viernes, 6 de mayo de 2011

UN NEGRO CATALÁN EN MATTHAUSEN


Se llamaba Carles Greykey, el único preso de raza negra del campo de Matthausen y lo más extraordinario: sobrevivió a esta experiencia.
Carles Greykey era catalán –de Barcelona- su familia, oriunda de Fernando Poo. Había nacido en 1913 y al iniciarse la guerra civil se alistó en el ejército republicano. Hacia el final de la guerra cruza la frontera francesa y va a parar a Matthausen como muchos otros republicanos españoles.
Naturalmente su llegada al campo no podía pasar desapercibida. Los SS le frotan una toalla húmeda por la cara para comprobar si era negro o iba sucio. El comandante del campo, Franz Ziereis, ordena que lo vistan con un uniforme rojo con charretera y botones dorados y lo coloca de portero y encargado de la guardarropía del club de oficiales. Es una muestra de humor retorcido pero al menos Greykey tiene un destino mejor que en los kommandos de trabajo donde la esperanza de vida de un preso no supera las dos semanas. En la foto de arriba se le ve con la chaquetilla de verano y el triangulo azul con la letra S (Spanien)
Carles fue incluso presentado al Reichführer Himmler cuando visitó Matthausen en 1943
El lugarteniente de Hitler no podía creer que el primer negro que viera en su vida fuera además “un negro español”. Ziereis le dijo:
-Es español, pero su padre era caníbal y comía carne humana –y le abrió la boca mostrando su dentadura perfecta, algo muy infrecuente entre los presos del campo.
El negro Carles cayó en desgracia pues los oficiales no aprobaban que un ser de raza tan inferior manoseara sus abrigos. Sin duda Greykey habría acabado en el crematorio de no ser por la ayuda de sus compañeros que hacían todo lo posible por esconderlo. Incluso una vez lo camuflaron durante un recuento cubriéndole la cara con harina.
Después de ser liberado del campo, Greykey se instala en un suburbio cercano a París. En los años sesenta aún se le ve en reuniones de antiguos deportados pero poco después su biografía se empaña de misterio pues nadie ha vuelto a saber de él. En 1977, cuando Montserrat Roig está preparando su magnífico libro Catalanes en los campos nazis, intenta localizar sin éxito a Carles -todas las cartas que le envió fueron devueltas- así que hay que suponer que ya hubiera muerto por entonces. En Google hay datos sobre Greykey pero ninguno sobre su fallecimiento.
Si esta historia llegase a Hollywood seguro que se convertiría en un proyecto cinematográfico. Por cierto que el deportado aragonés Mariano Costante autor de otro libro imprescindible -Los años rojos- sobre los españoles y el holocausto describe a Carles como “apuesto y atlético”. ¿Qué tal una película con Denzel Washington de protagonista?

48 comentarios:

Salamandra dijo...

Hay historias que superan cualquier guión, desde luego.

Siempre se aprende algo en este blog, muchísimas gracias ;-)

BESOTE

miquel zueras dijo...

Gracias a tí, Salamandra. Me a legra verte por aquí. Desde luego la historia de Carles es tan interesante como poco conocida. Besazos. Borgo.

Clementine dijo...

Qué historia más interesante, Miquel. Y según iba leyendo, he ido pensando lo que tú has dicho al final, menudo guión. Sí, a mí me vale Denzel Washington, en realidad me vale siempre. Besos.

miquel zueras dijo...

Hola, Clementine. Pienso que los americanos hubieran hecho no una sino dos películas: una en los años sesenta con Sidney Poitier y otra más actual con Denzel. Gracias por pasarte por ´Borgo. Besos. Borgo.

Sincopada dijo...

Zueras, qué tremendo eres, ¿lo tuyo es ciencia infusa o lo osmotizas de la red?. Madre mía, una sobremesa contigo debe ser orgásmica...

pseudosocióloga dijo...

Curioso.

Marcos Callau dijo...

Pues como película no estaría nada mal. Además, como deja el final abierto, las posibilidades que se me ocurren son infinitas. Denzel Washington iría bien. Saludos.

Mr. Lombreeze dijo...

Desde luego miquel, esta biografía es un filón cinematográfico!.
La WWII fue un escenario irrepetible (eso esperamos todos) en el que se dieron las circunstancias para generar historias que ningún guionista podría haber imaginado. Es el periodo histórico en el que el dicho de "la realidad supera a la ficción" es, en sí, tan real que supera a la metaficción!!! jajaja
Qué buena anécdota.
Yo veo más a Cuba Gooding Jr haciendo este papel (a ver si levanta cabeza porque últimamente hace unos bodrios...).

CINEXIM dijo...

Ostras me has leído la mente al comentar a Denzel Washington!!!!

Bueno, lo he sudado pero el MEME ya está listo.

Gracias por pensar en mi!!!

miquel zueras dijo...

