jueves, 30 de enero de 2014

CONVERSACIÓN EN EL BAR: RELIGIÓN Y COMIDA

 Mi bar preferido está cerca de la sinagoga de Barcelona, en la calle Porvenir. Yo estaba  saboreando los estupendos caracoles que prepara Xavi, el dueño, cuando entraron un grupo de estudiantes judíos ortodoxos, reconocibles por el gorrito kipah y los tirabuzones. Eran de Tel-Aviv, hablaban inglés y contemplaban mis caracoles con curiosidad. Poco después estaban sentados en mi mesa, algunos probaron los gasterópodos y nos hicimos fotos con un móvil. Prometieron que me las enviarían por correo pero aún no las he recibido y sospecho el porqué: era la prueba de que habían cometido una falta.
-¡Eh, esos judíos ortodoxos han comido caracoles! –le digo a Xavi cuando los estudiantes ya se han marchado.
-¿Y qué? –responde Xavi-. El sofrito no llevaba carne de cerdo.
-Ya, pero la ley judía prohíbe comer animales con caparazón y que se arrastran por el suelo y los caracoles cumplen con las dos cosas. Son Taref (no apropiados)
 Me explico: hace años pasé por una breve crisis espiritual y consideré hacerme judío, por eso leí sobre la Toráh y la Cábala pero al final se impuso mi raciocinio. Bueno... y lo de recortarme un pellejito de una zona muy delicada no me hacía mucha gracia.
-Pues para ser ortodoxos no estaban muy informados –opina Xavi-. Nunca entenderé esas religiones que te prohíben comer según qué. Sus razones no se aguantan por ningún lado.
Rafa, sentado en la barra comiendo un bocadillo de morcilla (algo que no es para judíos, ni musulmanes, ni Testigos de Jehová, pues estos no pueden comer nada que lleve sangre) interviene en la conversación: -Creo que los judíos tienen prohibido mezclar la leche con la carne.
-Así es. Si la leche toca el plato de la carne hay que lavarlo y no con agua; con arena.
-¡Claro, pero entonces vivían en el desierto! –exclama Xavi-. Actualmente no tiene sentido. ¿Si he de lavar un plato con arena tengo que irme a la Playa de la Barceloneta?
 -Las religiones han sobrevivido hasta ahora porque no han cambiado en dos mil años –dice Rafa-. Eso lo dijo Goering, el ministro de propaganda nazi.
-¡Ese era Goebbels, hombre! –responde Xavi-. Goering era el jefazo de la aviación, la Lufftwaffe –extiende los brazos e imita el ruido de un Stuka en picado-: ¡Ñiaooo! ¡Ta-taca- ta!
 -¿Qué piasa, Baron Ruojo?
Acaba de entrar Hycham, un profesor de idiomas (habla ocho lenguas) exiliado de Siria por la guerra. Su fluido castellano tiene un gracioso acento que recuerda a Apu, de Los Simpson.  Hycham se acomoda en la barra, pide un bocadillo de chorizo ibérico y una copa de Rioja.
-¿Y tú que haces comiendo chorizo y bebiendo vino  si tu religión te lo prohíbe? –le dice Xavi recordando la conversación anterior-. Luego no te quejes si no te dejan entrar en el Jardín de Alá.
-Me la siuda el Jardín de Alá –declara Hycham y empieza a devorar el bocadillo.
HUEVOS ROTOS CON RAVIOLIS DE SETAS
Bueno, pues hace poco he probado una receta deliciosa y facilísima que no se da de patadas con ninguna religión:
Cocer en agua salada los raviolis. Escurrir y ponerlos en un plato. Freír huevos en aceite muy caliente y servir los raviolis con un huevo frito por encima para comer todo junto. Aconsejo aliñar con un poco de aceite de oliva virgen. Esta receta combina muy bien con los raviolis de setas.
Vaya, hombre, ahora recuerdo que los Adventistas del Séptimo Día consideran las setas como un fruto del diablo. Bueno, ténganlo en cuenta si invitan a cenar a un devoto adventista.
SALGO EN UNA PORTADA


El que da nombre a esta recopilación en inglés de relatos de Marsé, el teniente Bravo, es un oficial de Regulares-3 de Ceuta; la unidad en la que el escritor y yo hicimos la mili. Ya tenía claro que con una de mis fotos de uniforme tenía media portada hecha, pero añadiendo las estrellas de teniente. En dos minutos ascendí once grados; una meteórica carrera militar.

