martes, 6 de marzo de 2018

UN PISO DESHABITADO (En parte real y parte ficción)


 Cuando los encargos de dibujo escasean trabajo de Enseñapisos para una inmobiliaria. Ésta cerró y la agencia ha sido adquirida por unos empresarios venezolanos.
En la oficina reina un silencio nada caribeño. Unos empleados susurran junto a la máquina de café y un hombre trajeado sentado en una mesa me indica con un gesto que me siente frente a él. Lleva el pelo negro cayéndole sobre la frente en mechones hirsutos a lo Frankenstein y su loción huele a cuero de asiento de coche. Va al grano:
Te vamos a poner a prueba. Tenemos un piso de 90m2, tres habitaciones, dos baños… 160.000 €. Tienes que venderlo antes de dos meses –inclina la cabeza en mi dirección-. Pero has de saber algo sobre ese piso…
“Ya estamos –pienso-, ahora me dirá que la casa está encantada o que el anterior inquilino se cargó a su familia a hachazos.”
-Hay que vaciarlo y limpiarlo.
-¡Yo sólo enseño pisos! Para eso teníamos una brigada de limp…
-Lo tomas o lo dejas –dice alcanzándome un juego de llaves.
Lo tomo. El piso está hecho una porquería y huele a humedad. En el suelo se ve el contorno fantasma dejado por un sofá. En la pared de carga, cerca del suelo, hay grietas azuladas. Aluminosis. 
  Empiezo por la cocina, la pica está repleta de platos cubiertos de moho gris peludo y hebras de tela de araña. Los voy metiendo en bolsas industriales de basura de 150 litros. Sudo a mares mientras fregoteo la suciedad del linóleo con estropajo metálico.
Sobre la encimera hay un cocodrilo de peluche. Le pongo nombre, Juancho, y me entretengo contándole mis cosas mientras trabajo aunque no tiene mucha conversación.
Me subo a una escalera y recojo las moscas muertas y resecas de las lámparas de los techos. También cagaditas de ratón con aspecto de arroz integral. Barro, friego, saco brillo y sudo mucho más.
 Después de ocho horas he terminado. La inmobiliaria me ha prestado una cámara Canon y saco fotos del salón de cara a la ventana para que se vea más amplio y luminoso. También me hago esta foto.
Me siento en una caja de embalaje y contemplo el resultado. Estoy examinando las grietas de aluminosis cuando de repente un estremecimiento sacude la sala. Desde el interior del muro se oyen sonidos roncos y convulsivos semejantes a ladridos. Las grietas se propagan por toda la pared formando ángulos imposibles bajo una lluvia de escayola.
-¡Tienen hambre y sed! ¡Son los Perros de Tíndalos!
FIN
Vuelta a la realidad: el piso lo vendí dieciocho días después.
-"¿Ves, hijo? Nuestros antepasados tenían cola." Mi último chiste para la revista MAYDAY que también cierra.
¡Pero al menos sigo publicando aquí mis Chistes Malos!!!


46 comentarios:

Clementine dijo...

Jajaja, me encanta lo del cocodrilo y que le llames Juancho. Qué entrada más original, Miquel.
Muchos besos, Borgo.

RECOMENZAR dijo...

Recien me levanto mientras tomo cafe con leche te leo. Va todo super bien y cuando llego al final( mi intelecto por la mañana no funciona) ...quiero saber los ruidos entre las paredes ¿eran murciélagos? .... Si me hubieras llamado te hubiera dado una mano. Limpio muy bien . Aunque odio los ruidos entre las paredes Un abrazo lleno de Sol
GENIAL! :)

Anónimo dijo...

¡Enhorabuena a este Rambo por ese trabajo tan limpio! ¡Y con final feliz!
Yo creo que a los que nos educo el lagarto Juancho (y aún no tenemos aluminosis) tenemos cierta ventaja con los que se edificaron entre placas de pladur.
Un saludo, Manu3l.

Melmoth el errabundo dijo...

