jueves, 29 de octubre de 2015

EL FUTURO YA NO ES LO QUE ERA

Estos últimos días se ha hablado mucho de esta fecha: 21 de octubre del 2015; la que programan desde el lejano 1955 los protagonistas de Regreso al futuro-2 (1988) Acertaron en algunas cosas: El cine en tres dimensiones (aunque aún no se ha estrenado Tiburón XIX), las video llamadas o la ropa inteligente.  En cambio, ni los coches ni los monopatines vuelan y el fax prácticamente ha desaparecido.
No es esta la única película futurista a la que le ha llegado su fecha de caducidad:
LA VIDA FUTURA (Things to Come, 1936)
Protagonizada por Raymond Massey y con guión del mismísimo H.G. Wells. Anticipó la Segunda Guerra Mundial en las Navidades de 1940 -¡Un error de sólo tres meses!-. aunque la mayor parte de la acción transcurre en 1970, en la ciudad de Everytown. La guerra aún continua y  los supervivientes de esta población padecen los efectos de la plaga “la enfermedad errante”, la cual acaba matando a los que caen infectados.
EL ÚLTIMO HOMBRE VIVO (The Omega Man, 1971)
Segunda  adaptación de la novela Soy leyenda, de Richard Matheson que conoció un nefasto remake posterior con Will Smith.  En el por entonces aún por llegar 1977 Charlton Heston cree ser el único superviviente de una guerra bacteriológica entre Rusia y China que ha liberado un virus mortal; pero hay sobrevivientes: un grupo de mutantes (en lugar de los vampiros de la novela original) con hipersensibilidad a la luz, por lo que se esconden durante el día y salen de noche, intentando entrar en el lugar donde se ha atrincherado Heston para matarle.
LA CARRERA DE LA MUERTE DEL AÑO 2000 (Death Race 2000, 1975)
Después del gran crack de 1979, los Estados Unidos de América han pasado a llamarse Provincias Unidas de América, y en ellas tiene lugar cada año una carrera transcontinental en la que todo está permitido para los participantes, incluso atropellar a peatones, lo cual hace sumar puntos al posible ganador. Dicha carrera se ha convertido en el acontecimiento televisivo del siglo. Esta película es un puro delirio de serie-B. A recordar la escena en que el protagonista, David Carradine, le arrea una somanta -y sin usar el kung-fu- a un principiante Sylvester Stallone.
1997: RESCATE EN NUEVA YORK  (Escape from New York, 1981)


 Dirigida por John Carpenter y protagonizada por Kurt Russell. En un hipotético 1997, Nueva York se ha convertido en una megaprisión donde los presos confinados establecen su propia sociedad basada en la barbarie. Cuando los criminales logran secuestrar al presidente (Donald Pleasence)  un mercenario apodado Snake (Russell) Plissken es el encargado de su rescate. 
 La película consiguió un enorme éxito y tuvo su secuela: 2013: RESCATE EN L.A. (Escape from L.A. 1996) de nuevo con Russell a la cabeza de un suculento reparto: Steve Buscemi, Peter Fonda, Bruce Campbell (protagonista de la saga Evil Dead), Pam Grier…
El extraño argumento tiene aires de serie B: En 1998 un terremoto provoca que Los Ángeles se convierta en una isla y el por entonces presidente totalitario Langer (Cliff Robertson) decide que será un lugar donde recluir a los estadounidenses que pierden su nacionalidad por –entre otras cosas-,  fumar, comer carne roja o ser musulmán. En 2013, la hija del presidente roba un arma letal y huye  a Los Ángeles para acabar con el gobierno de su propio padre. Plissken es reclutado por el presidente para recuperar el arma,  pero tiene que conseguirlo antes de diez horas o el virus que le han inoculado le matará.
YA LES QUEDA POCO
Así de apocalíptico y contaminado pintaban el año 2003 en un cómic de 1981 (Los Freak Brothers, Revista Makoki nº 12)
 Sí, dentro de poco a otras películas les llegará aquella futurista fecha -por entonces lejana- en la que ubicaron sus tramas. Por ejemplo, el clásico Metrópolis (1927) que se desarrolla en el año 2016, a la vuelta de la esquina, vamos. La mítica Blade Runner (1982) situada en un lluvioso Los Ángeles de 2018, el mismo año que la memorable Rollerball (1975) donde el equipo de Houston se enfrenta al de Madrid en un deporte letal. Y para la película de culto Cuando el destino nos alcance (Soylent Green, 1973) pronto le alcanzará, en el 2022. Memorable la escena final -ATENCIÓN SPOILER- en la que Charlton Heston grita: “Soylent Green is People!!!”

