martes, 28 de mayo de 2013

BAYEUX (2) EL TAPIZ

Después de probar un excelente plato típico: Ventre de boeuf a la normand (Estómago de vaca relleno de hígado con sidra) -al igual que yo, Raymond es un gastrónomo de gustos viscerales- contemplamos el célebre Tapiz de Bayeux. Impresionante. Yo no podría presentarlo tan bien como estos magníficos créditos de la disneyana Bedknobs and Broomsticks (La bruja novata, 1971)

 Hay otra curiosa historia relacionada con el tapiz: en 1944, cuando los aliados están a punto de entrar en París, a Himmler no se le ocurre nada mejor que regalar el tapiz -entonces en el Museo del Louvre- al Fuhrer para que se le pase el berrinche. Observen en esta escena de ¿Arde París? subtitulada al castellano como Gert Frobbe despacha a los dos SS que le reclaman la pieza.


 
LOS CHAMPIÑONES NOS INVADEN
Cuando regresé me esperaba una buena noticia, la Editorial El Call publica uno de mis microrrelatos en el volumen MUY BREVES. Relatos de fantasía. eso sí, cortísimos:

Braulio respondió al anuncio y le enviaron un paquete con el texto:
Guardar en lugar oscuro y húmedo en una caja con serrín. En realidad todo era un astuto plan para dominar el planeta con un voraz ejército de champiñones mutantes antropófagos. 

42 comentarios:

Mara Miniver dijo...

Vaya tapiz más codiciado... no me extraña, es impresionante.

Jeje, me han hecho gracia los champiñones mutantes. Últimamente siempre tengo en casa porque me ha dado por hacer risotto con ellos... Voy a echarles un ojo a la nevera, que no me fío un pelo ;)

Un abrazo

miquel zueras dijo...

Hola, Mara. Lástima que el auténtico tapiz no muestre dibujos del futuro como el de los créditos.
Qué bueno el risotto. Yo hago una salsa con los champiñones salteados, añado perejil, crema de leche y los paso por la batidora. Queda muy bien con pasta o pechugas de pollo.
Abrazos. Borgo.

Doctora dijo...

Hitler era un gran coleccionista, si viviera en la actualidad como un tío normal seguro que sería uno de esos frikazos que van a convenciones de comics disfrazados, o un caza autógrafos ;P

Enhorabuena por la publicación ;D

miquel zueras dijo...

Hola, Doctora. Cuánto daño hicieron los de Bellas Artes de Berlin al no admitir a Hitler, se hubiera dedicado a pintar sin molestar a nadie.
Gracias, lo bueno de los relatos tan cortos es que son más fáciles de publicar, caben en cualquier parte. Saludos. Borgo.

Aris Tofeles dijo...

Ostras, no me comeria el plato ese ni regalado, el higado solo me gusta como paté...
Por cierto, la escena buenísima, la respuesta del general es auténtica. Me recuerda que uno de los supervivientes alemanes contaba una anecdota de Hitler en el bunker, cuando se suicido i la ss quemaron sus cadaveres. Un militar aleman le pregunta al otro, como esta el Furher? y el otro le responde, está ardiendo...
Por cierto, en cuanto a los champiñones me acuerdo de la anecdota de Mulder en expediente X, que dice que va aplicarle a un detenido el sistema champiñon
- Y cual es ese?
- Llenarlo de mierda u mantenerlo en oscuras hasta que cante...
que tengas un buen dia

miquel zueras dijo...

Hola, Aris. Esa escena es de cuando el comandante alemán en París, Von Choltitz, recibe a los dos SS con ese curioso encargo. "Vayan ustedes mismos al Louvre a por el tapiz si tienen güevos" viene a decirles.
Muy buena la anécdota de Mulder. Ese sistema creo que lo practica la policía de muchos lugares. Triste vida la de los champiñones, quizá por eso se rebelan.
Saludos. Borgo.

SqSmaravillosa dijo...

Hola Borgo! No relacionaba los títulos de crédito de "La bruja novata", con el famoso tapiz que mencionas, claro pero si no sabía ni de su existencia, no me extraña jejeje.

