martes, 28 de marzo de 2017

NOCHE DE BODAS EN LA MANSIÓN FRANKENSTEIN

 Por fin llegó el día en que iba a conocer a Elsa, la compañera que el Dr. Frankenstein había creado para mí. El doctor me esperaba en el salón, me obsequió con un puro y apareció Elsa del brazo del profesor Pretorius. Estaba preciosa con aquel vestido- mortaja blanco diseñado por el propio Pretorius. El profesor tenía los ojos húmedos. “Siempre lloro en las bodas” –se disculpó.
Nos hicieron esta foto. Elsa pone una cara como de susto. Quizás eran los zapatos pues no paraba de quejarse de que le hacían daño. Poco después ocurrió un feo incidente, como un mal augurio de lo que más tarde me esperaba. Iban a dar las doce cuando entró Igor con una enorme tarta. Al sonar la primera campanada el zopenco del jorobado se asustó y dejó caer el pastel que se espachurró sobre el suelo. El doctor la emprendió a latigazos con Igor gritándole: “Torpón”, “Manos de trapo” hasta que le rogué que se detuviera para no ensombrecer un día tan señalado.
 Brindamos y nos condujeron a un cuartito donde Elsa y yo estaríamos solos. Habían tenido el detalle de retirar las telarañas y colocar una cubitera con una botella de champagne. Prometía ser una velada inolvidable pero mi decepción fue mayúscula al descubrir que Elsa… no era virgen.
A la mañana siguiente el Dr. Frankenstein se sorprendió al verme sentado solo en la mesa de la cocina frente un café y a una hora tan temprana. Le referí lo ocurrido la pasada noche omitiendo detalles escabrosos. El doctor me escuchaba con una sonrisa comprensiva, casi paternal, mientras removía su café. 
Aproveché su aparente buen humor para preguntarle si en un plazo de tiempo razonable podría fabricarme otra compañera. El Dr. Frankenstein soltó un bufido:

-¿Pero tú te crees que los cadáveres recientes se encuentran en la tienda de la esquina?
Es sabido que el origen de Frankenstein se gestó en la famosa reunión de 1816 en la Villa Diodati. Los presentes -Lord Byron, Polidori, Percy y Mary Shelley- mataron el aburrimiento de un año sin verano escribiendo relatos de terror. ¿Pero qué hubiera pasado si...?
Un dato curioso: James Whale, director de Frankenstein (1931) con Boris Karloff, ex combatiente de la Primera Guerra Mundial y un magnífico pintor, se inspiró en el casco alemán para el diseño de la criatura. Concretamente en los remaches metálicos a los lados que Whale convirtió en electrodos para recibir las descargas eléctricas que darían vida al monstruo.

50 comentarios:

El Demiurgo de Hurlingham dijo...

Está claro que la criatura femenina tenía una historia reciente. Pero las partes de mujer de la que estaba hecha tenían una historia. ¿Y cuál es el problema? Ese engendro de Frankenstein resultó ser bastante prejuicios.

Menos mal que no había redes sociales en esa época. De lo contrario, habría sido una difusión de rumores, Mary sale con tal, sacar selfies. Aunque tal vez la lluvia habría cortado las conexiones.

Interesante la historia del diseño del personaje.

La distracción puede ser un rasgo molesto en uno de esos científicos. Por suerte ese cuenta con una ayudante eficiente.

Están bien tus historietas.

Melmoth el errabundo dijo...

Como siempre, magnífico en todos los aspectos, amigo Miquel.

Eso de crear un ser humano a la carta se ha refinado mucho. Ahora el esperma yace congelado, listo para introducirlo en el microondas y ¡zas! desde el interior de una inyección y con un dedo gordo apretando el émbolo para que corra, ese líquido de color perla, hacia su destino. En los tiempos de Shelley había que ir al cementerio y robar cadáveres. El ladrón de cadáveres, de Stevenson. Todo eso es mucho más gráfico (aunque menos higiénico) que esos congeladores llenos de botes se semen que fueron extraídos a base de ver películas porno, esos extraños donantes, y luego extraídos desde el vaho gélido que deja entrever unas gafas a lo steampunk y unos guantes de goma acercándose a la probeta. Creo que es mucho mejor el cementerio cubierto de niebla natural con la luna allí arriba y un murciélago pasando por el círculo blanco de ese satélite espectral. Cruces inclinadas y un par de sombras cheposas con palas al hombro, como los enanitos de Blancanieves, y, de vez en cuando, gobernados por otra sombra con chistera raída y cuello de la capa ocultando unas largas patillas victorianas. Y todo esto para engendrar un ser grotesco, pero inteligente y sensible, que llegará a matar porque nadie lo quiere. Siempre me he preguntado, amigo Miquel, ¿por qué el clásico monstruo de Frankenstein de James Whale no habla cuando en la obra de Shelley, el monstruo tiene una voz sensual? Quizá en aquel tiempo una persona que hablaba poco daba miedo. Ahora el que da miedo es aquel que no para de hablar.

