jueves, 1 de octubre de 2009

TRES ESPECTADORES


Me acabo de enterar de que en las Multisalas de cine en Barcelona tienen la norma de suspender la sesión si en la sala hay menos de tres espectadores. Esto me proporcionó la idea para este relato corto:
Me gusta ir a las Multisalas del centro comercial la última sesión del domingo, cuando suele haber menos gente. Esta noche está haciendo mucho frío y por eso hay aún menos público de lo habitual. Llevo un rato plantado ante los títulos sin acabar de decidirme por Desidia (Sala-4) o Perfidia (Sala-7) cuando se me acerca una pareja desde la taquilla.
-Perdona –dice él- ¿Por casualidad vas a la sala 4? Solo vamos nosotros dos y la taquillera nos ha dicho que no abren si no hay un mínimo de tres espectadores.
-No te sientas obligado –me dice ella- Si querías ver otra película, no hay problema.
Decido ser sincero:
-No, no… La verdad es que estaba indeciso entre dos películas y Desidia era una de ellas. A mí ya me parece bien.
Quieren pagar mi entrada. Les digo que no, por favor, que no es necesario… pero insisten mucho y la sesión está a punto de comenzar.
-No tendremos problema para encontrar sitio –ríe él cuando entramos.
Para que no se sientan incómodos decido sentarme el primero pero ellos se sientan a mi lado. La chica en el centro, él a su derecha y yo a su izquierda.
Media hora después aún estamos los tres solos en la sala. Tiempo suficiente para comprobar que Desidia es una de esas películas pretenciosas y sobrevaloradas. Además es aburrida. Bostezamos. Las butacas crujen. Cuando el chirrido de los asientos suena más fuerte de lo habitual me vuelvo a mirarlos: él le está masajeando un pecho por debajo de la ropa. Ella gime y saca la lengua. Agarra mi mano derecha y la pone encima de su otro pecho. Me siento confuso pero cuando ella me mordisquea el cuello me dejo llevar.
Poco después él sigue sentado en su butaca pero con los pantalones bajados hasta los tobillos. Ella cabalga encima de él y tiene mi miembro en su boca.
Creo que a la salida les invitaré a tomar algo. No cuesta nada quedar bien.

4 comentarios:

joanbcn dijo...

No tiene nada que ver mi experiencia, pero bueno si me permites Borgo te la explicaré, quizás tenga mas a ver con "Cinema Paradiso". Corría el año 1975 y estando en Andorra mis padres me llevaron a ver el éxito del año, Tiburón. Puedo asegurarte que nunca había visto tanta gente en el cine en Andorra, habían más de 3 personas. Antés de empezar la peli ponian un documental, tal como en España nos ponían el NO-DO. Pues bien, empezaron a repetir el documental una y otra vez, y de la peli nada de nada. Total que al cabo de mucho tiempo salió un responsablñe de la sala y se disculpó: "La película aún no ha llegado de Barcelona". Corría 1975 pero parecía 1945.

miquel zueras dijo...

Hombre, Joan! En Andorra y en el 75 llo que había de cerse era El último tango o Emmanuelle... al menos el responsable del cine podría haber tenido sentido del humor y decir que el tiburón venía nadando desde Barna pero como el río Segre estaba seco allí se quedó... claro que igual le quemaban el puesto. Borgo.

Anónimo dijo...

integrate politically fcdzh ulcer digitisation tickets zdnet closures baumgartner iranians leif
semelokertes marchimundui

María Perlada dijo...

Un placer para mí que de tu mano me traigas hasta aquí, miquel, para conocer tus relatos eróticos, te lo agradezco de verdad, no importa sea de años atrás, porque las letras nunca caducan.

Y tengo que decirte que me ha encantado, igual que el otro, que leí aunque no te dejara mis huellas.

Y es que leerte entre palabras eróticas no suele ser habitual, por eso más me encanta, haber descubierto esta faceta tuya, miquel.

Te felicito por ello.

Y gracias de nuevo.

Un beso.