EL HURACÁN CÓSMICO (Título en España)
Mi última portada ha sido para una novela de J.G. Ballard (El imperio del sol, Crash…) escrita en 1962 y ambientada en un futurible 1996. Fortísimos vientos huracanados procedentes de Marte amenazan con destruir la Tierra. Me pregunté: ¿... y cómo se dibuja el viento? entonces recordé aquellos tallarines a bolígrafo con los que emborronaba mis cuadernos de apuntes en el instituto. Me han sido útiles.



42 comentarios:

Éowyn dijo...

Hola Miquel,
Genial entrada y como siempre felicitarte por las portadas. De Regreso al futuro II, falta que saquen el patín volador y la mini pizza que se hace gigante en el microondas en cuestión de minutos. Porque la Pepsi la van a sacar a la venta al igual que los deportivos ajustables, que costarán una pasta.

Saudos y buen día!

Francisco Machuca dijo...

"El futuro ya no es lo que era", es una frase que decía Arthur C. Clarke. También decía: "Estoy seguro de que el universo está lleno de vida inteligente. Lo suficientemente inteligente para no venir aquí". ¿Desfascinado este genio de la ciencia ficción? 2001: una odisea del espacio, no es más que la despedida de la ciencia ficción clásica. Luego nos invadiría La guerra de las galaxias, que es otra cosa, sobre todo, el no pensar en nada y divertirte con los muñecos de trapo de la infancia sacados del viejo armario. Los grandes temas y miedos de la ciencia ficción clásica han quedado en aguas de borraja. Los robots… ¿para qué? Salen muy caros y la mano de obra barata de los desesperados sale más a cuenta. Los viajes interplanetarios… todo un fracaso. Cuando el hombre llegó a la luna se puso a saltar, a jugar y luego pusieron una bandera y a casita que llueve. En el 86 el desastre del Challenger y ahora Marte. Vamos demasiado atrasados con todo esto. Con la que está cayendo y las inversiones para ir al planeta rojo son astronómicas. Es más, jamás llegaremos a conquistar el espacio, digamos, a lo Fundación de Asimov. Ya nos da pereza incluso bajar la basura. Los viajes en el tiempo están ocasionando colas en los psiquiátricos. Nos perturba el pasado y nos aterroriza el futuro, pero el futuro inmediato: los achaques de la edad, las pensiones, la residencia (2000 euros mensuales), en fin, que la ciencia ficción clásica hablaba de un futuro lejano. Hoy parece no tener sentido la gran especulación. Las cosas cambian demasiado deprisa. Los sueños de un futuro lejano pierden rápidamente verosimilitud. La realidad lo deja casi todo obsoleto en veinte años. En fin, sigo disfrutando de esas historias clásicas. ¿A quién no le gustaría tener un amigo científico loco a lo Einstein?

Un abrazo y perdón por el sermón, amigo.

Alimaña dijo...

Hola Miquel, en 2001 "Una odisea en el espacio" las máquinas ya eran más inteligentes que sus creadores. Tenían vida propia y todo, ahora en pleno año 2015 eso solo lo ha conseguido mi ordenador portatil, que funciona cuando le viene en gana.
Respecto al resto de películas que has citado, afortunadamente y pese a los esfuerzos de muchos de nuestros dirigentes, aun no ha llegado un apocalipsis o catastrofe de magnitud mundial. Pero dales tiempo, ya, que estos... jajaja

Saludos

Belknap dijo...

Hola Mr. Borgo, aun no hay autos voladores, ni viajes en el tiempo, ni alguna forma de viajar a grandes velocidades para llegar a otras galaxias, o al planeta mas cercano, ya ni hablar de abrir portales a otras dimensiones, aunque con esto del colisionador de hadrones nunca se sabe que podria pasar, pero eso si, el futuro ya esta aqui, para lo bueno y lo malo. Supongo que hay que tener una mirada optimista ante lo que se nos ponga por delante y en lo posible no terminar como Sol. Saludos.

miquel zueras dijo...

