miércoles, 16 de enero de 2019

EL PRIMER POTI-POTI DEL AÑO

Poti-Poti, esas entradas en las que pongo un poco de esto y de lo otro. Empiezo con un par de chorradillas:
ABDUCIDO
Ezequiel es secuestrado por una nave alienígena. Le conducen a una sala redonda con cúpula, iluminada con una luz difusa, donde le someten a mil y una pruebas y exploraciones. Los extraterrestres le dejan en el mismo sitio donde lo abdujeron, no sin antes recomendarle bajar su colesterol.
ROBOTS EN LUCHA
Las máquinas se rebelaron contra los humanos por las 35 horas semanales.
 Mi primera portada del 2019. Basada en un caso real, la inventora de la salchicha al curry (Currywurst) que se encuentra en puestos callejeros por toda Alemania. (A la izquierda, estoy buscando uno de esos tenderetes en Berlin) La Currywurst es el motivo de que los MacDonalds no triunfen en Alemania. Yo la preparo así:
Hacer unas incisiones en una salchicha bratwurst (la blanca) y pasarla por una sartén a fuego bajo con 1 cucharadita de curry, así desprende su aroma.
Cuando tome color reservarla y freir en la sartén cebolla rallada, remover y añadir catsup y (mi toque especial) 1 cucharada sopera de salsa de soja. Servir la salsa junto con las salchichas espolvoreando todo con curry.
Sí, ya sé que no tiene buen aspecto esa salsa parduzca pero de verdad que está bueno, y es tan fácil de preparar...
Sigo con los Kotowaza aunque esta vez -además de Kitsune, el zorro presumido- me han pedido que dibuje un Yuurei (fantasma) Curioso. ¿Se les habrá acabado la fauna japonesa?
Ya he mencionado alguna vez que, como no gano suficiente con mis ilustraciones, consigo algún dinerillo enseñando pisos, pero ya tengo una seria competencia: Hitchcock nos enseña nada menos que la mansión donde se rodó Psicosis. ¿Alguien se anima a comprarla?
Y un encargo publicitario. Un pez negro para una ginebra azul. Me lo han rechazado por ser demasiado "Sixtie". Esto me pasa por ver tantos episodios de Mad Men.
¡Feliz comienzo de año!!!

40 comentarios:

Campirela_ dijo...

Buen lunes amigo y mejor año ..genial esa abducción tuya , espero que portaran bien los extraterrestres y bueno la salchicha esa como demasiado para mi me gustan más las rojas y al vino ...y la mansión va ser que no puedo comprártela pues mi presupuesto no llega para ello..eso si ese lobo mirándose al espejo es lo mas ajjajaj...y tus dibujos son muy bueno asi que lo único que puedo desearte es que te año lo tengas lleno de éxitos y muchas felicidad .
Abrazo y muy feliz día.

Clementine dijo...

¡Muy feliz comienzo de año, Borgo!¡Me encanta todo en esta entrada poti-poti!

¿Qué es ser demasiado "sixtie"?

miquel zueras dijo...

Hola, Campirela! Gracias y mis mejores deseos para ti en este 2019. No sé porqué los alemanes tienen predilección por las bratwurts. Mi salchicha preferida es el grobe -la que pido cuando voy a un frankfurt- por su toque ahumado. Yo tampoco creo que pueda comprarme la Mansión Bates pero ya me conformaba con poder enseñarla aunque no creo que mis clientes (la mayoría parejas joóvenes, ella embarazada) se la quedaran.
Abrazos!
Borgo.

miquel zueras dijo...

Hola, Clementine! Gracias y espero que este año no cambie en una cosa, que te sigas pasando por aquí.
Sixtie es el estilo de los años sesenta, look sesentero, pero es que a mí me encanta ese grafismo. Qué se le va a hacer.
Muchos besos!
Borgo.

Clementine dijo...

Ah, eso he pensado, pero quería asegurarme. ¡Pues a mí me chifla esa portada!

Yo seguiré pasándome por aquí, Borgo, mientras sigas estando tú. Y punto.
Mil besos.

Doctora dijo...

Mi padre tuvo un breve romance con esas salchichas blancas hace unos años.

