miércoles, 21 de noviembre de 2012

UN DISCO NÚMERO UNO Y UN RITUAL SATÁNICO

A los que tengan más de cuarenta y cinco años es posible que les suene esta canción:
La pegadiza Carmen fue número uno en las listas de éxitos españoles a principios de los setenta cuando aolían aparecer en TV arropados por el Ballet Zoom. Sus autores fueron Trébol un trío musical cordobés liderado por Álvaro Bustos (en el centro) que abandonó la composición cuando le diagnosticaron esquizofrenia, desde entonces vivía con su padre Manuel Bustos, un catedrático de música muy conocido en Córdoba.
 Álvaro se aficionó a los libros de brujería y satanismo, especialmente La Bíblia Satánica de Szandor LaVey, fundador de la Iglesia de Satán. Álvaro se obsesionó con la idea de que su padre -al que llamaba el Inícuo- era la reencarnación de Satanás y decidió darle muerte.
La madrugada del 4 de enero de 1987 Álvaro afiló una barra para cortinas de madera dándole la forma de una puntiaguda estaca, luego entró en el cuarto donde dormía su padre y gritando "Vade Retro, Maligno" le clavó el madero en el corazón provocando su muerte instantánea. Roció con sal su cuerpo "Para que no se reencarnara" -declaró en el juicio y rompió todos los espejos "Porqué mi padre se comunicaba a través de ellos".
Siete meses más tarde se celebró el juicio en el que sentenciaron a Álvaro a reclusión perpétua en un centro psiquiátrico.
CENA CON INGRID PITT (RELATO)
Mañana hará dos años que nos dejó Ingrid, así que he decidido recuperar un relato que publiqué en noviembre del 2010:
El estudio había decidido celebrar un sorteo entre los asistentes al estreno de The Vampire Lovers. El joven Dennis fue el afortunado que compró la entrada con el premio: una cena con Ingrid Pitt.
Al bajar del coche que le había dejado frente al local elegido Dennis le preguntó al chófer si no se había equivocado de dirección pero por toda respuesta el conductor cerró la puerta y arrancó a toda velocidad.
Estaba en la zona de los muelles, rodeado de lóbregos almacenes teñidos de hollín y justo enfrente de una casa de ladrillo rojo de apariencia algo más solemne que los negros edificios que la rodeaban. Cuando Dennis tocó el timbre le recibió un hombre de ojos acuosos y lentos movimientos. Dennis le mostró la tarjeta que le acreditaba como ganador. Aquella figura taciturna respondió con un vago gesto que el joven interpretó como una invitación para que le siguiera y arrastrando los pies le condujo a un agradable salón bien iluminado.
Ingrid Pitt estaba sentada en un extremo de una mesa decorada con candelabros. Dennis no podía hacer más que mirarla boquiabierto: más bella aún que en las películas, cabello castaño recogido alrededor de la cabeza formando una tiara griega, ojos violeta y un sedoso vestido rojo. Cuando Ingrid se levantó para saludarle Dennis vio sus medias con costura impecablemente vertical.
Empezaron a cenar en silencio el uno frente al otro. A su alrededor deambulaba un desastroso servicio de ocho silenciosos camareros vestidos de negro que parecían ausentes. Más que servir, dejaban caer indolentemente los platos sobre la mesa, pero Dennis estaba extasiado dejándose envolver con aquella larga mirada violeta. Apenas probó bocado, Ingrid dejó su plato intacto.
Sirvieron café. Un cadavérico camarero echaba una cucharada de azúcar tras otra en el café de Dennis hasta formar un islote en el centro de la taza. El joven estaba absorto contemplando aquella mirada aún más violeta. Ingrid le dedicó una sonrisa por encima de su taza de café. Sus labios rojos enmarcaban unos grandes colmillos y su mirada se volvió llameante.
Dennis se descubrió en el centro de un círculo de camareros de rostro ceniciento que se le acercaban tambaleantes. También mostraban enormes y afilados colmillos. Ingrid saltó sobre el paralizado Dennis clavando sus dientes en su garganta con gélida dureza.
Desde esa noche Dennis se convirtió en otro silencioso y desmañado camarero; aunque se advierte un destello de felicidad en sus ojos acuosos.

42 comentarios:

PEPE CAHIERS dijo...

Que cosas pasan en la vida y que paranoias le entran al personal. ¡El Ballet Zoom!, ¿se acuerda usted del tema que sacaron en disco, "Drácula"?.

Aris dijo...

