martes, 26 de julio de 2011

EL DÍA DE LOS MENÚS GORE


Jaume es un agente de ilustradores, él ha conseguido que mis portadas se publiquen en algunas editoriales extranjeras. Jaume y yo tenemos desde hace un par de años una cita gastronómica el último jueves de cada mes en la que preparo algunos platos que no prueba en su casa porque Marta, su pareja, se pone enferma solo con verlos. Hemos bautizado el evento como El Día de los Menús Gore y estos son algunos de esos platos: callos, sesos, riñones al jerez o al cava, pies de cerdo con caracoles (mi especialidad) hígado al vino blanco, lengua a la vinagreta… cuando le pregunté que le apetecería el próximo jueves Jaume debía tener un día poético porque me dijo: “Sesos de cordero a la romana. Es como comer pedacitos de nube”.

La verdad es que esta noche he soñado con sesos. No, no me he vuelto zombi, es que he visto el programa de Derek Darnell, un gourmet kamikaze que recorre el mundo probando los platos más desquiciados. Derek ha aparecido en Guinea advirtiendo que mostrarían unas imágenes no aptas para todos los estómagos: en una mesa con agujeros asomaban monos atados, de un certero tajo les levantaban la parte superior de la cabeza y vertieron aceite de palma hirviendo sobre los sesos ¡con el simio todavía vivo! En el programa decían que ese plato tiene los días contados por las presiones de las organizaciones pro animales; espero que así sea. Ahora recuerdo que en Indiana Jones y el templo maldito servían esos sesos de mono en un banquete.


Siempre voy al mismo puesto de despojos (qué mal suena el nombre) del Mercado de Sta. Caterina. Allí solía encontrarme a mi añorado Víctor Israel. El actor de ojo rebelde y anárquica dentadura me contaba divertidas anécdotas de los rodajes en que había participado e intercambiábamos recetas. Por cierto que el dueño de ese puesto es muy aficionado al cine de terror y siempre que compro sesos le hago la misma broma: me acerco encorvado, como un jorobado y recito: “Un cerebro para mi amo, un cerebro…” Nos partimos de risa mientras los demás clientes nos miran pasmados ante semejante exhibición de frikismo.
Por si se animan aquí tienen la receta, es fácil: poner los sesos en una cazuela con agua fría. Añadir sal, un chorrito de vinagre y cocerlos 10 minutos con el fuego al mínimo para que no se deshagan.
Sacarlos del agua y retirar con cuidado la telilla que los cubre. Batir en un cuenco 2 huevos con sal, pimienta, cebollino picado y un chorrito de agua con gas. Cortar los sesos en láminas más bien gruesas y pasarlos por el huevo. Freír en aceite muy caliente y cuando estén doradas dejarlas sobre papel de cocina para que absorban el aceite sobrante. Espolvorear con perejil y servir inmediatamente.
Ya tengo película para redondear una comida temática: Return of the Living Dead, aquí estrenada con el ocurrente título: Zombis obsesos buscan sabrosos sesos. Obra de culto que el amigo Alimaña ya comentó en su Blog Zombie. Para que lo disfruten todos aquí está el delirante tráiler de La revanche des zombis partouzers. Está producido por el mismo equipo que ha perpetrado “El ataque de los camemberts mutantes” que pueden ver en youtube.

49 comentarios:

David dijo...

Joder! No sé qué decir... No me van esos menús, la verdad (pero yo soy muy mal gourmet)... Cuando estabas contando lo de los monos también me he acordado lógicamente de la peli de Spielberg. Al igual que a ti, me parece bien que tenga los días contados semejante barbaridad.
Un saludo.

Alimaña dijo...

Hola Miquel, el trailer pertenece a un segmento de la película porno mas galardonada de la historia, creo. En los videoclubs se estrenó en inglés como "Double Feature" (Sesión doble)... dos largometrajes en uno con parodias a veces divertidas, a costa de algunos símbolos del cine de terror. Aquí se la conoce como "La Noche de los zombis calientes".

