sábado, 17 de julio de 2010

EL GRAN TIMO DE LOS MONOS MARINOS


Todos los que fueron niños en los 70 recordarán una campaña publicitaria de devastadores efectos en nuestros infantiles cerebritos: los monos de mar cuyo verdadero nombre era el más prosaico gamba de salmuera. Se anunciaban con unas delirantes ilustraciones en las que se suponía que los bichejos tenían conocimientos de arquitectura pues se les veía rodeados de castillos, almenas… ¡hasta tridentes! Juro por Bela Lugosi que recuerdo un anuncio con esos monos marinos riendo maliciosamente y empujando con sus tridentes a una infortunada jovencita vestida con algo parecido a un camisón hecho trizas..
Sólo había que esparcir unos polvos en un acuario y esperar unos días. “Añada agua y verá como nadan y crecen ante sus ojos” –rezaba la publicidad-. “Podrá domesticarlos y quedará maravillado por la inteligencia de sus monos de mar”… El resultado eran unos diminutos crustáceos de unos milímetros de longitud. Por supuesto se dedicaban a vivir, retozar y ensuciar el agua por lo que a los pocos días la pecera desprendía un olor nauseabundo y el destino de los bichitos solía ser el inodoro.
Quizás en las cloacas se ha desarrollado una raza de monos marinos mutantes como el de la foto de la izquierda. Había una póliza en caso de muerte de los monos aunque había que ser muy pardillo para creérselo. Por supuesto que nada de castillos ni tridentes y de chicas con camisón desgarrado ya ni hablemos.

Vamos, una publicidad tan engañosa como aquellas legendarias Gafas de Rayos X. Me encanta la cara del tipejo que salía en esas ilustraciones.

10 comentarios:

PEPE CAHIERS dijo...

¡Que recuerdos!. Una de las empresas que vendía artículos de esta calaña se llamaba "Promociones Mundiales" y tuve la poca fortuna de comprar una calculadora alemana de alta precisión que, en realidad, era un trastro de plastico con unas correderas de metal que se manejaba con un punzón y que jamás llegó a realizar ninguna operación.Por cierto en algunas tiendas de juguetes no hace mucho que se vendían aún los famosos monos de mar.

miquel zueras dijo...

Pues vaya unos vendedores de truños esos de "Promociones Mundiales". Es cierto que se vuelven a vender los monos de mar, por ejemplo para los suscriptores de Muy Junior y es que ¡la gente no aprende, leñe! Creo que los que tenemos cierta edad hemos de advertir a las nuevas generaciones de que no se dejen timar con los monos marinos. Más pardillos, no. Borgo.

PEPE CAHIERS dijo...

Pues no es mala idea amigo Zueras, me apunto esto para un próximo post. Tengo una historia sobre un revolver de fogeo que no tiene precio.

miquel zueras dijo...

Aguardo impaciente esa historia sobre los revólveres de fogeo. En mi entrada "Querido Tío Vampus" del 18 de setiembre hablo de los revólveres falsos de la distribuidora Moebius. Los retiraron por ser demasiado realistas y fueron usados para asaltar gasolineras. Borgo.

Anónimo dijo...

que increible,no sabia que el fraude habia llegado tambien a ESPAÑA!!yo soy de Argentina y oi hablar mucho de esto,aca se los conocio como Sea Monkees...

miquel zueras dijo...

Pues sí, Anónimo: Sea Monkeys fue como se conoció ese timo en Argentina y otros países de por allí. También lo llamaron Diablos de Mar, un nombre sugestivo pero lo llamaran como fuese seguía siendo un tangay (como decimos aquí) de mucho cuidado. Borgo.

Gloria dijo...

Confieso que siempre tuve una frustración de no haberme comprado los monos marinos (en casa no nos daban semanada)... Así que gracias por el terapéutico post.

Mi tío tenía la calculadora alemana y funcionaba (aunque no calculaba raices cuadradas, ay!)

miquel zueras dijo...

Gloria: tranquila que no se perdió nada. Desde luego en mi vida no hay un "antes y un después" de los Diablos de Mar. He oído varias versiones sobre la calculadora, de todos modos no la hubiera usado como es debido porque los números y yo estamos bastante peleados. Borgo.

Oigres Led Séver dijo...

Enhorabuena por el blog, andaba yo blogeando y he topado con todo esto, y en este post tenía que hablar!!!

Dichosos monos, estoy con Gloria, muy terapéutica tu entrada, yo siempre quise tenerlos...

Recuerdo que como compensación pedí un bote de plástico en el quiosco de chuches y me hice un hormiguero.

miquel zueras dijo...

Bienvenido a Borgo,Oigres! Un hormiguero de plástico... eso sí que es creatividad y no esos dichosos monos.Saludos. Borgo.