martes, 14 de junio de 2011

EXTRAÑOS RUIDOS DESDE EL ARMARIO


Estaba muy interesado por Ana y cuando me dijo que no sabía cocinar me dije: ésta es la mía. Quedamos en que iría el día siguiente a su casa para preparar un picantón a los diez dientes de ajo.
Nada más abrirme la puerta noté que Ana estaba alterada, la mano que apoyaba en el quicio le temblaba ligeramente.
-Me alegra mucho verte -dijo. Pensé que aquello pintaba bien pero añadió-: Creo que se ha metido una rata en el armario del dormitorio.
Me agarró de un brazo guiándome hacia su cuarto. Continuó diciendo:
-Han hecho obras en el alcantarillado de enfrente y desde entonces se han visto ratas por aquí. Ayer un vecino se encontró una enorme en la escalera.
Entramos. Del interior del armario se oía un ruido chirriante como de algo que estuviera royendo o escarbando en el primer cajón, debajo de la cómoda. Un ruido hostil e inquietante. Estaba claro que Ana esperaba que hiciera de exterminador.
-Supongo que no tendrás un bate de beisbol.
-Tengo un palo de fregona.
Mientras Ana me observaba desde un rincón del cuarto agarré el palo con fuerza y con la mano libre abrí el cajón lo más rápido que pude. Algo se agitaba ahí dentro... un dildo.

Sí, un dildo, un vibrador como el de la izquierda de la foto. La pila del interior había hecho contacto y el aparato vibraba dentro del cajón produciendo esos sonidos. Lo puse en OFF.
-Bueno, al menos no era una rata -le dije a Ana sonriendo para quitar hierro al asunto pero ella me miraba con expresión de Tierra trágame quiero fundirme mientras enrojecía como un tomate toscano.
El picantón salió muy bueno, el cava delicioso, pero durante la cena Ana estuvo tensa y yo acabé sintiéndome incómodo. Nos despedimos con dos fugaces besos en las mejillas. Una velada prometedora arruinada por un cachivache que se puso en marcha cuando no debía.
Y ahora el momento de la receta: picantón a los diez dientes de ajo.
Frotar el picantón con aceite y sal gruesa, rellenar con diez dientes de ajo (ni uno más ni menos o ya no sería esa receta) medio limón y una hoja de laurel, rociar con cava o vino blanco y dejar en el horno a 250º. Estará listo en 45 minutos esparciendo un delicioso olor por la cocina.
Mientras se prepara podemos escuchar el divertido Monster Mash. Impagables ese repertorio de terroríficas escenas.

48 comentarios:

PEPE CAHIERS dijo...

Pero, ¿esta historia está basada en hechos reales?. Si es así, creo que esa muchacha se merecía una segunda visita, ya más relajada, con otro plato que no fuera un picantón, es que ya iba usted provocando. Me ha gustado la expresión de pasotismo de la gallina en la sartén.

miquel zueras dijo...

Hola, Pepe. Es que mi especialidad son las gallinas pero no me piden dibujarlas muy a menudo. Ondia, es verdad, picantón... si seré tonto y no había caido. Después de todo me considero una persona muy liberal y no tengo nada en contra de ver su vibrador en la primera cita pero ella no lo vió de la misma forma. Saludos. Borgo.

SqSmaravillosa dijo...

La verdad , es que al apuro que pasaría la chica debió ser monumental ¡Qué verguenza!, pero no porque sea algo vergonzoso, sino porque esas cosas tan intimas mejor que se queden para una misma, que después igual nos tachan de ser algo sueltecitas. ¡Ese es el mayor lastre que arrastramos las mujeres!. Por cierto... ¿Volviste a ver a Ana, o este relato es producto de tu imaginación?. La receta parece deliciosa, un día de estos me pondré manos a la obra. Un beso.

miquel zueras dijo...

Hola, SqSmaravillosa. Palabrita de honor que la anécdota es real, de cuando vivía en Salou trabajando en un restaurante. Bueno, entiendo también que la chica no se esperaba que me encontrará con el juguetito en nuestro primer encuentro, qué se le va a hacer. Esta receta es muy sencilla y te gustará si no te molesta el perfume del ajo. A veces también pongo una ramita de tomillo. Besos. Borgo.

