jueves, 28 de noviembre de 2019

FREAK SHOW

Cuento escrito a cuatro manos con Mudit, profesora de danza y escritora.

El programa se llama Triunfo Freak. El show premia con una importante suma al fenómeno de circo más impactante. En el estudio de grabación hay muchos entre el público –enanos, gigantes, siameses, hombres cocodrilo-… todos con la misma camiseta roja con las letras TF.
Una voz atronadora anuncia el siguiente concursante. Las cámaras preparan el zoom, las luces centellean sobre el escenario y… el desconcierto se extiende por el plató. El público se apretuja para ver mejor al recién llegado formando un mohín rojo en mitad del estudio. ¡El concursante es normal! Bueno, lo más llamativo es que su rostro es idéntico al de Leo Messi.
 El jurado –un hombre torso, un niño camello y una mujer barbuda- cuchichean entre ellos juntando las cabezas que forman un centro peludo. La mujer barbuda se pone en pie agitando las miles de lentejuelas brillantes de su ajustado vestido y dice:
-Caballero, me temo que no ha entendido bien las bases del programa – se pone una mano a modo de visera para ver más allá de los focos-. Su parecido con Messi es impresionante, pero esto no es un concurso de dobles de famosos. Buscamos fenóm…
La mujer barbuda calla al ver que de repente la camisa del hombre normal empieza a abrirse desde dentro y con el último botón aparece una segunda cabeza que asoma desde su abdomen. La cabeza habla con acento extranjero:
-Yo soy el concursante. No hablen con ese –señala a la otra cabeza-,  es mudo y sólo entiende esloveno.
La música suena a todo trapo, y todos –público y jurado- aplauden con entusiasmo.
FIN
MARC RIBOT
MELMOTH. EL ACTOR  
El actor tenía que interpretar un papel en el que un oficial jugaba a la ruleta rusa en el tercer acto. El personaje hacía una apuesta y, naturalmente, la ganaba. Disparaba el arma sin matarse.

 Para aderezar el asunto, pero sin confiárselo a los otros miembros de la compañía, el actor introdujo una bala auténtica en una de las recámaras del arma que utilizaba en escena. Sin saberlo los demás, el actor se jugaba la vida en la escena todas las noches. No se sabe muy bien las motivaciones que condujo al actor a semejante extravagancia, quizá por penas de amor, fanfarronada o melancolía profunda.
Por una suerte extraordinaria, actuó en las veintidós primeras representaciones sin incidente. Salió indemne todas las noches. La mañana del vigésimo tercer día, postrado por una fiebre muy alta, le fue imposible levantarse de la cama. Envió aviso al teatro para informar al director. Este llamó inmediatamente al sustituto del actor y lo puso a trabajar para que pudiera actuar aquella misma noche. El sustituto, con gran alegría, iba a actuar por fin, ensayó todo el día, se vistió enseguida con el traje del actor enfermo, cogió su arma y, para enorme sorpresa de todos, se mató aquella noche en el escenario.
El actor abandonó la cama dos días después para asistir a los funerales de su sustituto. Cuando el actor se recuperó de su leve enfermedad, volvió a su papel, dejó de introducir la bala en la recámara y se dio a la bebida.
FIN
RECETA: DORADA FELIZ
El nombre se me ocurrió al sacar la dorada del horno, me pareció que sonreía feliz.
Pedir en la pescadería que preparen una dorada para el horno (vaciarla y quitarle las escamas) En la bandeja añadir sal, 1 rodaja de limón, 1 hoja de laurel y rociar con aceite de oliva.
Introducir en el horno a 180º. Cuando empiece a tomar color verter 1 vaso de vino blanco y seguir cociendo 20m.
Y es que los peces también ríen, ¿porqué no?



38 comentarios:

JLO dijo...

pero si la cara de Messi es lo mas normal del mundo jaja... dicen que va a ganar el balón de oro de nuevo no?

ese pez si que murió feliz, se le nota en la cara... da hasta miedito je...

y me intriga como saben esos datos como los de la memoria de segundos o que los perros ven en blanco y negro... ¿está chequeado? ja... abrazo!

El Demiurgo de Hurlingham dijo...

Bien la resolución. Me recuerda a la película Basket case, que tuvo una interesante secuela. Y una fallida tercer película.

Buena la historia del actor suicida, que al enfermarse se convirtió en asesino a distancia.

Saludos.

Macondo dijo...

Los dos son buenos, pero el del actor me ha encantado. Se arriesga a quitarse la vida sin tener un motivo aparente y, cuando puede tenerlo, decide eliminar el riesgo para poder matarse poco a poco.
Muy buena también la historita.
Un abrazo.