Me gusta mucho la viñeta donde la maruja entrega al doctor el cerebro que acaba de encontrar (vaya usted a saber dónde), como un trapo sucio, que es más o menos el cerebro que tiene la gran parte de la humanidad. Tengo mi propio diccionario escrito, como aquel que escribió el genial Coll, el hermano funerario de Tip. En el mío la palabra CEREBRO está definida de esta manera: “Órgano del cual un ser humano pude vivir sin él.” Te dejo otra: “MIERDA: Palabra que se puede aplicar a cualquier cosa, situación o persona.”
Ay, la Villa Diodati. Me gustó mucho “El año del verano que nunca llegó, de William Ospina. Ahora, el verano ha venido para quedarse (por eso del cambio climático). También “Bravura”, de Emmanuel Carrère, y de la editorial Erasmus “Relatos espectrales en Villa Diodati”, de varios autores, más o menos flipados de esa Villa, que todavía existe. ¿Por qué nos atrae tanto esta historia? Es evidente; porque vivimos una vida de mierda y tenemos amigos la mar de ignorantes donde solo se habla de fútbol, el polvo, no muy agraciado, a la parienta, y los hijos que no se deciden si estudiar o trabajar (ninguna de ambas cosas les hará felices). Allí todavía imperaba el concepto de una amistad apoyada por el delirio, la imaginación, la aventura, el misterio, etc. Hoy, el misterio, es el recibo de la luz. Aquellos cuatro amigos, se refugiaron en una noche de tormenta, bajo la luz de unas velas, y decidieron ejercer la imaginación para pasar el rato. El resto es historia. Hoy, una situación así se daría en una masía de esas de turismo rural con piscina, tenis, caballos y lección de cómo sembrar calçots; pero con el aliciente del móvil si todo eso se va al garete. ¿Se va la luz? No pasa nada, digo en mi Facebook que se ha ido la luz y luego tengo doscientos “me gusta”. Respondo con un emoticono con cara de subnormal y así se va pasando la noche. Creo que todo esto también está pasando ahora en la Villa Diodati.

En muy buena la anécdota del casco nazi. Los nazis, a pesar de todas sus atrocidades, han alimentado el imaginario moderno. Ahí tenemos también el casco de Darth Vader, pero a diferencia de Boris Karlof, Vader redime y muere en los negros contornos de la Estrella de la Muerte, y el monstruo de Frankenstein en un témpano de la Antártida, es decir, todo blanco, muy blanco.

Abrazos, amigo Miquel.

PD: En breve te mando un mail para quedar y realizar nuestra propia propia noche "Villa Diodati", allá donde vives, en los altos de los Cárpatos de la ciudad condal.

Ana Bohemia dijo...

Vaya con el monstruo de Frankestein, ese cerebro pasó demasiado tiempo si oxigeno, que anticuado, jaja, ¿y él era virgen?, ¿que esperaba de un cuerpo usado?
La viñeta muy chula, menos mal que no sucedió así porque la literatura universal habría perdido algunos de sus mejores historias.
Saludos Miquel
;)

ricard dijo...

Con tu afición por todo lo gótico, no me sorprendería que fueras un admirador de la obra de Berni Wrightson, que nos ha dejado recientemente. Hizo algunas ilustraciones sobre Frankenstein.

Saludos.

David dijo...

Qué poco cerebro le debieron poner. Mira que no valorar la experiencia de su compañera. "terrores" del siglo pasado... lo de la virginidad.
No sabía lo del casco. Curioso.
Un saludito.

JLO dijo...

Me mataste con el dato del casco! Una genialidad... Al nombrar a Karloff no puedo no recordar a Lugosi criticándolo por hacer solo un gesto con éste personaje jaja 😁 y diciendo que él si componía uno de verdad como su Drácula 👌

Saludos 🙋 máster...

miquel zueras dijo...

