miércoles, 22 de abril de 2009

BIENVENIDO AL CLUB, DUANE

Hola, me llamo Duane Jones.
No te sientas incomodo si no te suena mi nombre aunque soy el protagonista de una película de culto, de mucho culto: La noche de los muertos vivientes. Los menos políticamente correctos dirán: “Ah, sí… el negro de la peli de zombies”.
Era 1968 y fue la primera película en que un negro interpretaba un papel que podría realizar un actor blanco. Sí, estaba Sidney Poitier en películas en que se trataba el tema del racismo o ambientadas en la época de la esclavitud pero no fue este mi caso. Cuando le preguntaron a George Romero –el director- por el motivo y si había algún mensaje oculto por medio respondió “Fue el actor que quedó mejor en las pruebas, no busquen tres pies al gato.” Gracias, Georgie.
Más tarde, en 1988 cuando daba clases de interpretación en la Universidad de Nueva York, George Romero y el rey de los efectos especiales Tom Savini me propusieron participar en la secuela en color de La noche de los muertos vivientes en un pequeño papel, un cameo como dicen ahora. Me hacía mucha ilusión incorporarme al rodaje pero el corazón me dijo “basta” dos meses antes de comenzar la filmación.
Este frío cementerio es un lugar deprimente y aburrido así que he decidido salir y unirme al equipo como uno de los extras. Soy el de la derecha de la foto, el de la camisa azul.
Confío en mi próximo y prometedor futuro como actor. Mis honorarios son muy asequibles pues apenas tengo gastos, no necesito maquillaje…aunque no quisiera encasillarme en el cine de terror.