Me ha encantado este relato, amigo Miquel, sobre todo, porque nos conocemos en persona y hemos hablado sobre ello, largo y tendido, además de unas cuantas copas. Doy fe que esta historia es auténticamente verídica. Hago un inciso, amigo mío. El otro día, sin más, estaba en el cine y en todos los tráileres que pusieron se podía leer con una gran trascendencia que las pelis estaban basadas en “hechos reales”. Entiendo esta gilipollez por parte de los anunciantes, pero yo lo veo de otra manera. “Basado en hechos reales”, como si lo importante fuera esa sujeción a la supuesta realidad. Aquí te veo, amigo, como un Rambo dispuesto a todo, pero sensible, muy sensible, hablando con Juancho. Me has hecho recordar a Tom Hanks en Náufragos, de Robert Zemeckis. Allí, en su isla desierta, el tipo se hace con un balón de voleibol y le pone de nombre “Wilson”, y le cuenta sus penas, se enfada y le muestra un cariño inaudito. Yo lo hice una vez, cuando vivía solo, son una muñeca hinchable, pero no funcionó. Me parecía mucho a Michel Piccoli en “Tamaño natural” de Berlanga. Luego, mis supuestos amigos me rescataron y acabamos como en la película de Ferreri “La gran comilona”, que también salía Piccoli.

Me ha encantado cómo muestras a ese tipo que acaba de hacerse con la empresa. “Te vamos a poner a prueba. Tenemos un piso de 90m2, tres habitaciones, dos baños… 160.000 euracos…” ¡Qué cinismo, joder! ¡Cuando uno está viviendo en una conejera! ¿Aluminosis? ¡Esos pisos se mantendrán en pie mucho más tiempo de lo que nos queda a nosotros de vida!

Me ha gustado la comparación: “cagaditas de ratón con aspecto de arroz integral”. Yo, desgraciadamente, me crie con ratones hasta los dieciséis años. Y ya ni te digo sobre las cagadas de moscas en aquellas antiguas lámparas de latón que pendían del techo del comedor, con un racimo de grandes copas opacas de cristal amarillentas. Si las mirabas un domingo por la tarde era lo peor. Tristes domingos de provincia mirando el cagadero de las moscas.

Recuerdo cuando me contaste lo de “Los perros de Tíndalos”, amigo Miquel, un gran relato de Frank Belknap Long, de unos seres parecidos a los perros del infierno asociados a los ángeles y demonios que habitaron la tierra mucho antes que el hombre (parece que todo lo más interesante sucedió antes de la aparición del mono). El relato me impresionó tanto como lo que has escrito sobre tu verdadera experiencia. Ese elemento que nos lleva a estados salteados de consciencia para poder acceder a otros estadios de la realidad; a una densidad diferente a la nuestra. Acceder a esos planos equivale a acceder al conocimiento de otros seres, en este caso tuyo, al tipo con flequillo a lo Frankenstein.

Y qué decir de tus dibujos, siempre magníficos. Me gustan los chistes malos, de verdad, porque se acerca mucho más a nuestra mala vida o, vida mala, que no es lo mismo. Lo cutre de la vida. El teléfono con rabo es genial. Lo bueno que tenía es que era limitado y te dejaba libertad de espacio. Hablabas por teléfono y luego salías a la calle totalmente separado de ese dichoso demonio que nos tiene atosigados. Ahora, sin la cola, lo llevábamos a todas horas a cuestas.

Me he estado riendo de lo lindo con eso de la pizza. ¿Chiste tonto? Creo que no. La gilipollez es que no te rías con él porque no lo has entendido en toda su profundidad.

¡Un fuerte abrazo, amigo!

PD: ¿Te llevaste a tu casa a Juancho? o ¿Lo dejaste allí como juguete y distracción, para poder huir de los perros de Tíndalos?

Reportero A Letargo En Suleyken. dijo...

Tener en tu escritura amaestrados hasta a los mismísimos Perros de Tíndalos para hacerlos personajes de un texto, es sorprendente. A mí todas las referencias a F. B. Long y a Los Mitos de Ctulhu en general me enloquecen de afición. Además que les cohesionas muy bien. Los dibujos y parte de la historia real son excelentes, pero tu foto, esa suerte de Rambo urbanita, es tronchante y acertada, qué toque de humor sanísimo; ha quedado realmente bien. Los chistes finales vienen al pelo. Lovecraft también estaría muy contento -por lo de Ctulhu y tu viñeta de tentáculos "Miskatonic"y las costas primigenias de Providence......-

El Demiurgo de Hurlingham dijo...

Que buen chiste dibujado.

Que trabajo duro.
Me gustó la inclusión de esos personajes, que nadie sobrevive pare describir como son.

