lunes, 31 de julio de 2017

MI VECINO ES UN DUENDE (Relato)

 Durante unas obras en el alcantarillado los trabajadores abrieron accidentalmente un portal del inframundo y ahora mi barrio está embrujado.
Por las calles se pasean espectros, cabezas sin tronco o troncos sin cabeza, y enjambres de murciélagos-vampiro golpetean con sus alas los cristales de las ventanas.
En el Starbucks cercano a mi casa aparecen como por arte de magia gnomos y duendes que se mean en los frapuccinos y los moccalate de la clientela mientras éstos están absortos mirando  la pantalla de sus ordenadores portátiles.
El suceso más grave ocurrió en el Chin-Lu, el bazar chino de mi esquina, cuando un día se presentó nada menos que Fu Manchú y allí se quedó. Al principio a los vecinos no les importó gran cosa pues Fu Manchú se limitaba a teclear un móvil con la larguísima uña de su meñique y a responder “Por allí” señalando al infinito como hace siempre el personal de los bazares cuando les preguntas por un artículo.
 Pero cuando a Fu Manchú le dio por arrojar dagas envenenadas a los clientes éstos empezaron a evitar el local, y el dueño y su esposa, a ahogar sus penas en la bebida. Un día el señor Chin-Lu roció a la pobre mujer con sake y le prendió fuego. Ahora el espectro de la señora Chin-Lu atiende un bar frecuentado por trasgos. Hace cocina-fusión y tiene mucho éxito con su gazpacho de aleta de tiburón.
Desde mi piso oigo alimañas, sabandijas y gusarapos reptando y medrando por las calles. Y esto no es lo peor.
Lo peor es que, mientras escribo, se ha abierto la puerta de par en par y ha aparecido la cabeza y una mano del cocinero Karlos Arguiñano. Digo bien, cabeza y una mano –la derecha- flotando en la penumbra. La mano de Arguiñano lleva una sartén. Con un rápido giro voltea una tortilla y me pregunta:
-¿Te gusta poco hecha?
FIN
YA TENGO PINCHE DE COCINA EN CASA
Mi hijo Daniel pelando patatas; así empecé yo.
Quiere que le de clases de cocina. Pues bien, hemos empezado con una de mis tapas preferidas: 
RECETA FÁCIL DE PATATAS BRAVAS
 Pelamos las patatas y las cortamos en forma desigual (groseramente, como dicen los libros de cocina) y las freímos en una sartén con abundante aceite y el fuego al mínimo. Cuando estén tiernas las sacamos del fuego y las dejamos sobre un papel de cocina para absorver el aceite sobrante. Luego las volvemos a poner en la sartén con el fuego a tope 5 minutos. Quedarán crujientes por fuera y blanditas por dentro.
En otra sartén con un poco de aceite calentamos una cucharada de pimentón -¡Sin que eche humo, que el pimentón no se queme o quedaría amargo!- una cucharadita de harina, removemos y añadimos un poco de tomate triturado. Dejamos reducir el tomate, añadimos un par de gotas de tabasco y regamos las patatas con esta salsita. Buen provecho!


36 comentarios:

El Demiurgo de Hurlingham dijo...

El comienzo de la historia me recuerda el de la película El reinado del fuego. Una excavación para construir una estación de tren despierta accidentalmente a los dragones. Dragones que destruyen la civilización. Los sobrevivientes se las arreglan como pueden en refugios.
Así que podría ser peor de lo que contás.
Aunque puede ser algo muy molesto que contaminen los frapuccionos. O simplemente capuccinos. Aunque quien les manda estar concentrados en los celulares. Claro que tratándose de un villano, es lo mejor que puede pasar. Por lo menos para el negocio.
Que los trasgos vayan a un lugar propio no está mal. De hecho, podrían ir surgiendo locales para seres paranormales. Como el bar al que va John Constatine.

Clementine dijo...

Jajajajaja... madre mía, Miquel, qué relato, no te dejas ningún personajillo. Y ese final...
Todos los dibujos son tuyos, ¿no? (menos la foto de Daniel, claro está).
Muchos besos, Borgo y muy buena semana.

PD: Se nos ha ido Sam Shepard :( ¿le conocías como escritor? A mí me encanta.

DULCINEA DEL ATLANTICO dijo...

MIquel como para vivir en esa zona, no se libra nadie de la compañía de un fantasma u otro ser del inframundo. Es mejor que no limpien las alcantarillas para no despertar a los duendes malignos.
Tu hijo es un fiel retrato de su padre, y como tal empieza desde cero, con esos comienzos se llega a alcanzar grandes metas en la cocina.
Tome nota de la receta, tiene buena pinta. Gracias por compartirla.
Besos Miquel
Puri

Chechu Rebota dijo...

