sábado, 4 de febrero de 2012

UNA MUDANZA Y UN RELATO


Estoy redecorando mi vida. Acabo de mudarme a un piso nuevo. He visitado por primera vez IKEA, esa famosa cadena de muebles propiedad de un sueco fascistón y me he aprovisionado de interesantes productos escandinavos como arenques en gelatina, acquavit, mostaza al eneldo y tasajo de ciervo ahumado. He pasado muchos días rodeado de cajas de todos los tamaños confiando en que apareciera una con una momia dentro y maldición incluida como el estupendo relato Lote 249 del que hice una portada, pero nada: todo eran tablas, plafones, tornillos, clavos… Pensé que valía la pena que saliera un relato de todo esto aunque sea cortito.

UNA BROCA DEL DIECISÉIS
-Uno, dos, tres, cuatro… y cinco.
Marcos Cornisa se detuvo al contar cinco pasos. Se apoyó de espaldas en la pared e hizo una señal con la punta de un cuchillo justo encima de su cabeza como suelen hacer los padres para comprobar el crecimiento de sus hijos. Descorrió una cinta métrica y anotó: un metro con setenta y dos. Luego fue a la sala contigua, avanzó otros cinco pasos, volvió a usar la cinta métrica y después de un breve cálculo marcó un punto en la pared con rotulador azul. Se dirigió hacia el teléfono y tecleó el número de una galería de arte.
-¿Galería Gouache? Soy Cornisa, he decidido comprar aquel cuadro. Sí, la litografía de Abercrombie. ¿Podrían enviar a alguien a mi casa para traer el cuadro y colocarlo? No estoy bien de salud. ¿A qué hora? Perfecto.
Los dos empleados de la galería hacían pensar en un dueto cómico pues uno era bajo y rechoncho y el otro flaco y desgarbado. Transportaban una gran caja rectangular. El rechoncho llevaba una placa con su nombre –Black- prendida en la chaqueta y parecía tener dotes para el mando.
-Buenos días, señor –dijo-. ¿Dónde quiere poner el cuadro?
Cornisa señaló el punto marcado en la pared.
-He de advertirles que es un muro bastante grueso. Ya saben, las casas antiguas…
Black se dirigió a su ayudante:
-Decker, acércame una broca del dieciséis.
El hombre desgarbado abrió un maletín de herramientas y buscó entre un juego de brocas y puntas. Sacó una pieza y se la entregó a Black.
-Disculpen un momento –dijo Cornisa-. Tengo que enviar un mensaje en el ordenador.
-Usted, a lo suyo –respondió Black enroscando la broca en el taladro-. Nosotros ya nos ocupamos de todo.
Cornisa se ausentó. Black, con la punta de la lengua asomando al exterior, apuntó hacia el centro de la marca. El taladró zumbó y la broca perforó la pared como si fuera un bloque de mantequilla entre una nube de partículas de yeso.
-Pero qué dice ese de un muro –masculló Black-. Esto es un tabique más delgado que un papel de fu…
Black enmudeció repentinamente al retirar el taladro. La broca rezumaba sangre fresca.
Los dos hombres corrieron hacia la habitación del otro lado de la pared. Cornisa se mantuvo en pie unos segundos antes de desplomarse como un saco de patatas. En la pared, un agujero sanguinolento producido por una broca del dieciséis como el que ahora tenía Cornisa en la nuca, justo bajo el occipital.
Su mano derecha sostenía un sobre. Escrito con rotulador azul se leía: Señor Juez.

52 comentarios:

Fanny Riffel dijo...

Qué manera más original de suicidarse...
Muy bueno el chiste de Ikea,yo oí hablar por primera vez de esa cadena en la serie Friends.
Cómo es eso del sueco fascistón?
Muy buen relato,y suerte en tu nuevo depto!!

miquel zueras dijo...

Hola, Fanny. Sí, yo también vi ese episodio de Friends, aquí es una institución entre la gente que acaba de encontarar piso. El dueño de Ikea es polémico pues en los años 40 militó en una organización pro-nazi partidaria de que Suecia entrara en la guerra en apoyo del Eje. Gracias y a ver cuando acabo de tenerlo a punto. Saludos. Borgo.

David dijo...

Y espero que eximiendo de culpabilidad a los dos trabajadores en el sobre.
El relato es original, la portada me gusta y el chiste no está mal. 2'5 de 3 (no está nada mal).
Un saludo.
PD: No sabía lo del dueño de Ikea.

David dijo...

Ah! De todas formas...
Jack Palance no se equivocó con lo de Marisa Tomei (leyenda urbana)... Y aunque se equivocara. La chica ha ganado mucho con los años...en todos los sentidos...

miquel zueras dijo...