Saludos

El Demiurgo de Hurlingham dijo...

El cuarto capítulo de la temporada 11 de X-Files me hizo recordar a alguna de tus entradas, más bien a algo de tu blog.
Hay un personaje que recuerda lo que los dempas no recuerdan. Hay menciones al Efecto Mandela.
A las series Rumbo a lo desconocido y sobre todo La dimensión desconocida, con un capítulo que recuerda el Agente Mulder, pero parece no existir.

karin rosenkranz dijo...

Miquel, muy bueno tu relato real. Veo en el selfie que te has hecho no llevas guantes, con todo lo que has limpiado.....por lo menos ya puedes disfrutar de la comisión. Para venderlo tan rápido tiene que ser un buen piso.
Muy buenos los chistes.
siempre me rio al leerte.
saludos

karin rosenkranz dijo...

Uyyyy, he ampliado la foto y he visto los guantes mugrientos! Es que te estoy escribiendo desde un móvil que pide la jubilación desesperadamente.

Doctora dijo...

Teniendo en cuenta el estado de la casa pensaba que ibas a encontrar a la hermana de Ben Hur en el dormitorio junto a su madre. Al menos no había roedores muertos.

Yo conocí a un chico que trabajaba limpiando pisos así y decía que la mitad de las veces tenían que ponerse mascarillas, pero de esas completas en plan riesgo nuclear.

Besos ;)

miquel zueras dijo...

Hola, Clementine! De niño era un fan de los dibujos de Hanna & Barberá y quería tener un cocodrilo y llamarlo Juancho o un gorila como Maguila. Al final comprendí que tenía que conformarme con gatos o mascotas menos peligrosas.
Muchos besos, Clementine!
Borgo.

miquel zueras dijo...

Hola, RECOMENZAR! Aquel apartamento era muy silencioso. Lo único que se oía era un reloj que hacía tic tac. Tan lento como el gotear de un grifo drip...drip... si la próxima vez quieres echarme una mano serás muy bienvenida.
Abrazos soleados!
Borgo.

miquel zueras dijo...

Hola, Manu! Aquí estoy con traje de faena completo salvo la mascarilla para el polvo (que había y en cantidad en ese piso) He "adoptado" a Juancho, me lo he llevado a casa. Una mascota barata y fácil de mantener.
El pladur, el yeso laminado... creo que está muy bien pero tiene el inconveniente de ser algo difícil de instalar.
Saludos!
Borgo.

miquel zueras dijo...

Hola, Melmoth! Sí, "Based in a True History" como dicen las películas americanas. La verdad es que fuiste tú el que me animó a publicar la anécdota con los perros de Tíndalos como invitados. "Tamaño natural", una gran película. Cuando terminaba la jornada de rodaje Berlanga se llevaba a la muñeca hinchable a su hotel pues el equipo técnico dejaba la muñeca hecha unos zorros y tuvieron que sustituirla por una nueva cinco veces.
Sí, por 160.000 un piso de 90 m2 es una ganga en Barcelona, la vivienda se está poniendo imposible.
Cagadas de ratón, moscas y arañas petrificadas... yo creo que las horas de trabajo seguidas (no había electricidad y tenía que terminar antes de oscurecer) y esas grietas de las paredes me ayudaron a ver perros de Tíndalos abriéndose paso por el muro.
Ahora somos nosotros la "cola" de los teléfonos, y sí, me llevé a casa al bueno de Juancho. Puede que me proteja si vienen los perros a hacerme una visita.
Abrazos, amigo!
Borgo.

miquel zueras dijo...

Hola, Reportero! El piso que olía a humedad rancia, moros, grietas en las paredes... no es raro que apareciesen los Perros de Tíndalos en ese ambiente mohoso a lo Innsmouth. Ya que tenía en las manos una buena cámara me dije "voy a aprovechar para sacar una de recuerdo". Tumbado en el suelo buscando los mejores ángulos parecía un reportero de guerra.
Unos tentáculos asomando por la ventana... habría sido un buen detalle para darme la bienvenida.
Saludos!
Borgo.

Belknap dijo...

Mr. Borgo, me gusto el chiste de los telefonos; un muy buen final para un trabajo muy duro. Saludos.

miquel zueras dijo...

