martes, 1 de junio de 2010

EL NEGRO DE SVEN HASSEL


No, el título no significa que vaya a desvelar la identidad del que escribía realmente los libros de Sven Hassel, me explico: a los ingleses les gustó mi anterior portada Ejecución (la comento en mi entrada del 18 de marzo ) y me han encargado otra de similar estilo. Prisión GPU es la penúltima de la serie y se publicó aquí en los años 80 cuando ya había pasado la era dorada de los libros del danés. Lo más curioso de esta novela –bastante infumable- es que aparece un sargento de raza negra llamado Albert Mumbuto. Le concedí a ese dato el mismo crédito que suelo dar (o sea, ninguno) a los libros de Hassel pero al rastrear por internet veo con sorpresa que unos treinta hombres de raza negra sirvieron en el ejército de Hitler. No formaron un número lo bastante cuantioso para tener una unidad propia como los asiáticos, hindúes o árabes pero sirvieron en África, Grecia e incluso uno de ellos murió combatiendo cerca de Moscú.

El interesante blog argentino Taringa que ofrece bastante información sobre el tema destaca el curioso caso de Louis Joachim Eugene, un agitador fascista originario del Camerún que fue entrenado por el Abwer (Servicio de Inteligencia) para saltar en paracaídas sobre Francia, pero terminó siendo descubierto y fusilado por la resistencia. Louis Malle en su película Lacombe Lucien se inspiró en Eugene para el personaje del negro que colabora con la Gestapo.

9 comentarios:

PEPE CAHIERS dijo...

La historia hace estraños compañeros de viaje. Esto me recuerda a los indios que ayudaron como guías al ejercito americano en el genocidio de su propio pueblo.

El Abuelito dijo...

Un aspecto fascinante que desconocía por completo... me pongo a investigar el fascismo africano ya mismo...

joanbcn dijo...

Como dice Cahiers son los extraños compañeros que hace la historia. Aquellas pequeñas historías que no nos permiten generalizar porque siempre hay alguna historia individual...o no tan individual. Como los soldados de origen juedio que estaban encuadrados en las unidades de la Wehrmacht (Mischlinge), o aquellos fascistas británicos que combatieron hasta el último momento cerca del bunker de Hitler...

joanbcn dijo...

Supongo que de negros en la Alemania de Hitler los habría y muchos. Hasta la primera guerra mundial Alemania tenía colonias en Africa, por lo tanto es posible que hubiera más de un negro en el Reich.

Von Kleist dijo...

Buenas Miquel

Felicitarte una vez más por la portada, que me parece conceptualmente brillante, aunque sea para una de las novelas de Hassel que el autor ya escribió en automático. Por cierto que esa silueta del Panther alemán con la estrella roja me ha descolocado...;)

En cuanto a lo que dices de los negros, curiosamente se me había suscitado la misma duda. Acabó de comentar el film "La estrella de Africa" en mi blog, y resulta que en la película aparece un auxiliar de tierra negro enrolado en la escudrilla de Marseille. Al principio creí que era una licencia del film, pero buscando por internet, parece ser que efectivamente dicho personaje, un soldado sudafricano hecho prisionero por el DAK, se pasó a los alemanes trabajó como auxiliar de la Luftwaffe. Cosas curiosas de la guerra.

Saludos y enhorabuena, muy buen trabajo.

miquel zueras dijo...

Es que los americanos encontraron a muchos indios enfrentados entre ellos.Recuerdo aquella escena de "La Diligencia" que ante el recelo que produce un guía navajo un oficial dice: "Es navajo,odia a los apaches aún más que nosotros." Borgo.

miquel zueras dijo...

Recomiendo, Abuelito,el blog Taringa! "Los soldados negros y asiáticos de Hitler" Por allí pasaron africanos,árabes, coreanos, hindúes... hasta tailandeses. Fueron un grupo numeroso y uno de los aspectos más desconocidos de esa época. Borgo.

miquel zueras dijo...

Sí, Joan: ya había oído hablar de la "Mischlinge", incluso tuvieron a un general de aviación entre ellos. Sobre los británicos estoy preparando una entrada sobre la Britische Freikorps, una historia divertida a veces por lo desastrosa que llegó a ser pues casi todos sus miembros desertaban a lamínima ocasión.Borgo.

miquel zueras dijo...

Me alegra que te haya gustado, Von Kleist. Cuando hacía la portada sabía que no se te escaparía lo del panther con la estrella roja,pero la culpa fue de las prisas y que era la imagen que tenía más a mano. Y ahora voy a ver tu entrada sobre "La estrella de Africa". Saludos. Borgo.