viernes, 7 de agosto de 2015

UNO PICA, OTRO CAVA (RELATO)

El atento oído del profesor Dinamo –especialista en lenguas eslavas ya jubilado- capta ruido de tallos y hojas cortadas, un golpe seco de pico golpeando la tierra y voces. Dinamo reconoce el idioma. “Es polaco, sin duda”. Por la ventana ve a dos hombres excavando frente a su casa. Uno pica, el otro cava. Sale al jardín y les saluda.
 -Czesc! (Hola) –Los dos hombres agitan los hombros como despertándose de un sueño,  se les ve contentos al oír su lengua en tierra extraña. Dinamo prosigue en polaco -: ¿Están haciendo una piscina? ¿Un parterre?
Los cavadores sonríen, parecen buscar una respuesta. “Ya verá, es una sorpresa”, dice uno apartando un grueso terrón erizado de raíces. Le guiña un ojo cómplice al profesor y éste piensa: “Son simpáticos”.
Dinamo entra en casa. Es un día de calor feroz, el sol parece golpear la tierra levantando ondas de líneas negras. Dinamo compadece a los sudorosos cavadores. Abre la nevera y comprueba que hay botellines de cerveza.
 Una hora después el profesor supone que los polacos han terminado su trabajo. Han clavado sus azadas en vertical sobre el suelo y echan atrás sus brazos para desentumecerlos mientras contemplan el agujero. Dinamo asoma por la puerta y los invita a tomar unas cervezas. Los cavadores aceptan encantados, cuando entran el olor a sudor y tierra removida toma una presencia casi sólida.
Se presentan: “Roman,  Andrzej”. Charlan animadamente con los botellines en la mano. Andrzej saca una botella de vodka de una mochila, lo toman a la manera polaca, acompañado de zumo de manzana.  Roman se sitúa a la espalda del profesor y le toma las medidas con una cinta métrica. “Niech” (Vamos) dice Andrzej apurando un vaso de vodka.
Salen al jardín y se dirigen hacia la fosa. Andrzej mira con curiosidad al profesor.
 -¿De verdad no sabía usted que estaba muerto, señor?
Dinamo medita un momento y sonríe con suavidad.
 -A mi edad se le olvidan a uno las cosas -… responde con un poso de ironía y se acomoda en el foso.
Roman llena su pala y la balancea hacia atrás. Ésta se adelanta curvada como un péndulo. Cuando la tierra cae hace: ¡plaf!
 Roman y Andrzej terminan de dar sepultura al profesor. Lo despiden a la manera polaca: toman un trago de vodka a su salud, derraman un poco de licor sobre la tumba y rezan una breve plegaria.

Por este orden.
FIN.

Bueno, mis ensaimadas y yo ya hemos vuelto de Mallorca. Me encanta el mensaje positivo de las bolsas para el mareo de los aviones.
Es hora de ponerse las pilas pero el calor no afloja... un buen momento para revisar este vídeo:

40 comentarios:

ricard dijo...

Bueno, desde el inicio del relato me temía lo peor. Pero no acaba tan mal; al fin y al cabo, puestos a morirte es mejor si se te olvida.

Saludos y bienvenido a casa.

Clementine dijo...

Bienvenido, Miquel.
Y qué maravilla de relato, no sabía por dónde ibas a salir porque, saber, sí sabía que algo tramabas... Y me has sorprendido muy gratamente. Buenísimo.
Muchos besos, Borgo, feliz fin de semana.

El Demiurgo de Hurlingham dijo...

El muerto no sabía que estaba muerto, clásico recurso. O se le olvidó, una creativa variante.

miquel zueras dijo...

Hola, Ricard! El cerebro es como el ordenador, tiene que hacer un Reset de vez en cuando. A veces, es mejor olvidar. Son las vacaciones de la mente.
Gracias y saludos!
Borgo.

miquel zueras dijo...

Hola, Clementine! Me alegra mucho que te haya gustado el relato que tiene mucho del calor que he pasado estos días en los que la mente se abotarga un poco.
Muchos besos y feliz finde veraniego!
Borgo.

miquel zueras dijo...

Hola, Demiurgo! Más bien creo que al muerto se le olvidó, me identifico mucho con él pues se me olvidan mucho las cosas últimamente. Bueno, mientras creo estar vivo pues seguiré por aquí.
Saludos!
Borgo.

David dijo...

Estaba claro que iba a haber algún muerto, pero lo que no me esperaba es que ya lo hubiera desde el principio. Las ilustraciones están bien. Y el relato.
Un saludo.

miquel zueras dijo...

Hola, David y gracias! La verdad es que el relato se me ocurrió en un lugar muy apropiado: el Astrágalo, un bar para góticos en Palma (el único de la isla) lo conocí cuando Rossy de Palma trabajaba allí de camarera.
Saludos!
Borgo.

arantza alvarerz dijo...