Hola, Demiurgo! Muchas gracias. Lamento lo de esa revista que ha pasado a la historia, era muy divertido dibujar esos chistes.
Vaciar y limpiar aquel piso no fue tan divertido. No, nadie sabe como son esos perros, me quedé con las ganas de saber si se parecían al del dibujo.
Saludos!
Borgo.

miquel zueras dijo...

Hola de nuevo, Demiurgo! Muy interesante lo del Efecto Mandela y pensaba dedicarle una entrada. Tiene un nombre: Criptomnesia (nuestro cerebro coloca cosas en la memori que sólo existen en nuestra imaginación) y hasta teorías sobre un mundo paralelo en el que, por ejemplo, el "Hombre del tanque" de Tiananmén fue arrollado.
Tengo que ver la temporada 11 de X-Files. Parece que es mejor que la muy floja temporada anterior.
Saludos!
Borgo.

miquel zueras dijo...

Hola, Karin! Sí, si que llevo guantes aunque no se distinguen mucho pues son de color carne. El piso no es nada del otro mundo -grande, eso sí- pero a un precio módico tal como está la vivienda en Barcelona.
Muchas gracias y eso es lo que más me gusta saber, que alguien ríe con mis páginas. Eso intento, entretener con mis dibujos y chorradillas.
Saludos!
Borgo.

miquel zueras dijo...

Hola de nuevo, Karin. ¡Já, já! ahora sí que has visto los guantes y lo mugrientos que quedaron. También llevaba (no sale en la foto) una de esas mascarillas de cartón azul que venden en los bazares chinos.
Saludos!
Borgo.

miquel zueras dijo...

Hola, Doctora! Pues mi momento de terror fue cuando sacaba los platos con comida fosilizada de la pica. Esperaba que me saliera una rata, gusanos... afortunadamente era un tercero y en los pisos altos no suelen entrar bichos, solo una arañita asustadiza.
Bueno, no uso de esas mascarillas, me llevé una de esas de cartón azul que venden en los chinos y me vino muy bien por la cantidad de polvo que se levantó. Me la quité para la foto.
Saludos!
Borgo.

miquel zueras dijo...

Hola, Mr.Belknap! Muchas gracias. Los perros de Tindalos, al salir de la grieta, me dieron este mensaje: "¡Saludos a Mr.Belknap! Tiene un blog que se llama como nosotros".
Saludos!
Borgo.

Mister Lombreeze dijo...

JAJAJAJAJAJAAJAJAJAJAJA, BRAVISIMO!!!, me encantaría tener iconos de esos de los aplausos. Mejor post 2018 so far.

Folk dijo...

Es curioso el mundo de enseñar pisos,hay personas que ya en la agencia igual les han comentado todos los datos del inmueble, y les dicen por ejemplo que no tiene ascensor, y el cliente lo quiere con ascensor, pero aun sabiendo que no tiene se empeña en que le enseñen el piso, y luego cuando llega el dia, nada mas que entra por la puerta con quien se lo va a enseñar dice: ¡Hombre, si tuviese ascensor!, evidentemente no compra el piso, ¿para que va a verlo si ya sabe que no tiene ascensor ni posibilidad de que lo pongan?

siempre es una lastima que cierren revistas en donde un artista puede publicar chistes o paginas de comic, a este paso ya veo en el fúturo arqueologos buscando una revista editada en papel en donde un dibujante publicase sus trabajos...

Cuando yo era crio tambien me gustaban los dibujos de Hanna-Barbera, ademas durante mucho tiempo cuando veia en los creditos esa combinación de apellidos me pensaba que era el nombre de dos señoras...

Saludos!

Folk dijo...

en el anterior comentario se me ha saltado poner la opinion que tenia para iniciar el post, bueno la pongo aquí...

Al leer tu relato me ha venido tambien a la memoria aquella escena de la pelicula dirigida por Alex de la Iglesia,"La comunidad", en donde Carmen Maura se dedica enseñar pisos, y cuando lleva a unos potenciales clientes para enseñarles uno, y al abrir vé que está en unas condiciones funestas ha de intentar vender la moto como sea de que el piso es cojonudo, aunque allí el terror estaba en la misma comunidad de vecinos.

miquel zueras dijo...

Gracias, Mister Loombreeze! Cuando la entrevista con el de la inmobiliaria me sentí como el Jack Torrance del inicio de "El resplandor", y ya en el piso tuve un poco la sensación del protagonista de "El quimérico inquilino". Puede que ayudaran los efectos alucinógenos del polvo que tragué durante la limpieza.
Saludos!
Borgo.

miquel zueras dijo...

