domingo, 5 de agosto de 2012

¿TERMINAREMOS COMO LOS LEMMINGS?

Mi última portada del verano: Soy leyenda en un volumen que incluye relatos breves de Richard Matheson. Mi preferido es Lemmings, un cuento muy corto que te deja con un impacto seco y directo, como beberse un Martini muy frío de un solo trago. De seguir esta crisis quién sabe si a los humanos nos va a dar por imitar a los lemmings.

LEMMINGS. Richard Matheson
—¿De dónde vienen? —preguntó Reordon.
—De todas partes —replicó Carmack.
Ambos hombres permanecían junto a la carretera de la costa, y, hasta donde alcanzaban sus miradas, no podían ver más que coches. Miles de automóviles se encontraban embotellados, costado contra costado y paragolpe contra paragolpe. La carretera formaba una sólida masa con ellos.
—Ahí vienen unos cuantos más —señaló Carmack.
Los dos policías miraron a la multitud que caminaba hacia la playa. Muchos charlaban y reían. Algunos permanecían silenciosos y serios. Pero todos iban hacia la playa.
—No lo comprendo —dijo Reordon, meneando la cabeza. En aquella semana debía de ser la centésima vez que hacía el mismo comentario—. No puedo comprenderlo.
 Mientras los dos policías observaban, el gentío atravesó las grises arenas de la playa y comenzó a adentrarse en las aguas del mar. Algunos empezaron a nadar. La mayor parte no pudo, ya que sus ropas se lo impidieron. Carmack observó a una joven que luchaba con las olas y que se hundió al fin a causa de su abrigo de pieles.
Pocos minutos más tarde todos habían desaparecido. Los dos policías observaron el punto en que la gente se había metido en el agua.
—¿Nunca has leído nada acerca de los Lemmings? -preguntó Carmack.
—No.
—Son unos roedores que viven en los Países Escandinavos. Se multiplican incesantemente hasta que acaban con toda su reserva de comida. Entonces comienzan una migración a lo largo del territorio, arrasando cuanto se encuentran a su paso. Al llegar al océano, siguen su marcha. Nadan hasta agotar sus energías. Y son millones y millones.
—¿Y crees que eso es lo que ocurre ahora?
—Es posible —replicó Carmack.
Carmack no respondió. Permanecieron esperando al borde de la carretera, pero no llegó nadie más.
—¿Dónde están? —preguntó Reordon.
—Tal vez se hayan ido.
—¿Todos?
—Esto viene ocurriendo desde hace más de una semana. Es posible que la gente se haya dirigido al mar desde todas partes. Y también están los lagos. Reordon se estremeció. Volvió a repetir:
—Todos...
Carmack sacó un cigarrillo y lo encendió.
—Bueno —dijo—. Y ahora, ¿qué?
—Ve tú primero —replicó Carmack—. Yo esperaré un poco, por si aparece alguien más.
—De acuerdo —Reordon extendió su mano—. Adiós, Carmack —dijo.
Los dos hombres cambiaron un apretón de manos.
—Adiós, Reordon —se despidió Carmack.
Y permaneció fumando su cigarrillo mientras observaba cómo su amigo cruzaba la gris arena de la playa y se metía en el agua hasta que ésta le cubrió la cabeza. Antes de desaparecer, Reordon nadó unas docenas de metros.
Tras unos momentos, Carmack apagó su cigarrillo y echó un vistazo a su alrededor. Luego él también se metió en el agua.
A lo largo de la costa se alineaban un millón de coches vacíos

26 comentarios:

Alimaña dijo...

Hola Miquel, como los lemmings del relato no lo se. Aunque tendemos a autodestruirnos por nuestra naturaleza intrínseca.
Bonita portada con uno de mis libros de cabecera, un tratado acerca de la soledad y el aislamiento.

Un abrazo, compañero.

ricard dijo...

Un cuento muy bonito. Bueno, no sé si bonito es la palabra adecuada, pero me ha gustado mucho. Un saludo.

Charly Hell dijo...

Si, acabaremos como los Lemmings, sólo hace falta que un par de iluminados vociferen alentando a las masas y convenciéndoles de que es por su bien, y llevarán a las masas donde quieran, incluso a la autodestrucción.

Qué interesante lo de tu padre músico. Me alegra saber que esa es la mejor película de jazz. Cómo me gustan esas pequeñas anécdotas!!

saludos.

Clementine dijo...

Muy inquietante este relato. Este Matheson, desde luego, es de los que te hacen pensar, y mucho, seguro que es muy interesante este libro suyo de relatos. ¿Está en él "El diablo sobre ruedas" o esta historia va suelta?
Me encanta la portada, Miquel, estás hecho un artista. Besos, Borgo.

miquel zueras dijo...

Ya te esperaba, Alimaña. Para mí también es un libro imprescindible del que ya había hecho una portada para Inglaterra, ésta es una edición americana. A vwe cuando vemos una buena versión cinematográfica. Abrazos. Borgo.

miquel zueras dijo...

Hola, Ricard. Una auténtica obra maestra y además muy breve, no se puede pedir más. Saludos. Borgo.

miquel zueras dijo...