Miquel, bonito relato, se suponía tal y como has comenzado, que habría algún muerto, pero lo que no imaginaba es que me haya resultado agradable, no me ha parecido extraño, a los que se nos olvidan las cosas o quizás tratamos de mantener la mente en blanco, para no pensar, tal vez somos como Dinamo, y no sabemos si en realidad estamos vivos o vivimos en un mundo de muertos.
Besos

arantza alvarerz dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
miquel zueras dijo...

Hola, Arantza! La verdad es que a mí me parece un relato muy tierno. El protagonista muere placenteramente y después de una amistosa charla regada con vodka. Creo que hoy tamnién brindaré por el alma del bueno de Dinamo. No es mala manera de irse de este mundo.
Besos!
Borgo.

Ana Bohemia dijo...

¿Y ese muerto no se olía a si mismo? Geniales tus giros, me ha gustado la atmósfera del relato, tiene consistencia, casi huele a tierra removida y alcohol puro. Además siempre que te leo sé que va a pasar algo extraordinario, el profesor hasta me da pena y ternura, la muerte es un estado de inconsciencia ya se ve.
Cuidado con el calor y las tormentas de verano Miquel.
Saludos
:D

Éowyn dijo...

¡Hola Miquel!
Qué sorpresa me he llevado con este relato. Esos giros son impresionantes. Fascinada me tienes.
Dicen que el calor de mitad hacia el final de mes, va a mejorar. Van a descender las temperaturas.... aunque la verdad es que no me fío mucho! Este verano desde luego está batiendo récords, y aquí estamos ya para tirarnos de los pelos. Que por la noche lleguemos a estar a 26º es horrible. No se puede dormir, así que yo voy como una zombie por la vida!
Seguro que lo pasaste muy bien en Mallorca. Deseando volver estoy! Y comerme una de esas Ensaimadas tan ricas que hacen! Ñam, ñam, ñaaaaaaam!

Saludos!

DULCINEA DEL ATLANTICO dijo...

Miquel me tuviste intrigada hasta el final que por otro lado es sorprendente, el contenido está muy bien marcado no le falta detalle.
Pobre señor Dinamo mira que olvidarse de morir, tiene su aquel ,a veces es mejor olvidarse de ciertas cosas así puede que llegues a morir más tranquilo.
Miquel lo de los nombres como siempre los bordas.
Lo del mensaje de las bolsas para el mareo es genial. Lo malo es si tarda más de lo previsto en que te pase.
Besos
Puri

abril en paris dijo...

En éste espacio tuyo los muertos y los vampiros campan tan felices jajaja..:-D o se meten en el hoyo como la cosa más natural del mismo..al fin y al cabo la muerte no es más que un sueño prolongado ¿no? y con un buen trago.. ¡pues ala! el muerto al hoyo..!
Nos alegra saber que el calor no te resta inventiva.

¡Salud Miquel y agua fresquita!:)

Juan Esteban Bassagaisteguy dijo...

Inesperado (y excelente) cierre del relato, Borgo, me encantó.
Muy buenas las ilustraciones, muy adecuadas con esa mezcla de colores amarillo y negro.
¡Saludos!

miquel zueras dijo...

¿Qué tal, Ana? Pues parece que no, por lo visto tenía un buen ambientador. Hablando de olores, me gusta mucho eso que dices que el relato tiene aromas de vodka y tierra removida. Tendré que pensar en escribir algo con el sis tema "Odorama", aquel invento de los cines de los años 80.
Lo mismo te digo y te deseo muy buen verano.
Saludos!
Borgo.

miquel zueras dijo...

Hola, Éowyn! Muchas gracias, me encanta lo que dices.
Ya he tenido una buena dosis de calor en Mallorca. Aún voy sofocado pero me he reanimado con pomada (gin y limonada bien fríos) caracoles con sobrasada y lengua con tapares (alcaparras) Hay cosas muy buenas por allí, he de incluir pronto alguna receta balear.
Ya sabes: "El verano hace bueno al invierno."
Saludos!
Borgo.

miquel zueras dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
miquel zueras dijo...

Hola, Dulcinea. Es curioso pero la idea me vino de esa escena en que sin motivo aparente uno de los cavadores toma las medidas al profesor, me pareció que eso desconcertaría al leerlo. Está bien intrigar un poquito. Los nombres -como ya habrás supuesto- son de dos famosos directores de cine polacos.
Esta bolsa me la he traído para regalar a un amigo que las colecciona, sin usar, claro. Practica la "Bagofília", como se llama a estos coleccionistas. Vaya nombre raro...
Saludos!
Borgo.

miquel zueras dijo...

Hola, Abril! El muerto al hoyo y el vivo... cdreo que, ya puestos, es mejor irse de este mundo en buena compañía y un par de tragos de vodka. Katia, una amiga polaca que me ha asesorado un poco, me ha regalado una curiosa botella de vodka: Żubrówka, tiene dentro un tallo de hierba de un prado donde pastan bisontes salvajes.
Saludos y que refresque, por favor...
Borgo.

miquel zueras dijo...

¿Qué tal, Juan Esteban? Me alegra muchísdimo que te haya gustado. El negro y el amarillo es mi combinación preferida de colores, creo que le da mucha fuerza.
Saludos y hasta la vista!
Borgo.