Hola, Sincopada. Bueno, no sé si mis sobremesas son muy orgásmicas (tendría que preparar aquel famoso plato de "Cuando Harry encontró a Sally") y en algunas como en mi entrada "El gato binario" del 12 de abril quedan algo maltrechos. Besos. Borgo.

miquel zueras dijo...

Bienvenida a Borgo, pseudosocióloga. Sí, que es un caso muy curioso, ya lo creo. Borgo.

Aris dijo...

que bueno! increible!
Hombre, yo había leido está historia hace años, no sé si será el mismo, pero si dices que era el único negro...había un negro muy mayor que hacía de camarero al final de las ramblas y contaba que había estado en un campo de concentración. El camarero murió ya hace años, pero en los años 80 era muy popular y tenía fotos con el Xavier Cugat i el Dali.

miquel zueras dijo...

Hola, Marcos. La veo como una película estilo "El triunfo del espiritu" aquello de Willem Dafoe haciendo de Salamo Arush, aquel campeón griego de boxeo que participa en combates para entretenimiento de los nazis en el campo donde está prisionero. Saludos. Borgo.

miquel zueras dijo...

Hola, Mr. Lombreeze. Sí que la WWII fue una fuente inagotable de historias aunque se siguen publicando aún más libros sobre la guerra civil española, curioso. No le iría mal este papel para Cuba que desde "Jerry Maguire" anda algo desnortado aunque yo veo más bien a Lawrence Fishburne para el papel. Saludos. Borgo.

miquel zueras dijo...

Hola, CINEXIM, gracias a ti. Luego me paso por tu MEME que seguro estará muy bien. Saludos. Borgo.

miquel zueras dijo...

Hola, Aris. Oye, pues eso que dices del negro camarero es muy interesante. No creo que fuera Greykey pues no regresó de Francia. Si puedes proporcionarme algún dato más te lo agradeceré. Saludos. Borgo.

Piru dijo...

Miguel, esta historia me hace recordar a un cantautor negro, también catalán. Es una anécdota por la que entra en el típico bar-chiringuito de verano, y la diversa clientela no hace más que quedársele mirando con cara de asombro, sin saber que decir. Todo esto hasta el momento en que llega a la barra y dice: Un tallat si us plau, momento en que todos respiran y el camarero contesta: menos mal... por un momento pensábamos que era negro, pero ya veo que es usted catalán.

Hay gente para todo

Un abrazo miguel!

SqSmaravillosa dijo...

Sorprendente. Nunca ma había parado a pensar sobre esto..es cierto, en ninguna película del holocausto nazi aparecen pesonas de raza negra en los campos de concentración. Dentro de la gran desgracia, que tuvo este hombre ,tal vez en en este caso fuera el color de la piel, el que finalmente lo salvó de la muerte. Lo realmente triste es que si hubiera nacido y vivido, en la América racista de aquella época dudo que su vida hubiese sido mejor...y todo por el color de la piel. Siempre me haces pensar..., y siempre me sorprendes. Un beso.

miquel zueras dijo...

Hola, Piru, desconocía esta anécdota del cantautor. Efectivamente hay gente para todo. Saludos. Borgo.

miquel zueras dijo...

Hola, SqSmaravillosa. Supe la historia de Greykey por el libro de Montserrat Roig y un interesante documental de la BBC -Black Over Red- sobre los negros de la Alemania Nazi, la mitad de ellos -la mayoria de la antigua zona francesa del Sarre- fueron a parar a campos de concentración. Es una historia poco conocida, lástima. Besos. Borgo.

Sr Nocivo dijo...

La realidad siempre supera la ficción y este es un buen ejemplo. Tal como dice es buen material para una película hollywodiense, de esas que hacen los directores en busca de prestigio y algún que otro oscar.

miquel zueras dijo...

Hola, Sr. Nocivo. Eso pienso yo: una historia que podría dar algunos Óscars con Denzel Washington (Greykey) y James Woods (comandante Ziereis) Saludos. Borgo.

Alimaña dijo...

Huy, esta historia se la vendes a Spike Lee y te monta un manifiesto pseudoracista de tres pares... jajajaja

Aprovecha la ocasión ahora, que los guionistas de Hollywood tienen una falta de ideas que riete tu del gobierno

PEPE CAHIERS dijo...

Es curioso como esa singularidad al principio le salvó la vida. Después, eso de esconderlo en el campo de concentración para que no dieran con él, me suena a "La vida es bella".

Clementine dijo...

James Woods estaría genial en ese papel, Miquel, y en cuál no...

miquel zueras dijo...

Hola, Alimaña. Pues no es mala idea lo de Spike, claro que ese pondrá seguro a Denzel Washington o incluso Will Smith, Dios mío... Saludos. Borgo.

miquel zueras dijo...

¿Qué tal, Cahiers? Sí que tiene alguna relación esa historia con la película de Begnini. Leí que los oficiales le pasaban un dedo por la cara y se asombraban al ver que no desteñía. La historia pide una película a gritos. Saludos. Borgo.

miquel zueras dijo...

