lunes, 17 de octubre de 2011

LA MATERIA DE LOS SUEÑOS


Después de profundos sueños negros sin rostros Hugo Fisuras se encontró de improviso en una sala extrañamente diáfana repleta de gente muy trajeada. Una fiesta de ex alumnos de un colegio. Hugo se sintió torpe y confuso como si flotara en gelatina y encima, iba en calzoncillos.
-El típico sueño recurrente –se dijo Hugo-. Espero que no tarde en sonar el despertador.
Hugo se introdujo entre el compacto grupo de personas, todo era irreal, como si caminara a través de la gente que parecía disolverse ante él. Nadie parecía reparar en su presencia hasta que una cara familiar se le reveló: traje de buena factura, camisa prolíficamente bordada… el cretino de Índigo. Era de los que saludaban con una carcajada; una enervante risa de hiena sincopada que Hugo ya había conseguido olvidar.
-¡Juaaark! ¡Juaaark! ¡Hugo! Viejo… cuánto tiempo.
Índigo se plantó ante él sonriendo y ágilmente se apoderó de dos copas de martini de la bandeja de un camarero. Hugo se quedó observando el charco oleoso en el que flotaba la aceituna.
Índigo sacó de la cartera la foto de dos niños con idéntica expresión abúlica e inició una charla trivial. La atmósfera se tornaba húmeda y muy cargada. Hugo se enderezó y preguntó bruscamente:
-Oye ¿no vas a preguntarme nada?
-¿Cheguntarte el ché…? –índigo estaba mascando la aceituna.
-Pues… porqué voy en calzoncillos.
-¡Juaaark! ¿Pero a qué viene eso ahora? Ay, Hugo, me parto contigo, chaval.
Una mujer se les acercó, sus pies se desplazaban ágiles calzados con sandalias de tiras plateadas, el ceñido vestido resaltaba la alarmante sensualidad de su cuerpo. “¿Qué hace una mujer en una fiesta de ex alumnos de un colegio masculino?” se preguntó Hugo pero lo más desconcertante fue cuando la mujer apoyando sus turgentes senos en un brazo de Índigo le susurró:
-Cariño, rodeada de tantos hombres me siento como una perra en celo. Voy cachonda perdida.
-¡Juaaark!!! –Índigo liberaba de nuevo la hiena que llevaba dentro-. Cielo, eres única… Hugo, ella es Selene, mi mujer. –y añadió confidencialmente-: Lo que me enamoró de ella fue su nihilismo indomable .
Selene miró a Hugo con expresión lasciva, el extremo rosado de su lengua asomaba entre sus labios. “Tranquilo, recuerda que es sólo un sueño” se dijo Hugo notando una repentina tirantez en la goma de los calzoncillos.
Una voz que parecía reprimir un estallido de risa se oyó atronadora por la megafonía de la sala:
-¡Atención, amigos! Ha llegado el momento de pronunciar unas palabras y ya hemos sacado un nombre de la lista al azar: ¡Hugo Fisuras!!!
Las sombras de la sala fueron cercenadas por el haz de luz de un enorme foco iluminando a Hugo. Éste había bajado los ojos para evitar la mirada de Selene pero ya era tarde, parecía que alguien estaba levantando una tienda de campaña desde el interior de sus calzoncillos, además la potente luz revelaba que no estaban inmaculadamente blancos. De nuevo Hugo suplicó que sonara el despertador pero sólo oyó una estridente carcajada de hiena sincopada:
-¡Juaaark!!! ¡Me parto contigo, Hugo, chaval!

32 comentarios:

Alimaña dijo...

Divertido relato, el tipo se debió sentir como Sissy Spacek en "Carrie", pero sin poderes telequinéticos. No siempre es agradable ser el centro de atención... Saludos

Alimaña dijo...

Zueras... Fisuras... ¡se parecen!
hummmmm

miquel zueras dijo...

Hola, Alimaña. La verdad es que el relato se me ocurrió después de uno de esos típicos sueños como esos que te encuentras en clase y te anuncian un examen sorpresa, es una tontería pero entonces parece el fin del mundo. Mira que llegan a ser jodidos a veces los sueños. Saludos y buenas noches. Borgo.

miquel zueras dijo...