56 comentarios:

Conde de Salisbury dijo...

¿Por que las religiones se empeñan en prohibir lo potencialmente placentero? ¿Hay alguna sin pecado o sin tabú? Y ese afán de meter miedo con la post-muerte ... Aunque no se refiere a comida, no he podido dejar de recordar el reciente y polémico artículo de ABC.

Mara Miniver dijo...

Lo de las religiones es como todo... Uno se las tiene que amoldar un poco. Yo tengo pocas opciones porque Jabugo me pilla muy cerquita y no pienso hacerle ningún feo al ibérico. Esta entrada me ha recordado mis años mozos universitarios y las lecturas de Marvin Harris. Me encanta la receta con huevos y setas, ñam!

Un abrazo

Juan Esteban Bassagaisteguy dijo...

Muy buena entrada, Borgo, como siempre.
Y geniales las ilustraciones.
¡Saludos!

miquel zueras dijo...

¿Qué tal, Conde? Sí, la religión tiende a condenar lo placentero. Quizás para que la manada no se les distraiga demasiado.
No conozco ese artículo aunque a mí me intriga sobre todo que se mantengan normas inmutables que tenían sentido hace más de mil años pero no ahora, como lo de la circuncisión que practicaban todos los pueblos nómadas del desierto cuando ahora la sociedad es mayoritariamente urbana.
Saludos. Borgo.

miquel zueras dijo...

Hola, Mara. Claro, teniendo cerca Jabugo a ver quién se resiste... Yo también leí a Marvin Harris y me parecieron muy interesantes sus teorías sobre los tabúes alimentarios basándose en los costes y benefícios. Las cosas más complicadas las explicaba de la manera más simple.
Te recomiendo esa receta. Me dejó impresionado de tan buena y simple.
Saludos. Borgo.

miquel zueras dijo...

Hola, Juan Esteban ¿Qué tal tus relatos? Muchas gracias. Seguiremos en contacto.
Saludos.
Borgo.

León dijo...

Ha sido como "La vida de Pi", pero versión tasca.
Muy castizo.
Saludos

miquel zueras dijo...

Hola, León. Bueno... también faltaba el tigre.
Esas conversaciones de tasca a veces te hacen divagar sobre lo divino y lo humano.
Saludos. Borgo.

Lost Boy dijo...

Hola Miquel, como se complican la vida los judíos, los testigos de ... y demás religiones, que se pasen al catolicismo que se pasen al catolicismo que en Cuaresma, el periodo en que no se puede comer carne ya que es pecado, podías pagar la Bula y tira "pa lante", que los pecados con dinero dejan de ser pecados.
Una historia muy entretenida e interesante la que cuentas.
Un saludo

C. Noodles dijo...

Que bueno Borgo! Esos bares y tascas es de lo mejorcito que hay y que lamentablemente quedan muy pocos. Cuántas cosas se han "arreglado" y discutido en ellos.
Toda la conversación buenísima.
Que jodíos los chicos, se comieron los caracoles y con la prueba del delito.

Un abrazo.

Belknap dijo...

Mr. Borgo, dialogo muy jugoso y con final gracioso; tendre en cuenta la receta. Saludos.

maslama dijo...

si alguna vez me plantease profesar alguna religión sin dudas sería la judía, me resulta fascinante (y como los caracoles me dan algo de repelús, pues hasta tendría una excusa para no comerlos)

las ilustraciones, como de costumbre, estupendas

besos,

Marcos Callau dijo...

jejeje al final casi se vuelve Poti-poti la entrada jaja ME he reído mucho. Conocía la anécdota d los caracoles que nos habías contado pero, yo creo que leída, aún gana comicidad. Yo me quedo con la reflexión última: "El jardín de Alá me la suda" Es una buena manera de explicarlo jeje La portada, muy maja. Aunque la fotografía no tiene desperdicio. Se le podrían haber añadido las estrellitas a la foto. Y la receta es de las de apuntar. Tiene que estar buenísimo. Un abrazo y hasta pronto, amigo!

miquel zueras dijo...

