lunes, 4 de octubre de 2010

MINUTO 5.15



Todo buen aficionado al terror clásico recuerda la escena de La novia de Frankenstein (1935) en la que el monstruo encuentra refugio en la cabaña de un hermitaño ciego hasta que irrumpen dos cazadores (uno de ellos es un joven John Carradine) Lo que muchos quizás no sepan es que el director James Whale estallaba en sonoras carcajadas cuando veía la secuencia del minuto 5.15 de este video. Según el libro El padre de Frankenstein de Christopher Brams que narra los días previos al suicidio de Whale -llevado al cine con Ian McKellen en el papel del director- a Whale le parecía que el ermitaño practicaba el sexo oral con el monstruo a juzgar por los movimientos de cabeza del primero y la reacción confusa del segundo. Bueno... ¿y ustedes qué opinan?

12 comentarios:

Crowley dijo...

Indudablemente, jejejeje, ¡qué bueno!. Sí señor. Eso es sexo oral sin ningún género de dudas. Si hasta Franky gime y todo, jejejeje.
Saludos

miquel zueras dijo...

Hombre, Crowley, qué peso me ha quitado de encima... pensaba que todo nos lo habíamos imaginado entre James Whale y yo y que éramos un par de pervertidillos. Bueno, pues ahora queda claro porque a Whale le hacía reir tanto esa escena. Saludos, Crowley. Borgo.

PEPE CAHIERS dijo...

Es usted muy malvado, a partir de ahora no volveré a ver esta escena con los mismos ojos. Eso si, debo aclarar que, como Eremita, yo no permitiría semejante dislate en mi guarida.

miquel zueras dijo...

Y hace muy bien en no permitir tanto libertinaje en su guarida, Cahiers. Aunque para ser un hermitaño hay que ver lo concurrida que se ve esa cabaña en la parte final del video. Borgo.

Lazoworks dijo...

JAJAJA! Si, si... Con la manica puesta detrás, como diciendo: "dale, dale, ahí, ahí, chucla, chucla, oh baby"... JAJAJA!
Además si no recuerdo mal, en aquella escena el bueno de Frankie se fumaba algún que otro puro, este Whale era un perverso. Jajaja!

miquel zueras dijo...

Pues sí, Lazoworks. Si hemos de hacer caso al señor Whale se puede decir que en esa película los dos se fumaron un buen "caliqueño". Je, je... Borgo.

Bargalloneta dijo...

Teniendo en cuenta la homosexualidad del director y la cantidad de escenas subtexto que existen en la historia del cine.... es muuuuyyyy posible, jajjaja
brutal la escena!!!! ..... bueno toda la película!!!!

miquel zueras dijo...

Hola, Bargalloneta: según el libro de Bram fue algo involuntario (al menos eso decía Whale) El director estaba en su casa viendo un pase relevisivo de la película y su pareja de entonces, el productor Alfred Kerr, se sorprendió cuando Whale se echó a reir. Cuando Whale le explicó el motivo Kerr le dijo. "Jimmy,cariño,tienes una mente muy sucia". Borgo.

El Abuelito dijo...

¡¡Semejante sacrilegio sólo puede ser perdonado por tratarse del gran Whale, que por obras como está se sitúa más allá del bien y del mal!! Nada, nada, con los clásicos sacros bromas pocas: yo estas las veo de rodillas y levitando un palmo, alcanzando el éxtasis, muy lejos la mente de pensamientos tan apegados a lo material... Será gorrino este Whale... ya le vale!

miquel zueras dijo...

¡Hombre, Abuelito! Suponía que se pasaría por aquí y me alegra que así sea. Hay que perdonar a San Whale y a San Tod Browning -en glória estén- sus pecadillos. Ellos nos dieron grandes clásicos con los que disfrutar. Me imagino que a Boris Karloff, tan familiar y conservador, no le hubiera hecho mucha gracia la visión de Whale. Borgo.

Alimaña dijo...

Ay pervertidos... que le sacais punta a todo (uy perdón).
Una inocente historia de amistad la llevais a su lado mas oscuro y pretencioso, canallas jajaja

miquel zueras dijo...

Hay que ver, Alimaña, como era ese Whale y la "punta" que le sacó a la secuencia del monstruo y el hermitaño. También es memorable la parodia de Mel Books en "El jovencito Frankenstein" con Gene Hackman en el papel del ciego violinista. Borgo.