sábado, 2 de octubre de 2010

MOVIDA: 30 AÑOS


Se cumplen ahora 30 años del bautizo oficial del fenómeno conocido como movida madrileña. Alaska quería ser un bote de Colón, Las Vulpes querían ser unas zorras y Gabinete Caligari iban “bolinga, bolinga, bolinga, haciendo frente a la situación”… Por entonces pasé un par de meses en Madrid donde conocí al músico y crítico Kike Turmix que me encargó hacer esta funda de un single de promoción para los Telefunk, un grupo de vida efímera. Fue mi modesta contribución a la movida.
Un día, Kike y yo estábamos en un burguer y Poch –el cantante de Derribos Arias- se sentó con nosotros. Echó una cantidad industrial de kétchup y mostaza a su hamburguesa, la apretó y la hamburguesa salió disparada. La recogió del suelo, volvió a ponerle más mostaza y kétchup, la apretó y fue a parar de nuevo al suelo. Cuando la volvió a recoger Kike le preguntó que cómo era capaz de comerse una hamburguesa que había caído dos veces al suelo y le respondió: “las cosas, hasta que se caen tres veces al suelo, son comestibles”. Curiosa teoría.

Bueno, pues ya que se ha hablado de comida creo que un buen homenaje a los años de la movida sería preparar unos callos –mondongo, para el otro lado del charco- a la madrileña. A mí me quedan muy buenos así:
Freír jamón cortado a taquitos junto a una cebolla picada y una guindilla a la que antes hemos sacado las semillas. Cuando tomen color agregar una buena ración de pimentón y un poco de puré de tomate. Remover un poco y añadir el chorizo a pequeños trozos y los callos cortados en porciones. Echar una copa de vino blanco, tapar la cazuela y dejarlo cocer todo con el fuego al mínimo una media hora. Ha de quedar una salsita sabrosa y picante.

12 comentarios:

Alimaña dijo...

Aquellos años locos me pillaron muy jovencito, eso sí viviendo en Madrid y saliendo por garitos del barrio de Tribunal, he visto cosas que el bacilón de Rutger Hauer en Blade Runner se no ha visto... jajajaja
Por cierto, ¡Vaya grupos aquellos!, y que nombrecitos se colocaban...
Un saludo miquel

miquel zueras dijo...

Eran buenos años para estar en Madrid y ser joven. Unos cuantos nombres buenos:Glutamato ye-ye, Un pinguïno en el ascensor, Dinamita pa los pollos... y aquellos callos que ponían en una tasca de la calle Arco de Cuchilleros... Bueno, Alimaña, vale ya de batallitas. Saludos. Borgo.

PEPE CAHIERS dijo...

Supongo que tantos años de represión terminaron por abrir la mano de la creatividad y también del exceso. ¿Por cierto a los callos no se les echa también garbanzos?.

Alimaña dijo...

Habia otro que se llamaba Tarzan y su puta madre buscando piso en Alcobendas... La Movida con tanto exceso tenia fecha de caducidad. Y garbanzos no, pero mi madre tambien le echa morcilla

miquel zueras dijo...

Hola, Cahiers: que alguien me corrija si me equivoco pero creo que los callos genuinamente "a la madrileña" no llevan garbanzos. Cuando el frío aprieta me gusta añadir garbanzos, un poco de morro de ternera a dados y una guindilla más. ¡Mmmm! Se me hace la boca agua, creo que ya sé que me haré mañana para comer. Borgo.

miquel zueras dijo...

Recuerdo ese grupo, Alimaña, tocaron en una fiesta organizada por el Ayuntamiento y un concejal de la entonces AP protestó por el nombre.
Sí que se les puede poner morcilla a los callos aunque no soy muy aficionado, sólo me gusta la de arroz de Burgos. Soy más bien del club del chorizo, como los del Caso Malaya. Borgo.

JoBi dijo...

Andrés Pajares me abrió los ojos en un Fin de Año cuando mencionaba a también estaban los "Romeo y su nieta le dan por culo a Julieta" si la memoria no me falla...

miquel zueras dijo...

Pues ese no lo sabía, JoBi, lástima que me perdí esa actuación de Fin de Año. Ahora me ha venido a la memoria el grupo "Morcillo Bellaco y los Rítmicos" a los que oí tocar en LA VIA LÁCTEA. Me pregunto si aún existirá ese local. Borgo.

Licantropunk dijo...

Si pones callos recién hechos en una tostada, la tostada siempre se cae al suelo por el lado de los callos: no es una teoría, que eso lo vi yo en directo. Aterrador.
Saludos.

miquel zueras dijo...

Pues ya ve lo que decía Poch: las cosas son comestibles hasta que no tocan tres veces el suelo, así que podía comerse tranquilamente esos callos. Gracias por comunicarnos el "Teorema Likantropunk" sobre las tostadas con callos. Mucho mejor que la Ley de Murphy. Borgo.

Möbius el Crononauta dijo...

¡Habrá que poner en práctica esa receta!

Fascinante Poch, como siempre

miquel zueras dijo...

Que aprovechen, Möbius, aunque yo no los comería al lado del sublime Poch. Saludos. Borgo.