Hola, Demiurgo! Claro, es que como dice el doctor no es fácil encontrar cadáveres frescos y tiene uno que apañarse con lo que hay.
Creo que si la reunión de Villa Deodati se hubiera celebrado actualmente habrían convocado un concurso de microrrelatos eróticos que últimamente se llevan mucho. Me han ofrecido presentarme a uno pero era demasiado "micro", sólo 5 líneas.
Me alegra que te gusten los dibujitos y lo del diseño del genial Whale.
Saludos!
Borgo.

miquel zueras dijo...

¡Hombre, Melmoth! Me alegra que sigas en activo y que te pases por Borgo que es tu casa (o tu castillo, como prefieras) Se ha perdido el encanto de los cementerios nocturnos y los panteones asaltados. "El ladrón de cadáveres"... un gran libro, ya publicaré mi portada. Nada como un doctor medio loco sujetando un fanal mientras el ayudante jorobado descubre el ataúd. Sí, es curioso lo de la voz, aunque la obra de Shelley no ha sido fielmente adaptada (Brannagh estuvo cerca) En "Frankenstein contra el hombre lobo" el monstruo incluso se quedaba ciego, de ahí ese andar con las manos por delante.
Esa reunión ha aportado desde películas como "Gothic" del excesivo Russell hasta novelas como la curiosa "Las piadosas" de Federico Andahazi, donde se cuenta todo desde el punto desde el punto de vista de Polidori.
Lo del diseño de Whale lo leí en la excelente "El padre de Frankenstein" de Christopher Bram, un detalle que no se menciona en la película con Ian McKellen en el papel del director.
Espero ansioso tu mail. Abrazos!
Borgo.

miquel zueras dijo...

Hola, Ana! Es que al fin y al cabo el monstruo era muy de la época victoriana, y eso que Mary Shelley, su creadora, estaba liada con un hombre casado...
Gracias, parece que la estancia en Deodati, fue algo difícil. El mal tiempo, el mal trato que Byron dispensaba al pobre Polidori -encima se apropió de la autoría de su obra "El vampiro"- pero al menos nos dejaron un par de libros inmortales.
Saludos!
Borgo.

miquel zueras dijo...

Hola, Ricard! Wrightson me encantaba (por cierto vaya semanita, poco antes nos dejó Will Eisner) sus ilustraciones para el libro "Frankenstein" son geniales. Yo tengo una edición de Planeta con una introducción de Stephen King. La revista "Creppy" también publicó algunas.
Saludos!
Borgo.

miquel zueras dijo...

¿Qué tal, David? Curiosa la doble moral del monstruo porque parece que no le daba reparo lo de la necrofília...
He vuelto a leer una referencia sobre el diseño de Whale y los remaches del casco en el excelente libro "Monster Show" de David Skal (Valdemar) muy recomendable.
Saludos!
Borgo.

miquel zueras dijo...

Hola, JLO! Precisamente Whale no quedó contento con el maquillaje que hicieron para Lugosi en la prueba, su aportación fue acertadísima. Lugosi decía que el personaje de la criatura no tenía glamour pues sólo gruñía y gesticulaba.
Antes he mencionado al escritor argentino Andahazi, seguro que o conoces. Me encantó con "El anatomista" y luego con "Las piadosas" en la que concede la palabra a Polidori.
Saludos!
Borgo.

RECOMENZAR dijo...

Me encantaban estas peliculas.
hoy ya no las veo ...
metida entre tus palabras
te leo
y luego al ras del suelo vuelo....
Gracias por compartir un momento de tu maravilloso escribir con nosotros

Pepe Cahiers dijo...

Muy bueno, le pasaba lo mismo que a Charlton Heston en "Cuando ruge la marabunta", que quería un piano nuevo.

Holden dijo...

No he podido evitar fijrme en que tu ilustración -sublime- no está firmada. Y es que claro, la iba a colgar en mi caralibro en plan Quien no pille esto no mola, pero igual quieres poner una ilustración con firma antes de que te comparta :D

Chechu Rebota dijo...

No me imaginaba yo que la criatura tendría tantos prejuicios en vez de disfrutar de la sabiduría de Elsa... ¡Habría que ver si él era virgen! Cuanta hipocresía por su parte.

Menos mal que no les dio por jugar al parchís o, aun peor, al monopoli.

Lo de la inspiración del casco no lo sabía, del mismo modo que hasta que releí hace poco Frankenstein tampoco sabía del miedo de Shelley a ser madre de nuevo tras el fallecimiento de su hija. Visto así la obra adquiere nuevos significados.