La historia es que a mi madre no le gustaba cómo sabían y cocinarlas también le era un suplicio, así que tras varias discusiones mi padre zanjó el asunto asegurando que él mismo se las prepararía.

Dos intentos después volvimos a las Oscar Mayer de toda la vida y jamás se ha vuelto a mencionar el tema en casa.

A mí no me disgustaba su sabor, pero me empachaban enseguida.

Te ha quedado muy bien el zorro y el espectro. Según tengo entendido, en realidad en Japón hay más fantasmas, espíritus y monstruos que animales de verdad, así que...

Besos ;D

abril en paris dijo...

¡Feliz comienzo de año! Qué la vida te sea propicia.

Esas salchichas están deliciosas..ñam..! pero esa salsa no tiene buen aspecto, lo siento agg.. :P

Muy pintureros esos animaletes con fantasma incluido.

Lo de Mr. Hitchcock es genial, además de crear suspense nos pretende "vender" la mansión de los horrores..jaja XD ese hombre era capaz de todo con tal de salir en primer plano. Lo de sus cameos no era suficiente. :D

Saludos afectuosos, Miquel.

El Demiurgo de Hurlingham dijo...

Muy efectivo cuento breve- Abducido me recuerda el estilo de Frederic Brown. Muy amables los extraterrestres. Claro que lo ideal hubiera sido una abdución con contacto con una bella extraterrestre, pero no siempre se puede.

Los robots aprendieron algo de los humanos. ¿Se les dará por crear sus propios robots, que tal vez lleguen a rebelarse también¡

Una competencia para McDonald está bien. Yo tenía preferencia por Subway, hasta que cerraron sucursales.

No veo razón para no comprarlo. Ya que no incluye a Norman Bates.

Un buen comienzo de año esta entrada.

Melmoth el errabundo dijo...

Me gustan mucho tus poti poti o collages del mundo contemporáneo, amigo Miquel. Creo que el mundo no es más que una enorme chorrada.

Nada más empezar vemos un excelente dibujo donde una mera sombra es abducida por un “platillo volante”. Me gusta llamarlos así, porque es como quitar hierro a todo ese asunto del demonio sobre extraterrestres más inteligentes o sabios que nosotros. Para mí fue Ed Wood quien supo retratar mejor que nadie esos platillos donde incluso se veían los hilos. Suelo reírme mucho con todo eso del fenómeno OVNI. Por ejemplo, mira la cara de tonto que tiene Fox Mulder (David Duchovny) en el “Expediente X”, o el feo de ET. ¿Se puede creer que una especie tan inteligente arriesgue la vida viajando a distancias interestelares para robar una maceta en nuestro planeta? Y cuando lo pillan lo único que dice es que quiere volver a su casa.

¿Te he contado que una vez fui abducido? Estaba completamente borracho en un bar de tercera. Cuando desperté, el dinosaurio todavía estaba allí, bueno, no del todo, solo quería meter ese cuento de Monterroso, je je. Como te iba diciendo, cuando desperté me encontraba tumbado en una cama metálica rodeado de mucha luz blanca cegadora. Había unos tipos muy delgados con la cabeza muy gorda. Al principio pensé que llevaban cascos, allí, difuminados por la niebla de luz, pero luego comprobé que se trataba de sus cabezones originales. Sus ojos eran como los de un gato terrestre pero mucho más grandes. Tenían orejas de trompetilla. Dos diminutos agujeritos por nariz y unas boquitas de piñón igualitas al ano humano. Cuando hablaban entre ellos su idioma me sonaba a pedos, o quizá eran flatulencias y creí que se estaban comunicando. Total, que su naturaleza física estaba completamente descompensada, o al menos a mí me lo pareció. Ya sabes que me considero un tipo guapo, amigo Miquel. Uno de esos cabezones se inclinó sobre mí. Quise moverme pero estaba atrapado entre cuatro mordazas de acero: dos en mis tobillos y dos más en mis muñecas. Me sentí como uno de esos héroes de portada de las revistas pulp. Me acojoné. Te lo digo de verdad. De repente solté una retahíla de estupideces como: ¿Dónde estoy? ¿Qué quieren de mí? Que si querían analizar la inteligencia humana, no se habían equivocado con la elección. Que tenía derecho a realizar una llamada telefónica. Que ya empezaba a tener hambre y que todo aquello era una falsa que me olía a royo conspiración del gobierno español o quizá de Corea del Norte o del ayuntamiento de Albacete, lugar donde nací. También les grité que no me gustaban las fiestas sorpresas y que todavía no era mi cumpleaños.

