viernes, 17 de junio de 2016

AQUEL AÑO SIN VERANO

Tras una inestable primavera ya estamos a las puertas del verano y de un bicentenario: 1816, el  llamado Año sin verano
 Meses antes, en abril de 1815, se produjo la mayor explosión volcánica conocida en la historia de la humanidad, la del volcán Tambora, en Indonesia. Las nubes de cenizas y azufre lanzadas por este volcán se esparcieron a todo el mundo enfriando al clima del Hemisferio Norte al bloquear la luz del Sol con gases y partículas.
Por toda Europa se sucedieron heladas en aquel junio de 1816. En América las cosechas de maíz no maduraban  a causa de las bajas temperaturas lo que provocó miles de muertes por hambre. En ese año Edgar Allan Poe emprende un viaje a Inglaterra y encuentra un paisaje insólito: icebergs frente a las costas inglesas. Su obra Arthur Gordon Pym está muy influenciada por esta gélida visión. A mí la portada me la sugirió un cubito de hielo flotando en whisky:
  Un día de ese verano que no pudo ser, se reunieron el poeta Percey Shelley y su esposa Mary Godwin con Lord Byron y su médico, el doctor Polidori. El encuentro tuvo lugar en Villa Diodati, una mansión suiza. Inspirados por aquellas condiciones siniestras de mal tiempo y lluvia incesante surgió la idea de que cada uno escribiese un relato fantasmagórico. Polidori escribió “El vampiro” –que inspiró a Bram Stoker su “Drácula”-, Byron compuso el poema “Oscuridad”. Cuando le tocó exponer el texto a Mary Shelley contó la historia de una criatura terrorífica, un tal Frankestein, se titulaba “El moderno Prometeo”.
Pero, ¿qué habría pasado si ese clima inhóspito hibernara las musas de estos creadores?
 Ahora lo que apetece es un gazpacho fresquito. Me han venido ganas mientras hacía este dibujito para un bar de Castelldefels.
 Escaldar 500 gr. De tomates maduros 2 minutos y dejarlos enfriar para pelarlos más fácilmente.
Pelar y cortar 2 cebollas grandes. Quitar las semillas de 1 pimiento rojo y 2 verdes y cortarlos a trozos. Pelar 1 diente de ajo y quitarle la vaina verde.
Pelar y cortar 4 pepinos. Quitar la miga de una barra de pan, mejor del día antes.

En un vaso para batidora mezclar los ingredientes con aceite de oliva, vinagre, sal, pimienta blanca (yo añado unas almendras tostadas) y ½ litro de agua. Triturar y dejarlo en la nevera al menos 6 horas.

36 comentarios:

El Demiurgo de Hurlingham dijo...

Por ese entonces, se estaba por declarar la independencia, por acá.
Pareció que las musas no temían al frío, si inspiraron esas obras. Incluso Clark Ashton Smith menciona a la musa de Hyperboerea, como prologo a Hyperborea, una recopilación de historias sobre un continente perdido.
Y los climas benignos no necesariamente son propicios a la inspiración.
Bien planteado.
Saludos.

Marián dijo...

Pues yo te digo que cuando aquí toca verano si se presenta esos avatares tan adversos...las musas que me visitan creo que no se molestarían...y a mi el calor me mata. Y en cuanto a ese verano memorable que narras, fíjate que suerte...tener hoy esas obras tan estupendas para el cine y para las letras.

Un beso.

Clementine dijo...

Qué genial entrada, Miquel, la he disfrutado de principio a fin, y con tanto dibujito...
Ya ves si no se hubiera dado esa mítica reunión literaria... adoro la historia de Frankenstein, el libro, la película... Boris Karloff... :)
Muchos besos, Borgo, y muy feliz fin de semana.

miquel zueras dijo...

Hola, Demihurgo! Hyperborea la tengo en una colección de relatos de los años ochenta, y el ciclo de Zothique. En Europa, que empezaba a recuperarse de las guerras napoleónicas, parecía hacerse realidad el continente imaginado por Ashton Smith. Puede que sea verdad lo que dices de los climas benignos que son más proclives a la pereza y el no pensar, por algo tienen tanto prestigio los escritores rusos, imagino a Tolstoi escribiendo su larguísima "Guerra y paz" acurrucado junto a la estufa.
Saludos!
Borgo.

miquel zueras dijo...