¿Qué tal, Folk? Yo me he encontrado con algún cliente así y dan ganas de echarlo escaleras abajo.
Cuando recuerdo todas las publicaciones que había cuando empecé a pasear mis dibujos... Papus, Lib con sus tiras cómicas, revistas como Totem o Blue Jeans, y eso que en Inglaterra aún quedan revistas de humor en papel. A mí también me pasaba lo mismo con Hnna y Barbera, por cierto que Barbera dicen que tenía origenes valencianos.
Uf, yo también he intentado vender un piso en condiciones muy adversas aunque no me he encontrado todavía un cadáver momificado frente al televisor. Quizás el próximo piso que tenga que limpiar se me aparecerán en el pasillos dos gemelas que me dicen: "Ven a jugar con nosotras" ¡Brrr...!
Saludos!
Borgo.

Frodo dijo...

jajajaajaj perdón que me ría ante tanto cierre y mala suerte, pero es que los dos chistes me han encantado.

Ahora, en serio, gran foto te sacaste!
El tema en ese relato es saber qué parte es la ficticia y cuál la real. Espero que los perros sean la real, así todo lo demás es ficticio...
Abrazo grande y que las cosas mejoren! por acá en Sudamérica no nos va mejor

Abrazo!

PD: Hablando de temas ficticios vs realidad
¿me enviaste algún mail que no contesté? Porque entonces debo haberlo soñado. Sabía que debía contestarlo, y cuando fui a ver la bandeja de entrada ¡no había nada!

miquel zueras dijo...

Hola, Frodo! Me encanta que te gusten los chistes, mejor tomárselo todo con buen humor como decía Pepe -el Zorro- Iglesias.
Decidí sacarme una foto de recuerdo, ya que tenía una buen a cámara. a ver si la ponen en el cartel de "Empleado del mes". Intenté sacarles una a los perros de Tíndalos pero no les gustan los paparazzis, y tienen muy mal carácter.
No, no... todos los mails que te envié los has contestado, no se ha quedado ninguno por el camino. ¡Gracias!
Abrazos y seguimos en contacto.
Borgo.

DULCINEA DEL ATLANTICO dijo...

Tal y como estaba el piso por lo que cuentas es normal que algo se escondiera en las paredes, seguro que escapó cuando vio tanta porquería y luego no pudo salir. El único testigo de los hechos es ese cocodrilo que veía pasar la vida sin mayor preocupación.
Los chistes muy buenos, y las ilustraciones igual de buenas.
Saludos Miquel
Puri

miquel zueras dijo...

¿Qué tal, Dulcinea? La verdad es que le estoy dando vueltas a un relato sobre una miasma que surge de las grietas, crece y se alimenta de la porquería del piso deshabitado hasta que adquiere inteligencia y se queda a vivir allí como un inquilino. Como paga el alquiler, no hay problema alguno.
Me alegra muchísimo que te hayan gustado los chistes y los dibujitos. Era una entrada que pedía mucha ilustración.
Saludos, Puri!
Borgo.

abril en paris dijo...

Me identifico mucho contigo porque he hecho más de una mudanza y siempre nos ha tocado limpiar a tope...recuerdo una buhardilla donde habia de todo...exterminamos hasta la última generación de cucarachas (jamás he pasado tanto asco.) y algún que otro ratoncillo...polvo a discreción y alguna reliquia, muebles viejos que luego reciclamos, eso en otra época ya lejana...en otra galaxia. Pero entonces era hasta divertido.
Me he reido mucho con los chistes y desde luego la foto es para nota jajaja :D
Eres genialisimo recuperando historias y aprovechando los guiones ilustrados por tiras cómicas o "terrorificas" ;)

Saludos Miquel.

miquel zueras dijo...

Hola, Abril! Me he encontrado con pisos que parecían preparados para que nadie en su sano juicio se los quedase. Mugre, montañas de maderos y ropa usada... ácaros y miles de diminutos bichitos que sacrificar (me encontré con uno infestado de pulgas y tuvimos que usar botes de humo) muebles carcomidos, hasta alguna silla de ruedas...
Muchas gracias. El piso daba para mucha inspiración, desde los perros de Tíndalos hasta novela gótica de fantasmas si uno se quedaba allí a pasar la noche.
Saludos!
Borgo.