Flor dijo...

Hola Miquel , que entrada más amena y simpática lo del sustituto
del que se mataba todas las noches , eso es tener mala suerte , la receta de la lubina
yo la hago mucho a la sal , que también esta muy buena , y solo hace falta cubrirla con sal gorda , y una vez que la sal esta morena , se saca del horno , y se quita la sal , y ya esta lista para comer , ahora yo te pregunto ¿ Tú le has preguntado a la lubina esta feliz después de estar casi 30 minutos a 180 creados , lo que me puedes decir que no tendrá frío , pero contenta , creo que no , jajajajajaja
Y el tío con la cabeza en la barriga , tiene que dar una impresión de aúpa , ajajajaja
me he reído mucho , te deseo una feliz noche besos de flor.

Campirela_ dijo...

Siempre es un placer vuestras historias desde luego menuda faena el hombre actúa una vez y se mata ..pummm. La receta tiene una pinta que no me extraña que el pececillo sonría jajaaj.
Gracias por tu originalidad .besotes .

Melmoth el errabundo dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Melmoth el errabundo dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Melmoth el errabundo dijo...

Me gusta mucho esa portada de “The Trainer” del gran guionista Paul Dehn que escribió nada menos que los guiones de “Goldfinger” y “El espía que surgió del frío”. Después se enredó mucho con ese asunto de los simios con títulos tan cutres como: “Debajo del planeta de los simios”, “Escape del planeta de los simios”, “Conquista del planeta de los simios” y creo que había otra: “Batalla por el planeta de los simios”. Luego se enmendó escribiendo el guion para la película de Sidney Lumet “Asesinato en el Orient Express”. Muy buena.

Me ha encantado tu relato junto con su ilustración. Me fascinan los magos con bigotito engominado, guantes blancos, chistera y pajarita. Lo del conejo está un poco pasado. Los verdaderos magos ya deberían extraer del sombrero engendros surgidos de los laboratorios genéticos. Si les faltan imaginación para cruzar extraños genes les aconsejaría que vieran la serie británica “Doctor Who”; allí hay una buena cuadrilla de alienígenas que quitan el hipo.¿Te lo puedes imaginar? Los niños esperan conejitos blancos y salen fetos vivos con ojos acuosos y dientecillos afilados.

Me apasionan los circos, las ferias y los parques de atracciones antiguos. Sin embargo, aborrezco los parques temáticos modernos, con sus figurantes cabreados por sus contratos de mierda y sus atracciones que te zarandean el cerebro dejándote lelo, después de haber hecho cola durante dos horas y media. Adoro el mundo de los freaks. El Hombre Elefante habría sido mi mejor amigo de infancia. Fíjate tu si yo era desgraciado que mi amigo imaginario se fue con otro. La Mujer Barbuda hubiera sido una excelente madre. La Mujer Araña: una abuela ejemplar…

Lo de Leo Messi me ha hecho mucha gracia, dado el grado de inteligencia que tiene ese hombre cuando habla. Ahora se ha dejado la barba para disimular su aspecto meandertalesco. Con ella ha subido un eslabón: el de cromañón. Ja ja. Y lo que le sale del abdomen me ha hecho recordar esa escena de la película “Desafío total”, cuando le sale del pecho a un mutante, Jordi Pujol. Ja ja. Un relato muy divertido, amigo mío.

Melmoth el errabundo dijo...

Ribot y el Lego. Hay toda una paranoia nostálgica con eso del Lego. Hasta se hacen películas sobre estos muñequitos que me parecen a mí la mar de siniestros. Yo conocí a un tipo que tenía una mano ortopédica de las de antes, es decir, de muñeco de Lego. Originalmente era de color marfil falso, y a lo largo de los años se le iba poniendo amarillenta. Por aquel entonces no se había inventado el Lego. ¿Se inspiraron en él? Además, era el tipo que me dijeron que había muerto y luego lo vi salir por un portal oscuro. Si hubiera salido en forma de Lego…

