jueves, 10 de junio de 2010

MARC LAWRENCE



Ahora se cumple el centenario de Marc Lawrence, el actor de mirada inquietante y rostro picado de viruela, siempre encasillado en papeles de gangster. Pero la vida de Lawrence quedó marcada por su papel en la vida real como delator. Fue denunciado en 1950 por Lee J. Cobb durante la Caza de Brujas por su militancia comunista. Los inquisidores amenazaron a Lawrence con deportar a su esposa italiana si no daba nombres y cantó más que un canario flauta. Casi el 60 por ciento de los acusados por el Comité de Actividades Antiamericanas salieron de la boquilla de Lawrence: Edward G. Robinson, Luther Adler (actor especializado en papeles de nazi) Howard da Silva… y muchos directores y guionistas. Lawrence decidió emigrar a Italia después de colaborar en la mítica La jungla del asfalto donde –ironías de la vida- interpretaba a un confidente que delataba a sus compañeros. No volvió al cine de Hollywood hasta Diamantes para la eternidad (1971) en un papelito -no acreditado- de un mafioso que hacía sudar a James Bond. Su última película destacable es Four Rooms (1995) en un papel de viejo conserje.
Parece que la Ley del Silencio sigue imperando sobre Marc Lawrence pues en youtube sólo he encontrado sobre él un video -imposible de copiar- de una escena de lucha con Gary Cooper en el film Cloak & Dagger (1946) que causó un gran impacto por su crudeza nada frecuente en el cine de entonces. La dirección es del genial Fritz Lang con guión de Ring Lardner, denunciado también por Lawrence ante el Comité. Recomiendo esta fantástica secuencia, sólo han de escribir "marc lawrence" y es el primer -y único- vídeo que aparece en youtube.

2 comentarios:

PEPE CAHIERS dijo...

Como bien comenta usted, en "La jungla de asfalto" el policía que le hace cantar le dice que delate a sus compañeros porque no es del tipo que tenga mucho aguante. Lo zarandea, la sopla 4 guantazos y el amigo canta hasta la traviata. ¿El arte imita a la vida o es al contrario?.

miquel zueras dijo...

Recuerdo la escena: es cuando el policia (Barry Keley) le saca la información a Marc Lawrence y este denuncia al cerebro de la banda (Sam Joffe) actor que después sería denunciado por Lawrence ante el Comité. Creo que aquí es más bien la vida la que imita al arte... o al revés, ya me he liado. Borgo.