Hola, Éowyn! Ah sí, la pizza gigante al microondas... no me acordaba, la verdad es que hace mucho tiempo que la vi. Donde sí que habrían acertado es pronosticando el veredicto de la OMS advirtiendo del riesgo de las salchichas y el bacon. Esto sí que habría sido un punto, ver a los habitantes del 2015 comiendo burgers de tofu en los MacDonalds.
Saludos!
Borgo.

karin rosenkranz dijo...

Soy una fan incondicional del Back to the future. Hace treinta años hasta me sabía los diálogos en inglés de memoria. Y aún conservo en la casa de mis padres los VHS de las tres películas.
Esta semana tengo a Marty y al Doc de foto de perfil del Whatapp.
saludos

miquel zueras dijo...

¿Qué tal, Francisco? Nada, si a mí me encanta que eches tus sermones en Borgo, tu casa. ¿Así que la frase es de Kubrick? No lo tenía claro. Yo creo que "2001 fue la primera superproducción de ciencia-ficción, un género hasta entonces relegado a la serie-B. La SF se volvió sera con "Solaris" y "Naves silenciosas" y volvió al gran espectáculo con la saga Star Wars. Qué bueno eso que nos da pereza hasta bajar la basura... ¿así cómo conquistaremos el espacio? El tiempo pasa,como dicen en mi tierra: "El temps i la mula mai recula" (El tiempo y la mula nunca van para atrás)y las películas de "anticipación" se quedan obsoletas pero siempre es un placer visionar clásicos como "La vida futura" o "Metropolis".
Abrazos, amigo!
Borgo.

miquel zueras dijo...

Hola, Alimaña! Los ordenadores y algunos móviles ya han cobrado vida propia, es el primer paso para la completa rebelión de las máquinas como aquel excelente capítulo de "Futurama". Ya puse mi granito de arena sobre el tema en mi entrada miquel-zueras.blogspot.com/2015/08/odorama-peliculas-que-huelen.html Es el relato "Justo después de la guerra de los objetos".
Más que apocalíptico, el cine se ha hecho postapocalíptico, con supervivientes mutantes o no, pues algún actor tiene que salir. Y el ciberpunk... la ciencia ficción es un género que siempre se renueva, como la materia.
Saludos!
Borgo.

miquel zueras dijo...

Hola, Mr.Belknap. Yo soy de la generación que decía "No Future", pero aquí lo tenemos. Hace poco encontré en el fondo de un armario una caja con cómocs de los años 80 y me hizo gracia ver como "pronosticaban<2 el futuro con un cielo del año 2000 surcado por naves voladoras y robots por las calles.
Sol, qué gran papel hacía aquí el viejo Edward en la Máquina de la Muerte...
Saludos!
Borgo.

miquel zueras dijo...

Hola de nuevo, Francisco Machuca! Por si quieres ver mi relato corto sobre viajes temporales "H.G. Weels viaja por el tiempo" aquí lo tienes, me haría ilusión que le echaras un vistazo: miquel-zueras.blogspot.com/2011/02/hgwells-viaja-por-el-tiempo.html
Abrazos!
Borgo.

miquel zueras dijo...

Hola, Karin! La verdad es que esa película fue un bombazo para los que éramos adolescentes por entonces. Todos queríamos montar en patinete como el joven MacFly al ritmo de The Power of Love de Huey Lewis que hace un cameo en el film.
Saludos!
Borgo.

Ana Bohemia dijo...

Lo mejor de estas pelis es la visión que tenían de un futuro cercano, los avances tecnológicos, el devenir de la sociedad, dice mucho de como ha evolucionado la sociedad. Lo que siempre me resulta mas increíble es que siempre hay un punto distópico y catastrófica: enfermedades raras, vientos marcianos, autodestrucción... aunque en lo de la autodestrucción no estamos muy desencaminados.
Soy fan de la saga de Regreso al futuro, me recuerda a mi niñez, me entusiasmaba lo del patín volador, no tanto lo de los coches, no me gustaría ver una autopista aérea sobre mi casa, y no poder disfrutar de la luna y las estrellas por la noche, así que de todos los inventos de la pelí espero que este nunca se cumpla.
Genial la portada, vientos-tallarines, jeje, que inventiva.
Saludos
:D

ricard dijo...