Rebeca Manderley dijo...

Si es que los carga el diablo....o se ponen en marcha cuando no deben o se les acaba la pila en el momento menos oportuno...
Zueras, creo que quizás no captaste la señal, la jugada maestra, el "picantón" tendrías que haber sido tú.

Kisses.

miquel zueras dijo...

Ja, ja, Rebeca: aquel día lo único que piqué fue el hielo para el cava. Esas cosas pasan por no usar pilas alcalinas como los robots de juguete. Pues aquel chisme tenía seis velocidades, me habría ido bien para hacer allioli. Besos. Borgo.

Marga dijo...

Pues yo, en su lugar, me hubiera muerto de la risa... tras el corte inicial, hombre, que un poco sí pero por lo chocante de la situación, lo que no hace más que añadirle gracia en realidad... qué mejor forma de romper el hielo?


Qué hay de raro en esos trastos? son tan monos además...

Lala dijo...

Divertida anécdota!! yo creo que esa tal "ana" lo preparo todo para llevarte a su cuarto, con la excusa de la rata, te llevo allí. Previamente había puesto el vibrador en marcha y cerro deliberadamente el cajón con una sonrisa "picantona". Creo que esa noche no solo pusiste tu la receta picante. jajaja!!

¿Hubo luego otra cita o se quedo el tema en el "vibrador solitario"?

Besotes

Sincopada dijo...

Estoy con Lala, los tíos a veces estais empanaos...y, perdona que te diga, pero donde esté un buen allioli hecho a mano con paciencia y cariño......

Kisses.

natsnoC dijo...

Menuda anécdota más divertida. Excepto para Ana, me temo. O quizás no, seguro que luego la contaba descojonada en el bar con las amigas.

Por cierto, "un vibrador como el de la izquierda de la foto". ¿Cuál de todos? Bonita colección.

miquel zueras dijo...

Hola, Marga. Es una lástima que Ana no tuviera una mentalidad tan abierta como la tuya. Sí que era indicado para romper el hielo (hubiera podido usarlo para picar el hielo de la cubitera del cava) pero además los hay muy monos. Marilyn Mason tiene una colección de ellos en estilo art-decó. Saludos. Borgo.

miquel zueras dijo...

Hola, Lala. Pues eso sí que hubiera estado bien, desde luego me gusta mucho más "tu desenlace". Pues no, no hubo más citas y me pregunto si el vibrador aún seguirá despertándose en el cajón del armario haciendo raca-raca. Besos. Borgo.

miquel zueras dijo...

Hola, Sincopada. Dímelo a mí lo de empanao. Desde luego mi abuela que no concebía el allioli si no era con mortero y a mano no habría encontrado muy ortodoxa esa manera de prepararlo. Muchos Kisses. Borgo.

miquel zueras dijo...

Hola, natnosC. Pues igual sí que como dice Marga después del corte inicial luego lo contaría riendo a sus amigas. a mí me pilló tarde... por cierto, se parecía al primer vibrador de la izquierda más o menos. Saludos. Borgo.

Aris dijo...

muy buena la anecdota! Suelen pasar estas historia, mucho vibrador pero después nada de nada...hay que aguantarse!

Lluís Bosch dijo...

La indiferencia del ave en la sartén és impresionante, y de hecho ya sabemos qué leeremos viendo esa distancia...

Fanny Riffel dijo...

Jajajajaja,qué momento,pobre Ana...supongo que habrá buscado otro lugar mejor donde guardar su juguetito...
Miquel,estas cosas te pasan sólo a vos!!

Mario dijo...

La chica debió salir con la historia de que es de una amiga o algo por el estilo, yo creo que como dicen has debido de llegar con nueva receta y sonrisa más pícara, como que no hay problema, vivimos en el siglo XXI, puedo tolerar que practiques tu sexualidad a solas. Por cierto me encanta el ajo, solía comer medio pan baguette con ajo y mozzarella. Un abrazo.

Mario.

Siena dijo...