PEPE CAHIERS dijo...

Siempre es bueno morirse con esa serenidad.

Saludos calurosos

Charly Hell dijo...

Pobre señor Dinamo, pero oye, que serenidad a la hora de irse. Además los polacos son buena gente. Tengo la suerte de conocer unos cuantos y son encantadores. A mi que me entierren polacos porque al menos me iré con un buen sabor de boca, jejeje.

Saludos.

Belknap dijo...

Mr. Borgo, otro buen cuento, con un buen final. Cordiales saludos.

miquel zueras dijo...

Hola, Cahiers! Serenidad y camaredería, todo regado con vodka Zubrowka. Eso sí que es morirse con estilo.
Saludos desde los rigores estivales (hoy estoy un poco redicho)
Borgo.

miquel zueras dijo...

Hola, Charly! Yo conozco a Katia, que es traductora. Una vez fuí a su casa y tenía chapoteando en su bañera una carpa viva para la cena de nochebuena. Sus amigos son también muy buena gente pero no puedo seguir su ritmo cuando le dan al vodka. Yo ya me he miradoi alguna casa de pompas fúnebres polaca por si acaso...
Saludos!
Borgo.

miquel zueras dijo...

¿Qué tal, Mr.Belknap? Me alegra mucho, como siempre, tener noticias suyas. Entrañable ese Lee con bigote. ¡Cómo se echa de menos!
Cordiales saludos.
Borgo.

Chechu Rebota dijo...

Esta es una buena manera de morirse, sin sufrimiento y dando un último trago.

Por cierto, la edición de bolsillo de Valdemar de "La torre de los siete jorobados" me llama mucho, hace tiempo vi la peli y me parece una rareza a reivindicar.

Bienvenido y ánimo para soportar los calores, aunque ahora se esta bastante bien.

miquel zueras dijo...

Hola, Chechu! La mejor manera de despedirse de este mundo, en buena compañía y con vodka (yo lo prefiero tomar con zumo de pomelo) Esa es una película "de culto", quizás la primera del cine español. Las escenas de la ciudad subterránea están muy bien.
Ahora parece que afloja un poco, ya era hora.
Saludos!
Borgo.

Cristina dijo...

Hola Miquel!! buenísimo y tétrico relato. A mi me asusta muchísimo la vejez, más que por la decadencia física, por la decadencia de la mente y por la soledad que implica en estos tiempos tan frenéticos que vivimos.

Un beso amigo Miquel

UTLA dijo...

Estimado Mr. Borgo,

Jajaja No sólo continuas impresionante con tu particular estilo "Borgoriano", terror-cómico-negro, si no que además has conseguido sorprenderme.

¿Cómo? ¿El muerto esta muy vivo? muahaha muahaha Excelente.

Si me avisas con tiempo voy a verte actuar al museo. ;->

Un abrazo muy grande Miquel.

UTLA dijo...

...y por cierto, feliz regreso. ^^

miquel zueras dijo...

Hola, Cristina! (Aquí te presentas con dos nombres distintos ¡ja, ja!) Esa es la parte de la decadencia física que más me inquieta, creo que es peor que la misma muerte. Lo del profesor Dinamo es una muerte idealizada y mucho más atractiva que la realidad, ya me gustaría... con vodka y en buena compañía.
Muchos besos!
Borgo.

miquel zueras dijo...

Hola, UTLA! Mi momento preferido es cuando de improviso uno de los cavadores le toma las medidas al profesor, creo que representa bien mi retorcidillo sentido del humor.
Ay, me temo que no me han seleccionado para hacer de actor en las visitas del Museo Egipcio. Han elegido a uno con rasgos exóticos mucho más apropiados. Lástima, me parecía muy interesante ese papelito de embalsamador.
Un abrazo bien grande!
Borgo.

miquel zueras dijo...

¡Ah! Gracias, UTLA!!! Aunque ya llevo "regresado" unos cuantos días. Han sido unas vacaciones cortitas pero bien aprovechadas que contaré en una entrada con dibujitos.
Abrazos!
Borgo.

Nury ruri dijo...

Pensaba que iban a terminar asesinando a alguien lo que sería muy evidente. Mucho mejor lo de enterrar a un muerto con principios de Alzheimer.
Disfruta esas ensaimadas, la pena es no seguir allí un poquito más, verdad?
Saludos.

miquel zueras dijo...

¿Qué tal, Nury? Desde luego hay muchas maneras de morir (Muerte en Venecia, Cosas que hacer en Denver cuando estás muerto...) pero esa debe ser de las mejores.
Gracias, ya están más que disfrutadas. Sí que me habría gustado estar allí un poco más y seguir disfrutando de la sobrasada y el buen pescado.
Saludos!
Borgo.

Shilmulo dijo...

Buenisimo el relato, en ningún momento espere que el profesor fuera un fantasma despistado, simplemente genial.

Saludos.

miquel zueras dijo...

Hola, Shilmulo!
Muchísimas gracias. Me alegra que te haya gustado pues valoro mucho la opinión de este buen murciélago aleteador.
Saludos y hasta otra!
Borgo.