Hola, Marián! Yo no puedo con el bochornoso y pegajoso verano de Barcelona, es para emigrar al continente austral...
El año "Del verano que no fue" nos trajo (además de la reunión de Deodati que muestra la película "Remando al viento" con Hugh Grant) las magníficas acuarelas de J.M. Turner que reflejó el extraño color del cielo por las cenizas en suspenso.
Besos!
Borgo.

miquel zueras dijo...

Hola, Clementine! Me encanta que te haya gustado. Lo que daría por estar presente en esos días tormentosos con Shelley, Byron y Polidori. La adaptación más conocida es "Remando al viento" de Gonzalo Suárez pero también es interesante "Gothic" del excesivo Ken Russell, y al principio de "La novia de Frankenstein" se alude a esta reunión.
Muchos besos y que tengas muy buen finde!
Borgo.

Belknap dijo...

¡Hola Mr. Miquel!, otra buenisima entrada; gracias a usted he recordado una vez mas aquel verano tan increible; me encanto la anecdota sobre su portada para el relato de Poe y lo mismo las viñetas. Saludos.

Melmoth el errabundo dijo...

Como siempre un cóctel lleno de sugerencias, amigo mío. El frío del vivir del gran Poe y su extraño viaje. Claro, con tanto frío no te quedó otra que imaginar un whisky. Poe te hubiera acompañado en ese trago. Me has hecho pensar en ese magnífico libro de William Ospina, "El año del verano que nunca llegó" donde cuenta todo eso del encierro, la casa (que tiene bastante historia) y la imaginación. Hoy estarían toda la noche enganchados al móvil. Me ha hecho mucha gracia lo del parchís o los Juegos reunidos Geyper, con aquella cara en la portada del niño sonriente y sonrosado (buena sangre que tenía el crío) ¿lo recuerdas? con trucos de magia incluido. Ay, cuando no había nada de esto se tenía que echar mano a la imaginación, y ya ves si fue fructífero.

Abrazos

miquel zueras dijo...

Hola, Mr.Belknap! Muchas gracias. Con esta ya son siete las portadas que he hecho para un libro de Poe: la de la Muerte Roja, Calle Morgue, Gato negro, Pozo y el pendulo, Entierro prematuro y, mi preferida: "Conversaciones con una momia", su única obra de humor.
Saludos!
Borgo.

miquel zueras dijo...

¿Qué tal, Mermoth? Supongo que Poe debía emprender el viaje con una petaca de su querido whisky de centeno. Me apunto ese libro de Ospina. Yo acabo de leer uno muy bueno: "Las piadosas" del argentino Andahazi. Me encanta su descripción de aquel verano en Diodati: "Las nubes eran catedrales negras y góticas que de un momento ha otro se derrumbarían sobre el lago Lemanen en el "sinverano" europeo de 1816".
Claro que recuerdo los Geyper, de la época gloriosa del Cinexin y el Madelman. Tenían hasta 55 juegos, aunque todos jugábamos a lo mismo: el parchís, la Oca, Tres en raya, uno con ratitas de plástico de colores y, si venían visitas, a la ruleta.Sus propietarios Genaro y Pérez (De ahí Geyper) lanzaron luego el Geyperman.
¡La imaginación al poder! Abrazos.
Borgo.

Mister Lombreeze dijo...

el "mil ochocientos y congelados a muerte"

Frodo dijo...

Apenas leí la fecha pensé lo mismo: "¡y acá en pleno invierno se estaba declarando la Independencia!"
Y esto que yo pensé mezclado con tu "Día nefasto para la literatura del siglo XIX" me trajo a la mente aquella declaración de la independencia de EEUU que Bart Simpson imaginaba entre trineos y fondo blanco con barriles de cerveza

Si el gazpacho va con almendras (y muchas) me convence mucho más.

Abrazo!

DULCINEA DEL ATLANTICO dijo...

Interesante entrada Miquel,desconocía por completo lo que aconteció en esas fechas, que horror pasar un año sin verano debe ser terrible, con lo que a mi me gusta el solcito. Ese encuentro de escritores por lo que cuentas fue todo un éxito de inspiración, a las musas se ve que les gusta el mal tiempo.
Felicitarte por el cartel que hiciste es muy bueno.
Tomo nota de la receta tiene pinta de estar muy bueno.
Besos
Puri

miquel zueras dijo...

