viernes, 14 de mayo de 2010

MIS 8 SEGUNDOS CON WOODY ALLEN


El actor británico Denholm Elliot (1920-1990) es recordado sobre todo por su papel de Marcus, el arqueólogo amigo de Harrison Ford en la saga de Indiana Jones.
Parte del verano del 86 trabajé en el bar Sargantana (Lagartija) en los alrededores de Sant Antoni en Ibiza. Muy cerca de allí Denholm Elliot había adquirido una casita rural sin electricidad ni teléfono. No es que Elliot fuera un habitual del Sargantana, es que prácticamente vivía en el bar pues le había dado a su agente el teléfono del local para que pudieran localizarle. Elliot pasaba por un reservado y educado gentleman aunque a veces podía ser bastante desagradable con unas copas de más.
Una tarde de julio, alrededor de las cinco, Denholm Elliot estaba en su mesa preferida de la terraza del Sargantana bajo una gran higuera bebiendo ginebra mientras yo lavaba vasos detrás de la barra; no había nadie más. Me sequé las manos para atender el teléfono. Sin duda era una conferencia pues se oía una voz lejana hablando muy deprisa en inglés.
-Can you repeat, please? – le rogué.
Deduje que la persona al otro lado del hilo no andaba sobrada de paciencia pues soltó un bufido y dijo con tono áspero: “Llamo desde New York. Me han dicho que aquí puedo encontrar a Denholm Elliot”.
Con una seña indiqué a Elliot que se acercara y le tendí el auricular, aún no sabía que acababa de hablar con Woody Allen.
Conversaron durante unos minutos, pensé que Elliot estaba bajo los efectos de la ginebra cuando en mitad de la charla se puso a cantar: “Hickory, Dickory, Dock. The mouse ran up the clock” (Hickory, DIckory, Dock, el ratoncito se subió al reloj).
Elliot colgó el teléfono y me pidió más ginebra. Se le veía satisfecho y, por ello, inusualmente comunicativo. Me dijo que era Woody Allen quien le había llamado y que quería contar con él para el reparto del drama September. El director le había preguntado si podría imitar el acento estadounidense y por eso Elliot le cantó Hickory, Dickory; una tonada que los norteamericanos cantan con un peculiar acento. Allen pareció convencido.
Yo volví a casa poco después y desde entonces ya casi no había vuelto a recordar mis ocho segundos con Woody Allen, hasta que hace poco volví a ver September en un soñoliento canal de televisión. No me pareció su mejor película, creo que quiso imitar en exceso a Ingmar Bergman.

7 comentarios:

PEPE CAHIERS dijo...

Es que Allen cuando se pone profundo no hay quien le aguante. Lo del bufido y el tono aspero confirma mis sospechas de que, en el fondo, Woody Allen, es lo que llamamos por aquí un "Malafollá".

Gelen dijo...

Wow ahora creo que tendré que llamarte de Ud. has tenido el placer de poder conversar aunque sea sólo 8 segundos con Woody Allen!!

Cuando vea September me acordaré de ti

miquel zueras dijo...

Lo cierto es que Bardem después de trabajar con él en "Vicki..." comentó que era algo rarillo. Nunca hablaba directamente con los actores. Siempre decía a un ayudante las instrucciones que tenía que darles. Bueno, ca uno es ca uno. Borgo.

miquel zueras dijo...

Bueno, Gelen, tanto como un placer... aunque ya es algo que podré contar a mis nietos una tarde de domingo. September no me gustó mucho, es de la época en que Allen renegó de sus comedias y dijo "me voy a poner serio" y fabricó un Bergman mal reciclado. "Interiores" era bastante mejor. Borgo.

Clementine dijo...

¡Vaya pedazo de anécdota! Lo curioso es que fuera el propio Allen el que llamara directamente. Pues yo "September" aún no la he visto, también me acordaré de ti cuando la vea.
Woody Allen, como un sinfin de genios cinematográficos (léase John Ford) no debe ser de los más llevaderos personalmente. Pero con ese cerebro yo se lo perdono todo, la verdad...
Yo a Denholm Elliot también le recuerdo mucho por su papel en "¡Qué ruina de función!", con un genial Michael Caine y mucho mejor película que la poco atractiva traducción que hicieron del título. Y ahí Elliot también era un perseguidor de botellas alcohólicas.
Me ha encantado la historia, Miquel. Y no es una leyenda urbana, eso es lo mejor.
Saludos.

miquel zueras dijo...

Gracias por pasarte por aquí, Clementine. Bueno, pues así fueron mis pocos segundos "conversando" con Woody Allen. Sí, Eliot estaba magnífico en esa película y también en la curiosa "Las 7 caras del Dr. Lao" del género fantástico. Saludos. Borgo.

abril en paris dijo...

Una anécdota para contar a tus nietos..jajaja y a los amigos, sin duda.

Rarito debe ser..sólo hay que escuchar las cosas que dice en sus películas. Me gusta su humor y esa filosofia de andar por casa, Manhattan, la suya por supuesto, tiene su gracia aunque se repita.

Cuando se pone trascendente resulta un poco repipi...No recuerdo mucho September, me parece que no es de las que me gustan.

Muy buena la ilustración, Miquel. Felicidades.

Saludos