Vamos, que no acertaban ni una, salvo la de John Carpenter cuando aventuraba que iríamos a la cárcel por fumar, ser musulmanes o comer carne roja.

Recordaba "La carrera de la muerte del año 2000" como una película muy cutre. El fragmento de la pelea entre Rocky y Kung-fú ha confirmado esa impresión (¡Esos puñetazos al aire! Esa banda sonora, diosss!).

Saludos.

miquel zueras dijo...

Hola, Ana! Sí siempre hay una visión catastrofista y más en el subgénero apocalíptico, con los humanos en su lado más salvaje, desde "Mad Max" a "La carretera".
A mí también me encanta Regreso al futuro. Creo que el cielo ya está bien como está con sus nubes y pájaros, no hacen ninguna falta los monopatines voladores.
La de horas que pasé dibujando mis tallarines a boligrafo. Mira por donde, ya les he encontrado una utilidad.
Saludos!
Borgo.

DULCINEA DEL ATLANTICO dijo...

Una entrada Miquel muy interesante y muy completita.
De todas esas que nombras la única que vi en su momento fue la de Blade Runner, y por cierto que lejos parecía lo que sucedía en la peli y resulta que el 2018 está a la vuelta de la esquina.( aparecerán los replicantes en algún momento) Como pasa el tiempo , ahora será cuestión de esperar a ese año para saber si algo de lo que allí se narraba se cumple. Aprovecharé para volver a verla,( la verdad no me acuerdo mucho).
El futuro que pronosticaban en estas pelis ya está más cerca, ahora toca disfrutarlo a nuestra manera.
Saludos Miquel.
Puri

Juan Esteban Bassagaisteguy dijo...

Excelente entrada, Borgo. Mucha información que desconocía.
De las películas futuristas mencionadas por vos en particular, solo vi «Escape from L.A.». Y me gustó.
La portada es buenísima.
¡Saludos!

Josep dijo...

Hola, Borgo:
Cuando me dió por devorar ciencia ficción, a pesar de ser un adolescente, ya pensaba que fijar las fechas tan cerca era un error por parte de algunos autores: sin ir más lejos, confiaba en alcanzar 2001 para comprobar que nada de lo fotografiado por Kubrick y lo escrito por Clarke (creo recordar que fue el primer tomo de una excelente colección de libros) existía: así fue, con el caso especial que HAL, en 2001, había quedado obsoleto, lo cual no deja de tener su gracia.
Tuve la paciencia de esperar a 1984 para leer la homónima que supongo habrá encontrado su plenitud en el célebre programa de telebasura GH.
Pero lo que me ha picado la curiosidad es saber que en la película de Carradine éste azotaba a Stallone: y me pica, porque recordando lo poco que me gustó la película en el cine, no me apetece verla de nuevo: miraremos si en youtube está la escenita, para cachondeo.
Esos tirabuzones al viento me gustan más que los molinetes, aunque soy un defensor de su existencia: pero feos, son feos.... ;-)
Un abrazo.

Charly Hell dijo...

Me flipa la temática de tu entrada. Siempre me ha fascinado ver como se vería el futuro desde el pasado, cómo se imaginaban que sería el siglo XXI. Y también como vemos ahora lo que nos deparará el destino dentro de 50 años. Seguramente todo el mundo piense en coches voladores y demás, pero algo me dice que tampoco cambiaremos demasiado (si es que aún seguimos aquí y la religión, la política o los fanatismos no lo han impedido antes). Me apunto alguna de las películas de las que hablas, que no las conocía.

Un saludo.

abril en paris dijo...

Me declaro como muchos por aquí, fan absoluta de Marty McFly y su universo, me encanta ese riff con la guitarra en el baile adelantandose a su tiempo Johnny Be Good, es decir que más que adelantarme al futuro me gusta esa estética del pasado.
Espero que no nos ocurra como recitaba el replicante de Blade Runner "toda una experiencia vivir con miedo, eso es lo que significa ser esclavo.." y al final que todo se pierda como lágrimas en la lluvia

Estupenda entrada, para pensarse eso del futuro distópico. Y muy logrados esos macarrones al viento.

Saludos, Miquel

miquel zueras dijo...

