viernes, 30 de diciembre de 2016

EXTRAÑOS EN UN TREN Y EN UN BAR

Mi última portada del año, Extraños en un tren. Fue el pasado 3 de diciembre, y cuando la terminé me fui a mi bar habitual para ver el partido Barça-Real Madrid. Justo después de empezar el segundo tiempo entró en el bar un hombre de aspecto nada llamativo: delgado, fino bigote castaño, camisa clara y pantalón oscuro. 
 Este hombre anodino pasó a convertirse en una rara avis: mientras los parroquianos no apartaban la vista de la pantalla siguiendo las evoluciones de Cristiano y Messi él nos daba la espalda examinando la lista de bocadillos colgada en la pared. Se tomaba su tiempo, ajeno al partido, mientras su indice dibujaba una imaginaria línea entre en nombre del bocadillo y el precio. "Debe ser un turista" pensé al ver su desinterés por el encuentro a pesar de que no llevaba cámara, ni un plano de la ciudad ni nada que le delatase como extranjero.

Y fue entonces cuando me llegó una de mis extrañas asociaciones de ideas. Me acordé de aquella ingeniosa escena del partido de tenis de Extraños en un tren (1951) cuando Guy (Farley Granger) distingue entre el público a Bruno (Robert Walker) Es la única cabeza que permanece inmóvil sin seguir el movimiento de la pelota.
LEVANTAMIENTO DE CADÁVER (Relato corto)
El subinspector de policía Degarmo reconoce al instante al hombre que se acerca con un elegante abrigo de franjas. Esboza una inclinación de cabeza y una casi sonrisa, el hombre del abrigo de franjas le devuelve el casi saludo y el subinspector se dirige a sus subordinados:
 -Ha llegado el juez. Déjenle pasar –y a los curiosos-: ¡Apártense, por favor!
El magistrado entra en el cordón policial y le parece estar en un reducido escenario con todo su reparto: los inexpresivos agentes de policía, los paramédicos guardando los electrodos y el desfibrilador, un médico rellenando un parte y un cuerpo tendido en el suelo cubierto con una manta.
El médico forense ya ha firmado el informe; causas naturales –informa el subinspector.
El atestado ya está a punto, sólo falta el último trámite.
-Bien, voy a proceder al levantamiento del cadáver.
-Adelante, señor juez.
El juez se acerca al cuerpo inerte, desliza el índice despacio por el mentón  y ordena:
-Levántate.
Un leve estremecimiento bajo la sabana. La víctima asoma la cabeza y lo primero que distingue son las miradas bovinas de los espectadores que le rodean. Coge impulso y se tambalea un poco al levantarse. Por fin se queda erguido, balbuceando unas palabras, y se aleja calle abajo.
-Señor juez – el subinspector aprieta el tope de un bolígrafo que hace clic bajo su pulgar y le acerca un folio verde-. ¿Me firma el acta del levantamiento, por favor?
El juez firma:
Lazarus Lázaro.
Magistrado-juez. Juzgado de instrucción-2
¡MUY FELIZ AÑO!!!
Les dejo con L´Home dels Nassos (El hombre de las narices) una tradición catalana; un personaje que sólo se le ve el 31 de diciembre y que tiene tantas narices como días tiene el año (o sea, uno) En mi pueblo contrataban a un actor que se paseaba vestido de época con la cara tapada con una máscara en plan Fantasma de la Ópera.



38 comentarios:

El Demiurgo de Hurlingham dijo...

Si alguien no le presta atención a uno de esos partidos con Messi, es para sospechar que es un extraterrestre. Un turista le prestaria atención.
Mencionas una película clásica, que fue parodiada en una película con Dany de Vito, que por acá se conoció como Tirá a mamá del tren.
Y para variar, en un capítulo de Los Simpons, en que Bart mata a la maestra de Lisa. Y pretende que Lisa mate a la maestra Edna (su apellido supera mi capacidad de deletreo, en este momento)

Si el muerto revive, ¿sigue habiendo delito? ¿y si revive a medias?

Bien planteaod.
Que tengas un buen año.

Clementine dijo...

Jajajajaja... ¡me chifla tu relato corto! Eres genial, Miquel. Y maravillosamente creativo.
Yo también tengo en ocasiones extrañas asociaciones de ideas, esta tuya del extraño del bar y el de la película me ha encantado.
¡Muy feliz salida y entrada del año!
Y muchos besos, Borgo.

Melmoth el errabundo dijo...

Feliz Año Nuevo, mi querido amigo.

¡Un fuerte abrazo!