Por cierto, muchas gracias por la mención y comentarte que yo sería un zombie muy peculiar, no podría comer nunca productos de casquerías jajajaja. El motivo es que no puedo digerir esas texturas y recordar al tiempo de donde provienen... Lo se, soy raro y no descubro sabores nuevos, pero que loe voy a hacer jajajaja

Un abrazo amigo mio.

Mario dijo...

Comparto el gusto por la comida gore, yo solía ver un programa de un gordito calvo del que no recuerdo su nombre que comía los platos más exóticos, y sentía una cierta curiosidad por esos manjares, yo soy algo intrépido y accedo a comidas raras, los sesos me gustan, yo los como en tortilla y son de vaca, son muy sabrosos. Hasta ahora tengo la misión de comer suri, gusano de la selva de mi país, ya lo haré algún día. Un abrazo.

Mario.

natsnoC dijo...

Buf, yo no soy nada de este tipo de comidas. Conozco al hombre este que mencionas, cualquier día le da algo en el estómago. Lo de los monos, abominable. Y el trailer, genial.

El Abuelito dijo...

Hace años existía en Madrid -me dijeron, que yo nunca jamás salgo del Desván- un restaurante especializado llamado La Casquería, en donde no se servía ningún otro tipo de menú. Yo, desde luego, hubiese asistido encantado, dado que cuando nadie me ve -quienes compraten conmigo la vida son demasiado sensibles y no pueden resistir el asco- corro a hacerme sesitos a la romana... ahora, que esas manitas de cerdo con caracoles las tengo que probar algún día... Mmmmmm!!

Clementine dijo...

Genuino ese trailer. En cuanto a vuestros menús yo opino como Marta, pero dejo que os sigáis reuniendo vosotros, faltaría más.
Y en cuanto a lo de los monos, sencillamente les haría lo mismo a los que son capaces de hacer eso. Me pueden esas cosas, menos mal que no lo he visto yo, aún tendría pesadillas.
Un beso, Miquel.

Clementine dijo...

Ah, y geniales las ilustraciones, que se me olvidaba...

Aris dijo...

Ah, yo lo siento, pero no puedo con la "casquería". Por cierto, me contaron que hace años en china servían el cerebro de mono como en guinea y para que vieras que estaba vivo, el mono iba tocando un tambor mientras te lo comias hasta que dejaba de sonar. Me tomaron el pelo? Es posible?

Einer dijo...

A mí me dan asco este tipo de comidas.

Supongo que sabrás que en Holocausto caníbal, la escena en la que comen sesos de mono es real. Iban a hacerlo con muñecos pero a los nativos les encanta el plato e insistieron en comer mono de verdad. Asqueroso y cruel me parece.

En uno de esos programas de gente que come de todo he visto un país donde era típico comerse un huevo que tenía el pollito ya medio formado, hasta se distinguía el pico y alguna plumilla.

Bueno, un gran post, antes de seguir trabajando voy a vomitar.

miquel zueras dijo...

Hola, David. Estoy seguro que todos los demás monos del mundo comparten nuestros deseos. Creo recordar que el banquete de Spielberg incluía escarabajos y una alucinante sopa de ojos. Saludos. Borgo.

miquel zueras dijo...

Hola, Alimaña. Ha sido un olacer mencionarte. Ya me gustaría ver ese largometraje, seguro que tiene escenas divertidas.
En un post sobre sesos no podía faltar un recuerdo hacia los zombis a pesar de que no se los comen muy condimentados. Los mejores cerebrines son los de cordero lechal, lo digo por si un día te animas... je,je. Abrazos. Borgo.

miquel zueras dijo...

Hola, Mario. Conozco ese programa que comentas pero no recuerdo el nombre del presentador. Ese Darnell es más sensacionalista, siempre va a lo más repugnante.
También me gustan los sesos en tortilla. En México probé los famosos chapulines (saltamontes) y sabían a verdura. También comí gusanos a la plancha y recordaban a las pipas tostadas de girasol. Abrazos. Borgo.

miquel zueras dijo...