¿Qué tal, Lost Boy? Sí, la bula lo perdonaba todo. Mi abuela me lo contaba de cuando la Cuaresma. Por cierto que en su casa tenía el cuadro tradicional con la señora que sujetaba un bacalao y siete piernas de cartón (una por cada semana de la Cuaresma) que se quitaban a modo de calendario. Me hacía gracia ese cuadro, ya ves.
Saludos. Borgo.

miquel zueras dijo...

Hola, Noodles. En los bares creo que se puede hasta arreglar el mundo y además te tomas unas cañas ¿qué se puede pedir más? Creo que ahora esos chicos estarán pidiendo perdón por los caracoles frente al Muro de las Lamentaciones, pues aunque no hay foto está "Él que todo lo ve".
Saludos. Borgo.

miquel zueras dijo...

Gracias, Mr. Belknap. Anda que no comí buena pasta allá en Buenos Aires. Unos ñoquis excelentes en el Proscciuto, en el barrio de Palermo.
Saludos. Borgo.

Mister Lombreeze dijo...

Jajja, qué estupendo post y qué bien rematado.
Bueno, las religiones están locas pero no son las únicas. Los franceses prohibieron el ketchup en los comedores escolares para preservar la cocina francesa hace un par de años...

Charly Hell dijo...

La tradición es algo muy importante, pero determinados usos religiosos me parecen estupideces, no comer cerdo, no trabajar los sabados, rezar no se cuantas veces al día mirando a un lugar, cargar estatuas de escayola y vestirse con capuchones...
Más filosofía y menos religión.
Yo por suerte no tengo una foto como la tuya ya que al final me libré de la mili, jejejeje.

Un saludo.

Doctora dijo...

Un amigo tenía un compañero musulmán y un día le vio comiendo un bocadillo de lomo. Le dijo que pensaba que su religión no le permitía comer cerdo y el tío le contestó preguntándole si él iba a misa todos los domingos.

No soy creyente, pero pienso que si Dios existe debería preocuparse más por los que no tienen qué comer que por lo que comemos los demás.

Mola la portada del libro :)

miquel zueras dijo...

Hola, Maslama. La religión judía tiene cosas muy interesantes como su parte esotérica, la Cábala. Tendrías que probar los caracoles a la pimienta de cayena de Xavi, igual cambiabas de opinión.
Me alegra que te gusten las ilustraciones y la portada, es la primera vez que hago de modelo.
Besos y buen finde. Borgo.

miquel zueras dijo...

¿Qué tal, Marcos? Eso está muy bien, es bueno reirse. Contundente la frase de Hycham aunque igual se refería a la película del mismo título con Marlene Dietrich. La foto me vino muy bien para ahorrar trabajo y es que tenían mucha prisa con esta portada. Suerte que se trataba de Regulares y no Lanceros Bengalíes.
Una amiga italiana me sorprendió con esta manera de comer raviolis. Es original y quedan muy buenos.
¡Abrazos y hasta pronto!
Borgo.

miquel zueras dijo...

Hombre, Mr. Lombreeze, me interesa mucho tu opinión pues ya has abordado el tema de la religión en tu blog. Aquí viene a ser aplicado a la comida y sus tabúes. Muy fuerte lo del ketchup. El chauvinismo viene a ser una religión para algunos franceses.
Saludos. Borgo.

miquel zueras dijo...

Hola, Charly. Son cosas que parecen sin sentido pero siguen inmutables como no comer animales con pezuña y que no sean rumiantes, la prohibición del cerdo para judíos y musulmanes.
Jo, qué suerte tuviste de librarte. Bueno, al menos me sirvió para una portada, ya es algo.
Saludos. Borgo.

miquel zueras dijo...