Pues así y todo, creo que esos vecinos espectrales son mas majos y menos molestos que algunos vecinos de la finca de mis padres.

Me apunto la receta y me propongo llevarla a práctica cuando tenga invitados.

Reportero A Letargo En Suleyken. dijo...

¡Hola M i q u e l ! : Tu nuevo relato es un cruce de H.P. Lovecraft (por la fisura del inframundo me acuerdo de Los Hongos de Yuggoth y otras cosas de la mítica Miskatonic) y Axel Munthe (por los seres elementales conviviendo con un Humano) de manera que el ensamble es tremendamente original. Es tan sugerente que he imaginado con gran placer el barrio tomado por las circunstancias upirológicas y preternaturales. También he tenido el gusto de leer a Feval-aunque su obra no es de mis favoritas del género-y que menciones al héroe de Sax Rommer es un puntazo de los grandiosos. De otro lado, la receta de las bravas viene al pelo: A mí todo lo que lleva cayena u otro condimento para estómagos fuertes(y mi estómago está más blindado que Fort Nox) me vuelve loco. Un placer conocer a tu chaval. Mis hijas también me ayudan en el laboratorio de mi cocina y lo pasamos como payasos en un circo de varias pistas.
¡¡¡¡¡¡¡ Es una delicia empezar el octavo mes y comprobar que ya estás ahí tan preparado con tus dibujos y las simpáticas ocurrencias!!!!!!!

Doctora dijo...

Encontrar una cabeza flotando tiene que ser horrible, pero por lo menos así sabes de quien es la mano ;P

ricard dijo...

Pudo haber sido peor. Pudo haber sido la cabeza de Chicote.

JLO dijo...

no puedo dejar de pensar en esas papas y su cocción... se me hizo agua la boca...

todo lo demás que iba a comentar quedó en ese golpe de 5 minutos de aceite para hacerlas crujientes y blanditas ja...

te odio!!!!!!!!!!!!!

miquel zueras dijo...

Hola, Demiurgo! Sí, yo pensaba en esta película y en Qué sucedió entonces? un clásico de la Hammer en que unas excavaciones en el metro de Londres descubren una nave alienígena.
Les tengo mucha manía a las franquícias, en especial Starbucks, cuando veo a todos tomando sus capuccino y escribiendo en el ordenador me parece estar entre extraterrestres.
Sí, como Constantine o los bares donde se pasea el detective Lovecraft (Hechizo mortal, 1991, con Fred Ward) en un mundo donde la magia es algo habitual.
Saludos!
Borgo.

miquel zueras dijo...

¿Qué tal, Clementine? Sí, todo son obras mías incluyendo a Daniel, claro. ¿Me quedó bien dibujado?
Aún no me he recuperado del fallecimiento de Jeanne Moreau y me entero de la muerte de San Shepard. Me encantó su "Lengua silenciosa" que fue llevada al cine con River Phoenix y su novela "Locos de amor". Ganó el Pulitzer a los 30 años, era un buen actor y encima muy atractivo. Jó, qué envidia...
Besos!
Borgo.

miquel zueras dijo...

Hola, Dulcinea! Daniel me dijo que quería aprender a cocinar "Porqué los chefs ligan mucho". Bueno, saber cocinar siempre es útil, mañana le enseño a hacer pollo asado, segunda lección.
Un placer compartir las recetas. El próximo día haremos en casa papas arrugás con mojo verde.
Muchos besos, Puri!
Borgo.

miquel zueras dijo...

Hola, Chechu! Me alegra mucho volver a verte por aquí.
Los fantasmas no son malos vecinos, se conforman con arrastrar cadenas y ulular un poco, no es como el típico vecino que le da al bricolage los domingos por la mañana.
Te aconsejo esta receta que es de lo más sencilla. Hoy he repetido de bravas acompañadas con sangría fresquita.
Saludos!
Borgo.

miquel zueras dijo...

Hola, Reportero! Sí, y los perros de Tíndalos que nos pueden aparecer desde cualquier ángulo y meterse en casa...
Feval es muy de suépoca, muy folletinesco. Hay una escena de "La ciudad de los vampiros" que me gusta mucho, cuando descubren a Goetzi, el vampiro, flotando como un tronco a la deriva por un rio. Según las leyendas era una forma común de los vampiros para desplazarse.
Esa ha sido la primera lección de cocina de Daniel. Me encantan las bravas auténticas, no con esa especie de allioli picante con que las sirven en algunos bares.
Ahora me tomaré unos días de vacaciones en mi pueblo, L´Escala, pero yo sigo con mi blog, al pie del cañón.
Saludos!
Borgo.

miquel zueras dijo...