PD: Mañana ya vendrá mi comentario extenso, sincopado y descerebrado.

¡Lo prometido es deuda!

Doctora dijo...

Me ha gustado mucho lo del levantamiento del cadáver, algo así como una Mary Poppins en plan funerario.

Feliz 2017 :D

DULCINEA DEL ATLANTICO dijo...

Yo también me extrañaría de alguien que no mira un partido en un bar,pensaría que es un ser de otra galaxia.
Volviendo al levantamiento del cadaver, yo siempre me pregunté que pasó después de resucitado el muerto,volvió a morirse en otra ocasión o quedó vivo para siempre. " cosas veredes señor juez".
Besos y feliz 2017 y que las ganas de contar cosas nunca te falten.
Puri

Belknap dijo...

¡Muchas Felicidades Mr. Borgo! Que el 2017 le sea muy prospero.
Quizas el turista sea un viajero del tiempo que ya vio el partido. Muy bueno el relato de fin de año y los dibujos que lo acompañan.
Nuevamente ¡Muchas Felicidades! Un gran abrazo y nos estamo leyendo el año entrante.

Sícoris dijo...

Desde luego, el hombre del bar podría ser perfectamente Bruno Anthony que, con el paso de los años, ha cambiado la pelota de tenis por la de fútbol (con idéntico interés por ambas: o sea, nulo). Claro que el Lázaro de tu relato, a pesar del precedente bíblico, también podría ser uno de los zombies de "La noche de los muertos vivientes". Y ya puestos, quizá el juez que lo devuelve al mundo de los vivos se llame Roy Bean y vaya impartiendo justicia hasta en el reino de los muertos. ¿Quién sabe?... cosas más raras se han visto...
¡Feliz año 2017, Mr. Borgo!

Nury ruri dijo...

Por fin me digno a pasar por tu casa y disfrutar de tus historias. Tengo muchas pendientes por lo que veo, snif. Intentaré ponerme al día pero lo primero es lo primero. Te deseo un felicísimo 2017.
Un fuerte abrazo.

ricard dijo...

¿Qué quieres que te diga? A mí también me aburre bastante el fútbol televisado, incluso cuando juega el Barça. Muchas veces voy al cine de una localidad cercana que está ubicado dentro de un centro comercial en cuyo núcleo hay una pantalla gigante desde la que retransmiten los partidos. Pasar por delante de la muchedumbre enfervorizada, mostrando sólo un relativo interés y yendo pues a lo mío, me produce, he de reconocerlo, una cierta sensación de privilegio. En fin, magnífica la escena que destacas de "Extraños en un tren".

Muy ocurrente el relato. Lo del levantamiento del cadáver es algo un poco extraño en la vida real; muchos jueces ni siquiera llegan a ver al muerto y delegan en oficiales del juzgado que demuestren cierto gusto por lo macabro.

¡Y Feliz Año Nuevo!

Frodo dijo...

Interesante personaje el del bar. ¡Cómo no ver aunque sea de refilón el partido de fútbol!
Me gustó mucho la ilustración de la portada, un pequeño homenaje al gran Cassandre
Y me interesó la escena del partido de tenis. ¡Buenísimo! No vi la película... me la anoto.
Tampoco conocía la tradición del hombre de las narices.
Así que creerás que vivo en un termo o en un submarino, jajaj
Feliz año Borgo!! Que el 2017 nos sigas regalando entradas!!!
Abrazo grande!

David dijo...

¡FELIZ 2017! Me gusta el dibujo del bar con el personaje que pasa del partido. Yo estaría con él, para qué te lo voy a negar. ¡Qué asociaciones más raras hacemos a veces! ¿no? Me gusta también tu "hombre de las narices" (que ya había visto; no conocía a este personaje.
Un abrazo y que tengas una estupendo año (y todos lo que le sigan).

miquel zueras dijo...

Hola, Demiurgo! Pues era un turista, se vio claro cuando pidió un bocadillo de chorizo (pronunció: "xoresso") Igual era estadounidense, ya sabés que no les gustá mucho el fútbol de por acá.
Sí, conozco esa película, con Anne Ramsey... una actriz de aspecto imponente. En cambio no he visto ese episodio de los Simpsons y eso que la TV española los repite a destajo.
Buena pregunta, habrá que ir pensando una ley de amnistia para los resucitados, zombis incluidos.
Muy feliz 2017, Demiurgo!
Borgo.

miquel zueras dijo...

¿Qué tal, Clementine? Muchas gracias. Al igual que el personaje de Robert Walker aquel hombre sí que iba a contracorriente.
Mis mejores deseos para este año, Clementine!
Besos.
Borgo.

miquel zueras dijo...