Hola, Ana! Bueno, me temo que el ser humano es algo pesimista por naturaleza o quizá sea una forma de decir: "Ahora por lo menos no estamos tan mal... de momento". Sí que hay mucha catástrofe y apocalipsis en el género de anticipación.
Todos los que éramos adolescentes en aquella época nos impactó mucho esa película, recuerdo que Fox ese mismo año estrenó otra muy popular: "Teen Wolf", aunque muy inferior. Sin duda el de McFly es el papel de su vida y sí que me gustaría ver monopatines voladores pero sin autopistas.
Gracias! Me alegra que te gusten esos tallarines sin salsa.
Saludos!
Borgo.

miquel zueras dijo...

Hola, Ricard! Ja, ja... me temo que aquí sí se cumplieron las previsiones futuristas.
"La carrera..." hay que verla con sentido del humor. Carradine actúa de forma muy sobria (y más con esa máscara) mientras que Stallone es puro histrionismo, a veces parece una de esas parodias de TV. El director, Paul Bartel, es autor de la curiosa "Private Parts" sobre un hombre enamorado de una muñeca hinchable.
Saludos!
Borgo.

miquel zueras dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
miquel zueras dijo...

¿Qué tal, Dulcinea? Falta bien poquito para el año en que transcurre la acción de Blade Runner y de momento no se ven coches voladores, ni replicantes ni -por suerte- lluvia ácida. Sí que se ven algunos chiringuitos donde sirven comida infame como el local donde Ford come tallarines con cara de "saben a demonios".
Espero que haya un futuro mejor para todos y me pregunto si alguien hablará de la serie "Futurama" en el año 3000, aquí sí que se adelantaron.
Saludos, Puri!
Borgo.

miquel zueras dijo...

Gracias, Juan Esteban y me alegro de verte.
"Escape from L.A." me pareció más un remake que una secuela pues su argumento es casi un calco de "1997, rescate en Nueva York". Yo tengo una predilección especial por "Soylent Green", el tiempo la ha tratado mejor que la mayoría.
Saludos!
Borgo.

miquel zueras dijo...

Hola, Josep! Sí, la "computadora" -como llamaban entonces a los ordenadores- se ha quedado tan obsoleta como el fax de "Regreso al futuro-2", quién lo iba a pensar...
Orwell debe estar revolviéndose en su tumba por lo que han hecho con Gran Hermano y sin pagarle derechos... como Bradbury con aquellas "Crónicas marcianas" de Sardá. Puede que la sociedad orwelliana que manipula la información esté cerca de la realidad. En mi caso, recuerdo la portada con cariño pues fue de las primeras que me encargaron.
¿Carradine azotando a Stallone? Huy, no lo recuerdo ahora, vi esa película hace un montón de años.
Sí, los molinetes no son muy estéticos. Precisamente me vino la idea en la carretera, viendo los molinetes recortados en la luz del crepúsculo. Huy, qué bonito suena...
Saludos!
Borgo.

miquel zueras dijo...

Hola, Charly! Es que ahora que el género futurista ya lleva años en el cine era lógico que algunas fechas hayan sido superadas, sobre todo si en el caso de "The Omega Man" sólo avanzan seis años en el futuro. Es curioso que muchas de esas películas reflejan los miedos de su época: la amenaza de una guerra mundial (La vida futura) la contaminación y la superpoblación (Soylent Green) o la inseguridad ciudadana (1997 Rescate en Nueva York)
Saludos!
Borgo.

miquel zueras dijo...

Hola, Abril! Inolvidable la escena en que Mc Fly empieza a desvanecerse al ritmo de Johnny Be Good, también me gustan mucho las películas con viajes en el tiempo hacia el pasado... ¿Tú irías al pasado o al futuro si tuvieras un chisme de esos?
El monólogo de Rutger Hauer (Roy Batti) se considera un momento cumbre de esta joya del ciberpunk. Yo e lo aprendí de memoria, friki que es uno. Hace poco he leído que Ridley Scott y Harrison Ford no han llegado a un acuerdo para una secuela de "Blade Runner" que era su proyecto previsto para después de "The Martian".
Saludos!
Borgo.

El Demiurgo de Hurlingham dijo...

Disiento un poco con tu planteo y mucho más con el de Machuca. Los viajes espaciales están muy vigentes, aunque sean no tripuladdos, las sondas han llegado a fotografiar a Plutón y sus satelites. Y está la genética, la realidad virtual, los robots también están vigentes.