Hola, Doctora!
Lo más espantoso sería que la cabeza de Arguiñano contara uno de sus malísimos chistes que saca en su programa de televisión. ¡Qué miedo!
Saludos!
Borgo.

miquel zueras dijo...

Hola, Ricard! Uf, tuve un cocinero jefe parecido a Chicote. Qué cruz... por suerte nunca le dio por echar la pota en la cocina como cuando descubrió auel cadáver de raton en el lavaplatos.
Saludos!
Borgo.

miquel zueras dijo...

Hola, JLO! Las patatas bravas son una de las más populares tapas españolas. Yo les pongo bastante ají. Por cierto que me gustaba mucho que en Argentina usaran la batata como guarnición para el asado. ¡Cómo olía a asado el barrio de Caballito al atardecer! Hummm...
Saludos!
Borgo.

Belknap dijo...

¡Hola, Mr. Borgo! A ver, qué puedo decir de este relato fantastico, pues una sola cosa: ¡me encanto!, por favor, una segunda parte, tercera parte, ¡buenisimo! y ese final con Arguiñano, jajajaja, muy gracioso; aqui, en Argentina, Arguiñano condujo un programa de cocina, estaba entretenido, y ya que estamos con la cocina, me encargare de probar esta nueva receta suya, muy tentadora. Saludos y nos estamos leyendo.

JLO dijo...

estuve por Caballito el fin de semana y está hermoso el barrio, los parques... y esa pequeña estatua de la cabeza de un caballo (?) en medio de la plaza ja... habrá un caballo famoso en nuestra historia? en fin....

las papas es un manjar cocinadas de cualquier forma...

miquel zueras dijo...

Hola, Mr. Belknap! Me encanta que le haya gustado el relato. Está un poco basado en mi barrio de Barcelona, Vallcarca, con cierta fama de fantasmal por un puente muy visitado por los suicidas cerca de mi casa, en la Avenida República Argentina. Dicen que han visto apariciones por el puente las noches sin Luna.
Me encanta Arguiñano, suele hacer recetas fáciles y económicas, como estas papas bravas.
Saludos!
Borgo.

miquel zueras dijo...

Hola, JLO! Añoro el Parque Rivadavia, con su feria de libros y cómics. También echo de menos los chinchulines, que acá no se encuentran en ninguna parte. Ah, y las tortas de fainá. En locales argentinos me dicen: "A la gente de acá no les gustan" Pues entonces ¿porqué cambiar? Creo que es la gente de Barcelona la que tiene que probar la cocina auténtica argentina cuando va a uno de esos locales. Yo tengo uno muy bueno cerca de casa, El Foro, con excelente churrasco criollo.
Saludos!
Borgo.

Ana Bohemia dijo...

He pasado un ratito bastante agradable leyendo el relato, siempre me entretienes, diviertes y sorprendes, me gusta la temática sobrenatural, y tú sabes como darle tu sello personal, siempre con ese toque original.
Que bien que le estés dando clases de cocina a tu hijo, empezando con lo básico, ¿no? Se le ve por dispuesto en la foto.
Saludos Miquel
:D

Von Kleist dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Von Kleist dijo...

Buenas Miquel

Me he reido mucho con tu mini-relato de terror, sobre todo con el pasaje:

"Pero cuando a Fu Manchú le dio por arrojar dagas envenenadas a los clientes éstos empezaron a evitar el local, y el dueño y su esposa, a ahogar sus penas en la bebida"

Un final alternativo podría haber sido que el negocio recuperó la normalidad cuando inspectores de la Agencia Tributaria se presentaron en el local, y detuvieron a Fu Manchú por envio de embrujos "negros" (sin declarar) y por ejercer la brujería sin presentar los modelos del IVA...;). Hoy en día, los chicos de Montoro asustan más que los clásicos de la Hammer.

Tiene buena pinta la receta de las papas bravas, un plato que realmente me encanta y al que soy muy aficionado, asi que me tomo nota porque seguro que salen muy buenas con ella.

Pd. Aunque parezca increíble, he sacado algo de tiempo para actualizar mi blog, y publicar la reseña sobre "Dunkerque", por si te quieres pasar.

Felices vacaciones, Miquel.

Saludos
VK

miquel zueras dijo...

Hola, Ana! Estoy muy contento de que te guste el relato. Es un poco basado en donde yo vivo, Vallcarca, un barrio con fama de fantasmagórico por su puente de los suicidas. Se habla de apariciones y la verdad es que impone cruzar ese puente las noches de invierno.
Hoy he vuelto con las clases con mi hijo, ha aprendido a hacer una salsa boloñesa. La verdad es que lo pasamos muy bien.
Saludos!
Borgo.

miquel zueras dijo...

