sábado, 29 de agosto de 2009

BLACKOUT


Una de las cosas que más me han sorprendido de este atípico verano es que –al menos en la prensa española- no se recordara los 30 años del gran apagón que dejó durante 25 horas Nueva York a oscuras el 13 de julio de 1979. La gente se dedicó al pillaje a mansalva. Un chico fue detenido llevando una caja de una tienda asaltada y como era su tercer delito le cayeron un montón de años de cárcel. Su botín: una caja con doscientos tapones para bañera. Un policía tuvo un ataque al corazón al entrar en un almacén linterna en mano y verlo lleno de miembros mutilados; en realidad eran maniquíes descuartizados. Los actores que actuaban desnudos en la obra Oh! Calcuta en un teatro de Broadway no conseguieron encontrar los camerinos ni reconocer su vestuario por lo que tuvieron que pedir ropa prestada a los espectadores para volver a casa. Mientras, Peter Zasuly y Julia Bass quedaron atrapados en el ascensor de las oficinas de la IBM. Aunque solo se conocían de vista decidieron aprovechar para intimar. Horas después, cuando los bomberos los rescataron, Julia llevaba la semillita de Stephanie Bass; hoy una agente de bolsa de 29 años.