Melmoth el errabundo dijo...

Luego empecé a llorar. Reconocí que todavía no había hecho la declaración de la renta y que tenía algunas multas por pagar. Que le había sido infiel a mi esposa un montón de veces y que también me había acostado con su hermana. Que quería irme a mi casa. Les dije que no había robado ninguna maceta de su planeta ni me había escondido en uno de los armarios de sus hijos camuflado entre sus peluches extraterrestres. Les supliqué si podían prestarme algo de dinero porque estaba en paro y con cuatro hijos que alimentar y toda esa mierda que nos envuelve a todos. El cabezón que tenía a escasos centímetros de mi sudoroso rostro no dijo nada. De repente me puso un espejo delante de mi cara y vi a George Clooney, bueno, a mí mismo, porque todo el mundo me dice que me parezco a él. Oí dentro de mi cabeza, una voz cavernosa, como la de Vicent Price en el videoclip de Thriller de Michael Jackson que me decía: “Gilipollas. Eres físicamente grotesco para nosotros. Tu especie es estúpida e insoportable. Prepotente, primitiva y esquizoide. Pasaremos de largo sin dejar si quiera un monolito para que os conduzca, más adelante, a una habitación futurista con muebles diseñados en el siglo XVIII y una esfera de cuyo centro habita un feto de niño estrella. Y tú, conservarás la memoria de este momento y serás devuelto a ese mugriento bar para que lo cuentes y te tomen, todavía más, por el gilipollas borrachuzo que eres.”

Vuelvo a estar acodado a la barra de este bar que me acoge cada día como el ser que soy; una cosa imposible de etiquetar y algo asquerosa que ahora bebe gracias a las invitaciones de algunos que les hago gracia cuando les cuento mi historia sobre mi abducción.

Melmoth el errabundo dijo...

Me encantan las historias de ciencia ficción sobre robots. Aunque peque de nostálgico, sigo leyendo los grandes relatos de Isaac Asimov y sus tres leyes de la robótica que, por otra parte, se han ido a tomar por culo con la invención del móvil. Asimov se rompió la cabeza alambicando magníficas historias y entramados que luego unió con su ejemplar saga de la Fundación. Todo un imperio galáctico inspirado en la decadencia y caída del Imperio romano. Pero el pobre no llegó a imaginar que se inventaría el Smartphone que todo el mundo llevaría consigo sin despagar los ojos de la pantalla. Incluso James Cameron con su “Terminator” se quedó corto. Te dejo por un momento, mi querido Miquel, debo poner cien “me gusta” en mi Facebook.

Es genial esa competición entre las salchichas al curry y las asquerosas hamburguesas americanas. Todo eso guerreando dentro de nuestras bolsas estomacales. De tu dibujo ya te dije lo que opino de manera más personal.

Me encanta tu Kitsune, el zorro presumido. Y también tu Yuurei fantasma. Sé que a los japos les chifla los fantasmas. Su literatura fantasmagoril viene de lejos. Te recomiendo al escritor Okamoto Kidô y su libro “Fantasmas y samuráis (cuentos modernos del viejo Japón), de la editorial “Quaterni”. El problema que tienen los japos es que no saben dónde meter a sus fantasmas. Tokio es una ciudad muy abigarrada y carece de grandes páramos ingleses y grandes casonas en medio de cualquier estado de Estados Unidos. Pero de momento se van saliendo del embrollo adocenado y su tecnología que no es otra cosa que imitar a los demás pero metiéndolo todo en sitios muy pequeños.

Eso de Hitchcock intentado vender el motel Bates y su caserón me parece genial. Ya iba siendo hora que las inmobiliarias se tomasen en serio el asunto. Hasta yo quisiera trabajar en eso; ser el vendedor de la casa Hill House, la mansión Maston, el hotel Overlook, la casa maldita de Amityville, la casa Portolà Nº 13, etc. Hasta podría proponerte en montar tú y yo una inmobiliaria especializada en estas encantadoras casas.