No creo que las películas quedan obsoletas.
1984 podría no estar ambientada en ese año, con la forma en que deforman la información, como incluso cambian la forma de pasar el pasado. De hecho, la historias de las tres potencias podría ser una total falsedad, podría suceder en una región aislada del mundo. Y lo que se cuenta podría ser una total mentira, podría ser una falsificación más.

Y algo que salva a esas películas es la idea de los mundos paralelos. Idea que se plantea muy bien en Universo de locos, novela de Frederic Brown, en la que el protagonista llega a un universo donde son reales las ciencia ficción pulp. Y la explicación es que con infinitos universos paralelos, puede haber universos donde los personajes de ficción son reales.
Y a lo mejor no se cumplieron algunas cosas anunciadas en Volver al futuro, por causa de los viajes de Marty y de Doc Brown.

Saludos.

miquel zueras dijo...

Hola, Demiurgo! Bueno, en algunas cosas sí han acertado como los robots y los viajes espaciales aunque hecho de menos los seres verdes con tentáculos que solían aparecer en este tipo de producciones. Tampoco la Tierra es -aún- tan apocalíptica como la pintaban.
Es lo que domina toda la sociedad de 1984, esa agobiante información que destaca u oculta aquello que le interesa o, simplemente, lo manipula. La película de Terry Gilliam lo muestra muy bien con ese grupo terrorista que el poder hace ver como si no existiera.
Brown es un autor de culto, me encanta su obra, de momento sólo he leído "Arena" y algunos relatos más. También me gustan mucho las historias de mundos paralelos que describe Philip K. Dick.
Quién sabe si Marty y su amigo Doc Brown habrían influído en el futuro. Como decía el agente Mulder: "La verdad está ahí fuera".
Saludos!
Borgo.

loquemeahorro dijo...

Cuando se estrenó "Soy leyenda" con Will Smith, de verdad que llegué a pensar que me había inventado la película con Charlton Heston o que solo yo la conocía, no es por nada, me alegra que hables de ella.

Por cierto (bueno, no tiene mucho que ver) ¿Has visto "The last man on earth"? Es una telecomedia de una media hora cada capítulo que ha estrenado en España Comedy Central. La idea es retomar esas películas post-apocalípticas (sin ningún cadáver por ahí tirado, eso sí), en tono de comedia, imaginando que el "last man" en cuestión sea un desastre de tío y no el héroe de turno.

pd. Qué fallo lo de la portada, aunque no era mi decisión, se me podía haber ocurrido!

miquel zueras dijo...

¿Qué tal, loquemeahorro? Sí, esa de Charlton Heston es una película muy de culto y hay una versión anterior con Vincent Price de los años sesenta que apenas se ha visto, es una película algo "maldita". La de Heston tiene un pase comparada con las otras.
No he visto esa telecomedia aunque me han hablado -y muy bien- de ella. Ahora miraré de conseguirla, bajarla, piratearla o lo que sea...
Es que eso de dibujar el viento trae cola, normalmente se hacen unar rayitas y una hoja volando... pero me pareció que quedaba soso y, además, se supone que es viento marciano.
Saludos!
Borgo.

Chechu Rebota dijo...

Como buen amante de la serie B he disfrutado de muchas de las pelis que comentas, aún recuerdo el miedo que me dió El último hombre vivo, pese a ser más de acción que de terror, cuando la ví por primera vez cuando era un crío, me producía terror que ese futuro se volviera real XD, incluso hice una redacción sobre ello en el colegio. Lo reconozco, mi infancia está plagada de películas nada recomendables para tan tiernas edades y así he salido.

miquel zueras dijo...

Hola, Chechu! "El último hombre vivo" tiene un comienzo impactante, el del coche de Heston circulando a toda pastilla por una ciudad de Los Ángeles desierta. ¿No recuerda a aquella escena de "Abre los ojos"? Te recomiendo la novela "Soy leyenda" de Richard Matheson. Aquí los mutantes son vampiros, lo cambiaron porque en los setenta el terror gótico no estaba de moda.
¡Qué sería de nosotros sin ese bagaje cultural de serie B! Yo me eduqué en cines de barrio viendo programas dobles, algunos de ellos demenciales.
Saludos!
Borgo.

loquemeahorro dijo...