Donde este Ingrid Pitt que se quiten estos draculitas de tres al cuarto de crepusculo. Ya no hay vampiras como esta, ahora son adolescentes lánguidas que dicen tonterias de amor.
El relato y la anecdota muy buenos.

miquel zueras dijo...

Hola, Cahiers. Pues claro que recuerdo al setentero Ballet Zoom de Giorgio Aresu y el tema Drácula. Hoy que voy bien de memoria (es que he desayunado Kellogs) creo recordar que adaptaron el tema "Soul Drácula, terror en la discoteca" de un grupo llamado Hot Blood que hacía furor por entonces. Saludos. Borgo.

miquel zueras dijo...

Gracias, Aris. Eso sin duda, la voluptuosa Pitt (chiste fácil en catalán) les daba cien mil vueltas a esos vampiros crepusculares y adolescentes. Saludos. Borgo.

Moniruki dijo...

¡Madre Mía! con la historia del sr. Bustos me quedado de piedra, claro que con ese bigotón muy bien no podía estar...
pero sobretodo gracias por recordar a la gran INGRID PITT.

miquel zueras dijo...

Hola, Moniruki. Sí, esa história es de lo más gore, todo un "romance de ciegos" como decían antes. Es desde luego más atrayente recordar a Ingrid en el segundo aniversario de su muerte y aquí en Borgo la recordaremos por muchos más. Saludos. Borgo.

SqSmaravillosa dijo...

Hola Borgo! No conocía la canción que mencionas, pero la historia de Alvaro me ha parecido escalofriante;!Qué horror! Tu relato es magnífico: seguro que Dennis no se arrepintió en absoluto de convertirse en un siervo de Ingrid Pitt, cualquier hombre estaría encantado. Hubo una época en que me hubiese encantado ser una vampira traviesa para ir dando sustos por ahí,y la verdad es que sigue siendo mi disfraz favorito. Un beso

miquel zueras dijo...

Hola, SqS. Desde luego es una historia muy truculenta, en su momento causó mucho impacto.La canción "Carmen" la bailaba Ana Belén en una película: "El love feroz".
Ya puestos ha ser esclavos quien mejor que al servicio de Ingrid Pitt. ¿Quieres ser una vampira traviesa? Para eso nunca es tarde. Venga, ponte ese disfraz y sal a dar sustos por ahí que es muy divertido. Besos. Borgo.

Licantropunk dijo...

Sí, muy conocida la canción, pero no tenía ni idea de la macabra historia de su cantante.
Y estupendo el relato, hay que ver como se las gastaba la madre de Brad...
Saludos.

miquel zueras dijo...

Ja, ja. Muy bueno, Licantropunk, eso de que Ingrid fuese la madre de Brad Pitt debería estimular la imaginación de más de uno. Menos mal que encuentro a alguien que recuerda esa canción. Saludos. Borgo.

Charly Hell dijo...

Joer, me he quedado helado con lo del tipo este del grupo Trébol. Qué cosas... Cómo me gustaría estudiar a un tipo así y conversar con él interminables horas. Y con Aleister Crowley. Y con los estudiosos de los archivos vaticanos.

Un saludo.

maslama dijo...

un final muy muy curioso, no esperaba ese destello de felicidad, pero vamos que si a Dennis le agrada la profesión de camarero, ¿quiénes somos los demás para decir nada?

pro cierto que la historia de Álvaro me resultó fascinante, los rincones más oscuros del cerebro y como la realidad se acomoda a nuestras fantasías, hasta sobrepasar los límites de la realidad común

besos,

miquel zueras dijo...

Hola, Charly. Hombre, me habría encantado tomar una copa con Crowley y hasta con ese La Verne al que llamaban "El Crowley de Hollywood". Dicen que asesoró a Polansky cuando rodaba "La semilla del diablo" sobre el satanismo. Seguro que eran unos personajes, pero sobre todo Crowley. Saludos. Borgo.

miquel zueras dijo...

Hola, maslama. Yo creo que para un devoto admirador más o menos friky no puede haber nada más emocionante que estar al lado de su admirada estrella aunque forme parte de un grupo de sirvientes vampiros.
La historia de Álvaro me vino a la memoria después de ver unos vídeos del grupo Trébol y el Ballet Zoom en uno de esos programas nostálgicos. Aparecían cantando con Norma Duval y Ángela Carrasco. Besos. Borgo.

abril en paris dijo...

La realidad supera la ficción ¿ o era la contrario ? escalofrios da tu relato..¿estamos aún en Holloween ?

A mi desde Drácula, El baile de los vampiros y Rosmary 's Baby ya no me da miedito nada de nada..tambien es porque no suelo ver pelis de terror, aunque los relatos por aquello de la imaginación dan más miedo.