Sí, Mr.Lombreeze. También los historiadores lo conocen como "El año de la pobreza" o "El verano que nunca fue". Ahora que lo pienso: ¿no dedicaste en tu blog una entrada sobre este tema? Me suena...
Saludos!
Borgo.

miquel zueras dijo...

Hola, Frodo! Pues sí, el gélido año de las Provincias Unidas del Río de la Plata. Por cierto, ¿conoces la novela "Las piadosas" de Federico Andahazi, el autor de "El coleccionista"? Es una trama muy interesante de aquella reunión de Villa Diodati, se presenta como un diario encantrado del doctor John Polidori, un relato de ficción gótica que me encantaría ilustrar su portada.
Al gazpaño a veces le añado también sandía o fresas, queda muy refrescante aunque en Argentina ya estarán bastante fresquitos por estas fechas.
Abrazos!
Borgo.

miquel zueras dijo...

Hola, Dulcinea! Imagínate lo duro que serí un verano como ese en la actualidad: las ventas de helados, las reservas hoteleras, la ropa de temporada... eso sí que sería una crisis. La reunión de estos talentos de la pluma está muy bien contada en la película "Remando al viento", (1988) una coproducción anglo-española con Hugh Grant y Elizabeth Hurley.
Te recomiendo que puebes ese gazpacho con sandía, queda muy bueno.
Muchos besos, Puri!
Borgo.

Doctora dijo...

Qué curioso.

Si en vez de haber estado el tiempo tan lúgubre hubiese sido soleado quizá en vez de tener obras de terror hubiesen escrito historias románticas a mansalva.

miquel zueras dijo...

Hola, Doctora! Y si en lugar de estar junto al suizo lago Leman se hubieran reunido en California igual, además de montar un chiringuito, habrían escrito canciones del verano y ahora Georgie Dann sería un compositor clásico. ¡Toma ucronía!
Ah, ¿Qué tal las trillizas? ¿Cómo va todo?
Saludos!
Borgo.

ricard dijo...

De momento, este año tampoco abundan los días soleados. Y la creatividad, por los suelos (no incluyo tus entradas que siguen manteniendo el listón muy alto). Por de pronto, la "salchipapa" aspirando a canción del verano (¿valdría el videoclip como obra de horror?).

Saludos.

miquel zueras dijo...

Hola, Ricard! Ya conocía el vídeo del niño de la salchipapa pero la visión de Leticia Sabater recauchutada y cantando "Tiki, taka, salchipapa" me hace temer una nueva glaciación. Quién me iba a decir que añoraría Georgie Dann y su "barbecue". Cuando veas que publico la receta de la salchipapa en mi blog es que el apocalipsis está cercano.
Saludos!
Borgo.

Shilmulo dijo...

No tenía ni idea de la historia del volcan, benditas musas y bendito volcan, dos de mis libros favoritos son Drácula y Frankenstein.

Saludos.

miquel zueras dijo...

Hola, Shilmulo. Hay que ver lo que puede hacer la climatología. "El vampiro" tampoco está mal, el prota es un aristócrata depravado y manipulador, tal como Polidori veía a Lord Byron. Shelley sacó partido del "Galvanismo" entonces de moda que aseguraba revivir a los cadáveres con descargas eléctricas.
Saludos!
Borgo.

Mister Lombreeze dijo...

Correcto, y además fue un post que te dediqué a ti y a Marcos Callau, lo he republicado en tu honor para recibir al verano 2016
http://gusanoylombriz.blogspot.com.es/2016/06/200-anos-de-el-ano-sin-verano-en-el-que.html

miquel zueras dijo...

Hola, Mister Lombreeze! Es verdad, y muchas gracias por volver a publicarlo. Ayer estaba alucinando en Google con las pinturas de J.M. Turner que reflejaron los extrañísimos ocasos provocados por el manto de cenizas. Un verano para recordar. Ahora me arrepiento de no incluir algún tema veraniego (No me refiero a "El chiringuito") como Summertime o ese "Summer Wind" tan del gusto del amigo Callau.
Feliz verano 2016.
Borgo.

Ana Bohemia dijo...

Que curioso, no sabía yo que en 1816 no hubo verano en el hemisferio norte, ahora tenemos el problema contrario, estamos luchando por conservar el Ártico del cambio climático. Personalmente pienso que el frío ayuda mas a la hora de crear, recoge, inspira, te hace estar mas concentrado porque con estos calores no hay quien pueda estar sentado mas de cinco minutos sin visitar la nevera en busca de agua fresquita.
Saludos Miquel.
:)

miquel zueras dijo...

