nos comemos desde la granja hasta el matadero. ¿Nos atrevemos a meter mano en eso? ¿A que no? Cambiando el tercio -¡Ay Dios, que va a parecer que me gustan los toros y a mí solo me gustan en el plato!- buena y sencilla receta la del rabo, aunque en mi caso le pondría un chorrito de salsa de soja, no vea el toque que le da a la salsa.

miquel zueras dijo...

Gloria: creo que la polémica se ha adulterado mucho como siempre que los políticos meten las narices; creo que o prioritario era el tema del maltrato a los animales, y si lo decía Azcona sí, es mejor no hacer caso a según que portadas.
Si se anima con la receta un consejo: como todos los platos de carne con salsa es más bueno si se come al día siguiente ¡no olvide el laurel! y queda muy bien acompañado de arroz blanco salteado. Borgo.

miquel zueras dijo...

Pues sí, Nianankoro, quizás habría que desempolvar el sesentayochesco "Prohibido prohibir". Seguro que debe de quedar bueno con salsa de soja, refuerza el sabor y queda la salsa más melosa. Con tanto hablar de toros me vienen ganas de preparar este plato. Creo que lo haré mañana mismo y con salsa de soja. Borgo.

Gloria dijo...

Bueno, a mí en principio, lo de "prohibido prohibir" me parece bien... Pero es oirlo en boca de Esperanza Aguirre y es que me sale un sarpullido, oiga.

Por otro lado, hay prohibiciones que no están mal: la de las bombas de racimo, sin ir más lejos.

miquel zueras dijo...

Es que cualquier cosa en boca de Esperancita provoca sarpullidos. De todos modos lo de "prohibido prohibir" es más bien utópico. Las democracias del norte de Europa, las más antiguas, fueron las primeras en poner multas por arrojar papeles al suelo y cosas por el estilo. Borgo.

Ricar2 dijo...

Buf, lo de dos horas cociendo, no lo veo. ¿Y si lo pongo en la olla expres quedará aparente también?

miquel zueras dijo...

Mira Ricar2: la cocina es así. Claro que podrías ponerlo en la olla exprés pero no tendría el mismo sabor ni punto de cocción. Yo soy un entusiasta de los platos Chup-Chup, de los que se hacen a fuego lento. Saludos. Borgo.