Hola, Melmoth y muy feliz Año, amigo!
Seguro que será extenso y sincopado, pero nada descerebrado. Mira, parece un poema.
¡Abrazos y hasta la vista!
Borgo.

miquel zueras dijo...

Hola, Doctora! Siempre me ha parecido curiosa esa expresión de "Levantamiento de cadáver". He consultado un documento sobre el proceder con un ahorcado. Decía cosas como: "En la ropa deben buscarse las pruebas de la eyaculación (signo de devergie) producida como contracción o convulsión agonica." Sí, algo macabro...
Muy buena la comparación con la Poppins.
¡Que tengas muy feliz Año!
Borgo.

miquel zueras dijo...

Hola, Dulcinea! Era un curioso espectáculo ver a todos aquellos parroquianos absolutamente concentrados en la pantalla mientras el recien llegado miraba plácidamente la lista de bocadillos ajeno a todo lo demás.
Pues aunque lo he consultado no sé cuánto tiempo vivió Lázaro después de la resurrección. No pasó del siglo I, eso sí.
Muchos besos, Puri y muy feliz Año, y que nos sigamos leyendo.
Borgo.

miquel zueras dijo...

¿Qué tal, Mr.Belknap? Mis mejores deseos en este nuevo año y que nos traiga muchas entradas suyas.
Anda, pues habría sido un buen giro lo del viajero en el tiempo, supongo que siempre acertará en las quinielas. Si nos hubiera soplado el resultado (1-1) habríamos quedado muy decepcionados.
Muchas felicidades y un abrazo!
Borgo.

miquel zueras dijo...

Hola, Sícoris! Me alegra verte por aquí de nuevo. En todo caso, ese Bruno Anthony pidió una Coca Cola y no dos pelotazos de whisky. Creo que alguien que va resucitando cadáveres al estilo Walking Dead más bien sería un peligro público. Qué casualidad, precisamente la última película que vi antes del nuevo Año fue un DvD de "El juez de la horca" con Newman. Vaya personaje ese Roy, antes de autoproclamarse juez vendía leche aguada por las casas...
¡Muy feliz 2017, Sícoris!
Borgo.

miquel zueras dijo...

Hola, Nury! Me alegra que vuelvas por aquí. Pues nada, yo encantado de que te pases por Borgo que es tu casa y que leas mis chorradillas.
Muchas gracias y te deseo que tengas un maravilloso y muy feliz 2017.
Abrazos!
Borgo.

miquel zueras dijo...

Hola, Ricard! Yo es que soy selectivo, sólo me gustan los partidos importantes como un Barça-Madrid (no como mi hermano que pone el canal de deportes y se traga un Osasuna-Palencia) y detesto ver partidos solo, lo prefiero en plan social como en el bar de la esquina con su pantalla de plasma envuelta de humo pues tiene una terraza cubierta donde se puede fumar. No fumo pero se me hace raro ver un partido sin humo...
Sí, muy cierto eso del juez. Una amiga abogada que me asesoró sobre el tema me dijo que normalmente es un secretario el que se encarga de llevar a cabo el "atestado".
Muy feliz Año, Ricard! Abrazos.
Borgo.

miquel zueras dijo...

¿Qué tal, Frodo? Quizá un día te encuentres a uno de esos extraños personajes en mitad de un televisado Boca-River. Vi un partido en "La bombonera" entre el Boca y el Quilmes; un ambiente extraordinario.
Me alegra que te guste la portada, querían un estilo "Muy gráfico". Cassandre es genial, en casa tengo colgado su cartel para Dubonnet. La película "Extraños en un tren" tiene buenos momentos como ese del partido aunque prefiero la novela de Higsmith (a ella la película no le gustó) con un final muy distinto.
Es una tradición de mi tierra, se engaña a los niños el día 31 diciéndoles que busquen al hombre "con tantas narices como días tiene el año" es como una inocentada retardada.
Te deseo lo mejor para este 2017 que ya estrenamos y un abrazo grande.
Borgo.

miquel zueras dijo...

Hombre, David! Ante todo, muy feliz Año. Ese dibujo fue un apunte que hice en una servilleta justo cuando terminó el partido, luego le puse un poco de color y resalté las caras expectantes de la gente del bar. Se podría titular como aquel cuento de Poe, "Un hombre entre la multitud".
En Valencia y Mallorca también se conoce a "L´Home dels Nassos" y en La Rioja es "El hombre de las orejas". Yo lo veía de niño, un vecino del pueblo con una capucha como la de John Hurt en "El hombre elefante", se la quitaba y aparecía con una enorme nariz de cartón.
Abrazos y te deseo un estupendo 2017.
Borgo.