¡Un fuerte abrazo!

Josep dijo...

Hola, Borgo:

No me extraña nada de nada que encuentren colesterol en vena después de haber catado esa salsicha bratswurt que debe ser un invento adictivo: aunque el aspecto de la salsa sea "particular" debido, supongo, a la conjunción de cebolla y soja, la idea resulta a un tiempo seductora y peligrosa.

Si por lo menos con la abducción a uno le hiciesen limpìeza de sobrantes, una especie de lifting....

Pues me ha gustado mucho esa propuesta para la ginebra: algo les falla, porque con ése nombre has conseguido dar a la imagen el gancho necesario pero.... ellos verán. Igual te llaman luego...

Me encantan esos dibujos japoneses: no me extraña que te pidan más...

Eso sí: conociendo los antecedentes, ese caserón de Don Alfred no lo compro ni en broma....

Un abrazo.

miquel zueras dijo...

¡Pues me encanta que me lo digas, Clementine! y gracias.
Miles de besos.
Borgo.

miquel zueras dijo...

Hola, Doctora! De niño me encantaban esas salchichas blancas, las llamaban "vienesas", pero siempre me han parecido algo sosillas. Ahora prefiero las Oscar Mayer, sobre todo las pikanwurst, con su saborcillo picante.
Eso espero, que me encarguen más espectros japoneses que ya no sé si voy a terminar dibujando cucarachas vestidas con kimono. Fantasmas desde luego hay la tira, recuerdo el boom de las pelis japonesas de terror años atrás "Dark Water", "La maldición"...
Besos, Doctora!
Borgo.

miquel zueras dijo...

Hola, Abril! Muchas gracias, y lo mismo te deseo.
Sí, la protagonista del libro Lena Brucker dice que el color poco atractivo de la salsa fue un inconveniente cuando inaguró su puesto de salchichas pero acabó teniendo un éxito tremendo.
Me alegra mucho que te gusten mis dibujos, y la verdad es que he enseñado más de un piso que recordaba bastante a la siniestra mansión de los Bates.
Saludos y hasta la vista, Abril!
Borgo.

miquel zueras dijo...

Hola, Demiurgo! Hombre, Fredric Brown-"Marciano, vete a casa"-uno de mis escritores preferidos. Ese relato me recuerda a mi última analítica aunque no me secuestraron ni entré en una nave espacial, el ambulatorio de mi barrio es mucho menos interesante.
Lo de los robots es posible, te recomiendo el relato "Un día tenebroso" de Server Gansovsky. Los humanos crean un híbrido bestia-hombre para mano de obra barata pero les acaba costando caro.
No he ido nunca a los Subway de Barcelona (hay opiniones de todo tipo) y quizá en la casa de los Bates conserven la mamá monificada en el sótano a falta de Norman.
Gracias y te deseo muy buen año!
Borgo.

Nocturno dijo...

Vaya comenzó movido el año! lo de la abducción y la búsqueda de las salchichas esas suena entretenido, la rebelión de los robots también (¿guiño a La Cruzad de las Máquinas, del hijo de Frank Herbert?) pero mala suerte lo del rechazo al dibujito, yo entraría encantado a un bar que tuviera ese letrero je.
Saludos master!

miquel zueras dijo...

Hola, Melmoth! Antes que nada, una confesión: no he visto E.T. Debo ser el único en este hemisferio, creo que podré sobrevivir sin ello.
Eres un crack, tus comentarios son a la vez relatos cortos con dinosaurios, tugurios, extraterrestres con lenguaje flatulento... me ha recordado a nuestro admirado Fredric Brown. Espero que sigas con un ciclo de historias en bares de tercera con alienígenas.
Me decepcionó la película "Yo robot". Mencionan las leyes de la robótica pero el argumento no tiene casi nada que ver con la obra de Asimov, además no soy muy fan de Will Smith. Aún espero -al igual que con "Soy leyenda"- que hagan una adaptación decente.
El libro de la salchicha al curry trajo polémica en Alemania cuando se publicó pues aparecieron dos mujeres más alegando ser las inventoras del Currywurst.
Ésta es mi modesta contribución a los fantasmas japoneses, la Mujina:
miquel-zueras.blogspot.com/2012/05/la-mujina-relato-con-receta.html
Lo de Hitchcock me ha recordado a "Nana" de Palahniuk, una agencia que enseña casas encantadas disponibles y que existe de verdad, en Chicago. Consiguieron vender la mansión de Amityville, nada menos.
Abrazos!
Borgo.

miquel zueras dijo...