Hola, David. Sí, ya sabes: "Sr. Juez, no culpe a nadie de mi muerte..." y todo eso. Me alegra que te haya gustado. El pasado del fundador de Ikea es la causa de que esta firma tenga problemas en Israel. Saludos. Borgo.

miquel zueras dijo...

Ja, ja. Eso, David, debes haberlo leído en CINEXIM. Sí, puede que no fuera una leyenda urbana, lo que está claro es que Tomei ha ganado con los años. Saludos. Borgo.

ricard dijo...

A mí todos los muebles de Ikea me parecen iguales. La única vez que estuve allí, lo único que me gustó fue la cafetería porque soy adicto al salmón. El cuento, muy original.
Saludos.

abril en paris dijo...

El lema de IKEA seguramente pasará a ser : AKI tiene el hacha y sirvase usté mismo..
El relato tiene su gracia y mucha sangre jeje.

Saludos :-)

miquel zueras dijo...

Gracias, Ricard. Sí, los muebles tienen un look muy similar pero lo mejor es su cafetería con el salmón, las albóndigas y esa salsa de grosella que ponen en todas partes. Saludos. Borgo.

miquel zueras dijo...

Hola, Abril. Hay que ver lo que se suda montándolo todo aunque, claro, por eso tienen esos precios. No viene mal un relatito sangriento de vez en cuando y con una Black & Decker que está menos explotada que el hacha o el puñal. Saludos. Borgo.

Isabel dijo...

Ostras que macabro, muy original el final, no me lo esperaba y me ha encantado. Te deseo que seas muy feliz en tu nuevo piso. Besos.

miquel zueras dijo...

Gracias, Isabel. Me siento como Chaplin en "Tiempos modernos", todo el día atornillando y destornillando... Esto de redecorar es muy cansado. Muchos besos. Borgo.

Clementine dijo...

Entrada de lujo literario e ilustrativo. ¿Y para cuándo un libro con todos tus relatos autoilustrados? Besos, Borgo.

SqSmaravillosa dijo...

Hola Borgo! Andarás liadillo con todos los cambios, no sé de verdad como te da tiempo de escribir estas fantásticas historias, aunque viniendo de tí nada me sorprende.Fijaté que la portada es una de las que más me ha gustado, y el relato también, se trata de una suicidio planeado ¿no? Si es así hay que ver que sangre fria tenía este hombre.Por cierto ya nos contarás como saben esos productos escandinavos. Besos

miquel zueras dijo...

¿Qué tal, Clementine? Pues la editorial Laertes de Barcelona tiene todo el material (textos e ilustraciones) a punto pero con la consabida crisis las novedades editoriales van despacio; de momento sigo escribiendo y dibujando, que no decaiga. Besos. Borgo.

miquel zueras dijo...

Gracias, SqS. Sí, un suicidio fríamente elaborado. Ese relato de Conan Doyle es muy bueno con una extraña momia "de horrendas facciones descoloridas y cuencas negras..." que un estudiante adquiere en una subasta. El relato lo escribí en una pausa sobre uno de los cartones que invaden ahora mi casa.
Me encanta ese salmón al eneldo que tienen con salsa de cebolla y un trago de acquavit va muy bien para soportar el frío. Besos. Borgo.

Clementine dijo...

Ah, pues eso que dices ya es muy bueno. Y entonces únicamente falta que nos lo anuncies aquí a bombo y platillo. Me alegro un montón, Miquel. Más besos y muy feliz nueva casa, pero no te atornilles tú, acuérdate de ese Chaplin...

miquel zueras dijo...

Gracias, Clementine, claro que lo anunciaré. El título previsto es MUY BREVES. Uf, la verdad es que sí que pienso en Chaplin con tanta tuerca y tanto tornillo... Besos. Borgo.

Ricar2 dijo...

Válgame Dios, Borgo, qué macabro te ha quedado. Yo el Ikea lo he visitado más veces de las que me hubiera gustado, y mis peques se conocen hasta el último rincón del parque de bolas que ofrecen. He probado el tasajo ese de ciervo que dices, y me pareció asquer.... quiero decir, que no me gustó mucho.

miquel zueras dijo...

Hola, Ricar2. Pues me temo que tendré que volver a pasarme por este establecimiento tan agobiente en los fines de semana. Comprendo que el tasajo no te gustara pues tiene un sabor fuerte pero es mucho mejor que la raya ahumada que probé en Dinamarca, además de un sabor horrible olía a pescado pocho que tumbaba. Saludos. Borgo.

Lorenzo Miró dijo...

Curioso relato amigo Borgo, me has sorprendido.
Y tan sorprendente esa confesión tuya de que jamas habías pisado un Ikea ¡¡¡¿?!!!

PEPE CAHIERS dijo...