Hola, Doctora. Es una buena afirmación, tanto la del musulmán como la tuya, la gente que no puede comer... eso sí es terrible.
¡Gracias por lo de la portada! Buen fin de semana. Borgo.

Enric H. March dijo...

És una taverna que hi ha a mà dreta abans d'arribar a Alfons XII?

T'ha sortit una història rodona, amb un final genial!

miquel zueras dijo...

Hola, Enric! Moltes gràcies. Aquest bar és al carrer Santaló, prop de Travessera.
Salut! Borgo.

Chechu Rebota dijo...

Me encanta la respuesta del profesor de idiomas con acento a lo Apu. Parece que le damos demasiada importancia a lo que vendrá después (si es que hay algo) y dejamos de vivir el ahora.

La receta me la apunto.

abril en paris dijo...

..llego cuando el pescao está tó vendió ( para poner acento de tasca)
Una entrada divertida a la par que instructiva (rima y todo). Lo de las religiones es sabido, todo lo que gusta, prohibido o pecado, dicen que es una forma de comprobar el poder que ejercen sobre sus adeptos. ciertas costumbres de los judios u de otras tenia sentido en ese momento para librarles de enfermedades porque como es sabido, la ciencia avanza ( las religiones no)pero vamos que los que te leemos, me temo que somos todos bastante descreídos)o nos la suda.
"A pollo por barba y caiga quien caiga".
¡Qué guapete estás de uniforme,Miquel! La portada más a tiro..:-)

Saludos

P.d. ¡Dan un hambre tus recetas..!

SqSmaravillosa dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
SqSmaravillosa dijo...

Hola Miquel!!! Qué gracia me hace a mi todo esto de las prohibiciones religiosas!! Yo tengo una amiga, que se casó con un mulsuman y llevaba a rajatabla lo de no comer carne de cerdo, ni beber alcohol, ni fumar etc...bastaron unos años de estancia en España, para que sucumbiera ante todos estos pecados...era débil de espíritu y carne jejej. sin embargo donde yo vivo, exactamente dos casas más arriba hay una mezquita, en la que se reúnen muy habitualmente, y sobre todo para el Ramadán. Estos sí que lo llevan todo como debe ser: oye....ni una sola mujer que se pasa por allí, y los rezos-cánticos se oyen hasta altas horas de la madrugada. En fin...mientras no hagan daño a nadie, que se priven de las delicias de la vida es su problema.

Estás ideal en la foto de soldado y clavadito que te has dibujado en la ilustración.

Por cierto deliciosa tu receta. Un beso Miquel!!

Anna Genovés dijo...

Las prohibiciones y las religiones, siempre de la mano. Buen relato, y esos huevos rotos, de rechupete...

miquel zueras dijo...

Hola, Chechu. Eso pienso yo ¿Y si luego no hay nada, qué? Ni jardín, ni virgenes... sólo un parterre.
Te recomiendo la receta. Sencilla y buena.
Saludos. Borgo.

miquel zueras dijo...

Hola, Abril. Muy bueno eso de "A pollo por barba..." se lo propondré a unos amigos que tienen un asador. En su libro "Vacas, cerdos y guerras" el antropólogo Harris dice que los tabús sobre comida se respetaban si venían de la religión como hicieron los hindúes con as vacas que son más valiosas vivas que muertas.
Bueno, quién me iba a decir que después de tantos años sacaría algún partido de ese uniforme.
Saludos y prueba esa receta, verás que buena. Borgo.

miquel zueras dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
miquel zueras dijo...

Hola, SqS! A veces es difícil no sucumbir a la llamada de la carne, una expresión que me hace mucha gracia, me imagino un bistec dando voces: "¡Eeeeh, qué estoy aquí!" Recuerdo el ramadán cuando estuve en Ceuta. Por la noche se oían los cánticos de las mezquitas y nos llegaba el olorcillo del cordero asado y el cus-cus. ¡Qué rico!
Bueno, la verdad es que el de la portada es la misma foto retocada. Confieso que no me lo he currado mucho esta vez.
Espero que te guste la receta. ¡Besos y buen finde! Borgo.

miquel zueras dijo...