Melmoth el errabundo dijo...

Como siempre excelentes dibujos e ilustraciones. Extraños en un tren o en el mundo. A mí no me gusta el fútbol por culpa de mi infancia. Verás, recuerdo aquellos domingos tristes de invierno en casa y mi padre viendo el fútbol en la tele y haciéndonos callar a todos. La voz en off de un tipo que parecía haberse vuelto loco. Aquella euforia de voz no tenía nada que ver con las imágenes en blanco y negro que veíamos cuando nos hacía calla a mis hermanas y a mí. Joder, no es para tanto, nos decíamos. Unos tipos en calzón corto corriendo arriba y abajo, cayéndose al suelo por nada y el de la voz en off gritando. ¿Por qué no mandaba mi padre callar a ese tío? Y luego venía el ¡Gooooooooolllll! Ese tipo parecía un ser que no necesitaba coger aire para llenas sus pulmones. Por otra parte, en el colegio, en la hora del recreo, todos se ponían a jugar al fútbol y nada más. Siempre era lo mismo y no se jugaba a otra cosa. Yo estaba siempre al margen deseando que algunos de ellos decidieran jugar conmigo a otras cosas, no sé, a polis y ladras, al escondite,o simplemente, levantarles las faldas a las niñas y salir corriendo. Cualquier cosa menos recibir patadas en las espinillas o insultos por no haber pasado bien la maldita pelota.

Muy bueno el relato. Ya me estoy imaginando a todos los que mueren levantándose por ellos mismos y yendo hacia el cementerio. A este paso y lo que cuesta un entierro, hasta ellos mismos podrían enterrarse solos sin ayuda de la funeraria.

y ese tipo con esa nariz me recuerda a un tío mío. Cuando era mucho más joven se lo llevaban a fiestas y casas de vecinos para exhibirlo. Aunque no te lo creas, amigo mío, se casó y tuvo tres hijos con las mismas narices.

Un fuerte abrazo.

miquel zueras dijo...

Hola, Melmoth! Mis recuerdos dominicales son el trienio pollo a l´ast, canelones y fútbol. Aún me chirría la voz del locutor aullando ¡El carruseeeeel deportivooooo! (me pregunto que tiene que ver el tiovivo con los deportes) y los locutores argentinos ya son algo de otro mundo... Sí, a mí me pasaba lo mismo, ¿porqué no se jugaba a otra cosa que al fútbol? Pues porque no habían cartas. Un póker o un cinquillo, un remigio... no habría estado mal para variar y apostando con cromos.
Me alegra de verdad que te haya gustado el relato. Según las leyendas los zombis haitianos que recobran la consciencia por haber tomado sal les da por enterrarse ellos mismos, mal negocio para las pompas fúnebres.
Ostras, tú sí que tuviste un tío "de narices". Hace poco leí que Pushkin tenía el miembro muy pequeño y la nariz muy grande por lo que usaba ese apéndice para compensar en sus encuentros amorosos.
Abrazos!
Borgo.

abril en paris dijo...

Me encanta extraños en un tren. Un Hitchcock de primera. Esta lleno de planos detalle como lo del mechero y lo de las gafas.
Buena referencia x un relato, Miquel.
Y la portada estupenda.

Lo mío con el fútbol es cosa de padre también. Pero ya no lo sigo como antes.

En realidad lo que quería es desearte un feliz año y que sigamos disfrutando con tus relatos y dibus.

Saludos, Miquel

Chechu Rebota dijo...

¡Feliz 2017!
Me encanta "Extraños en un tren", tanto el texto de Highsmith, una de mis escritoras favoritas, como la adaptación de Hitchcock. Por cierto, creo recordar que hay una adaptación en el que se cambia el sexo de los protagonistas para que sean mujeres, y encima con cierto toque lésbico, y después está la estupendísima "Tira a mama del tren" con la fantásticamente gruñona Anne Ramsey.
El final del relato, como siempre, sorprendente.

Por cierto, felicidades por tu participación en "Caja negra", espero que el recorrido comercial y festivalero del corto os de muchas alegrías a ti y al resto del equipo.

Inma_Luna dijo...

Lo del levantamiento del cadaver es total.
Feliz año.
Besos

miquel zueras dijo...