Y ahora vamos con los peces. Tus dos viñetas son magistrales. Me han hecho reír muchísimo, tanto por los caretos de los peces y el pulpo, como por las ocurrencias del chiste y la carta. Ya sabes que a mí los peces, como plato, no me gustan. Es más, siento la misma repulsión que sentía Lovecraft por ellos. Al no tener memoria siempre me han parecido los zombis acuáticos. Fríos, viscosos, resbaladizos. Esas branquias que se abres y se cierran. Esos ojos sin párpados. Ese hilillo de excremento que llevan colgando de sus panzas blancas y lisas. Esa manera de contonearse, siempre en busca de un pez más pequeño, cuando tienen otros más grandes y hambrientos detrás de sus colas con los mismos pensamientos oscuros, fangosos y efímeros. Hay un pez, llamado "Pez Globo" muy pequeño y transparente (es un asco porque se le ven todos sus órganos), que ha desarrollado una estrategia muy divertida: cuando ve que se le acerca un pez más grande empieza a tragar agua hinchándose como un globo para no ser engullido. Una vez quise hacer un experimento bastante cruel. Quería introducir este pez junto a un depredador dentro de una pecera llena de cerveza. El pez, al ver a su enemigo, trasegaría con desesperación hasta inflarse en un tamaño más grande que el otro pez. En mi mente de niño imaginaba que se emborracharía de tal manera que cogería al otro, también borracho, por el lomo y ambos se pondrían a cantar como un par de amigos borrachuzos solitarios en una noche de Navidad.

¡Un fuerte abrazo!

ricard dijo...

Tan inspirados como de costumbre. Los dos relatos son buenísimos.

Saludos.

Doctora dijo...

Tu relato me ha provocado una duda. Sería curioso preguntar a la gente qué preferirían, una foto con Messi o una foto con un tipo que tiene dos cabezas.

Saludos ;)

Frodo dijo...

Borgo, crack. Te juro que pensé que el Messi esloveno se pondría a "hacer jueguitos" con la pelota y así ganaría el T.F.
Excelente ilustraciones. la de inicio, todas las otras pero en especial me ha gustado ese doblete de chistes sobre la no memoria de los peces. Vuelvo a repetir lo que ya te dije:
¿cuál es el pez que se come en Navidad? el pes..ebre
Sabés que después de ver esa imagen del pez sonriente enganché la presentación de Bob Esponja, y tiene un pescado en la misma posición.

Melmoth y Ribot otra vez haciendo de las suyas, bien con sus estilos. La frase que utiliza Ribot para su chiste no es muy usada por acá, pero se entendió igual.
Melmoth... siempre Melmoth. Gran relato corto.


Ah, sobre Messi, mi amigo Chelo es muy muy parecido. Y cada vez que lo levamos a jugar al fútbol los que no lo conocen están esperando que gambetee a cuatro, que arranque veloz para ir a buscar la "pared" que le devuelve el compañero y enganchar para sacar el zapatazo directo a la red, allá abajo, al rincón, al ángulo.
Pero no, no juega mal, pero no se destaca más que por su parecido con Messi.

Saludos a Mudit.
Abrazo grande!

Clementine dijo...

Un popurrí redondo. Bravo por este show.
Muchos besos, Borgo. Y feliz fin de semana.

Eva S. Stone dijo...

Impactante el relato...

A mi Eva creativa le mola esa cabeza saliendo...

Un beso asombrado.

miquel zueras dijo...

¿Qué tal, JLO? Sí, precisamente hoy entregan su sexto balón de oro a Messi en París.
Es un pez de cómic, de los que hablan, como los de "Buscando a Nemo". Da gusto cocinar peces tan agradecidos.
Buena pregunta. ¿Llevarán agenda los peces? Pobres, les pasa como a Memento, el de la película con memoria fugaz.
Abrazos!
Borgo.

miquel zueras dijo...

Hola, Demiurgo! Una saga de culto que en España se estrenó con el curioso título "¿Dónde te escondes, hermano?" No vi la tercera pero parece que no me perdí gran cosa.
Una de las mejores historias de Melmoth. ¿Sabés que a la cuarta bala de la ruleta rusa se la llama "la que nunca falla"? debe ser cosa de estadística.
Saludos, Demiurgo!
Borgo.

miquel zueras dijo...

Hola, Macondo! Esa historia de Melmoth me recuerda un poco a lo de Brandon Lee, hijo de Bruce, que murió durante el rodaje de "El cuervo" por una bala verdadera que se coló entre las falsas... o al menos eso dicen.
Muchas gracias, Macondo y me alegra que me visites.
Saludos!
Borgo.

miquel zueras dijo...

Hola, Flor! Supongo que algunos no tienen suerte en el juego, aunque es mucho peor cuando se trata de la ruleta rusa llamada así por el girar del tambor del revólver. Supongo que la más famosa es la de la película "El cazador".
Yo también he preparado la lubina a la sal. Supongo que ya sabes que al sacarla del horno hay que comerla inmediatamente para que la sal no la deje demasiado fuerte. Bueno, pues no sé si la dorada estaba realmente feliz, quizá tuvo un final feliz como el de ciertas peluquerías chinas... prefiero pensar que sí.
La cabeza en el estómago... si encima canta seguro que ese concursante se lleva el premio.
Muchas gracias, Flor. Besos y que pases una muy feliz semana.
Borgo.

miquel zueras dijo...