Hola, Anna. Sí, algunos credos parecen pensados para que el "No hagas eso" suene con más convicción.
Gracias, creo que repetiré con las discusiones filosóficas de mis compañeros de barra.
Hoy me he hecho ese plato de huevos sobre ñoquis de patata y quedaron también muy ricos.
Saludos. Borgo.

Clementine dijo...

Yo te añado las estrellitas a la foto si quieres fardar por ahí :) ¡Sales en una portada, tú sí que sabes!

Bueno, este post tiene tantas cosas y tan buenas que no iré comentando todas porque todas me han gustado. Genial tu primera ilustración, es tan gráfica...
Entrada redonda, Borgo, lo de la religión y sus historias tiene
para dar y tomar.
Muy buen fin de semana y besos.

ricard dijo...

Borgo: ¡Cómo te gusta llevar la contraria! ¡Querer hacerte judío cuando lo que se lleva es ser budista! Y tiene muchas ventajas: Te pasas el tiempo meditando ( o sea, sin hacer nada) y quedas como un señor. Además, creo que la cabeza rapada no es obligatoria; en cualquier caso, sería mejor que los tirabuzones. ¡Alá sea contigo!

PEPE CAHIERS dijo...

Le pasó a usted igual que a Woody Allen en "Hannah y sus hermanas" buscando una religión que le mitigara sus miedos. Al final encuentra el sosiego viendo una vieja película de los Hermanos Marx. Eso de las prohibiciones culinarias seguro que tenía alguna que otra explicación que las religiones tomaron y deformaron a su antojo.

miquel zueras dijo...

Hola, Clementine. Pues si me colocas un par de medallitas no me vendrían mal, que ahora vienen con paga vitalicia.
Me alegra mucho que te guste la entrada, sabes que valoro mucho tus opiniones. Un día tendré que organizar en el bar una jornada de tapas con musulmanes, judíos, budistas...
Besos y muy buen finde. Borgo.

miquel zueras dijo...

Hola, Ricard. Ese era otro argumento: los tirabuzones no me quedan bien. Ahora estoy pensando en hacerme Amish. Me encantan sus sombreros y esos chalecos sin botones, los tienen prohibidos.
¡Qué la fuerza te acompañe! Borgo.

miquel zueras dijo...

Hola, Cahiers. Síl lo recuerdo, pensaba en hacerse católico porque "Es una religión muy organizada, hay una sola persona que piensa por todos". Quizás el Pastafarismo sería una buena opción y con albóndigas.
Le recomiendo el libro "Bueno para comer" de Marvin Harris. Explica el origen de esas prohibiciones. El cerdo, por ejemplo. Cuando Oriente Medio se desertizó vieron que las cabras no necesitaban sombra ni tanto alimento y agua.
Saludos. Borgo.

Licantropunk dijo...

Sí, cada religión tiene sus preceptos, pero ¿qué mayor placer que el de pasárselos por el forro?
"Me la siuda". Me quedo con eso.
Saludos.

Conde de Salisbury dijo...

Heme aquí de nuevo, Miquel. En el enlace verás el artículo del que te hablaba en mi comentario, solo les falta mencionar el bromuro:

http://www.abc.es/informacion/especiales/aula-de-sexualidad/como-se-evita-la-masturbacion.htm

miquel zueras dijo...

Exacto, Licantropunk, las normas son para romperlas. Estoy pensando en usae el "Me la siuda" como lema para unas camisetas con un dibujo que quede bien.
Saludos. Borgo.

David dijo...

Soy judío, y esta entrada me ha ofendido.. Ah, no! Que de judío tengo solo el nombre.
Tu "crisis" religiosa me ha hecho acordarme de la de Woody en Hannah y sus hermanas.
La paz sea contigo, hermano Mikel, da igual cuál sea tu religión. Todos somos estúpidos, menos "losquenoloson" (es una nueva religión creada por mí).

miquel zueras dijo...

Hola de nuevo, Conde y gracias por el enlace. Ja, ja, muy bueno. Me suena todo eso: "Las malas compañías" "Haz deporte y vida sana..." O sea: machácate en el gimnasio y así no te la machacarás.
Saludos. bORGO.

miquel zueras dijo...