Hola, Josep! Es un problema con el que se encontró la protagonista del libro, el aspecto poco atractivo de la salsa. Es mejor si la haces en casa, en los puestos callejeros echan catsup en la salchicha enfriándola y espolvoreando con curry, no es lo mismo. Eso sí, si comes muchas necesitarás una abducción con SPA incluido.
Yo quería hacer algo estilo sesentas, como "Mad Man", intentaré colocarlo como cartel para un bar. Me alegra que te gusten los dibujos japos, gracias.
Yo no podría comprar esa casa -ni alquilarla- pero me conformo con la cortina "Psicosis" que tengo en la ducha con la silueta de Norman empuñando un cuchillo.
Abrazos!
Borgo.

miquel zueras dijo...

¿Qué tal, Nocturno? En mis Poti-Poti echo de todo, como en un menú: abducciones, salchichas, ginebra azul... tengo pendiente esa novela, creo que es una precuela de "Dune" que confieso no pude terminar, a ver si lo consigo con la de Herbert Jr.
Últimamente no tengo mucha suerte con la publicidad pero eso pienso hacer, intentar colocarlo como cartel en un bar de mi barrio (Sant Andreu) hay algunos a los que dibujé tarjetas y carteles, a ver si hay suerte.
Saludos, amigo!
Borgo.

ethan dijo...

Pues felices poti.potis, y feliz año nuevo. ¡Por aquí seguiremos!

AMALIA dijo...

Qué buenos son tus dibujos!!!!.
Y tus historias son siempre muy especiales y estupendas.
No podré comprar el caserón de "Psicosis"pero me gustaría verlo. La película la ví un mínimo de cuatro veces.

La receta es muy sencilla. La salsa un poquito oscura.

Un abrazo. Feliz comienzo de año.

miquel zueras dijo...

Hola, Ethan! Lo mismo te deseo, muy feliz año y que nos sigamos leyendo. He descubierto gracias a ti muchas películas que no conocía. Es una pena que en la televisión no se encuentre ningún canal de cine clásico que no sea de pago.
¡Seguimos!
Borgo.

miquel zueras dijo...

¿Qué tal, Amalia? Muchas gracias, me encanta que te gusten mis dibujitos. "Psicosis" es -junto con "Los pájaros"- mi película preferida de Hitchcok. Anthony Perkins no pudo librarse nunca de su personaje de Norman Bates.
Sí, la salsa no tiene buena pinta pero la combinación de curry y soja le da un toque exótico muy bueno.
Abrazos y mis mejores deseos para este año!
Borgo.

Belknap dijo...

Mr. Borgo, muy buen poto-poti para comenzar el año, como siempre muy buenos los dibujos, me gusto mucho la yuuwei,terrorifica, enigmatica, no quisiera encontrarmela en una cruda noche invernal cruda; "Psicosis", "Los Pajaros", " La Ventana Indiscreta" y tantas otras, estaria bueno visitar la casa del querido Norman y muy buen final para su relato, unos tipazos estos alienigenas. Saludos y ¡Muy Buen Año!

Frodo dijo...

Grande Borgo! lujazo de Poti-Poti
Creo ver una constante en todo... el amigo Saúl Bass, del que compartimos admiración.
Los dos chistes son buenos, pero el primero me gusta más. Aunque veo que la ilustración de los robots tiene más detalles y una técnica totalmente diferente, más al estilo Futurama.
La tapa del libro sobre la inventora de las salchicas al curry tiene detalles de las luminarias y el puesto que le suman mucho. Sabrás disculparme pero creo que no elegiría comer eso, tal vez primero dejaría que mi amigo Axel probara antes, jajaj
Me gusta la idea de ese fantasma curioso, pero podría haber sido un gato ¿no? ya que la curiosidad es lo que los suele matar.
¿Viste Bates Motel? Yo no la vi completa, vi la temporada 1 y abandoné en la segunda, pero se rueda en una (¿réplica?) de esa mansión. No se si es la misma, no lo averigüé.
No vi Mad men, ¿debería no? pero esa ilustración tiene Bass y algo también de homenaje a Cassandre... ¡¿cómo es que lo rechazaron?!