¡Ay Borgo! ¡qué comidas más raras!
Estará buenísimo, pero a mi me da un poco de ...ya sabes.

El microrrelato es genial. Yo de pequeña siempre imaginé a los champiñones como pequeños gnomos, con carita sonriente y sombrerito, pero jamás pensé en ellos como champiñones mutantes antropófagos jajajaja

¡Enhorabuena por esa publicación, y un besazo amigo Miquel!

Álvaro Bernal Quevedo dijo...


Qué buen viaje te has pegado Miquel, y qué bien lo cuentas y lo ilustras. Muy interesante la historia del tapiz, no la conocía. Me has dado una idea cojonuda para beber güisqui por la patilla en los hoteles ;)

Un saludo

miquel zueras dijo...

Hola, SqS! ¿A que son unos créditos fabulosos?
Te aseguro que ese vientre de vaca era cosa fina... y acompañado con calvados. Qué bueno...
Seguro que veías así a los champiñones por aquella escena tan simpática de "Fantasía" de Walt Disney en que bailaban un tema llamado "La danza china".
Muchos besos y gracias. Borgo.

miquel zueras dijo...

Hola, Álvaro. Bueno, pues ya sabes como beber de gorra unos cuantos botellines. Francamente no me extraña con los precios que hay en Normandía.
Saludos. Borgo.

Lost Boy dijo...

Hola Miquel, curiosa la historia del Tapiz y Himmler, pero curiosa también sus preferencias culinarias tan "viscerales".
Felicidades por esta nueva publicación, el relato es bueno, por cierto podremos ver pronto alguna exposición de sus ilustraciones?

Lost Boy dijo...

que despistado...
Un saludo.

Nocivo dijo...

Felicidades por la publicación del relato, que, por cierto, me ha gustado mucho.
¡Ah! Y gracias por seguir contando hechos como el del tapiz, porque no tenia ni idea del tema.

miquel zueras dijo...

Hola, Lost Boy. Viscerales y gustos -según otros- algo cochinos culinariamente hablando.
Gracias, es un relato de SF-champiñón. Me gustaría hacer una exposición pero los locales que conocía han cerrado por la bendita crisis. A ver si más adelante...
Saludos. Borgo.

miquel zueras dijo...

¡Saludos, Lost Boy! Y aprovecho para recordar nuestra cita pendiente en Badalona.
Borgo.

miquel zueras dijo...

Gracias, Nocivo. Es una recopilación con cincuenta autores que aparecerá en septiembre.
Ese tapiz vale la pena, recomiendo la visita, además Bayeux es una ciudad muy bonita y con un buen calvados.
Saludos. Borgo.

maslama dijo...

vaya, ¡qué bonitos los créditos de La bruja novata! no los conocía. También me gustó mucho tu relato (y el dibujo), sólo hay algo que no me quedó claro: ¿al final le pagaron o no?

besos,

Natàlia Tàrraco dijo...

No soy de tripas ni de vísceras, cosas mías, pero trago sidra bretona y normanda sin manías, con ostras de la zona, no sobran.
Pas mal los titulares a modo de tapiz, pero mucho mejores a mi modo de ver, los de la peli "LOS VIKINGOS" de Richard Fleischer, animación divertida del tapiz casi entero, una gozada, hace, uff, los puse en mi blog, están creo, en You Tube.
Menos mal que el Hitler no lo robó, lo hubiera utilizado de felpudo a pesar de mostrar tema normando, aprox. raza aria con ramalazos nibelungos.
Nos vemos amigo, besito.

miquel zueras dijo...

Hola, Maslama. ¿A que son bonitos esos créditos? Me alegra mucho que te guste el relato pero mucho me temo que a Braulio no le pagaron, por entonces los champiñones mutantes estaban muy ocupados dominando la Tierra.
Besos. Borgo.

miquel zueras dijo...