Hola, Charly. El 15 de marzo del 2010 publiqué un post 2El pianista de once dedos" donde cuento una curiosa historia de mi padre y su orquesta en la guerra civil por si le quieres echar un vistazo. Saludos. Borgo.

miquel zueras dijo...

Gracias, Clementine. También me encanta "El diablo sobre ruedas", creo que "Duel" era el título original. No está en este volumen pues es demasiado largo. Está "Soy leyenda" que es una novela corta y diez relatos del gran Matheson. Besos. Borgo.

Fanny Riffel dijo...

Hermoso relato.Somos como los lemmings,sólo que todavía nos salva el instinto de sobrevivir a toda costa...hay que ver hasta cuándo.
Este Matheson siempre me deja pensando.
Besos

PEPE CAHIERS dijo...

Inquietante relato, pero, teniendo en cuenta mi fobia a la playa, probablemente me daría la vuelta.

SqSmaravillosa dijo...

Hola Borgo! yo acabo de leer de Matheson una novela llamada la casa infernal: bueno lo cierto es que ya la habia leído, pero la he vuelto a repasar.La portada como siempre genial, y decirte sobre los lemmings que en cierto modo me ha recordado a una historia que leí de King, creo que en este caso era los langoliers, que iban devorando todo lo que encontraban a su paso. Besos querido Borgo.

Belknap dijo...

Mr. Borgo, antes que nada, gracias por postear un relato de este gran escritor y luego, ¡es un escritor maravilloso! Saludos y gracias.

J.C.Alonso dijo...

Inquietante, relato. Cómo le gusta a la gente el adjetivo inquietante y más viniendo del bisabuelo de Expediente X. Me encanta la portada, Miquel. Ese chalet Mad Men es la utopía de todo mortal. Un abrazo

Lost Boy dijo...

Una muy buena recomendación para leer este verano, teniendo en cuenta el añadido de tener un libro con ilustraciones suyas.
Un saludo.

miquel zueras dijo...

¿Qué tal, Fanny? Es ese instinto lo último que puede salvarnos. Matheson es genial, me ha encantado releer "Soy Leyenda". Saludos. Borgo.

miquel zueras dijo...

Hola, Cahiers. Comprendo su fobia, las medusas y las masajistas chinas pueden ser muy molestas. Saludos. Borgo.

miquel zueras dijo...

Me alegra que te haya gustado, SqS. Esta novela de Matheson fue llevada al cine con Roddy McDonald como protagonista, buena película. Los Langoliers de King me gustaron aunque este escritor siempre "hincha" desmesuradamente sus relatos. Besos. Borgo.

miquel zueras dijo...

Hola, Belknap y celebro de verdad que le haya gustado. Saludos y hasta la vista. Borgo.

miquel zueras dijo...

Gracias, J.C.Alonso. Quería producir ese efecto, un típico bungalow americano pero con el inquietante añadido de las vallas y las cruces. Saludos. Borgo.

miquel zueras dijo...

Bienvenido de nuevo, Lost Boy. Un libro de Matheson es siempre una buena lectura para el verano o cualquier otra época del año. Saludos. Borgo.

Licantropunk dijo...

Muy buena portada. Recuerdo que había un juego para Pc llamado "Lemmings", a principios de los noventa. Para salvar la situación planteada en el relato, había unos lemmings especializados en construir puentes y pasarelas que ahí hubieran funcionado de maravillas.
Te aseguro que a la mitad del relato pensé "¿y estos dos mirones qué, son más listos que el resto?". Pues eso.
Saludos.

C. Noodles dijo...

Me encanta Matheson, y este relato me parece terrible y buenísimo, con mucha "miga".

Aparece de nuevo su inquietud ante el fin de la humanidad. Que gran escritor es.

La portada como siempre, muy buena.

Saludos

Alimaña dijo...

Hola Miquel. No se si sabias que existe otra adaptación aparte de las de Price, Heston y Smith. Se llama "I Am Omega" con Dacascos de protagonista, a cargo de "Asylum" (no la rehuyas por esto jajaja)
Se hizo a raíz del éxito en taquilla de esa porquería tan cara del Will Smith. Es que le da 100 vueltas sin ser nada extraordinario...

Saludos

miquel zueras dijo...

Muchas gracias, Licantropunk. Recuerdo ese juego, mi sobrino era un fanático y no habrían venido mal unos lemmings ingenieros.
Más que listos, quién sabe, podrían ser los últimos humanos que quedan, alguien tiene que ser el último. Saludos. Borgo.

miquel zueras dijo...

Gracias, Noodles. Exactamente, refleja esa preocupación por el fin del mundo tal como lo conocemos como en su novela más conocida "Soy leyenda", un gran autor que descubrí con las recopilaiones setenteras de Bruguera. Saludos. Borgo.

miquel zueras dijo...

Ostras, Alimaña, me dejas de una pieza pues desconocía esa adaptación de Mark Dacascos que protagonizó una excelente película bélica "La bestia de la guerra" sobre la olvidada guerra de Afganistan. Desde luego no me extraña que le de cien mil vueltas y más a la de Will Smith. Abrazos. Borgo.