Muy bueno el dibujo y el relato. Una forma desde luego muy retorcida para suicidarse. Eso del Ikea es para muchos una religión. Recuerdo ir a comprar una estantería para libros y, como hay que recogerla uno mismo del almacén, me equivoqué de caja por una diferencia en un número de la referencia y me llevaba una mesa. Menos mal que mi cuñao se dió cuenta del error, que para algo tienen que servir los cuñaos.

miquel zueras dijo...

Hola, Lorenzo. Pues sí, no sé si seré el único ser de la galaxia que no había puesto los pies en un IKEA pero sí el único de mis conocidos. Jp, el dinerito que debe ganar el sueco ese. Saludos. Borgo.

miquel zueras dijo...

Hola, Cahiers. Esa cadena debe ser terrible para un comprador compulsivo. Esa anécdota con el cuñaaoooo! me recuerda a un chiste del Jueves con un vampiro que va a Ikea a comprar un ataud pero se confunde con la referencia y le traen una alacena. Saludos. Borgo.

Licantropunk dijo...

Qué gran final. Muy bueno, te felicito.
Y también te felicito por la mudanza: que sea para bien. Por la sobredosis de llave Allen "ikeana" que puedes llevar encima, por eso no te felicito, no. Me solidarizó, en tu pena.
Saludos.

RAFA V dijo...

Hombre, qué casualidad, yo también estoy de mudanza. Tras varias visitas al Ikea en mis mudanzas anteriores ahora he descubierto eBay, que ya es el colmo: aún estoy decidiendo si me maravilla o me horripila. Por cierto que a mí los taladros siempre me han dado mucho miedo. Saludos!

miquel zueras dijo...

Gracias por todo, Licantropunk y espero que sea todo para bien. Saludos. Borgo.

miquel zueras dijo...

Hola, RAFA V. Los taladros a mí también me dan bastante yuyu. Creo que era en "De repente, un extraño" donde los usaban como arma homicida a manos de Michael Keaton. Saludos. Borgo.

Toni dijo...

Jejeje...muy bueno el relato.

Y añado otro chiste:

Una mujer va a Ikea y compra un armario de fácil montaje para hacerlo ella misma.

Llega a su casa, comienza a ensamblarlo y lo termina perfectamente.

En ese momento pasa el Metro (ella vive justo encima de una estación) y el armario se desploma, provocando un gran estruendo.

Vuelve a montarlo detenidamente, y cuando ha finalizado el trabajo, pasa el Metro de nuevo y el armario se cae, completamente desarmado…
Tras el tercer intento, indignada, llama a Ikea, expone el problema, y le envían un montador.

Llega el técnico, se pone manos a la obra, y en pocos minutos lo termina.

La señora se queda contemplando su armario, al fin montado, cuando nuevamente pasa el Metro y ¡Brroouuumm!, cae deshecho, en cuarenta piezas.

Finalmente el montador le dice a la señora: Mire, lo montaré otra vez; me meteré dentro y cuando pase el metro y caiga, desde dentro, veré mejor dónde está el fallo.

Una vez finalizado el montaje, se mete en el armario y en ese momento llega el marido de la señora: Cariño, ¡ qué armario tan bonito!

Abre la puerta, ve al montador, y estupefacto le pregunta: Se puede saber, ¿qué diablos hace usted aquí?.

Pues mire, casi que le voy a decir que he venido a tirarme a su mujer, porque si le digo que estoy esperando el Metro, no se lo va a creer.

Salu2

miquel zueras dijo...

¡Ja, ja, ja! Muy bueno, Toni. Espero que eso no me pase a mí pues la verdad es que el metro pasa muy, muy cerca de mi casa. A ver si tendré que llamar yo también al montador. Saludos. Borgo.

ATTICUS dijo...

¡Genial ,el relato Miquel! me ha gustado.
Por cierto te recomiendo que te
compres el Julmust,que es una bebida muy parecida a la cerveza
que se consume en Suecia en Navidad,pero que la puedes conseguir en Ikea.
La bebida en cuestion tiene Malta,zumo de limon y lupulo.
saludos.

miquel zueras dijo...

Muchas gracias, ATTICUS y tomo nota de ese Julnut que debe estar bueno y que pronto probaré pues he de volver por ahí en unos días. Saludos. Borgo.

Layna dijo...

Suerte con la mudanza. Que sea leve tanto poner las cosas en su nuevo lugar. Mucha felicidad para tu nuevo hogar te deseo. A ver que tal salen els cors de xocolata en el horno nuevo. El relato muy borgo..genial. Besos

miquel zueras dijo...

Muchas gracias, Layna. También te deseo mucha felicidad y estoy ansioso por probar el nuevo horno que de momento parece que no va muy fino. Besos. Borgo.

natsnoC dijo...

Pues te me has adelantado, yo aun no he pisado un Ikea. De momento 300Km me siguen pareciendo muchos, pero algún día caeré.

