miércoles, 14 de septiembre de 2011

MICRORRELATO CON RECETA (2)


Aaaay... ¡Qué romanticismo me ha entrado al ver esta portada! Me he puesto sensiblero al escribir este relato recordando las tonterías que solemos hacer cuando alguien nos hace perder el oremus.

EL HUEVO
Sentado en la terraza del bar la miraba fascinado dede una distancia de cuatro mesas. Ella metía la nariz en su taza de café con helado y volvía a reaparecer con una temblorosa burbuja de nata en la punta. Se limpió inmediatamente con la servilleta. Llevaba el cabello castaño recogido como si se lo hubiera sujetado por primera vez. Los labios parejos, carnosos y muy rosados. Sin maquillaje, quizás una sombra negra en los ojos que los hacía más grandes y claros. Al sentarse, la ligera falda de su vestido se había subido dejando a la vista una deliciosa extensión de su piel morena.
Tenía que reclamar su atención, decirle algo ¿pero qué? Apuró el coñac de un trago para infundirse valor y aún sentía el fuego en sus entrañas cuando ella se levantó y decidió seguirla desde una prudente distancia.
Caminaba entre los puestos del mercado con una sensualidad que a él le parecía asombrosa, como un gato cauteloso , deambulando entre un abismo de cajas, vallas y carretillas. Ella se detuvo frente a un mostrador donde una campesina vendía huevos, compró media docena y cuando los guardó en su bolso él observó que no cerraba bien. Se le iluminó el rostro; ya tenía una idea.
-¿Una docena o media, joven? – La campesina le miró perpleja cuando le pidió un único huevo.
Él corría jadeante por una cuesta. La vio subiendo los empinados escalones que conducían a la puerta de su casa. Sacaba unas llaves del bolso cuando él gritó:
-¡Eeeh! Perdona…
Ella se giró, sus ojos parecían aún más grandes y claros. Él sostenía un huevo entre el pulgar y el índice.
-Se te ha caído esto.

HUEVOS HUMPTY DUMPTY

… sobre el muro no pudieron reponer al orondo patriarca.
Cascar en un cazo cuatro huevos, añadir una pizca de sal, pimienta, perejil picado, un chorrito de agua con gas y una cucharada sopera de coñac.
Cocer el cazo al baño maría –tardan más que en la sartén pero quedan más buenos y esponjosos- removiendo con la espátula o unas varillas y rebañando las paredes del cazo para que no se peguen. Añadir unas tiras de salmón ahumado y servir pues los huevos terminarán de cuajarse en el plato.
Y hablando de huevos…

44 comentarios:

ricard dijo...

Una historia de huevos, Borgo. Pero de huevos huevos, como diría Alexandre de Large.

Lluís Bosch dijo...

Com de vez en cuando me da por probar cosas, ese huevo lo voy a probar. Más que nada por el detalle del agua con gas. Hace poco escuché otra receta que incluía agua con gas. Se supone que el gas le da una textura como de mousse? O de soufflé, que decía Maragall?

miquel zueras dijo...

Exacto, ricard. O quizás más bien un post de huevos. Alex de Large es el protagonista de "La naranja mecánica" ¿verdad? de los mejores villanos de la historia. Saludos. Borgo.

miquel zueras dijo...

Hola, Lluís. El agua con gas consigue que los huevos revueltos queden más sueltos y esponjosos. Era el desayuno preferido de Truman Capote pero he sustituido el caviar de la receta original por el salmón ahumado que es más asequible y mejor para mi gusto. Qué coñas inspiró el famoso soufflé de Maragall, una de sus célebres "maragallades". Borgo.

Sincopada dijo...

Zueras....vale, me callo. Bonito relato.
Menuda taja la mía, eres un fenómeno, y lo sabes.

Kisses.

Lorenzo "el Retronauta" dijo...

Le pasare a la parienta su receta. Yo no cocino ni dos huevos duros.

Y la portada a mi no me ha puesto romántico, me ha puesto, como decirlo...¿amoroso?

SqSmaravillosa dijo...

¡Vaya con la portadita!. Desde luego esos pectorales pueden suplir perfectamente a la almohada más mullida del mundo. Respecto a la historia : ¡Hay que ver lo que hace uno para ligar!...yo creía que los huevos al caer se rompían, al igual que todo el mundo.... supongo. Si me pasa a mi, no hubiera podido evitar una carcajada. La receta es original y fácil de hacer, la probaré. Besos

Isabel dijo...

Se te ha encendido la pasión con ese airbag..., muy bonita la historia, la ilustración y me apunto la receta. Besos.