Por favor, esta historia se merece una segunda cita :-). Muchos bs, Siena

Marcos Callau dijo...

Pero qué cosas te opcurren, Borgo!!! Es buenísimo. Lo malo es que he visto la fotografía de los vibradores antes de leerlo... y ya mne he imaginado que la rata no era rata jeje. Normal que el picantón saliera bueno. Al menos, algo tenía que salir bien. Saludos.

Isabel dijo...

Qué corte!!! Pero Miquel, pobre chica, tendrías que haberle dado otra oportunidad, ya sabemos cual fue su postre, jajaja. Besos.

Einer dijo...

Pobrecilla, pero podía haber salido de la situación echándole humor a la cosa: Sé que parece una polla pero te juro que es una rata..., o: Venía de regalo con el Colacao. Hace unos batidos...

Ahí hay que atacar amigo, no ponerse a cocinar. Pero es que desde fuera se ve todo muy fácil.

Sr Nocivo dijo...

Aissss esos juguetitos escondidos que se ponen en marcha cuando menos deben XXDDD
Un amigo nos presentó a su novia (y futura esposa) en un sexshop, hay personas muy desinhibidas XD

miquel zueras dijo...

Hola, Aris. Pues eso, nada, me temo que el vibrador fue el único que se lo pasó bien aquella noche. C´est la vie... Saludos. Borgo.

miquel zueras dijo...

Hola, Lluís. Interesante tu lectura de la historia, en todo caso creo que has encontrado un fantástico título para un libro con "La indiferencia del ave en la sartén", casi comparable a "La insoportable levedad del ser". Saludos. Borgo.

miquel zueras dijo...

Hola, Fanny. Pues lástima que no era un juguetito sexual parlante (existen, los anuncian en un teletienda) porque si me hubiera dicho "Hola que tal" ya habría supuesto que no era un roedor. Saludos. Borgo.

miquel zueras dijo...

Hola, Mario. Bueno, no sé si hubiera colado eso de que era de una amiga porque se supone que es como el cepillo de dientes... A mí también me encanta comer ajo -es muy mediterráneo- a pesar de mis aficiones vampíricas. La pasta con ajo y guindilla por ejemplo. Abrazos. Borgo.

miquel zueras dijo...

¿Qué tal, Siena? Sí, una segunda cita y yo me presento con una muñeca hinchable y le digo: "Mira, también tengo mis juguetitos" Ja, ja. Una segunda cita, no pero para un relato quizás sí que daría. Muchos besos. Borgo.

miquel zueras dijo...

Hola, Marcos. Sí, el picantón fue lo mejor de la velada. Quizás en lugar de esa foto tendría que haber dibujado un Mickey Mouse en plan lascivo o algo así. Saludos. Borgo.

miquel zueras dijo...

Vaya, Isabel, lo del postre no lo había pensado. Muy bueno. Por mi parte encantado, pero la chica tenía un sofoco tal que no creo que le apeteciera una segunda oportunidad. Maldita tecnología. Besos. Borgo.

miquel zueras dijo...

Ahí, Einer, pero es que en ese momento estábamos muy confusos y no se nos ocurrió ninguna idea, así que me puse a cocinar. Hubiera sido peor que me dijera algo así como: "No sé como ha llegado esto aquí" para salir del paso. Saludos. Borgo.

miquel zueras dijo...

Hola, Sr.Nocivo. Bueno, en ese caso no sería extraño ver en esa casa dildos, anillos, bolas chinas y demás parafernalia. Si trabajaba allí supongo que le harían descuento. Yo trabajé en uno una temporadita, ya explicaré alguna anécdota. Saludos. Borgo.

Lorenzo "el Retronauta" dijo...

Le pasare su receta a mi santa a ver que tal.

Por lo demas, habría que ver quien estuvo más avergonzado ¿verdad?

Saludos

miquel zueras dijo...

Hola, Lorenzo. La verdad es que en aquel momento los dos estábamos igual de cortados... más o menos. Ah, me he comprado un libro de cocina mallorquina, ya le tendré al tanto de mis progresos. Espero hacerme unos "Cargols amb cancra" como los que probé en Soller. Saludos. Borgo.