Abrazo grande Borgo!
Tremendo entrada para abrir el año!! Un poco de todo

ricard dijo...

No está mal eso de las abducciones. Chequeo gratis y sin esperas.

Saludos.

miquel zueras dijo...

Hola, Mr. Belknap! Gracias, hice un fantasma muy al estilo japonés, con larga cabellera blanca. Según cuentan en la película "Hitchcock" aquel biopic con Anthony Hopkins se construyó una casa real, no un decorado, para recrear el Motel Bates. Creo que aún se puede visitar y yo la enseñaría a posibles compradores con mucho gusto.
Saludos y mis mejores deseos para este año!
Borgo.

miquel zueras dijo...

Hola, Frodo! He aprovechado una ilustración sobre robots de hace años, un artículo de la obra de Asimov para una revista juvenil. Berlin está lleno de esos puestos callejeros, quizá nuestro amigo Axel ya los conoce. Han vencido a los McDonalds pero esa salchicha es mejor hacerla en casa, con la salsa recién hecha y caliente.
Los fantasmas pueden permitirse ser curioso, no hay pared ni muro que se les resista.
Me gusta la serie Bates Motel, la veo en Netflix y me gusta mucho la actriz que hace de madre, Vera Farmiga, que conocía de la película de terror "La monja". Voy por la mitad de la primera temporada y de momento se mantiene bien. Puede que sea la mansión original que se puede visitar en las excursiones que organizan los Estudios Universal. No es un decorado, es una casa con sus cuatro paredes.
Me gusta Mad Men y quería hacer algo con el grafismo de los años sesenta. Para ellos, demasiado "Sixtie". Pues intentaré colocarlo para alguno de los bares de mi barrio.
Gracias y ya estoy preparando otro Poti-Poti.
Abrazos!
Borgo.

miquel zueras dijo...

¿Qué tal, Ricard? Eso, sin esperas y sin las típicas preguntas de ¿Fuma? ¿Toma café? que te hace el doctor con miradas inquisitivas. Los marcianos son más sutiles.
Saludos!
Borgo.

Folk dijo...

Hola Miquel, a ver si en breve puedo pasar mas a menudo por este magnifico blog, en este momento aun no tengo conexion a internet pero todo andará, pues a mi el cartel me parece cojonudo y coincido contigo en lo bueno que era mucho del material grafico de los cincuenta -sesenta...
Saludos

miquel zueras dijo...

Hombre, Folk! Qué alegria verte por aquí de nuevo. Pues espero que sigamos en contacto cuando se arregle lo de tu conexión que espero que sea pronto. Yo soy un fan de la estética años sesenta y la publicidad vintage. En fin, tendré que procurarme una máquina del tiempo y buscar trabajo en una agencia como la de Mad Men.
Saludos y hasta pronto!
Borgo.

Ana Bohemia dijo...

Todo muy poti-poti Miquel, me encantan las ilustraciones de este post.
Aunque pudiera (que no) no creo que me gustase la casa jaja, especialmente porque la bañera no me parece muy práctica y tebeost que hacer reforma, y cambiar la decoración que da mal rollo tanto pájaro disecado.
Saludos
😉

María Dorada dijo...

Pero qué completísima tu entrada, no me extraña que la llames así, por tantas cosas jajaja está genial.

Vamos por partes, en primer lugar decirte que me has sacado sonrisas cuando dices que las máquinas se rebelaron contra los humanos jajaaj por las 35 horas semanales, qué bueno, también las máquinas se rebelan, ¿llegará alguna vez que esto pueda ser posible? no me extrañaría nada con los adelantes que hay.

La portada está genial, Miquel.

Tu receta bien rica, lo tendré en cuenta, eso del curry y freirla con la cebolla rallada y esa salsa de soja mmmmmmmm tiene que estar muy rico.