Chechu Rebota dijo...

Por cierto, me apunto los libros que me comentas para investigar sobre ellos, que parecen muy interesantes.

Clementine dijo...

Me chifla esta entrada, toda ella. El relato es buenísimo, jajajaja...
¡Muchos besos, Borgo!

miquel zueras dijo...

¡Qué bonito, RECOMENZAR!
Me gusta que leas las historias que cuento
Y las que no sé
me las invento.
Gracias a ti por visitarme.
Besos!
Borgo.

miquel zueras dijo...

Hola, Holden!
¿Te refieres al cómic sobre la reunión de Villa Deodati? Pues yo encantado de que la compartas. No suelo poner mi firma en las colaboraciones para el blog.
Gracias y hasta la vista!
Borgo.

miquel zueras dijo...

Hola, Cahiers! Huy, se me ha saltado su comentario. Me encanta esa escena: "Si supiera usted más de pianos, señor Leiningen, sabría que suenan mejor después de haberlos tocado." Es una réplica genial. Aun busco el relato original "Leiningen contra las hormigas" de Carl Stephens pero está descatalogado.
Saludos!
Borgo.

miquel zueras dijo...

Hola, Chechu! Con el material que manejaba el doctor Frankenstein aún tenía que estar agradecido por tener relaciones sexuales.
Imagino más bien al selecto club de Villa Deodati jugando a "Dragones y mazmorras" como los protagonistas de "Big Bang Theory".
Shelley tenía un concepto muy alto sobre la maternidad. De hecho, hay una lectura feminista que interpreta al doctor Frankenstein como alguien que quiere crear vida, al igual que las mujeres, para sentirse un ser completo.
Te recomiendo esos libros, Chechu. El de Skal es muy ameno e interesante.
Saludos!
Borgo.

miquel zueras dijo...

¿Qué tal, Clementine? Y tú me alegras el día si me dices que te ha gustado.
Muchos besos y feliz miércoles, el día de mercurio!
Borgo.

Frodo dijo...

Tremendo Miquel.
El texto me ha dejado estupefacto, la cercanía de telarañas con la virginidad me ha dado imágenes tremendas, jajaaj.
Buenos chistes, solo tengo una consulta. ¿Qué significa "voy trompa"? ¿ir primero?
Porque irse de trompa es una cosa, y por acá trom-pa se le dice al pa-trón (en el famoso ves-re muy utilizado en el lunfardo)
Me impactó también lo de la inspiración de los remaches metálicos.

Como siempre, todo muy bueno Borgo!
Abrazo!

miquel zueras dijo...

Hola, Frodo! Pues sí que es una interesante relación lo de las telarañas y la virginidad, no lo había pensado...
Aquí se dice "Voy trompa" cuando uno está bajo los efectos del alcohol. Creo que en Argentina se decía "Voy curda" si no recuerdo mal. Sí, pa-trón es una de las típicas palabras en lunfardo con el orden invertido, el ves-re como dices, luego venía la resaca que allá se dice igual pero en México (viví allí casi un año) la llaman "La cruda".
Gracias y un abrazo, Frodo!
Borgo.

Doctora dijo...

Bueno, el parchís es inofensivo, pero yo estoy segura de que si los grandes escritores de la historia hubieran tenido en sus tiempos internet seguramente no nos hubiera llegado ninguna de sus obras. No las hubieran escrito, estarían ocupados curioseando por la red. O quizá les hubiera dado por escribir en blogs o por la autopublicación.

Eso me hace pensar la cantidad de autores brillantes que nos estamos perdiendo por culpa de las nuevas tecnologías...

miquel zueras dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
miquel zueras dijo...

Hola, Doctora! Me temo que sí, hoy en día estos autores presentarían sus libros en Circulo rojo o alguna de las muchas marcas de autopublicación. Yo tengo dos libros preparados -uno de relatos y otro de recetas, con ilustraciones los dos- pero me dicen en las editoriales que están saturados y no aceptan más manuscritos. Como me dijo el escritor y guionista Sánchez Abulí: "En este país hay más escritores que lectores".
Saludos!
Borgo.

Éowyn dijo...

Frankenstein, es un personaje que siempre me ha llamado la atención. Me he visto varias pelis sobre él y leído la novela de Mary Shelley.