Hola, natsnoC. No es nada extraño que tuviera pesadillas con monos y sesos, quién me mandaría a mi ver esos programas por la noche. El trailer -falso trailer más bien porque la película no existe- es muy divertido, una versión softcore de "La noche de los muertos vivientes". Saludos. Borgo.

miquel zueras dijo...

Hola, Abuelito. Me alegra ver que compartimos gustos gore-culinarios. Ojo con los sesos que son frágiles y hay que manipularlos con cuidado, recuerde lo que le pasó a Igor. He oído hablar de ese restaurante, en Barcelona también existió uno de ese tipo: "Cap i Pota". Saludos. Borgo.

miquel zueras dijo...

Gracias, Clementine. Marta (que por cierto es una magnífica cocinera) no puede con los platos de casquería por eso permite que Jaume disfrute conmigo de esas exquisiteces. Sí, yo creo que un Comando Proanimales Radical tendría que hacer probar a esos que comen sesos de mono vivo su propia medicina, hiciste bien de no ver ese programa. Muchos besos. Borgo.

miquel zueras dijo...

Hola, Aris. Huy, eso me ha recordado a un mono de juguete que tocaba los platitos de cuando era niño. No creo que el mono tocara el tambor porque los de ese programa arañaban el suelo con sus patas mientras gritaban, supongo que acordándose de las madres de los humanos allí presentes. Saludos. Borgo.

Sincopada dijo...

Ñam!! yo me lo comería todo, menos la asadura y los "flanes Vlad Tepes" me gustan ese tipo de cosas. Tus pies de cerdo dudo que superen a los míos, pero bueno, vamos a dejarlo ahí....ya te hablé de aquel documental tan gore que vi hace años, "Rostros de muerte", donde salían unos guiris en un restaurante de algún país dándole martillazos a un pobre monete y luego comiéndose sus esos, no sin arcadas los muy hijos de su madre...hay que buscar esa película, Zueras, aunque no es apta para todos los públicos...

Kissessssss.

deWitt dijo...

jajajaja! me encantan vuestras reuniones pero no vuestros "menuses", yo confieso. En cualquier caso me parece una iniciativa estupenda para compartir con un amigo, sí señor!! Además de todo lo que rodea a la preparación del plato: pensarlo, burcar los ingredientes e, incluso, añadirle un título genial.

Saludos

PEPE CAHIERS dijo...

La casqueria no me va demasiado, pese a mi afición al cine zombie. A mi me es suficiente si me hace un buen potaje de garbanzos con bacalao.

miquel zueras dijo...

Hola, Einer. Esto que explicas me recuerda la película "El día de los zombies". El director, Romero, quería que trajeran de un matadero cercano sangre y visceras auténticas que a causa del calor se estropearon oliendo a rayos y terminando los extras-zombis vomitando a destajo. Qué gore.
Esos son los Huevos Fu-Yu que se comen con el embrión de pollo en su interior, lo vi en un programa de ese Darnell. Saludos. Borgo.

miquel zueras dijo...

Hola, Sincopada. Seguro que los pies también te salen muy buenos. A mí esos flanes de sangre me los dieron en un hostal de Cádiz ¡para desayunar! Ni Nosferatu debe desayunar eso.
Buscaré ese documental "Voces de muerte" en el video club "La papaya verde" son buenos buscadores de rarezas. Kisses. Borgo.

miquel zueras dijo...

Hola, de Witt. Es todo un placer cocinar para amigos. He olvidado mencionar mis mollejas picantes y los callos a la lombarda con queso de cabra y menta... aunque supongo que no serán platos de tu gusto. La ventaja de la casquería es que es barata y eso está bien en tiempos de crisis. Saludos. Borgo.

miquel zueras dijo...

Cahiers: en mi santa casa (que también es la suya) siempre se ha comido bacalao con garbanzos, alcachofas y huevo duro al llegar la Cuaresma. Así que ya lo sabe cuando pase por Barcelona. Saludos. Borgo.

Lala dijo...