Vampiresas en vez de vampiras, es decir chicas sexys jiji

Saludos Miquel

miquel zueras dijo...

Hola, Abril. Sí, eso de que "la realidad..." es lo primero que le viene a uno a la cabeza al leer la historia de álvaro. A mí es que me encantan las películas de miedo y siempre me han fascinado las vampiras... y las vampiresas (0 flappers) como Clara Bow que por cierto tuvo un idilio con Bela Lugosi. Saludos. Borgo.

C. Noodles dijo...

Que fuerte. Hay personas que se le "van la olla" de una manera tremenda. Un crimen terrorífico.

Me quedo con Ingrid que tenía un morbo considerable. Seguro que sus camareros estarán todos contentos.

Saludos

miquel zueras dijo...

Hola, Noodles. Seguro que a Ingrid Pitt no le faltarían proposiciones para ser su camarero después de algún que otro mordisquito, sobre todo si aparece tan guapa como en "El desafío de las águilas" con Clint Eastwood. Saludos. Borgo.

Clementine dijo...

A mí no sólo me suena esta canción, sino que además la considero todo un clásico musical de aquella época, sonaba por todos lados... Pero menuda historia la que nos cuentas después, llega a ser más terrorífica que tu relato posterior. Si es que eso de cenar con los famosos...
Borgo, yo quiero YA la recopilación de tus relatos. YA. Y con sus dibujitos correspondientes.
Besos.

miquel zueras dijo...

Hola, Clementine. Qué bien, tú también recuerdas esa canción que tanto sonaba en los programas de entonces: Directísimo, Señoras y señores, La hora de... con el Ballet Zoom de don Lurio.
Estoy a la espera de ese libro de relatos con sus dibujitos que me publicará la editorial Laertes pero con la crisis están muy parados los proyectos. En fin, a ver si esto se arregla. Besos. Borgo.

deWitt dijo...

Conocía la historia de Trébol y en su día me dejara noqueado. En realidad, a veces, con este tipo de cosas, uno se para a pensar en la delgada línea que separa la cordura de la locura; es como un "click" y se desencadena la tormenta.

El relato, teniendo a esa protagonista, es fantástico.

saludos

Josep dijo...

Quasi bé diria que em fa més por la cançoneta (inolvidable la tonadeta, Carmen,Carmen,Carmen) que fa recordar els zoom de Lazarov que la Pitt, efectivament, molt apropiadament anomenada.... jajaja...

La història dels Bustos, fill i pare, no la coneixia: tremenda. Suposo que el pare no el volia tenir tancat i ho va pagar amb la vida.

Una abraçada.

miquel zueras dijo...

Gracias, deWitt. Con Ingrid de protagonista un relato gana muchos puntos. Tengo amigos en Córdoba y en su momento se hablaba mucho de esa tragedia, hasta ahora sólo se relacionaba a Trébol con esa pegadiza canción setentera que trae recuerdos de zoom televisivo y patas de elefante. Saludos. Borgo.

miquel zueras dijo...

Hola, Josep. Era tan "pegadiza" que mai s´em va oblidar allò de "Carmen, Carmen, Carmen, jamás podré olvidarte..." El pare d´en Álvaro es la part més tràgica de l´història. He pensat que el relat amb la Pitt faria més lleuger el post. Salut! Borgo.

Anónimo dijo...
Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.
Alimaña dijo...

Hola Miquel. Otro claro ejemplo de que la realidad siempre supera a la ficción. Vaya temazos los de estos chicos, y es que con esos atuendos que presentaban ya presuponían un manifiesto de intenciones ¿El primer satánico hubiera podido ser antes su sastre? Vaya grado de enajenación mental..
Ozzy Osbourne y King Diamond ya sabeis... solo sois unos aprendices del tres al cuarto jajajaja
El relato es impecable, de los mejores que te he leido.

Saludos

miquel zueras dijo...

Hola, Alimaña. En el tema del rock gótico y hasta el glam hubieron algunos satanistas aunque algunos sólo asimilaron la estética como Ozzy pero quién iba a pensar que sería el líder de un grupo pop setentero español el que lo llevaría hasta ese extremo. Me alegra de verdad que te guste el relato. Saludos. Borgo.

natsnoC dijo...

No había oído la canción aunque los primeros compases de la misma suenan muy parecidos al "Eloise" de Casal... (3 segundos después cualquier parecido es esquizofrenia)

Vaya con la historia de Álvaro, me encantan estos posts. ¡Y encima había "combo"! Un relato de premio.

Gran entrada como siempre.

David dijo...

