sábado, 10 de octubre de 2009

EL MÉTODO TORTONI



Cuando visité el Café Tortoni en Buenos Aires me sorprendió la infalible memoria de sus camareros que, sin anotar nada, nunca se equivocan con los pedidos. Un peinado, un gesto, el tono de voz… esa información mínima ya es suficiente. Un grupo de científicos ha publicado un artículo titulado El Método Tortoni en la revista inglesa Neurology en el que se atribuye a los camareros del local una técnica mixta: combinar la fisonomía del cliente con su ubicación en la mesa. Ocho neurólogos acudieron varias veces al Café Tortoni. Hacían su pedido y, cuando el camarero se dirigía a la barra, los científicos se cambiaban de mesa. Esto desconcertaba al camarero que había desarrollado un diagrama singular: ubicación + cara. El estudio Método Tortoni servirá para conocer las estrategias de la memoria y será usado en tratamientos de rehabilitación.
Borges –como no- era habitual del Tortoni y la famosa memoria de sus camareros le inspiró el relato Funes, el memorioso. Me encanta esta parte:
“Funes empezó a enumerar, en latín y español, los casos de memoria prodigiosa citados en la Naturalis Historia; Cirio, rey de los persas que sabía citar por sus nombres a todos los soldados de sus ejércitos; Mítriades, que administraba justicia en los 22 idiomas de su imperio; Metrodoro, diestro en la habilidad de repetir fielmente lo escuchado una sola vez… Funes sabía reconocer las formas de las nubes australes del amanecer del 30 de abril de 1882. Tres veces había reconstruido un día entero, no dudaba nunca, pero esa reconstrucción le llevaba un día entero…”
Esta es una tira de mi amigo Giner. De sus personajes me quedo con este camarero ojeroso que siempre parece peleado con el mundo entero.



3 comentarios:

carlos carella dijo...

Hola Miquel!!! todo un tema el de la memoria!!! en mi caso personal tengo una memorial especial con los rostros, puedo ver a un desconocido por la mañana y cruzarmelo luego por la noche en la otra punta de la ciudad y lo reconozco como aquel que ví a primera hora.
Ahora, pedís que recuerde un texto y la cosa se me complica bastante!!!
Bueno Miquel!!! te mando un gran abrazo y nuevamente gracias por participar del Museum!!!

miquel zueras dijo...

Gracias, Carlos. Ha sido un placer lo del Museum. Y felicitaciones por la memoria -podrías ser camarero en el Tortoni- personalmente prefiero el Café Dorrego en San Telmo. Borgo.

Frodo dijo...

Qué bueno Borgo, no sabía lo del "Metodo Tortoni" y tampoco que Borges se había inspirado en ese café para su "Funes".
Apenas se menciona este café recuerdo las noches/madrugadas que pasé en su bodega. No tomando sino escuchando (presenciando) el programa de radio en vivo de "La Venganza será Terrible" de Dolina. El mismo se hacía con publico presente en el Tortoni de 12 a 2 de la madrugada...y yo viajaba uno hora y media ida y otra hora y media vuelta. Pero claro, era adolescente y no tenía nada mejor que hacer.
Cada vez que paso por la fuerta del café recuerdo esas noches.
Sobre el cuento de Borges puedo decir que mi abuela (muy memoriosa) una semana antes de fallecer tuvo una enfermedad debido a la cual asignaba a cada cosa y persona un número... lo sorprendente es que, al igual que Funes al mencionar ese objeto o esa persona, nunca se equivocaba.

Abrazo! Entrada muy nostálgica