Clementine: me encanta James Woods. Me impresionó en su primer papel importante. "Los visitantes" de Elia Kazan, luego "Campo de cebollas" y "Videodrome"... siempre está fantástico. Borgo.

Dickson dijo...

La vida de este señor parece una novela. Lástima que no sepamos como acabó sus días tras la guerra, aunque me siento capaz de imaginar un buen final. Pero bueno, eso lo haces tú mucho mejor. Saludos.

miquel zueras dijo...

Hola, Dickson. Todo lo que sé de Greykey tras su liberación del campo es que tuvo cuatro hijas, una de ellas ayudó a Montserrat Roig a redactar su historia para el libro. Su desaparición sí que resulta bastante misteriosa.Saludos. Borgo.

Isabel dijo...

Pobre hombre, no me imagino vivir en una guerra y es verdad, valdría para una película pero a mi Denzel Washington no me va demasiado, quizá sea por las películas que hace. Espero lo que me comentaste.
Besos.

miquel zueras dijo...

Hola, Isabel. Imagínate el panorama: el único preso negro en Matthausen. Pronto te lo envío. Gracias por pasarte por aquí. Borgo.

Lala dijo...

Gran entrada Miguel, muy buena. La verdad es que Sidney Pitier me encanta y seguro que una película así la hubiera bordado por la fuerza que transmitía. Denzel, otro actorazo.

Una historia increíble. Son intermibables las historias que hay sobre los campos de concentración y nunca dejo de sorprenderme.

Gracias por tu aporte, como siempre, muy bueno.

Besos

miquel zueras dijo...

Muchas gracias, Lala, me encanta que te gustara. Una historia de lo más interesante que merecería llevarse al cine (aunque no con Eddie Murphy, por favor)Besos. Borgo.

David dijo...

Buena entrada. Y sí. Da para un buen guión (o malo, depende quién lo escriba, claro).

miquel zueras dijo...

Me alegra verte por aquí, David. Por cierto que el escritor Juan Miñana y yo preparamos un proyecto de guión de un telefilme para TV3 "Triangulo azul" sobre el caso de Lluís Marco, el portavoz de Amical Matthausen que luego se descubrió que se inventó su pasado. No salió adelante, otra vez será. Borgo.

David dijo...

Pues esa historia me pareció muy-muy curiosa. Y alguna vez he pensado en toda esa gente que se inventa pasados y biografías ficticias. Y entre personajes célebres, hay más de uno... no sólo Bob Dylan o Jim Morrison (a estos les pillaron, claro). Tira de Cortázar, Malraux... En fin...es algo curioso.
Un saludo.
PD: Una pena que no saliera.

miquel zueras dijo...

Sí, David, hay gente más o menos famosa que ha "adornado" su biografía. Miñana hizo un guión muy bueno que planteaba esta cuestión: ¿es lícito mentir por una buena causa? y dejaba la respuesta en el aire. Saludos. Borgo.

El Abuelito dijo...

Otro magnífico tranche de vie a cargo del señor Borgo, gracias...

El Abuelito dijo...

Otro magnífico tranche de vie a cargo del señor Borgo, gracias...

miquel zueras dijo...

Muchas gracias, Abuelito. Hay muchas cosas que vale la pena explicar que se encuentran por ahí. Como siempre, un placer verle. Borgo.

joanbcn dijo...

Felicidades Borgo por esta increible historia.
Siempre he pensado que muchas historias de aqui si hubieran pasado en EEUU ya tendrían su versión en cine con caras de primera fila. Imaginate Los últimos de Filipinas con John Wayne proclamando en Baler: "no es un desafio, es una consancia de que estamos aqui"

joanbcn dijo...

Por cierto, tamboen es curiosa la historia de unos andorranos internados en campos nazis. Estaban clasificados como Rotspanier (rojos españoles), quizás porque no sabían ni donde estaba Andorra.

miquel zueras dijo...

Bienvenido, Joan. Sí que sería curiosa esa versión cinematográfica con Wayne. Hubieran podido aprovechar los decorados de "Guerrilla en Filipinas" de 1943.
Algo había leído sobre esos andorranos, algunos los detuvieron en la estación de La Tour de Carol, en la frontera.Es como los irlandeses (neutrales) detenidos por los japoneses en Singapur, metidos en el mismo saco. Saludos. Borgo.

Tomás Serrano dijo...

Muy buena historia, pero el papel sería para Don Cheadle...

miquel zueras dijo...

Hola, Tomás, me legra verte de nuevo. Pues sí, Cheadle, el protagonista de Hotel Ruanda no quedaría mall en ese papel. Saludos. Borgo.

Bargalloneta dijo...

Què fort!! No n'havia sentit mai a parlar d'aquest senyor!!
Tinc el llibre de la Roig, fa anys que me'l vull llegir però no m'atreveixo....

miquel zueras dijo...

Hola, Bargalloneta. És un llibre durissim però molt interesant, crec recordar que cap al final és quan parla d´en Greykey. Salut. Borgo.