Coño... pues no me había dado cuenta, Alimaña. Debe ser eso de que se basa en un sueño auténtico, me ha salido un alter ego... ja, ja. Borgo.

Sincopada dijo...

Qué jodidos son algunos sueños, ¿no?...por suerte otros dan rienda suelta a anhelos más divertidos. ¡¡Cómo molan las tiendas de campaña!!.

Kissessss. Sweet dreams.

ATTICUS dijo...

¡Hay los sueños! que seria de nosotros sin ellos o la imaginacion,jejeje.
Saludos Borrgo y gran relato

natsnoC dijo...

Qué embarazoso... aunque yo, si estoy cuando estoy soñando llego a la conclusión de que efectivamente estoy en un sueño, paso a tener control de la situación y suelo ser capaz de dirigir los acontecimientos.

Por cierto que me esperaba algún golpe de efecto "zuerano" tipo un señor con un hacha que le rebana la oreja a Índigo o algo así

Aris dijo...

Como decía mi abuela, "lleva siempre los calzoncillos nuevos y limpios que si tienes un accidente y acabas en urgencias que no piensen que eres un mendigo como le pasó a Gaudi" en fin, cosas de mi abuela
Muy buen relato

SqSmaravillosa dijo...

Hola Borgo! un relato muy entretenido y con el que te puedes identificar, aunque yo con lo de la tienda de campaña aunque quisiera no podría. La verdad es que alguna vez he soñado que me paseaba desnuda entre gente que iba correctamente vestida, y lo cierto es que nadie parecía percatarse de este hecho. Cuentan que verse sin ropa en un sueño demuestra nuestra fragilidad, y el miedo al ridículo o a no ser aceptados tal y como somos.Bueno tenga el significado que tenga, resulta muy angustioso. Besos

miquel zueras dijo...

Hola, Sincopada. Dímelo a mi que fui Boy Scout. Ah, ¿te refieres a otras tiendas de campaña? Me acabo de dar cuenta ahora: lo de "Hiena sincopada" no iba con segundas ¿eh? fue inconsciente. Kisses. Borgo.

miquel zueras dijo...

Gracias, ATTICUS. Dicen que si no soñáramos nos volveríamos locos porque los sueños vienen a ser una válvula de escapa de la realidad y eso es lo mejor, lo surrealistas e incluso divertidos que son a veces. Saludos. Borgo.

miquel zueras dijo...

Hola, natnosC. Pues que suerte tienes porque mis sueños son bastante indomables y van a su bola. Pues no hubiera sido mala idea ese efecto pero ya es un relato bastante "zuerano" porque está basado en un sueño que tuve hace poco. Saludos. Borgo.

miquel zueras dijo...

Gracias, Aris. Buen consejo el de tu abuela, mira lo que le pasó al tío abuelo de Marilyn Manson (lo contaba en una entrevista) era un camionero de apariencia viril que un día tuvo un accidente de carretera. Lo llevaron inconsciente al hospital y cuando le quitaron la ropa vieron que llevaba ropa interior femenina liguero incluida. Encima era un pueblo pequeño y se enteró todo el mundo. Qué cosas. Saludos. Borgo.

miquel zueras dijo...

Hola, SqSmaravillosa. Sí, me imagino que lo tienes dificil con la tienda de campaña pero si es un sueño nunca se sabe. Ya había leido algo sobre lo que dices que ese sueño recurrente es sintoma de inseguridad, yo debo ser muy inseguro porque tengo sueños así muy frecuentemente. Hace poco soñé que estaba desnudo en mi clase del instituto ¡y además tocaba examen y no había estudiado!!! Besos. Borgo.

Isabel dijo...

Buenos días Miquel, siempre es un alivio despertarse de este tipo de sueños, yo suelo soñar que voy descalza por la calle y no encuentro los zapatos. Me gusta la ilustración y tu forma de contarlo. Besos m.

miquel zueras dijo...

Buenos días, Isabel y muchas gracias. Qué jugarretas que los sueños nos hacen a veces. Bueno, si solo te faltan los zapatos al menos ya vas algo más vestida que el protagonista del relato. Besos. Borgo.