Esta entrada me ha encantado! Jajajajaja "-¿Pero tú te crees que los cadáveres recientes se encuentran en la tienda de la esquina?", Jajaja buenisimo! Y la vieñeta es lo más.

Un abrazo!

miquel zueras dijo...

¿Qué tal, Éowyn? Yo tengo la colección de las clásicas películas de la Universal, desde "Frankenstein" hasta "La mansión de Frankenstein" y la de Abbott y Costello, unas mejores y otras peores pero fascinantes.
Claro, en el bazar chino de mi esquina hay desde flotadores de playa hasta sartenes, pero cadáveres frescos no he visto... por el momento.
Me encanta que te haya gustado la entrada. Abrazos! Éowyn!
Borgo.

Reportero A Letargo En Suleyken. dijo...

Mi alma repleta de asuntos de la literatura gótica clásica se solaza con tu espléndida entrada de estos días. Por supuesto, la conspicua y celebérrima reunión siempre está en mi ánima de upirólogo. Sin embargo desconocía la curiosidad de cinéfilo que nos relatas y que ha colmado mis ansias por lo bien traída que está. Insisto, no dejes de intentar aproximarte a la bitácora de microrrelatos de la que te hablé. ¡Que tengas un excelente y merecido fin de semana....siempre próximo a algún camposanto (de hecho yo sí)....! [¡¡¡¡Son inspiradores a rabiar!!!!]
Post Scriptum : Tus viñetas....amazing as usual!!!!!! E n h o r a b u e n a .

miquel zueras dijo...

Hola, Reportero! Yo también conocí a un upirólogo, el profesor Ángel Gordon, un experto en vampiros. A veces solíamos hacer reuniones en el bar Nostromo de Barcelona, aunque no se hicieron tan célebres como las de Villa Deodati.
Me encanta el cine clásico. La foto en que aparece Karloff cortando el pastel junto a Basil Rathbone y Bela lUgosi es de su 53º cumpleaños durante el rodaje de "El hijo de Frankenstein".
Muy feliz fin de semana con o sin camposanto e intentaré registrarme en tu bitácora, ya te digo, no me acepta la contraseña.
Saludos!
Borgo.

Reportero A Letargo En Suleyken. dijo...

Bueno, apreciado amigo, la bitácora no es mía, pero debes intentarlo por tu talento(¡disfrutarías, sin duda!) De hecho acabo de venir ahora a visitarte, porque han iniciado una lid literaria que se llama "La Copa"..
http://estanochetecuento.com/28347-2/

Durará un mes y medio, creo yo. Entre los inscritos se realiza un sorteo y nos enfrentamos con microrrelatos a nuestro rival por azar, en una serie de rondas -creo que son cuatro o cinco en total- Lee las Bases, te complacerán y aguijonearán tu curiosidad. (Las Inscripciones siempre con el nombre, no con pseudónimos)
¡Nos veremos!
BUEN FIN DE SEMANA.

miquel zueras dijo...

Hola, Reportero! Pues sigo sin tener suerte porque al copiar esta dirección me dice: "La búsqueda de http://estanochetecuento.com/28347-2/ no obtuvo ningún resultado." De momento voy a volver a probar en tu blog.
Hasta luego!
Borgo.

Alí Reyes dijo...

Hay algo nuevo que aprendí de esta entrada. El paralelismo del casco alemán de la geran guerra con los electrodos del monstruo.
Eres un excelente caracaturista ¡Felicitaciones!
Ahh...Y vine acá debido a tu comentario acerca de la muerte de los blogs en JLO. comparto plenamente tu opinión.
Saludos desde Venezuela y aprovecho para advertir que esta semana se consumó un golpe de estado contra la democracia en mi país, por parte del gobierno chavista al mejor estilo de Fujimori

UTLA dijo...

Hola Mr. Borgo.
¡Miquel eres un genio! Aún me estoy riendo con la tira cómica de Mary Shelly, Byron y la demás recua. jajaja
Y no sabía yo que el Frankenstein era tan retogrado, mira que exigir tamaña "cosa", después de haber sido los materiales reutilizados, no se puede pedir tanto... ais, jajaja
Un abrazo muy grande Miquel.

miquel zueras dijo...

Hola, Alí! Muy bienvenido a Borgo y gracias!
Siempre es interesante el blog de JLO, creo que a los blogs les queda mucho tiempo de vida, hay mucha gente con cosas interesantes que decir.
Me he enterado hace poco de la represión con gases lacrimógenos por parte de la Guardia Nacional. Es tremendo, tengo una vecina venezolana y me comenta que es una pena un país que podría ser tan rico pero que está tan mal administrado.
Saludos y que todo se arregle!
Borgo.

miquel zueras dijo...