Miguel, muy buenas las ilustraciones y muy bueno el trailer pero...por Diosssssssss!! esos sesos!! aggggggggggggggg!! que ascazooooooo!! reuniros vosotros solitos que seguro que es mucho mejor para todas nosotras!! buaggggggggg!!!

Besotes (antes de que cocines, claro)

Lazoworks dijo...

Jajajaja! Oye, pues te juro que lo voy a intentar!! A ver si me sale el plato! Si sale bien, lo publicaré en el blog debidamente ilustrado!
Buena viñeta y... Menuda suerte la suya que conoció al carismático Victoir Israel!!

miquel zueras dijo...

¡Ja, ja! Lala: me has recordado a una ex con la que hice un viaje a Londres. Me miraba horrorizada mientras yo disfrutaba del famoso pastel de riñones inglés (Steak and Kidney Pie) al volver al hotel me dijo: "Ni se te ocurra intentar besarme antes de cepillarte los dientes y con elixir bucal". Besotes. Borgo.

miquel zueras dijo...

Hola, Lazoworks. Pues adelante y espero con ganas este post. Recuerda que hay que manipular los sesos con cuidado pues son muy frágiles.
Víctor Israel era una persona estupenda, siempre de buen humor y con muchas anécdotas que contar como cuando me dijo que en el rodaje de "Pánico en el Transiberiano" Christopher Lee se enfadó con Helga Line porque contaba que el actor llevaba alzas en los zapatos. Saludos. Borgo.

CINEXIM dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
CINEXIM dijo...

Entiendo perfectamente a Marta. Bueno, pues yo en realidad no sé por qué me ha venido a la mente la escena de los sesos de Hannibal: quizás por el hecho de que el personaje, cuyos sesos se comían, estaba vivo.

Voy a estar de vacaciones!!!

Hasta la vista!!!

miquel zueras dijo...

Hola, CINEXIM. Genial la escena de la cena de "Hannibal", esto si que es una comida de sesos literal. Sí aquí el perverso gourmet somete a Liotta al mismo tratamiento que hacen a los monos en Guinea.
Te deseo muy felices vacaciones pero no descuides tu blog. Saludos. Borgo.

Fanny Riffel dijo...

De chiquita estuve un día entero con náuseas por haber olido un cerebro de vaca entero...horribles recuerdos! Puedo comerlos pero jamás cocinarlos yo.
Lo de los "Zombies Partuseurs",bueno,vos que viviste por estos pagos ,me imagino que sabrás el significado de "partuza"...jajajajjajaa

Quimérico Inquilino dijo...

Jajaja... yo también soy un gourmet gore, pero me cuesta encontrar compañero de mantel A ver si me paso por Barcelona y me invitas a uno de tus guisos ;-)

Por otro lado, la receta que nos describes queda copiada, faltaría más.

Un saludo!

miquel zueras dijo...

Hola, Fanny. Reconozco que la parte más gore de los sesos es prepararlos pues te sientes como un doctor Frankenstein. ¿Por cierto, sabes hacer chinchulines? a mí me encantaban. Esa palabreja viene de "partouze" que significa "orgía" y partouzers podría traducirse como salidos o calenturientos. Saludos. Borgo.

miquel zueras dijo...

Hola, Quimérico. Me alegra descubrir a otro comensal gore y por supuesto que estás invitado a nuestras comidas de jueves, faltaría más. Ya me contarás que tal la receta. Los sesos tienen un sabor muy sutil, quedan muy suaves y esponjosos preparados así. Saludos. Borgo.

Fanny Riffel dijo...

Síiiii,yo también amo los chinchulines!!!Pero cuanto más dorados,crujientes y difíciles de masticar,mejor...
Partouze de chinchus!!

Sincopada dijo...

Zueras, no es "voces", es "ROSTROS", aish...qué paciencia señor...aún estoy flipando de que hayas puesto el trailer de la "gangbang zombie"...dios mío qué peligro tienes...

Sincopada dijo...

¡¡Anda, mira!!....

http://www.rarovhs.com.ar/2011/02/rostros-de-la-muerte-mondo-gore.html?zx=259eee0f8c657396

El Tirador Solitario dijo...