Hola, Natàlia. También probé las ostras ¡Buenísimas!
He visto los créditos de "Los vikingos" aquí respetan los dibujos originales del tapiz sin visiones premonitorias. No recordaba que iniciaban esa estupenda película de Richard Fleischer.
Himmler era un fanático del tema esotérico-legendario que rodeaba al mito de Sigfrido y los nibelungos. Como decía el general de la película: "El tapiz en lugar de la verdadera invasión de Inglaterra..."
¡Besos! Borgo.

J.C. Alonso dijo...

Borgo, ya tenemos final y feliz. Hay que reconocer que el colega Himmler estaba en todas, y lo que resistió el pájaro cuando lo pillaron…Uno de los ases de la famosa baraja, pero cayó. El microrrelato de los champiñones muy divertido e ingenioso. Pues, en tan pocas palabras; parece fácil, pero tiene su intríngulis, como decía Hemingway. Abrazos

miquel zueras dijo...

Hola, J.C. Alonso. A Himmler le encantaba todo el asunto histórico-esotérico y es muy probable que le encontrase alguna gracia nibelunga al famoso tapiz.
Pues mira: dicen que Hemingway cuando pasaba por España era un gran devoto de los champiñones al ajillo. Una gran tapa, desde luego y con intríngulis (me encanta esa palabra)
Saludos. Borgo.

abril en paris dijo...

Rapiña rapiñando El pequeño(gran) dictador se fue llevando lo que pudo..
Tampoco conocia la historia y menos que podiamos ver el famoso tapiz en la intro de La bruja novata-por cierto que pelí tan simpática-, te agradezco como todos los amigos que nos pongas al dia.
Lo de las recetas.. ya..buenoorrr.:-P
A mí los champiñones me gustan mucho a la plancha y con ajillo ñam ñam..pero es cierto que son graciosos..pequeñas casitas de gnomos o en su versión perversa, invasores jeje.
Nosotros, la especie humana, tambien ¡lo devoramos todo! jiji

Saluditos

miquel zueras dijo...

¿Qué tal, Abril? Parece que el tapiz podría haberse ido con tantos tesoros rapiñados por los nazis que no fueron nunca encontrados. Te recomiendo también los créditos de la película "Los vikingos<" de Richard Fleischer que Natàlia me ha recordado.
Los champiñones están muy buenos a la plancha o en la sartén con ajo y un poquito de vino blanco... de muchas maneras. A mí también me parecen graciosos pues me recuerdan a las setas bailarinas de "Fantasía" de Disney.
Yo es que todo lo que corre, nada o vuela...
Saludos. Borgo.

UTLA dijo...

... y continuo del nº 1 . :->

Que bueno. el doraemon con la japonesa. ja ja ja Lo has clavado Miquel.

Y el tapiz de la bruja novata, ahí te has salido.

Que escena más lenta la de los alemanas de la ss, que remos el cuadro, pues vayan a buscarlo, el Louvre esta en manos de la resistencia. Que mundo más extaño!!!

Y muchas felicidades por la publicación de tu relato. Algo es algo, y es mejor que nada. ;->

Un abrazo muy grande Miquel.

*Nota*: las botellas siempre tienen que hacer un leve *plof* je je

miquel zueras dijo...

¿Qué tal, UTLA? Hay que ver las cosas que se aprenden en los viajes, lo digo por lo de los botellines y alguna que otra visita cultural.
¡Gracias! El editor me dijo que le gustó el relato porque se complementaba con el dibujo, uno no se entiende sin el otro. A ver si vendo la idea a Hollywood, si hay una película con tomates asesinos ¿porqué no champiñones?
Un abrazo grande y ojo con los botellines.

C. Noodles dijo...

Yo también soy mucho de visceras y casquería. Joer unos buenos callos están terribles!

Ay, esos champis! El microrelato muy bueno! jeje, un par de ajos mutantes y tenemos un plato bien apañado.

Saludos

miquel zueras dijo...

Hola, Noodles. Qué bien, otro aficionado a los menudillos. En Bayeux probé unos callos al estilo de Caen buenísimos.
Igual me animo y preparo una secuela: "La revancha de los champiñones al ajillo" por ejemplo.
Saludos. Borgo.

Belknap dijo...

Mr. Borgo, otra de sus soberbias entradas, ¡que final! ¡que final! Saludos.

miquel zueras dijo...