Josep dijo...

Atesoras, entre otras, la infrecuente virtud del buen humor que te permite reirte de tí mismo y de lo que te sucede, Borgo, y ése es un don a preservar.

Desde luego, 90 metros por 160.000 fue una venta plácida con un preámbulo riguroso, no hay duda: siempre me sorprende saber en qué condiciones algunas personas abandonan sus hogares: ya son ganas dejarlo todo hecho unos zorros, con tantos enseres mal abandonados. Lo de los perros de Tíndalos provoca un escalofrío añadido a la narración, ya de por sí inquietante.

El chiste de la pizza me ha encantado, ya ves.

Un abrazo.

miquel zueras dijo...

Hola, Josep! Decidí tomarme a broma mi primer día como limpiador de pisos. Todo el día haciendo viajes a los contenedores y dando piezas de metal a los rumanos que merodeaban por ahí. Había tal cantidad de capas de mugre que pensaba que aquello acabaría evolucionando en una miasma con tentáculos alimentándose de las palomas que se acercaban al balcón.
Con el chiste de la pizza me estuve riendo media hora, es mi debilidad por los chistes malos.
Abrazos, Josep!
Borgo.

miquel zueras dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
María Perlada dijo...

Jajaja lo que me has hecho reir, al final te tocó limpiarlo, y hasta al cocodrilo lo pusiste nombre Juancho jajajaja, pero tuviste suerte que el piso lo vendiste y en pocos días.

Estás bien guapo en la foto.

Lo que me ha gustado esta entrada, miquel, ainssss gracias por sacarme sonrisas las necesitaba.

Un beso enorme.

miquel zueras dijo...

Hola, María! Espero que la próxima vez no me den una carretilla y una pala y me digan que he de construir el piso. Al menos he adoptado una mascota, es decorativa y me sale muy económica.
Muchas gracias y me hace sentirme bien cuando alguien me dice que se ha divertido con mis entradas. Las sonrisas siempre son necesarias; ahora mucho.
Besos, María!
Borgo.

Chechu Rebota dijo...

Una cosa buena es que los nuevos inquilinos tendrán unos perros guardianes fetén, porque teniendo a esos canes infernales, ¿quién tendrá las narices de entrarles a robar?

Siento el cierre de la revista y espero que en breve te lleguen más proyectos.

Un saludo.

miquel zueras dijo...

¿Qué tal, Chechu? Pues es verdad, perros guardianes que no necesitan whiskas pues seguro que se alimentan de Testigos de Jehová y demás visitas inoportunas. Yo les hago un cartel: "Cuidado con los perros de Tindalos".
Ya se sabe, es un oficio inseguro, espero que ahora vengan mejores tiempos.
Saludos!
Borgo.

AMALIA dijo...

Una buena limpieza!!!.

Estupendos los chistes y, sin duda, muy gratificante leerte.
Un abrazo. Feliz semana.

miquel zueras dijo...

¿Qué tal, Amalia? Una limpieza a fondo de ocho horas, como limpiar la cubierta de un barco. Al menos me llevé una simpática mascota.
Muchas gracias y me alegra de verdad que te guste leerme.
Abrazos y muy feliz semana!
Borgo.

David dijo...

Pero, ¿hay algo que no hagas? Ilustrador, doblador, agente inmobiliario, escritor...
En fin... ya siento que cerrar la revista. Habrá otras...

miquel zueras dijo...

¿Qué tal, David? Bueno, no soy un agente inmobiliario, soy un vulgar "Enseñapisos" y me cogieron por mi voz que parece queda bien para vender pisos lóbregos y húmedos.
Estamos pasando los dibujantes unos tiempos difíciles con tantas publicaciones que cierran. En fin, espero que sea algo temporal y que no tenga que aparcar el lápiz.
Saludos!
Borgo.

Nury ruri dijo...

Pues el último chiste será malo pero me he reído un montón.
Una pena que cierren una revista pero surgirán nuevas cosas ya verás.
Saludos.

miquel zueras dijo...

Hola, Nury! Menos mal, pensaba que el único que tenía un sentido del humor algo rarillo era yo. Me estuve riendo media hora. Como no tengo gracia para contarlos mejor los dibujo.
¡Eso espero! El tema editorial está complicado pero cruzo los dedos...
Saludos!
Borgo.