Yo recuerdo la peli de Heston con mucho cariño, además (SPOILER) se veía una relación interracial cosa que hoy en día se ve que es más tabú en el cine/televisión que en los 70.

Porque, por ejemplo, hablando de Will Smith ¿cuántas de las 50 novias que tuvo en el Príncipe de Bel Air no eran negras? Eso sí, en Focus aparece con Margot Robbie y al parecer las latinas sí pueden ser parejas de un actor negro, por lo menos Eva Mendes.

Todo este rollo es porque me he dado cuenta de que Last Man ... está en Fox, que un poco me recuerda a "Las Crónicas Marcianas" (serie, no he leído el libro de Bradbury) y me he acordado por el viento y ... (vale, ya dejo el "me recuerda a ")

miquel zueras dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
miquel zueras dijo...

Hola, loquemeahorro! Cierto, se veía a Heston teniendo un romance con un personaje que no salía en la novela original: la actriz Rosalind Cash con un look muy de la época con su pelo afro a lo Pam Grier, era una actriz habitual en series de TV como Kojack o Starski y Hutch.
Curioso lo de los actores negros y las latinas, me propongo investigar el tema a ver si da para una entrada.
Ja, ja! Te ha quedado un comentario un poco a lo "Cuéntame" o como aquella canción: "Remember When..."
Saludos y que los vientos marcianos o terrestres te sean favorables.
Borgo.

Clementine dijo...

Tallarines a bolígrafo para dibujar el viento... jajaja, eres genial, Miquel.
De las películas que sacas aquí sólo he visto "El último hombre vivo" y "Cuando el destino nos alcance", aunque hace ya mucho tiempo que las vi.
Me gusta tu portada de tallarines :)
Besos, Borgo.

Licantropunk dijo...

Sí, la literatura de ciencia ficción y, por supuesto, el género cinematográfico que la refleja, no ha sido muy atinado con la exactitud de las fechas en sus previsiones: exceso de optimismo tecnológico por un lado y por otro gran pesimismo social. Llegó el siglo XXI y de momento ni utopías ni distopías. En el fondo todo sigue igual. Excepto lo de fumar en los bares, claro.
Saludos.

Nury ruri dijo...

Geniales esos tallarines.
Hay de todo en ciencia-ficción. Películas que no me gustan para nada, las que me encantan como "Brazil" o "Blade runner"... las que te hacen dibujar una sonrisa como "regreso al futuro"... ¿Has leído los "cuentos de la taberna del ciervo blanco" de Arthur C. Clarke? Tienen encanto.
Saludos.

miquel zueras dijo...

¿Qué tal, Clementine? Lo bien que me vinieron esos tallarines para llevar mejor las aburridas clases de mates, lástima que son tallarines que no se pueden comer. Me encanta que te guste esa portada.
"El último hombre vivo" está bien aunque su puesta en escena setentera y de telefilm no le sienta muy bien y es una pena que no siguiera mejor la novela original de Matheson. "La vida futura" es muy curiosa, se puede encontrar en DVD.
Muchos besos, Clementine!
Borgo.

miquel zueras dijo...

Hola, Licantropunk! Sí, yo también creo que no acertaron en su visión del mundo futuro por su tendencia al catastrofismo que dio origen al ciberpunk tan presente en la ciencia ficción de los ochenta. "Regreso al futuro" también se dejó llevar en parte en su segunda entrega. En cambio ninguna película pronosticó que prohibirían fumar en los bares (En "El dormilón" de Woody Allen un médico dice que el tabaco es bueno para la salud) ni que la Roja ganaría los Mundiales.
Saludos!
Borgo.

miquel zueras dijo...

Hola, Nuri! Muchas gracias por lo de los tallarines, aunque yo los sigo preferiendo a la carbonara.
"Brazil" me gusta mucho, es una gran adaptación del universo de Orwell con todo el repertorio del futurismo sucio que nos ofrecía el ciberpunk a lo "Blade Runner".
Aún no he leído ese libro de Clarke pero pronto lo haré. Stephen King declaró estar muy influido por esa novela en que los parroquianos de esa taberna -como Harry Purvis- se cuentan historias extraordinarias. Me encanta la dedicatoria de Clarke: "A Lew y sus clientes del jueves por la tarde."
Saludos!
Borgo.