Shalom, David. Ah, sí, en esa película Allen pasaba por una divertida crisis de conciencia. Pues suena bien eso de "Losquenoloson", me suena a reuniones secretas con encapuchados y ritos de iniciación.
Saludos. Borgo.

UTLA dijo...

Hola Mr. Borgo,

¿ hacerse judio ? ... Interesante.

Por cierto, esta historia de los judios ortodoxos creo que me la contastes. Es muy buena. Bueno, una canita al aire, la puede echar todo el mundo.

Jajaja. Eso de ponerte medallas de más no tiene mérito puesto que eres un artistazo dibujando.

Yo pienso que las religiones tuvieron su fundamento en algún momento. Y que todas tienen un lado bueno y otro malo. Pero es como todo, no existe una filosofía o unc reo perfecto. Por eso seguímos siendo humanos.

Y un aplauso, Ciertamente de las recetas más fáciles que has publicado. Ravioles y Huevos Fritos.

Lastima que sea adventista... ja ja ja ja

Un abrazo muy grande Miquel.

miquel zueras dijo...

¿Qué tal, UTLA? Sí, pero judío de esos con mesita con candelabros, leyendo la cábala y en el barrio donde viva el Golem, en plan auténtico.
Me alegra de verdad que te gusten los dibujos.
Yo creo que las religiones consisten en crear una ilusión (el cielo) que nace de una necesidad.
Buf, qué fastidio ser adventista ahora y tener que sumergirte en el rio para bautizarte con el viruji que hace ahora.
Abrazos! Borgo.

Pablo Daffari dijo...

Escena y conversación dignas del "Bar del Pira" en Maki Navaja.
Lo de no mezclar lácteos y carne viene de ese oscuro pasaje de la Torah que reza: "No hervirás al cabrito en la leche de su madre". La vigilia de Cuaresma y Viernes Santo también da para otra conversación.
Un saludo.

miquel zueras dijo...

¿Qué hay,Pablo? Me alegra volver a verte por aquí. Es verdad, el bar de Maki Navaja, la verdad es que Xavi tiene un cierto parecido a "Pirata" y Hycham podría ser "Mustafá".
Recuerdo esa ley de las clases de Toráh cuando mi periodo de crisis espiritual. Se supone que no podemos comer carne los viernes aunque no he visto los MacDonalds cerrar ese día de la semana.
Saludos. Borgo.

Alimaña dijo...

Mira que mis padres trataron por todos los medios hacerme un cristiano católico de bien... Pues los propios curas de mi madrileño colegio (el "Obispo Perelló") me convencieron con sus teorías y sucesivos actos a convertirme en lo que casi siempre he sido y seré: un agnóstico convencido.

Nunca entenderé eso del terror a que la vengativa divinidad de turno te castigue por comer jamón de bellota... o saborear un buen tequila añejo jajajaja

Saludos Miquel, me encantan los caracoles blancos en vaso duralex con su ramita de hierbabuena.. a la andaluza, ya sabes.

miquel zueras dijo...

Hola, Alimaña! La educación religiosa ha sido una auténtica fábrica de agnósticos. Aquellos curas de mis tiempos, con la regla golpeadora en la mano y hombros de sotana nevados de caspa... Las reglas antes se hacían así, en lugar de multas decían: "Esto lo prohíbe Dios" y punto.
A mí también me gustan mucho esos caracoles que los preparan muy buenos en el bar Las cañas. Cuando vengas a Barcelona nos vamos allí.
Saludos. Borgo.

nury dijo...

Cuántas cosas buenas han prohibido las religiones! Menos mal que algunos nos damos cuenta. Esa receta va a caer un día de estos. Y qué foto más buena miquel.

miquel zueras dijo...

Gracias, Nury. Es una característica de las religiones el resistirse a cambiar o replantearse sus normas, parece falta de seguridad.
Seguro que esta receta te gusta, a mí me sorprendió por lo buena y sencilla que es.
Saludos. Borgo.