Hola, Abril! Yo prefiero la novela de Higsmith pero la película tiene muy buenos momentos, sobre todo al inicio como la llegada a la estación y el crimen reflejado en los cristales de las gafas. Gracias por lo de la portada.
En este país muchos padres han transmitido la afición por el fútbol; conmigo lo consiguió a medias. Con la tele en blanco y negro y sin plasma ya no era lo mismo.
Muy feliz Año, Abril y que tu apartamento parisino se inunde de regalos esta Noche de Reyes!
Saludos.
Borgo.

miquel zueras dijo...

Hola, Chechu y muy feliz 2017!
Yo creo que en conjunto no es una de las mejores de Hitchcock pero tiene momentos muy logrados, me encanta la escena del partido de tenis. No conozco esa versión femenina con toque lésbico, en la novela hay un claro fondo homosexual en la relación entre los dos protagonistas aunque yo más bien veo un conflicto entre poder (Walker) y sumisión (Granger) en la versión para el cine. Lástima que al gionista -Raymond Chandler- no le dejaron adaptar la novela como quería. Esa versión con Danny deVito es recordada sobre todo por la añorada Anne Ramsey.
Muchas gracias, se supone que el corto se estrenará en un festival en Terrassa por marzo.
Buena Noche de Reyes!
Borgo.

miquel zueras dijo...

Hola, Inma!
Me alegra que te guste el relato, y yo también te deseo muy buen Año y que los Reyes sean muy generosos contigo.
Besos!
Borgo.

Holden dijo...

Oye, ¡cómo mola! Yo quiero que el juez Lazarus sea quien tenga que levantar mi acta xD Y mola tu portada para 'Extraños en el tren', hace ya tiempo de que leí ese libro. Y feliz 2017... ¿quizá debiera haber empezado por ahí?

miquel zueras dijo...

Hola, Holden! Es igual, siempre viene bien empezar o terminar con un feliz Año. Y te deseo que los Reyes te colmen (siempre me ha hecho gracia esta palabra) de regalos y prebendas.
Gracias, estaba inseguro con esta portada que me pidieron "muy de estilo publicitario" y no hay duda de que ese juez Lazarus está hecho un Levantamuertos.
Abrazos!
Borgo.

Éowyn dijo...

Hola Miquel,
¡Feliz Año! Leer un relato tuyo siempre es un placer. Me ha gustado todo. Lo describes tan bien, y esas maravillosas ilustraciones. El talento que tienes es inmensamente enriquecedor.
Un saludo!

Ana Bohemia dijo...

¡Feliz año, Miquel! Espero que el 2017 te este tratando bien. No conocía al hombre de las narices, que tradición tan divertida, ¿y tiene narizota?, debería ser al revés jaja, corta como las horas de vida del año.
Me gusta la portada, levantamiento del cadáver, literal, claro, jaja, llamándose así el juez normal...
¡¡Saludos!!
:D

miquel zueras dijo...

¿Qué tal, Éowyn?
Muy feliz 2017! Que todos tus buenos deseos se cumplan. Me alegra mucho que te haya gustado esta entrada. Ahora, después del relajo navideño voy a intentar ponerme un poquillo las pilas que ya toca.
Saludos y a seguirnos leyendo!
Borgo.

miquel zueras dijo...

Hola, Ana! Y yo espero que hayas disfrutado estas Fiestas y que los Reyes fueran generosos contigo. Tantas narices como días tiene el año... es nuestro Cyrano particular, en mi pueblo lo representaba un vecino con una narizota enorme que nos tiraba caramelos. Suena un poco como aquella canción de la Orquesta Mondragon, "El hombre de los caramelos". Salía con una capucha como la de El Hombre Elefante. A los niños nos gustaba dejarnos embromar cada año, bendita inocencia...
Saludos!
Borgo.

JLO dijo...

Snob el hombre anti fútbol ⚽, pero tampoco lo castiguemos... Me intriga si se quedó a comer, si lo hizo de espaldas a la TV 📺, eso sería genial ja...

Tus dibujos siempre son buenos, bien caracterizados y humorísticos la mayoría de las veces...

Te hiciste de Boca esos días en Argentina? Ja 👌😉

Saludos desde el sur profundo 🙋

miquel zueras dijo...

¿Qué tal, JLO? Sí, se quedó a comer su bocadillo pero no pude ver más porque se sentó al fondo, en la única silla libre, cubierto por una pared humana que miraba expectante el partido. No creo que fuera tan antisocial.
Me alegra mucho que te gusten los dibujos y sí, creo que me hice del Boca pues casi todos mis amigos de allí lo eran excepto algunos del River y un "Funebrero" del Chacarita.
Saludos desde la Europa azotada por un frente siberiano. ¡Qué frío!
Borgo.