Layna dijo...

Reconozco que el tema me ha mantenido en vilo. Al principio he pensado que era una excusa para llevarte directamente al dormitorio en plan "ayyy un rata" y luego tu como caballero andante matas a la rata y abrazas a la dama... Lástima que no fuera una rata, seguro que hubiera acabado mejor la primera cita. La receta parece genial. Un abrazo

miquel zueras dijo...

¿Qué tal, Layna? Eso era lo que yo esperaba al pricipio pero nada que ver con el caballero andante que viene a cargarse al dragón, en mi próxima cita me traigo a mi gato por si acaso y que él se ocupe de los roedores. Espero que te animes a probar la receta, procura ir rociando el picantón con su jugo durante la cocción, la verdad es que queda muy bueno. Abrazos. Borgo.

David dijo...

¿Qué voy a decir? Cuando ya has señalado la foto, me ha dado por pensar (esto no es un relato)... Y luego leo el comentario de Pepe y tu respuesta y....
¿quieres que repita con mi anterior comentario?
Alucino con las historias que cuentas por aquí.

miquel zueras dijo...

Hola, David. No, no es un relato de ficción de los míos y es que si lo fuera tendría un final mucho más espectacular porque un dormitorio con una pareja, un vibrador último modelo y un picantón como mudo testigo puede dar mucho juego. ¿Ah que sí? Saludos. Borgo.

El Abuelito dijo...

...y gran dibujo el de Opisso con el pollo entrando gentil al horno...

Worc dijo...

Por favor...no entiendo cómo no pudiste aprovechar la situación para enseñarle como se usan las de verdad...vaya, vaya me has decepcionado ;)

Un abrazo.

miquel zueras dijo...

Magnífico, Abuelito. Era un dibujo para una campaña de cocinas económicas. El Opisso de la publicidad es un genio a descubrir. Saludos. Borgo.

miquel zueras dijo...

Hola, Worc. Hombre... éramos, jovenes, ingenuos y sobre todo era nuestra primera cita. Todo aquello era muy "heavy". Primero una rata luego que si un vibrador... demasiadas emociones. Saludos. Borgo.

El Tirador Solitario dijo...

Fabulosa historia, que hubiera firmado Woody Allen...pero hombre de Dios...no haber otra segunda cita...eso prometía...

miquel zueras dijo...

Sí, que prometía, Tirador... pero esas cosas van como van. A lo mejor en la segunda cita me encontraba con un muñeco hinchable tamaño natural en la ducha (que por cierto son más caros que las muñecas, no sé porqué) Saludos. Borgo.

Alimaña dijo...

Y es que las "armas" las carga el diablo amigo Miquel. Quizás por añadidura al suceso, el menú no era de su agrado... Bueno, sea como fuere cuando las primeras citas no salen bien es conveniente zanjarlas cuanto antes

Saludos

miquel zueras dijo...

Lo mismo opino yo, Alimaña, además creo que ya sería demasiado tarde para pedirle una segunda cita. Seguro que me recuerda cuando le diga: "Hola, soy el cazador de ratones que se encontró un vibrador". Eso, seguro. Saludos. Borgo.

Von Kleist dijo...

Buenas Miquel

Una anécdota con "sustancia" sin duda. Eso pasa por utilizar artilugios con pilas en vez de con baterias recargables, que imagino dan menos sustos...;)

Por cierto, que esta anécdota me ha traido a la memoria el "gag" de Top Secret en el que el policia de Alemania Oriental le comunica al personaje de Val Kilmer que su representante a muerto porque "Es peligroso emplear ciertos juguetes eróticos que funcionan a 120 V con corriente de 220 V".

Saludos

miquel zueras dijo...

Me alegra verte por aquí, Von Kleist. La de malos ratos que suelen causar esos chismes que se ponen a funcionar a destiempo. Buenísima esa escena de "Top Secret", la he revisado hace poco y hay algunas escenas fascinantes cuando desde el tren se ve a esos viajeros corriendo para alcanzar un árbol o los hombres que vuelan sobre una estatua de paloma. Saludos. Borgo.