¿Qué tal, Campirela? Imagina que en "El cazador" se hubiera colado una bala auténtica en la recámara con la de veces que les hacía ensayar Michael Cimino a los actores. Seguro que de Niro o Christopher Walken no lo contaban.
Queda muy bien esa dorada con ensalada verde, las patatas cocidas con el pescado y un vinito blanco bien frío.
Gracias a ti por visitarme! Besos.
Borgo.

miquel zueras dijo...

Hola, Melmoth! Está claro que la saga de los simios se alargó en exceso. Vi la última "La batalla..." que ahora ha conocido un remake muy distinto a la versión de 1973 donde lo único destacable era John Huston en uno de sus papeles alimenticios.
A mí me gustaría ver la actuación de un mago en un club nocturno de Innsmouth. Seguro que lo que sale de su chistera es algo con muchos tentáculos.
¡Muy bueno lo del amigo imaginario! y yo me pregunto: ¿Tienen amigos imaginarios los amigos imaginarios? Guardo un recuerdo imborrable de cuando fui con mi tío al Circo Raluy, nunca se me olvidará aquel constante olor mezcla de cacahuetes tostados y cacas de elefante.
Descacharrante la escena del pujolesco mutante de "Desafío total". Quedaría muy bien en un circo de fenómenos junto a la mujer de tres pechos.
Muchas gracias y hasta la vista, amigo!
Borgo.

miquel zueras dijo...

¡Hola de nuevo, Melmoth! Los Lego han motivado unas películas insufribles que, como buen padre, tuve que digerir con mi hijo entre cabezada y cabezada en un cine veraniego. Esos muñequitos con sus garfios me hacen pensar en el cabo Homer Parish (Harold Russell) -de "Los mejores años de nuestra vida"- ganador de un Óscar.
No lo había pensado y me parece escalofriante esa relación entre los peces y los zombis. Dicen que Lovecraft no soportaba el pescado y se nota en sus obras (supongo que tampoco le gustaba el pulpo) y ese experimento con el pez globo me parece muy interesante, seguro que te proponen para un Nobel. Me invitaron a comer ese pez Fugu japonés. Ya sabes, ese pez tan venenoso que tiene que ser preparado por un cocinero-cirujano. El restaurante desconvocó el banquete porque la ley obligaba a suscribir un seguro de vida a cada comensal. Supongo que ese pez es como una ruleta rusa culinaria.
Abrazos, amigo!
Borgo.

miquel zueras dijo...

Hola, Ricard!
Muchas gracias. Ha sido también una oportunidad de mostrar una de las tiras de "Mundo animal" que publicaba en la revista PELO, PICO, PATA. Me encantaba aquel trabajo.
Saludos, Ricard!
Borgo.

miquel zueras dijo...

Hola, Doctora! Bueno, ya puestos yo pediría hacerme una foto con los dos pero de lo que estoy seguro es que ese Messi causaría sensación en un partido en el que al final los jugadores se intercambiaran las camisetas. Imagínate que al sacarse Messi la camiseta apareciera la cabeza diciendo: "El partido ha estado muy bien."
Saludos!
Borgo.

miquel zueras dijo...

¿Qué tal, Frodo? Creo que ese día cociné un pescado parlante, como los de "Buscando a Nemo", en cualquier caso estaba muy bueno. Ya te prepararé uno si pasas por casa.
No sabía si esa palabra "lego" era conocida. Acá se usa con alguien que habla sobre un tema determinado sin ser un experto. Melmoth sigue en plena forma.
Eso de parecerse a Messi debe condicionar mucho. Como el hijo de Cruiff, Jordi, que no era mal jugador pero su apellido pesaba lo suyo. No tuvo mucha suerte en el Barça.
Se lo paso a Mudit, profesora de danza flamenca que intenta publicar sus relatos, y los que he leído son muy buenos.
Abrazos, Frodo!
Borgo.

Éowyn dijo...

Una buena entrada, Miquel
La ilustración de los pescados, me ha recordado a "Buscando a Nemo".

Besos.

miquel zueras dijo...

Hola, Clementine! Muchas gracias, ya sabes que es un placer verte por aquí, mi comentarista más veterana. Este finde he estado fuera, así que te deseo muy feliz semana.
Besos!
Borgo.

miquel zueras dijo...