Muchas gracias, Mr.Belknap e impresionante como siempre la foto de Mr.Lee. Saludos. Borgo.

Anna Genovés dijo...

Por el micro:¡olé! Mi enhorabuena. Por algo se empieza y ¡me encanta!

Por tus gustos culinarios viscerales, amigo no te pierdas la serie "HANNIBAL". Seguro que te relames.

Un abrazo, Anna

miquel zueras dijo...

¡Gracias, Anna! No viene mal estrenarse con un relato sobre champiñones asesinos.
Esa serie la tengo pendiente. A ver si me encargan los dibujos para un libro de recetas del gourmet visceral Hannibal Lecter.
Saludos. Borgo.

PEPE CAHIERS dijo...

Uno de los actores del vídeo es el que salía, guardando ferozmente con un tanque alemán el banco del pueblo, en la estupenda "Los violentos de Kelly". Me ha gustado ese japonés despreocupado con cara de Doraemon.

miquel zueras dijo...

Hola, Cahiers. Efectivamente, es Karl Otto Alberty, también recordado como el oficial SS que detiene a Richard Attenborough en "La gran evasión". Gracias por lo del Doraemon turista, espero que los japos no me pidan derechos de autor que menudos son para esas cosas...
Saludos. Borgo.

Charly Hell dijo...

Uy el plato ese de Ventre de boeuf a la normand, me ha revuelto un poco el estómago (y eso que aquí comemos zarajos).

Le tengo un cariño especial a Una bruja novata (con la inolvidable Angela Lansbury) porque recuerdo verla de pequeño algún sábado por la tarde :)

Saludos, champiñonero.

Charly Hell dijo...

Pd. yo también me he preguntado siempre lo de los japos, si tanto curran como es que hay tantos siempre de turismo. Y he llegado a la conclusión que como en Japón tienen un espacio limitado y no caben todos, la solución ha sido que un % de la población esté permanentemente viajando, y se van turnando, y así "hacen sitio" jejejeje

Javier Simpson dijo...

No tuve la oportunidad de ver el tapiz. Está muy bien.
Lo de los champiñones se podía convertir en una especie de La invasión de los ultracuerpos, eso sí, si uno al final se convertía en un champiñón.
Un saludo, miquel.

miquel zueras dijo...

Hola, Charly. Qué ricos los zarajos, intestinos de cordero envueltos en un palito, los he probado en un caldo con caracoles que estaba de muerte.
"La bruja novata" es una de esas películas entrañables de la tele del sábado con escenas como las del partido de fútbol entre los animales de la jungla.
Saludos y ahora caigo que tendría que haber puesto una receta con champiñones. Borgo.

miquel zueras dijo...

Hola de nuevo, Charly. Pues tiene sentido tu teoría. Esta última Semana Santa quedé impresionado por la cantidad de japoneses que pululaban por París. Se les reconocía de lejos por las mascarillas blancas que llevaban y que daba un poco de mal rollo ¿Porqué se pasean por las ciudades como si fueran por un quirófano?
Saludos. Borgo.

miquel zueras dijo...

¿Qué tal, Javier? Pues no es mala idea. Los champiñones dando alaridos y persiguiendo por la calle a los humanos supervivientes. La idea me la dio años atrás un profesor que solía decir: "Tú, más tonto y naces champiñón".
Saludos. Borgo.

Licantropunk dijo...

Estoy leyendo "The Monuments Men" de Robert M. Edsel, dedicado a unos hombres del ejercito aliado encargados de salvaguardar obras de arte en el avance contra el ejercito nazi. Igual aparece lo que cuentas.
Saludos.

miquel zueras dijo...

Hola, Licantropunk. Pues a punto estuvo de engrosar el tapiz la lista de tesoros rapiñados por los nazis. Parece que cuando se veía claro que la invasión aliada se situaría en el norte de Francia decidieron trasladar el tapiz al Louvre. Ya ves que tampoco estaba allí a salvo del todo.
Tomo nota del libro, me habían hablado de él y parece interesante.
Saludos. Borgo.