Jorge - Acostaosestámejó dijo...

Tengo un amigo Borgo que de vez en cuando me recuerda al protagonista de tu historia, el dice que seguir a la gente es un deporte sano.

La receta me ha intrigado, prometo intentar hacerla y que sea lo que Dios quiera.

Saludos.

miquel zueras dijo...

Gracias, Sincopada y enhorabuena por el premio. Y no te calles que hay confianza. Muchos kisses. Borgo.

miquel zueras dijo...

Hola, Lorenzo. Qué cosa tan romántica esa portada de disco, pero qué sensibilidad... Espero que salgan buenos esos huevos Humpty Dumpty, son realmente fáciles de hacer. Saludos. Borgo.

miquel zueras dijo...

Hola, SqSmaravillosa. Esa chica puede suplir un almohadón, un sillón con orejeras o un airbag como dice Isabel. Sí, claro, los huevos son frágiles pero que cada uno se imagine el final de la historia a su gusto. Esta receta era de las preferidas de Truman Capote pero he sustituido los 200 gramos de caviar iraní por salmón ahumado que no están los tiempos para gastos, con champiñones queda muy bien. Besos. Borgo.

miquel zueras dijo...

Hola, Isabel. Seguro que esa chica se ahorra el airbag y tiene su aquel porque van muy caros. Ya me dirás que tal la receta, puedes hacerla también con espárragos o taquitos de jamón. ¡O también dos huevos duros! Besos. Borgo.

miquel zueras dijo...

¿Qué tal, Jorge? Quizás tu amigo ha leído un relato de Kafka que me encanta, va de un hombre que sale a la calle decidido a seguir a cualquier mujer que lleve una prenda de color rojo... no recuerdo el título.
Seguro que la receta te quedará bien, es muy sencilla y recomiendo lo del baño maría. Saludos. Borgo.

PEPE CAHIERS dijo...

Inteligencia rápida y habilidad supina para atrapar ese huevo antes de que se rompiera en esa inventada caída. Ya sabe que al Tirador y a un servidor nos pierde la sartená de huevos estrellados, patatas y jamón que nos sirven en el bar Ruilo.

miquel zueras dijo...

Hola, Cahiers. Mmmm, huevos estrellados con patatas y jamón... pienso hacerlos en mi próximo "desayuno de tenedor" con Ramón, el científico amigo de mi post "El tirador fantasma de Colón". Apunto el nombre del bar por si algún día me acerco por esas latitudes (el viaje que planeo hacer a Las Alpujarras, por ejemplo) Saludos. Borgo.

natsnoC dijo...

Lo del agua con gas me ha resultado curioso, no lo conocía. El relato me ha encantado.

La portada que encabeza el post me ha recordado a esa (para mí) angustiosa y traumática escena de Amarcord.

Clementine dijo...

Miquel, eres un genio. Un genio romántico, pero un genio al fin y al cabo. Besos, Borgo.

Alimaña dijo...

Supongo que de ahí viene la frase: "Estoy mas a gusto que en brazos" jejeje.
Los huevos revueltos que hace mi padre con ajo tostado son un manjar para mi. Lo malo es que neccesito una barra de pan para mojar y rebañar.
Me apunto tu receta para mi mujer

Saludos

miquel zueras dijo...

Hola, natsnoC. El agua con gas hace que los huevos revueltos queden mucho más esponjosos. Ah, sí, la estanquera de "Amarcord"... desde luego toda una mujer "felliniana" je, je. Saludos. Borgo.

miquel zueras dijo...

Que me vas a ruborizar, Clementine. Mira, tenía el día romanticón y eso que aún falta mucho para la primavera. Besos. Borgo.

Señora Cahiers dijo...

Hubiera sido genial que del huevo hubiera salido un pajarillo volando, como en la escena de Leslie Nielsen en "Aterriza como puedas".

miquel zueras dijo...

Hola, Alimaña. Lo mullidito que debe estar ese hombre que por cierto tiene una expresión que es un poema (¿alguien se ha fijado en su cara, no?)
Buenísimos los huevos revueltos con ajos o con ajetes, la última vez me los hice con unos espárragos trigueros, deliciosos. Saludos. Borgo.

miquel zueras dijo...

¿Qué tal, señora Cahiers? Pues es verdad, no hubiera sido un final nada desdeñable y muy romántico con la pareja mirándose a los ojos y el pajarito aleteando a su alrededor, igual hago otra versión. Saludos. Borgo.

FATHER_CAPRIO dijo...

Del caballero de la portada podría decirse que está "senil", ahora si eso es Romántico, ¡apaga y vamonos!
La novela podrá titularse "La chica que caminaba por La Boquería" y un subtítulo: A la que se le cayó un huevo...