¡Hombre, Von Kleist! Me alegra muchísimo volver a saber de ti y que vuelvas a dar vida a tu magnífico blog de cine bélico que tanto echaba de menos.
Imagino que Hacienda se podría poner a fondo con esas misteriosas naves y almacenes industriales que suministran a los bazares. Encontrarían a muchos Fu Manchú y ejércitos de Dakois acechando entre cajas y embalajes.
Qué buenas son las patatas bravas, una tapa que apetece tanto si hace frío o calor. Pero con salsa brava de verdad, nada de allioli ni salsa rosa picante como he visto en algunos bares.
Una buena forma de regresar con tu blog, con la excelente "Dunkerke". Me paso por allí y gracias por acercarte a Borgo.
Hasta la vista!
Borgo.

Licantropunk dijo...

¡Arguiñano y Lovecraft! ¡Menudo plato! Rico, rico...
Saludos.

Frodo dijo...

Muy parecido a como arranca tu relato (digamos que no tan bien, pero bastante similar), describe un amigo las previas a los recitales de los Redondos/el Indio Solari. Para él alguien abre la alcantarilla y aparecen seres que no se ven todos los días en la sociedad, aparecen sólo para ese evento.
¡Karlos Arguiñano! Tuvo bastante éxito en la tV de acá. ¡Qué sorpresa tenerlo en el final del relato de terror! Aunque hay algunos cocineros que son de terror, jaj
Las papas bravas no las suelo pedir en los restaurantes de buenos aires (porque es más o menos como las hago en casa). la última vez que las pedí fue en Villa Langostura, en Neuquén. Estaban preparadas con excesivo pimentón, había que tomarse tres litros de bebida para apagar el incendio.
Gran pinche tenés eh, ese va a salir bueno seguro.

Abrazo!

miquel zueras dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
miquel zueras dijo...

Hola, Licantropunk! Rico, rico... y estaba pensando que en la literatura fantástica no son muy descriptivos con la comida. Quizás a excepción de "Drácula" y su pollo a la paprika.
Saludos!
Borgo.

miquel zueras dijo...

¿Qué tal, Frodo? Debe ser apasionente ver a todas esas extrañas criaturas deambulando hacia los conciertos de los Redondos... Cuando coinciden con la luna llene deben ser de lo más impactante.
Me habría gustado saborear la tortilla de Arguiñano (personaje muy popular a ambos lados del charco) pero igual era una tortilla fantasmal y no sabía a nada. Yo sigo su programa y preparo algunas de sus recetas como las patatas a la vinagreta que se parecen a las bravas pero con una majada de ajo. Están muy buenas.
Hoy estoy muy contento con mi pinche, me ha ayudado a ligar una redución de vino de oporto para una salsa. Ya contaré la receta por aquí.
Abrazos!
Borgo.

María Perlada dijo...

Ya veo que tu hijo también quiere aprender a cocinar, y le estás enseñando, veo que habeis hecho unas patatas bravas, qué ricas con lo que a mí me gustan, pero yo no las hago así, yo las hago cocidas, y tienen que estar más ricas como las habéis hecho vosotros, desde luego que la próxima vez que las haga las haré como tu receta, me viene muy bien tus recomendaciones.

Más besos.

miquel zueras dijo...

Hola, María! Sí, mi hijo ha leído por allí que los chefs están de moda y ligan mucho así que estamos empezando con platos sencillos como las patatas bravas. Te aconsejo que les pongas una cucharadita de pimentón del picante. La gracia de hacerlas fritas es pasarlas dos veces por aceite para que queden crujientes.
Muchos besos!
Borgo.

María Perlada dijo...

Ah! con pimentón picante, perfecto, no lo sabía, gracias, nunca he usado de ese, siempre he usado el dulce, así lo haré. Mil gracias.

Más besos.

miquel zueras dijo...

¡Con precaución! Yo no suelo poner más de una cucharadita de las de café y lo dejo tostarse un poco en el aceite para que libere su aroma. Queda muy bueno.
Besos!
Borgo.

Nury ruri dijo...

Un barrio muy animado.
Qué bueno lo de las clases de cocina de tu hijo. Bravo por los dos.
Un saludo.

miquel zueras dijo...

Hola, Nury! Un barrio un poco basado en donde yo vivo (Vallcarca) con su leyenda de los fantasmas de suicidas que deambulan por un puente.
Mi hijo dice que quiere ser chef, un oficio muy de moda últimamente. "Además, dicen que ligan mucho." me comentó. Hoy le voy a enseñar a hacer gazpacho.
Saludos!
Borgo.