lunes, 8 de noviembre de 2010

PHIL LEAKEY, EL MAQUILLADOR DE LA HAMMER



Phil Leakey fue para la productora británica Hammer el equivalente de Jack Pierce a la Universal. A él se deben trabajos tan memorables como los que realizó para Horror of Dracula, La maldición de Frankenstein o The Curse of the Werewolf.
Leakey remodeló la imagen de Frankenstein para evitar problemas con el copyright de la Universal creando un maquillaje más parecido a la descripción que hace Mary Shelley de la criatura.

Leakey se ganó el sobrenombre de Mr. Pain (Mister Dolor) pues anteponía los resultados a la comodidad de los actores llegando a experimentar directamente sobre su rostro. En La maldición de Frankenstein (1957) Christopher Lee casi queda ciego por las lentillas diseñadas por Leakey, aunque el actor siempre elogió el trabajo de este maquillador que consiguió crear para Lee la imagen por excelencia del Drácula de Stoker.

Curiosamente Phil Leakey tuvo el mismo destino que Jack Pierce, acabó siendo despedido por resultar demasiado artesanal (es decir: demasiado lento y caro). En su último film para la Hammer –The Curse of the Werewolf (1960)- asesoró al que sería su sustituto: Roy Ashton. Leakey encargó una remesa de pelo de yak para maquillar a Oliver Reed. Cuando llegó el pedido desde el Tíbet resultó ser pelo de yak blanco; así fue como Reed se convirtió en el único licántropo albino del cine de terror.

16 comentarios:

Marcos Callau dijo...

La caracterización de Franky es esupenda, desde luego. En cuanto al hombre lobo albino, bueno...¿por qué no?, al menos queda mejor que el de Michael J. Fox jejeje. Un saludo.

miquel zueras dijo...

El trabajo de Leakey es magnífico, Marcos. Aunque ese boceto de Frankenstein recuerda bastante al de Peter Boyle en "El jovencito Frankenstein". Lee quedó estupendo con sus maquillajes aunque por poco termina vendiendo cupones. Saludos. Borgo.

Sr Nocivo dijo...

En las películas de ahora donde todo depende de los efectos realizados por ordenador hecho de menos estos maquillajes. Tal vez algunos no fueran 100% realistas, pero podíamos disfrutar del trabajo de los actores en vez de ver a un muñecote renderizado en 3D.

Gárgola dijo...

Siempre seré seguidor del maquillaje artesanal, esté o no bien realizado.

miquel zueras dijo...

Sin duda, Sr. Nocivo. En lugar del trabajo de estos artesanos ahora hay un abuso de efectos digitalizados que afectan negativamente a películas como "Pacto de lobos" o "Soy leyenda". Borgo.

miquel zueras dijo...

Lo mismo que yo, Gárgola. Espero que conservemos por mucho tiempo a Rick Baker, el último artesano. Bela Lugosi se quejaba de que el maquillaje ocultaba al actor pero es que ahora ya no hay ni actor: sólo muñecos digitalizados. Borgo.

Lazoworks dijo...

Muy interesante la anecdóta de La maldición del hombre lobo, que desconocía...
Saludos Don Borgo!

miquel zueras dijo...

Hola, Lazoworks. Sí, es curioso que en la primera película en color del hombre lobo el protagonista resultara ser albino.¿Lo sería también Larry Talbot? Saludos. Borgo.

Bargalloneta dijo...

a vegades m'agradaria saber que tenen aquesta gent al cap per poder fer aquests "terrorífics" maquillatges!!!

Chocolat Soul dijo...

Como suele decirse, nunca te irás a la cama sin saber algo nuevo!

miquel zueras dijo...

Leakey era tot un geni, Bargalloneta; l´home que va aconsseguir donar el segell de la Hammer als monstres de l´Universal. Borgo.

miquel zueras dijo...

Hola, Chocolat: al que le atormentaba esa cuestión ¿"porqué el hombre lobo de esa película era albino"? ya tiene la respuesta. Ahora me pondré a buscar un hombre lobo con mechas. Saludos. Borgo.

Alimaña dijo...

Los antiguos artesanos de los efectos especiales se han transformado a la fuerza en técnicos informáticos altamente cualificados, ello se traduce en porquerías artificiosas como el remake de Soy Leyenda, películas en que la espectacularidad queda mermada por lo poco creible de los movimientos, pixelados y acabados. Por suerte aun nos quedan algunos supervivientes como Kurtzman, Nicotero o Savini

miquel zueras dijo...

Hola, Alimaña: aún recuerdo con sudor frío lo que habían perpetredo en "Soy leyenda" con vampiros ¡pixelados! (o lo que sea) hasta los vampiros de la versión de Vincent Price eran más efectivos. Espero que Kurtzman, Savini, Baker y Nicotero sigan en la brecha por muchos años y no los borren las nuevas tecnologías. Borgo.

Salvador dijo...

Yo hablé con Roy Asthon del maquillaje de hombre lobo, me dijo que era gris pero que parecía blanco por la luz del estudio.

miquel zueras dijo...

Bienvenido por aquí, Salvador, y agradezco tus datos. Debió ser muy interesante conocer a Ashton que trabajó con Hammer hasta el final. Felicidades por tu web contando tus experiencias cinematográficas. Borgo.