Adoro la casquería...no sabría con que decantarme, si bien el higado encebollado, las manitas de cerdo (en mi casa las hacen de escándalo) ¡y la sesada es algo sublime!

Voy a propone manitas de cerdo para este finde...

miquel zueras dijo...

Exacto, Fanny. Chinchulines doraditos y crujientes... cómo los echo de menos en aquellos atardeceres en que todo el barrio de Caballito olía a asado con sus batatas. Saludos. Borgo.

SqSmaravillosa dijo...

Hola Borgo!. Pues la verdad de todas estas comidas que mencionas la única que entra dentro de mi gastronomía, eso si de vez en cuando y porque me los hace mi madre, son los callos. Creo recordar que de pequeña era muy común freir sesos de cordero o conejo para los niños pequeños, pues se pensaba que era fuente de numerosas vitaminas; yo ,la verdad, me negué siempre a probar esa masa rebozada que se me antojaba demasiado "blandita", pero otros niños se los zampaban hasta en bocadillos, y la verdad es que les encantaban.Lo de los monos que mencionas me ha dejado pasmada; me parece que fue Gandhi el que dijo: "Un país, una civilización se puede juzgar por la forma en que trata a sus animales", aunque claro si el hambre aprieta.....Un beso.

miquel zueras dijo...

Hola, Sincopada. Disculpa mi empanamiento. Es que "Voces de muerte" es el título de una portada que hice la semana pasada (también de la película con Burt Lancaster y Barbara Stanwick, te la recomiendo) Muchas gracias por el enlace. Divertidos esos Gang Bang Zombis ¿eh? No comerán sesos pero... Kisses. Borgo.

miquel zueras dijo...

Hola, Tirador. Me encanta el hígado bien cubierto de aros de cebolla, mucho perejil, una pizca de nuez moscada y vino blanco. Yo a las manitas las sofrío con una picada de almendras y ajo y añado algo del agua en que se han cocido. Yammm... creo que también comeré manitas pronto. Saludos. Borgo.

miquel zueras dijo...

Hola, SqSmaravillosa: qué buenos los callos con taquitos de jamón y morcilla. De pequeño me daban criadillas de toro, decían que era bueno para los niños, no sabía muy bien lo que eran hasta que el guasón de mi tío me dijo: "Hala, nene, de lo que se come..."
Lo de los pobres monos es algo horrible, espero que prohiban comer ese plato al menos estando los monos todavía vivos. Besos. Borgo.

Lluís Bosch dijo...

Tienes que ver la web de "Frankenstein's Army". Ya me dirás.

miquel zueras dijo...

Hola, Lluís. ¿Frankenstein Army? Suena bien, me la apunto. Saludos. Borgo.

Alimaña dijo...

Miquel lo de ver la joya tiene arreglo, enseguida te mando un privado... Frankenstein, zombies, extraterrestres... un buen surtido jajajaa

Yo al igual que nuestro amigo Pepe, cualquier plato de cuchara vendría estupendo
Ya lo sabes para cuando visite ese pueblo famoso por las anchoas

miquel zueras dijo...

Gracias, amigo Alimaña. Seguro que es un buen surtido y naturalmente considérate invitado a una comida con cuchara aunque ahora vivo en Barcelona. En L´Escala hay buenos sitios para comer como La taverna del port, lástima que últimamente han subido bastante los precios. Saludos. Borgo..

Worc dijo...

Tengo que decir que ya me gustaría a mi tener ese jueves final meseros para degustar esos platos...los sesos los he pobrado rebozados y lo cierto es que son deliciosos...muy buena la anécdota con el casquero.

Un abrazo i bon profit.

miquel zueras dijo...

Hola, Worc. Vaya, menos mal que encuentro a alguien a quien le gustan las cosas buenas. Desde luego los sesos tienen una textura muy delicada, nada que ver con la casquería pura y dura. Rebozados son como "pedacitos de nube" como dice mi amigo. Bon profit! Borgo.