Von Kleist dijo...

Buenas Miquel

Jejejeje... genial el relato de tintes erótico-oníricos. Teniendo en cuenta que los sueños los construimos a partir de imágenes y datos procesados por nuestro cerebro y desechados por el subconsciente, espero que no hayas tenido experiencias parecidas. En cualquier caso, te recomiendo que a la próxima fiesta que vayas te acuerdes de llevar una muda de ropa interior limpia, por si las moscas...;)

Lo dicho, genial tu relato, Miquel.

Saludos

Sincopada dijo...

Jajajaja!! pero qué maldito eres, Zueras...cuando lo leí lo pensé: "soy cánida y suelo reirme mucho"...pero no te lo tendré en cuenta...saluda a tu inconsciente de mi parte.

Kisses!!!

Mario dijo...

Que sueño terrible, una verguenza gigante, pero quien no pasa una de esas en otro formato claro, lo gracioso que cuando uno ve una película pornográfica éstas cosas terminan de forma feliz, en cambio en la vida es como una cicatriz en la memoria. Muy bien contado el relato. Divertido y las ilustraciones muy buenas. Saludos.

Mario.

miquel zueras dijo...

¿Qué tal, Von Kleist? me alegra mucho que te haya gustado. Afortunadamente no me ha pasado en la realidad nada parecido pero sí en sueños, el relato está basado en el último en el que me veía con esa pinta en una fiesta de ex alumnos. Seguiré tu consejo y no me separaré de unos Calvin Klein que me regalaron por navidades. Saludos. Borgo.

miquel zueras dijo...

Hola, Sincopada. Paso tus saludos a mi subconsciente que me fabrica unos sueños de lo más marciano. Kisses. Borgo.

miquel zueras dijo...

Gracias, Mario. Pues sí que he tenido algunos sueños que parecen sacados de una peli porno pero no ocurre a menudo, lástima... Recuerdo uno en el que yo era repartidor de pizzas ¡qué original ¿eh?!! Quizás hable de ello en un post. Abrazos. Borgo.

Sidhe dijo...

El inconsciente traiciona y de vez en cuando juega malas pasadas..."suerte" que los sueños, sueños son....


Saludos!!

miquel zueras dijo...

Bienvenida a Borgo, Sidhe. "Que toda la vida es sueño y los sueños, sueños son". Ja, ja. Me encanta esta parte. El inconsciente es travieso pero es porque no se rige por ninguna norma, suerte que tiene. Saludos. Borgo.

PEPE CAHIERS dijo...

Ese encuentro con un amigo del pasado me ha hecho recordar aquella escena que se repite mil veces de "Atrapado en el tiempo", cuando Bill Murray se encuentra al tipo de las gafas y sombrero que le saluda efusivamente.

miquel zueras dijo...

¡Ah, sí, Cahiers! Era Stephen Tobolovsky, un secundario que me encanta, casi siempre encasillado en papeles de gilipuertas (vaya cruz) Bueno, supongo que la mayoría tenemos un conocido similar de los tiempos estudiantiles. Saludos. Borgo.

Licantropunk dijo...

Muy gracioso el sueño. Bueno, la pesadilla, en realidad.
Saludos.

miquel zueras dijo...

Hola, Licantropunk. Bueno, la parte de Selene tiene más en común con los llamados sueños húmedos, je, je... Saludos. Borgo.

Isabel dijo...

Hablando de sueños, yo he soñado esta noche con un mussol que comía chocolate y vivía en un árbol con el número 0104A. Qué raro, pero qué bonito ha sido el sueño.

miquel zueras dijo...

Hola, Isabel. Qué raro pero también qué bonito. El lenguaje de los sueños no deja de ser fascinante. Dulces sueños. Borgo.

Worc dijo...

Espero que siga el sueño porque se estaba poniendo interesante. Por cierto ¿Fisuras es apellido o mote?...sea como fuere supongo que no es de extrañar que sueñe esas cosas.

Un abrazo.

miquel zueras dijo...

Hola, Worc. Bueno, tengamos compasión del pobre Fisuras (un apellido inventado) y dejemos que suene de una vez el despertador. Lástima que Selene también se esfumará. Abrazos. Borgo.