¿Qué tal, UTLA? Gracias, me alegra mucho que te haya divertido esa tira.
Bueno, ya se sabe que la criatura de Frankenstein era un producto de su época, la victoriana, y supongo que tenía una moral muy estricta. Claro que con materiales de segunda mano has de conformarte con lo que hay.
Abrazos, UTLA! Y encantado de verte por aquí.
Borgo.

karin rosenkranz dijo...

Me ha encantado el relato, las ilustraciones y todo el conjunto. Ya sabes que siempre me voy con una sonrisa al terminar de leerte.
saludos

miquel zueras dijo...

Hola, Karin! Eso es muy bonito, que tengas una sonrisa después de leerme, me encanta.
Y espero ver publicar más de tus haikus, los echo de menos.
Gracias y saludos, Karin!
Borgo.

Holden dijo...

Maldita sea, ¿serás el primer autor que no firma sus obras? ¿Y luego que ponen en google? ¿Tipo ese que hace viñetas molonas sin firmar?

miquel zueras dijo...

Hola, Holden! Pues ya ves, me lo dijo mi amigo MAX: "En las webs ya no se firman los dibujos, eso es cosa del pasado. Al fin y al cabo no son originales, son reproducciones." Y mira, le hice caso. Si te interesa un dibujo en especial te lo envío firmado, faltaría más.
Saludos!
Borgo.

Marcos Callau dijo...

Casco alemán que también inspiraría a los que diseñaron la máscara de Dark Vader. Muy bueno el relato y lo que me he reído con la viñeta de un día nefasto para la Literatura jajaja Muy bueno. Interesante siempre pasar por tu blog. Abrazos desde esta madrugada de servicio y fábrica.

abril en paris dijo...

Divertido, ingenioso lo tuyo es un don, Miquel :)

Y ¡qué obsesión con la virginidad en los sres.! Debe ser algo ancestral... como lo de descubrir "nuevos territorios" jaja ;P
Lo del casco curioso y muy lógico. El parecido y la relación con la "dureza" de mollera tiene mucho sentido.

La viñeta genial, Miquel.

Saludos

miquel zueras dijo...

¿Qué tal, Marcos? Me alegra mucho verte de nuevo por aquí. Cierto, el casco de Vader recuerda mucho al de la Werhmatch, y ese relato quería incluirlo en mi libro "Sombras y siluetas" pero no me dejaron poner la foto por cuestión de derechos y pensé que sin la foto del monstruo tomando la manita de Elsa perdía bastante.
Abrazos, Marcos! Espero que estas jornadas te proporcionen temas para escribir.
Borgo.

miquel zueras dijo...

Hola, Abril! Recuerda que "Frankenstein" fue escrita en 1816 y supongo que la criatura -por muy monstruo que fuera- era un producto de la época victoriana.
Whale diseñó todo un ícono, también fue suya la idea de hacer la parte superior de la cabeza plana, como una caja que se pudiera abrir facilmente para depositar el cerebro. Jack Pierce, el gran maquillador, tuvo el resto del mérito.
Gracias y saludos!
Borgo.

María Perlada dijo...

Me encantaban antes las pelis de Frankestein, y qué bueno que lo hayas traído para una entrada, por cierto, sí que era de la época de maricastaña este Frankestein, te lo digo por lo de la virginidad.

Me encantó la viñeta.

Parece que hoy sí ya cogí el AVE, me alegra que así sea, para así ir al mismo compás de entrada.

Besos.

miquel zueras dijo...

Hola, María! Siento una debilidad especial por el monstruo de Frankenstein, es como un niño crecido prematuramente, en un mundo que no comprende y claro, reclama una compañera. Las relaciones suelen ser más difíciles de lo que pensamos...
Me alegra mucho que nos pongamos al día, María, seguimos en contacto.
Muchos besos!
Borgo.

Nury ruri dijo...

Muy buenas esas viñetas :)
Curiosa la historia del casco.
Un abrazo.

miquel zueras dijo...

Hola, Nury! Esa historia del casco la cuenta el especialista en cine de terror David J. Skal en su estupendo "Monster Show" ¡te recomiendo ese libro! trae un montón de anécdotas interesantes.
Abrazos!
Borgo.