jueves, 7 de octubre de 2010

LA FRASE DE LA SEMANA

No hagáis prisioneros!"

(Últimas palabras del general Custer cuando cargaba con 102 de sus hombres contra 3.000 sioux y cheyennes en Little Big Horn. Junio, 1876)
Los refuerzos llegaron justo a tiempo para salvar al segundo de Custer, el comandante Marcus Reno, cuando éste se hallaba junto a un puñado de hombres en lo alto de una colina rodeados por los indios. Reno sólo tenía una bala en el tambor de su revolver, la guardaba para no ser capturado vivo por los sioux.
Desde ese día Reno no volvió a ser el mismo. Le acosaban pesadillas, alucinaciones y cayó en el alcoholismo. El comandante Reno fue el primer hombre al que le diagnosticaron fatiga de combate; lo que más tarde se llamaría neurosis de guerra.
Los últimos momentos de Custer en la película Pequeño gran hombre (1970) Servirá también como recuerdo al recientemente desaparecido director Arthur Penn.

8 comentarios:

Crowley dijo...

Una frase que no deja lugar a malas interpretaciones, jejeje. Hace no mucho se homenajeaba a esta frase en concreto en la película Pontypool.
no conocía la historia de Custer.
Un saludo

PEPE CAHIERS dijo...

Los que teníamos como imagen de este personaje el de la película "Murieron con las botas puestas", nos quedamos sorprendidos por la visión de "Pequeño gran hombre". De un hombre, con sentido del honor, que se dirige a la autoinmolación, sabiendo que los indios tienen razón, hasta el chiflado del film de Penn dista todo un abismo.

miquel zueras dijo...

Hola, Crowley: he oído hablar muy bien de "Pontypool" desde que se estrenó en Sitges hace dos años, a ver cuando se puede ver aquí aunque sea en DVD. Custer ha sido revisado en varias películas, creo que Reno es también un personaje interesante. Gary Sinise lo interpretó en un telefilme sobre Little Big Horn. Borgo.

miquel zueras dijo...

Sí, Cahiers, dsede luego el Custer de Richard Mulligan (el de la serie "Enredo") era mucho más histriónico que Errol Flynn o Robert Shaw. Se ajusta mucho más el Custer de Gary Cole en la mini serie "Son of Morning Star" que aquí emitió TVE-1. Borgo.

Licantropunk dijo...

Gran película. El general Custer auténtico seguro que se parecía a este. O peor.
Saludos.

miquel zueras dijo...

Hola, Likantropunk: Custer sería lo que hoy llaman una estrella mediática. Le encantaba posar para la prensa con los uniformes que él mismo diseñaba. Su obsesión era llegar a la presidencia y no quiso esperar a los refuerzos -como aconsejaban sus exploradores- para atacar a los indios pues quería llegar triunfal a Whasington para el 4 de julio. Así le fue. Borgo.

RAFA V dijo...

Pues fíjese que yo tengo en la cabeza que en la peli de Errol Flynn no queda nadie vivo... No me había enterado de la muerte de Arthur Penn; vaya añito que llevamos de pérdidas de cine... Saludos.

miquel zueras dijo...

La verdad, RAFA V, es que el único superviviente de la matanza de Little Big Horn fue un caballo del 7º de Caballería llamado "Comanche". Sí, vaya semana de necrológicas relacionadas con el cine. Hoy he leído la noticia del fallecimiento de Roy Ward Baker, director de la Hammer ("Las cicatrices de Drácula", "Kung Fú y los 7 vampiros de oro...) Borgo.