Genial el relato, aunque menudo marrón para los pobres operarios. Espero que pagara por adelantado. ¿Una broca del 16 para un simple cuadro? Joder, de una broca del 16 cuelgas una nevera.

fiona dijo...

jajajajja, buenísima la viñeta del IKEA y el relato, me ha sorprendido el final!!

A mí me encanta el IKEA, ya poco puedo comprar porque no me cabe nada más en el piso, pero siempre cae alguna vela o alguna chorrada y desde luego, siempre cae la merienda!

1besico!

Alimaña dijo...

Tenemos un Ikea muy cerca de casa, está muy bien... desde su inauguración no me faltan los lápices.
Muy bueno el relato, hay que ser retorcidillo para suicidarse de esa manera.

Saludos

miquel zueras dijo...

Hola, natsnoC. Pues para hacer el relato me he documentado, he mirado el juego de brocas de mi Black& Decker (qué gran invento, por Dios, empiezo a entender a los maniáticos del bricolage) y me he dicho ¿La más gorda? pues la del dieciséis, hala. Para colgar neveras y agujerear occipitales. Saludos. Borgo.

miquel zueras dijo...

Gracias, Fiona. La verdad es qie Ikea está repleto no sólo de muebles, también de pijaditas peligrosas para el comprador compulsivo que soy a veces. Y lo del comer... me estoy alimentando con tantos arenques últimamente que me van a salir escamas. Besicos. Borgo.

miquel zueras dijo...

Hola, Alimaña. Todo un detalle lo de los lápices gratis que además van muy bien para dibujar. Me alegra mucho que te guste el relato, los días entre clavos y tuercas estimulan la creatividad. Saludos. Borgo.

Javier Simpson dijo...

Me he imaginado el taladro atravesando el cráneo y me ha dado algo de grima. Alguna gente tiene unas maneras muy curiosas de matarse.

Muy bueno el relato, miquel.

Un saludo y que la mudanza no te trastorne demasiado.
Ciao

Sidhe dijo...

No soporto Ikea, con esa manía de irte mareando por todas las zonas independientemente de cual sea tu búsqueda...

Me ha encantado este autosuicidio orquestado, mucha paciencia con la mudanza.

Un abrazo!

miquel zueras dijo...

Hola, Javier. Pues se me ha pasado por la cabeza suicidarme con taladro, desesperado porque no me aclaraba -después de tres horas- de como montar un maldito armario y me sobraban piezas y tornillos por todas partes. Bueno, me queda ya muy poquito. Me alegro que te guste el relato. Saludos. Borgo.

miquel zueras dijo...

Gracias, Sidhe. Ese sitio es bastante mareante, sí y eso que fuí un lunes por la mañana, dicen que los sábados es una locura. Creo que no saldré de casa este finde porque "redecorar mi vida" me ha dejado agotado. Abrazos. Borgo.

Aris dijo...

Ostras, que original manera de suicidarse, por eso el otro dia al comprar una silla me hicieron firmar un papel diciendo que no demandaria a ikea bajo ningún concepto...jo jo, muy bueno tu relato

Calixta Occam dijo...

un suicida cobarde y original jajajajaaaaaa, en cuanto a ikea...si no lo habias probado antes te dire que es como cualquier vicio: la primera vez no gusta a la tercera te enganchas.
Pulgares arriba"

miquel zueras dijo...

Hola, Aris, yo también lo tuve que firmar. La verdad es que los dibujos de las instrucciones son de alucine: tíos haciendo el mono columpiándose en el armario y diciendo "No hagas eso" pero, claro, si en los USA te denuncian porque te ha caído un café caliente encima es natural. Saludos. Borgo.

miquel zueras dijo...

Hola, Calixta. Bueno, yo lo llamaría un suicida perezoso, deja que el trabajo lo hagan otros. Ya he pasado mi primera fase de Ikea pero la segunda ¿cómo es? Pulgares arriba. Borgo.

Marcos Callau dijo...

Buenísimo. Muy bueno lo de Black and Decker. Yo con Ikea cada vez me llevo mejor. De hecho ya soy de la family y todo. Un abrazo, amigo... de Marcos Rodapié.

miquel zueras dijo...

Gracias, Marcos. Lo de Ikea es un vicio, casi una secta, me los imagino en reuniones nocturnas rodeados de taladros, brocas y tablones cantando himnos druídicos. A lo mejor escribo algo sobre esto. Saludos. Borgo.

Sergio dijo...

Jajaja, perfecto, ha superado mi capacidad de sorpresa.

miquel zueras dijo...

Bienvenido a Borgo, Sergio. Las sorpresas -siempre que sean agradables, claro- siempre vienen bien para animar el día. Saludos. Borgo.