O dos huevos duros que viene a ser lo mismo en lenguaje surrealista y genial

Saludos

miquel zueras dijo...

Hola, FATHER CAPRIO. Tomo nota, "La chica que caminaba por La Boquería" ME GUSTA PERO LO DE "tAMBIÉN DOS HUEVOS DUROS" CREO QUE SERÍAN UNOS BUENOS SUBTÍTULOS. Creo que se nota que tengo un problemilla con las mayúsculas del teclado. Saludos. Borgo.

RAFA V dijo...

Está usted fatal de la cabeza amigo Borgo, dicho esto con todo cariño y admiración incluso. Voy incluso a probar la receta -en cuanto descubra como se enciende el gas en casa claro :-) Quien sabe, lo mismo me reconvierte usted en todo un creativo de la cocina... Saludos!

CINEXIM dijo...

jajaj me ha encantado!!!

Llegué tarde a tu entrada anterior para comentarte que Tarantino intentó lo mismo que Hitch, pero con un Vodka naranja en Jackie Brown, pero al final desetimó la idea.


Un saludo!!!

jordicine dijo...

Alex de Large es el narrador de 'La naranja mecánica', mi película preferida. Un villano de libro. Y la tuya una historia... con huevos. Salut!

El Cabrero dijo...

Muy interesante!

Mario dijo...

Me parece que lo de se le cayó un huevo señorita, es tremenda entrada, yo creo que resulta tierno en su mentira y a una realmente inteligente mujer ya la conquistó. Y lo de guarde esos cinco dólares que quizás lo necesite me ha causado mucha gracia. Excelente Groucho. Un abrazo.

Mario.

miquel zueras dijo...

Hola, RAFA V. Sí que me he puesto mal de la cabeza por alguna mujer, en eso de hacer tonterías de ese estilo soy un maestro. Adelanta con la cocina, RAFA V, todo es ponerse y seguro que le pica el gusanillo. Saludos. Borgo.

miquel zueras dijo...

Gracias, CINEXIM y muy interesante esa historia con Tarantino, mira que ese hombre no deja de pillar influencias de aquí y allá. Saludos. Borgo.

miquel zueras dijo...

Hola, Jordicine. Es verdad, era el narrador, ya hace mucho tiempo que leí el libro de don Anthony y se me escapan detalles. Salud y huevos frescos. Borgo.

miquel zueras dijo...

Hola, El Cabrero, gracias y encantado de verte de nuevo por aquí. Saludos. Borgo.

miquel zueras dijo...

Hola, Mario. Una mentira inocente a causa de un flechazo repentino, yo creo que la intención es lo que cuenta y como ya he dicho por ahí yo he llegado a hacer tonterías mayores. Esa escena con los Marx es antológica como cuando poco después vienen a hacerle la manicura a Groucho y le preguntan como quiere las uñas: "Con sal y pimienta, soy de los que se las comen". Saludos. Borgo.

Bargalloneta dijo...

si senyor!!!
la cosa va d'ous!!!
petons

Marcos Callau dijo...

Jajajaja...¡qué bueno Miquel! Rematarlo con los hermanos Marx es todop una cierto, sí señor.

ricard dijo...

Lamento interrumpir el desayuno, Borgo, para invitarte a mi blog. en fin, ya verás...

miquel zueras dijo...

Això, Bargalloneta, com aquella pel.licula de Francesc Bellmunt "Un parell d´ous" tot un exit del cine català. Borgo.

miquel zueras dijo...

Hola, Marcos. Sabía que esta escena te gustaría, es de las más famosas de los Marx junto a "la parte contratante de la primera parte..." Saludos. Borgo.

miquel zueras dijo...

Hola, Ricard. No interrumpas nada, qué va. Ahora me paso por tu blog. Saludos. Borgo.

Worc dijo...

Muy buen microrrelato, con una ambientación propia del mediterráneo creo yo. Ten por seguro que probaré lo del agua con gas para los revueltos porque me chiflan. A mi la portada del disco me inquieta y me da pavor, parece un secuestro en toda regla.

Un abrazo.

miquel zueras dijo...

Hola, Worc. La verdad es que el relato se me ocurrió en una terraza de Llafranc este verano. Muy agudo tu comentario mediterráneo.
Estos huevos quedan riquísimos con el salmón pero para hacerlos más parecidos al original puedes usar caviar de lumpo que es económico y no está mal.
Una portada más inquietante... que dos carretas. Quisiera saber a quién se le ocurrió. Saludos. Borgo.