No conocía la canción, ni la triste historia del líder...
Lo que me ha gustado tu comentario en el blog de Mara Miniver con la peli de Beautiful Girls y lo que oíste por allá.. Qué malos pueden ser los amigos a los que no se ve hace tiempo (jaja).
PD: Qué manera de reclutar clientela...
Tal y como están las cosas y cambiando el sentido del relato, me parece que ni aunque fuera alguien tan guapa como Ingrid... hoy nos dejábamos morder por quién fuera y lo que fuera...
Un saludo.

Enric H. March dijo...

¡Qué deliciosa cena la que termina con Ingrid Pitt mordiéndote la yugular!

Para los lectores de Borgo, os dejo el enlace hacia el apunte que dediqué a Ingrid el día de su muerte: http://enarchenhologos.blogspot.com.es/2010/11/ingrid-pitt-dracula-i-el-mite-erotic.html

Pero seguro que no está muerta, y cualquier día de estos se nos apararecerá en nuestros sueños y se hará mujer entre nuestras sábanas.

miquel zueras dijo...

Gracias, natsnoC. Pues es cierto, ahora me doy cuenta de esa similitud con "Eloise" del malogrado Tino. A mí es que me gusta poner un "regalito" en las entradas: una receta, algún dibujo... y cuando he caído en el aniversario de Ingrid lo he visto claro. Saludos. Borgo.

miquel zueras dijo...

¿Qué tal, David? Escuchado en la única fiesta de ex-alumnos y ex lo que sea a la que he asistido. Fue una experiencia interesante pero no me quedaron ganas de repetir.
Ingrid lo tenía claro, servicio vampirizado a prueba de crisis sin demandas laborales y a saber qué cobraban si es que cobraban. Saludos. Borgo.

miquel zueras dijo...

Huy, Enric, esa fantasía con Ingrid Pitt es de lo más apetecible. Como una cena con esos colmillos de postre como le ocurrió al infortunado (?) Dennis.
Queridos lectores: recomiendo este enlace. Gracias de nuevo, Enric. Borgo.

kalamar dijo...

cómo no me voy a acordar de la canción (qué simple) si me llamo Carmen, y del ballet Zoom. Vaya con la historia del bigotes, qué truku, y la Pitt, también..a mi me gustan los vampiros Lee, Oldman y Kirsten Dunst, por este orden.

kalamar dijo...

ah, me dejaba el number one, el calamar vampiro: http://es.wikipedia.org/wiki/Vampyroteuthis_infernalis

Anna Genovés dijo...

Miquel, Estás -como se dice- ¡sembrao!

No tenía no idea de la esquizofrenía satánica, pero el sino del "carmencito" poco tenía que ver con la canción que lo lanzó a la fama.

Lo de Ingrid... Me chiflan los vampiros, y esta era dela guapas y buenas. Si me gustaran las mujeres no me importaría que me pegara algún que otro bocadito.

El ritmo del relato es ágil e imaginativo. Chapeau, mon amic,

Ann@

miquel zueras dijo...

Hola, Kalamar. A mí también me parece que Lee es el mejor vampiro cinematográfico de todos los tiempos. Muchas gracias por tu interesante enlace sobre el calamar vampiro que ignoraba que existiese. No es un bicho muy atractivo pues en lugar de tinta arroja un moco luminoso, ecs. Saludos. Borgo.

miquel zueras dijo...

Hola, Anna. Me alegra mucho que te guste el relato. A mí no me molestaría en absoluto que Ingrid Pitt me diera mordisquitos y algún que otro chupetón. Lo del autor de "Carmen" es una de esas truculentas historias reales que te suelen quedar en la memoria. Saludos y gracias por pasarte. Borgo.

Jorge - Acostaosestámejó dijo...

Después de componer lo que componía es normal y no de estrañar que el muchacho acabara como acabó. :D:D:D

Me ha gustado el relato de Ingrid Pitt.

Saludos.

miquel zueras dijo...

Hola, Jorge. Me alegra de verdad que te haya gustado y felicitaciones de nuevo por tu tercer aniversario bloguero. Borgo.

Lazoworks dijo...

No llego a los cuarenta pero el tema, por supuesto, lo conocía. De lo que no tenía ni idea es del suceso que protagonizó este señor de los Trebol. Para mear y no echar gota...
Un abrazo, compañero!

miquel zueras dijo...

Hola, Lazoworks. Una historia muy espeluznante. Hay muchos grupos musicales por ahí que tocaron el tema satánico pero un inocente grupo pop español ha quedado relacionado y de qué manera con la resaca del satanismo y la posesión de los setenta. Saludos. Borgo.