¿Qué tal, Eva? Y espero que siga siendo tan creativa. Siempre me han fascinado los personajes bicéfalos como Jano, el dios de los comienzos y los finales, sus dos caras simbolizan cada uno.
Besos, Eva!
Borgo.

Pensando en Haiku, Karin Rosenkranz dijo...

Genial todo esta vez me quedo con los chistes de peces! Sigo riendo mientras te tecleo, jaja.
Messi hoy ya tiene otro balon de oro. Y el pescado feliz debe ser delicioso. En una época solo comía dorada cada vez que salía a algún restaurante.
Saludos
(Ya estoy aquí, gracias por esperar)

miquel zueras dijo...

Hola, Éowyn! Siempre me alegra verte por aquí.
Me encanta dibujar pescados, sobre todo esos abisales con el ojo brillante que cuelga.
Gracias y muchos besos!
Borgo.

Julia dijo...

Me encantan tus relatos y te vamos a echar de menos en el mundo bloguero, pero es tu decisión y hay que aceptarlo.
Un abrazo y si cambias de parecer y abres otro blog, házmelo saber.

Josep dijo...

Hola, Borgo:

Esta entrada tuya me ha hecho un dejà vu, porque intentaba entrar y no aparecía nada; imagino que hiciste una previa y quedó en mi escritorio de blogger mal. Al final aparece duplicada y en la segunda, sí entro.... raro, raro... (yo uso un blog sólo para borradores, es muy útil, incluso para comprobar apariencias)

Al grano: la última viñeta me ha llevado a la sonrisa: ¡pobre mago!

Esa dorada a la sal sale riquísima (se la puede aderezar con ajo pulverizado y perejil) y su único defecto son las espinas, pero es un plato estupendo y más fácil de lo que aparenta por su suculencia.

Ese freak, como puedes suponer, me recuerda al jefe de la resistencia marciana de Desafio Total.... y el relato de Melmoth, a El cazador..... muy buenos ambos, en todo.

Un abrazo

Julia dijo...

Perdona amigo, estaba visitando los blogs y te he dejado un comentario por error, era para Navegante; por suerte, tú no nos dejas y podremos seguir disfrutando de tus pots.
Un abrazo

miquel zueras dijo...

Hola, Julia! No, qué va, no me vas a echar de menos porque no pienso abandonar. De momento estaré aquí insistiendo con mis dibujos y mis chorraditas.
Abrazos!
Borgo.

miquel zueras dijo...

Hola

miquel zueras dijo...

Hola, Josep! Vaya, se me quedó arriba el "Hola..." suelto. Ya ves que a mí también me pasan cosas raras con el blog, algún duendecillo que se me coló en el ordenador. La verdad es que hice una previa pero quedó mal y la eliminé, eso debió ser.
Me alegra que te haya gustado la viñeta, ya publicaré alguna más de mi época en la revista PELO, PICO PATA. Me gustan mucho la dorada y la lubina al horno. Las espinas de los jureles sí que son temibles, por si acaso siempre tengo a mano un plato con migas de pan.
Como olvidar al mutante de la cabeza suplementaria... y a la mujer de tres pechos, claro. "¿Cuál era el auténtico?" (Quagmire en "Padre de familia) Melmoth sigue en muy buena forma.
Abrazos, Josep!
Borgo.

miquel zueras dijo...

Hola de nuevo, Julia! Ya pensaba que debía ser un error porque yo pienso seguir dando la matraca al menos por un tiempo. Y yo también espero que no nos dejes!
Abrazos, Julia!
Borgo.

Ana Bohemia dijo...

Muy guay el relato compartido, cadáver exquisito se llama a esto, ¿verdad?, los finales siempre tienen que impresionar.
Muy fuerte el relato del actor, me ha dejado sin palabras.
La receta exquisita, lo mas sencillo es lo que mejor sienta.
Y las viñetas geniales, sobre todo la de los peces, los pobres se olvidaran todo el rato de adonde van y de donde vienen, jaja.
Muchas gracias por tus palabras en mi última entrada, de corazón.
Un abrazo
:)

miquel zueras dijo...

Hola, Ana! Pues sí, más o menos, es como aquel juego en el que escribes una parte de la historia y luego pasas el papel para que el otro la continúe. Es divertido.Ya ves que Melmoth también juega fuerte con sus relatos.
A veces creo que yo también tengo memoria de pez. Los peces tendrían que llevar siempre un Post-it, como yo.
De nada, Ana. Un placer también de corazón.
Abrazos!
Borgo.