Hola, Ana! Muchas toneladas de ceniza volcánica que taparon el sol (que además se inclinó) tuvieron la culpa. Ahora en cambio tenemos el problema del calentamiento y es que la Tierra es un ser vivo, el Planeta Gea... estoy de acuerdo que el frío estimula mejor la vena creativa, mejor escribir o dibujar al lado de una estufa -o una chimenea como los de Villa Deodati- y con un coñac calentito.
Saludos y buen finde!
Borgo.

abril en paris dijo...

Extraños fenómenos Miquel y lo que nos quedará por ver.

Con tanto altibajo de temperatura hay que ir vestido a capas ( y no me refiero a la capa de Drácula que molaría ) por la mañana bien tapadito y luego a lo largo del día vas haciendo una especie de strip-tease para soportar la subida del mercurio.

Estupendas ilustraciones, Miquel, muy

Saludos

miquel zueras dijo...

Hola, Abril! Sí, a capas como las cebollas. Hace poco he pasado por L´Escala, mi pueblo, y allí con ese viento llamado tramontana vas en manga corta de día y con jersey por la noche. Ya sabes, hasta el cuarenta de mayo...
Me alegra mucho que te gusten los dibujitos. Para la portada de "Frankenstein" puse una mano directamente sobre una fotocopiadora, después dibujé las cicatrices.
Saludos y buen finde!
Borgo.

Rod-ae dijo...

De las catástrofes naturales pueden brotar perlas, de las antropogénicas se pierde hasta la memoria.

Miquel, a parte de felicitarte por tus entradas que sigo, me atrevo a esta incursión porque me ha hecho tela de gracia el dibujo del bar Tío Fino. Verás, en verano cojo la wifi de un bar que se llama lo mismo (en la costa de Huelva), va del mismo palo y el dueño tiene la misma pinta. No creo que sea franquicia, pero podría serlo, le preguntaré. El caso, es que me viene que ni pintado para añadirlo como gadget al blog para agradecerle el servivio verniego por tan poca caja como hace conmigo. Autoría of course. No sé si procede, pero bueno, yo lo intento porque me apuntaría un tanto, y además quedaría inaugurado el eje Huelva-Castelldefels de rebujito y tapas Tío Fino. Casi ná. Saludos.

miquel zueras dijo...

Hola, Rod-ae y bienvenido a Borgo!
Esas son las catástrofes producidas por la contaminación ambiental ¿verdad? La "polución" como la llamaban cuando era niño. Era el miedo colectivo de entonces.
Muchas gracias y por supuesto que puedes compartir el dibujo en tu blog. Por mí, encantado. ¿El dueño se parece al muñequito? Yo quise hacer algo entre un catador de vinos y un colibrí de esos libadores. Brindo por ese eje Huelva-Castelldefels.
Saludos!
Borgo.

Nury ruri dijo...

Ideal eso del gazpachito. Y yo espero que haga calor. Aquí los inviernos suelen ser muy largos y cada vez lo llevo peor. No sé... soporto mejor el calor que el frío y a la mayoría de la gente que conozco le sucede lo contrario. Tendré que emigrar a África, ja, ja.
Saludos.

Rod-ae dijo...

Por la idea de catador de vinos finos y amontillados de pico generoso y excelente, lo he llamado Pico Fino. Ya lo he añadido. Muchas gracias a ti.

miquel zueras dijo...

Hola, Nury! Aunque soporto mejor el calor, los inviernos a veces se me hacen largos. Cuando fuí a Carcassonne en diciembre allí hacía mucho frío y pasamos con el tren por La Camargue, unas marismas con la mayor colonia de flamencos de Europa. El revisor nos dijo que ya estaban a punto de enmigrar a África, sentí envidia de ellos.
Saludos!
Borgo.

miquel zueras dijo...

Hola, Rod-ae! Pico Fino, me parece un nombre muy bueno.
Saludos y pásate por aquí cuando quieras.
Borgo.

karin rosenkranz dijo...

cada día me llevo algo nuevo en cada publicación.
Me gusta mucho el haiku que me has dejado en el blog, sigue así....

miquel zueras dijo...

Hola, Karin! Gracias, me has animado mucho a seguir con los haikus. El próximo lo haré con dibujito incluido.
Saludos!
Borgo.