Me encantó esa película de Hitchcock la he visto un montón de veces, y siempre me pone los pelos de punta como para comprar esa mansión jajaja.

Un placer leerte.

Un beso.

miquel zueras dijo...

Hola, Ana! A mí me divierte hacer esas entradas, hablas un poco de esto y lo otro y se va acompañando con dibujos y lo que sea.
El único premio de ilustración que he conseguido fue un cuervo... de peluche. Me lo concedió la revista Nevermore. Me alegré de que no fuera un bicho disecado (a mi agente le dijeron un "Furred Raven") que puede ser un animal disecado o un peluche. Mi casa parecería el Motel Bates y se pondría perdida de ácaros. Aquí lo tienes por si quieres leerlo:
miquel-zueras.blogspot.com/2012/02/zombies-beatles-y-un-premio.html
Saludos, Ana!
Borgo.

miquel zueras dijo...

Hola, MARÍA! Me alegra verte por aquí, no sé si antes habías visto alguna de mis entradas Poti-Poti, son como un olato combinado.
claro que algún día las máquinas tendrán suficiente conocimiento para exigir 35 horas y un sueldo decente. Las tecnologías avanzan mucho, de momento los japoneses han hecho un androide que -dicen- tiene sentimientos.
Me alegra que te guste el dibujo y con esas salchichas los berlineses pasan de los MacDonalds, aunque no han podido con la invasión de puestos de kebab.
Esa casa está muy por encima de mis posibilidades. De momento, me conformo con mi cortina de ducha "Norman" con la silueta del travestido Bates empuñando un cuchillo. Para ducharse con la sintonía de Bernard Herrman de fondo.
Un placer que me visites. Besos!
Borgo.

DULCINEA DEL ATLANTICO dijo...

Muy bueno el poti-poti como le llamas tú,no soy de salchichas de ninguna clase, por aquí hay un dicho que dice " carne na saqueta que a coma que a meta" que traducido quiere decir" carne metida dentro de un saco que la coma quien la meta dentro. Ya sabes lo que tiene la sabiduría popular....
Los dibujos muy buenos, pues si que tienes un competidor de altos vuelos a la hora de enseñar pisos, aunque seguro que tu lo haces con mas gracia porque "él nuevo "tiene una cara de pocos amigos como para comprarle un piso.
Besos Miquel y a seguir un año más.
Puri

miquel zueras dijo...

Hola, Dulcinea! La sabiduría popular suele acertar mucho. Me gustan las salchichas pero prefiero no averiguar muchos detallas de como se preparan pues seguro que no comería ni la mitad de cosas que se venden por ahí. No sé si recuerdas una de mis entradas en la que comía callos con un amigo reportero en un bar de chinos y me advirtió que aquello parecía gato (había comido carne de gato en Sarajevo) llevo una muestra a analizar y en el laboratorio no sabían qué tipo de carne era. Al menos ni gato ni humana.
Me alegra que te gusten mis dibujos, y me habría gustado tener de compañero a Hitchcock en la inmobiliaria, seguro que contaría anécdotas muy divertidas.
Besos y nos seguimos leyendo este año, Puri!
Borgo.

Nury ruri dijo...

Un poti-poti variadísimo. Desde extraterrestres hasta salchichas. No soy especialmente fan de las salchichas pero para algo rápido sin duda están muy bien (no sé si la salsa me convence).
Ni me planteo lo de la mansión. No me da fijo.
Y las cartas son estupendas (creo que ya te lo he dicho en alguna entrada anterior). A ver si siguen pidiéndote más (para seguir disfrutando los demás, je).
Un abrazo.

miquel zueras dijo...

Hola, Nury! De eso se trata, de que sea lo más variado posible. Con la salsa del currywurst pasa algo parecido a lo que dicen de las anchoas: que a nadie le gustan la primera vez que las prueban. En Berlin solía comer codillo en las cervecerías, pero cuando se agotaba el presupuesto los Currywurst -y los kebab- fueron mi salvación.
Eso espero, Nury! A ver qué animalito japonés me pedirán dibujar ahora. Es un trabajo divertido.
Saludos!
Borgo.