lunes, 2 de julio de 2018

¡YA ESTOY INSTALADO! Y LOS MUNDIALES, Y MÁS COSAS...

Mi nuevo piso es de esos con un pasillo largo que me da algo de yuyu por las muchas películas de terror que he visto (Repulsión, El Resplandor..) siempre pienso que por alguna de esas puertas puede salir un pérfido personaje o una garra peluda.
La cortina de mi ducha. Ahora ya sé para que sirve el ventanuco de la cortina, para ver venir a Norman Bates.
La mudanza ha coincidido con los Mundiales. Mi amigo argentino Sergio vino a comer asado el día que Messi falló un penalti con Islandia. Ésta fue su reacción:
Alemania, la favorita, eliminada a las primeras de cambio. Ahora supongo que su seleccionador, Joachim Löw, tiene los días contados y ya no me harán más bromas sobre mi parecido con él. La verdad es que tenemos un cierto aire... bueno, yo soy el de abajo, dando instrucciones a un delantero  africano.
Por cierto que esta casa me ha venido de una herencia, y como dice el amigo Melmoth: "Y sí, como todas las casas o pisos cedidos por vía herencia, tiene su fantasma."
 De momento parece un buen compañero de piso.
Y éste fue el primer plato que me preparé en la nueva cocina:
CALLOS A LA PORTUGUESA
 "Un día, en un restaurante, fuera del espacio y del tiempo, me sirvieron el amor como callos fríos."
(Fernando Pessoa)
Sofreír jamón cortado a taquitos, una cebolla picada y una guindilla a la que antes hemos quitado las semillas. Remover un poco y añadir chorizo cortado pequeño, una cucharada de tomate concentrado y dos de pimentón. Poner los callos cortados en porciones, una copa de vino blanco y cubrir con el fuego al mínimo durante media hora. Ha de quedar una salsita sabrosa y algo picante, si no no tiene gracia, como los callos que sirvieron al bueno de  Pessoa.


32 comentarios:

María Dorada dijo...

Hay viviendas que dan yuyu como tú dices, sobre todo por los pasillos tan largos, que no sirven nada más para perderse, afortunadamente la mía no lo tiene tan largo.

Sí que es verdad que tiene un aire a ti, pero con el inciso de que tú eres mucho más guapo.

Otra receta para para hacer, me gustan tus recetas.

Besos.

El Demiurgo de Hurlingham dijo...

Noto el parecido físico.

Me parece casi justificada la reacción de tu amigo. Te cuento que lo noté fue silencio, ni siquiera una queja.
Interesante lo que contás. ¿Para que usaría un control remoto un fantasma? ¿Que programas insistiría en ver? ¿Los Cazafantasmas serían una película de terror desde su punto de vista espectral?

Saludos.

Clementine dijo...

¡Me chifla esta entrada, Miquel, de principio a fin, me has tenido con sonrisa continua, qué grande eres! Y esos maravillosos dibujillos tuyos...

Bienvenido a tu casa. Y mil besos, Borgo.

Anónimo dijo...

Hola Miquel
Será porque no he visto tantas pelis de terror como tú -o porque soy más de "buscar el lado brillante de la vida"- pero los pasillos largos me hacen parafrasear a Gila: Vivíamos en una casa con un pasillo tan largo que los callos siempre llegaban fríos.
Un saludo, Manu3l.
PD. Esos callos SIEMPRE en cazuela de barro.

ethan dijo...

Miquel: qué disfrutes de tu nueva casa y con respecto a los fantasmas, pasillos a la mar (sí que te pareces al entrenador alemán jajaja; ¿no hacías en un corto de oficial germano? A lo mejor lo he soñado).
Abrazos.

Melmoth el errabundo dijo...

Lo primero de todo ¡felicidades! Ya el primer dibujo te introduce en un universo maravilloso de posibilidades que destruyen la insulsa rutina y cotidianidad del mundo contemporáneo, amigo mío. Un pasillo inabarcable repleto de habitaciones donde, en cada una de ellas, se abre a mundos imaginados por la literatura y el cine. Abres una puerta y podrías flotar eternamente en la guarida de It. Abres otra y te encuentras con Freddy Krueger y le preguntas dónde ha comprado ese jersey porque te gusta mucho, o con el canceroso de la máscara de Saw, para decirle que es un genio en sus trampas mortales, o con el Michael Myers de La noche de Halloween o Jason Voorheer de Viernes 13, tipos con máscaras de deporte que no hablan y actúan de verdad. El slasher en el pasillo de tu casa. Abres otra puerta y Hannibal Lecter te invita a cenar hígado encebollado. Que no te gusta, abres otra puerta y allí tienes a esa encantadora familia caníbal de La matanza de Texas, con su sierra mecánica oxidada. En fin, dando vidilla al asunto, a nuestra vida insulsa donde nunca pasa nada y las amenazas están en las facturas del buzón o el sobre del médico con los resultados de los análisis de orina.

Esa cortina de la ducha con el ventanuco me parece genial. La ficción es mucho más real que la realidad ficticia de nuestra vida. Una vez vi en IKEA esas cortinas donde llevan estampadas la sombra del bueno de Norman con peluca y cuchillo alzado. Quise comprármelas, pero mi ex no me dejó. En fin, que meses después, estando en la ducha y con las cortinas pegadas en el culo (de esto nadie habla), me giré y gocé de placer al ver aquellas cortinas que tanto deseaba tener. De repente me acojoné. ¡Recordé que no me las había comprado! Grité. Ya te contaré en otra ocasión lo que pasó.

De fútbol poco puedo decirte, amigo Miquel. Nunca he visto un partido a excepción de aquel rodado por John Huston en Evasión o victoria, y no me gustó demasiado. No lo sigo. No entiendo nada. Quizá porque sufrí de niño aquellas represivas tardes tristes de domingo franquista encerrado en casa y mi padre obligándome a estar en silencio mientras él veía esos aburridos partidos en blanco y negro con la voz de Matías Prat (padre). Pelota arriba. Pelota abajo. Así todo el rato. Siempre fui un anegado en los deportes. Me gustaba más beber y fumar a escondidas. De todas maneras, si tuviera que elegir un futbolista elegiría a Ladislao Kubala. El tipo se iba todas las noches de borrachera y nunca se presentaba a los entrenamientos. Kubala, incluso con resaca, jugaba como nadie. Esto, hoy, sería inaceptable, por eso me gusta Kubala.

Me he quedado mirando fijamente tu imagen, amigo Miquel. Al principio parece que estés con un polo, ya sabes, con un frigo pie o un Drácula. Se percibe en los bordes como marcas de dentadura. Pero luego se trata de una estatuilla africana. Aquí te pareces a Allan Quatermain, el héroe y explorador africano de H. Rider Haggard. Tu rostro de satisfacción es como si hubieras vuelto con éxito de Las minas del rey Salomón.

Vaya fantasma que tienes, amigo. Nada más instalarte y el tío ya te está exigiendo el mando a distancia. Yo te recomiendo que le cambies la bola de hierro por una de plástico, además de prohibirle que lave la sábana en tu lavadora.

Probé ese plato cocinado por ti y estaba la mar de bueno. Este plato está infravalorado. Hablar de callos se ha vulgarizado mucho y es por culpa del gran Francisco Ibáñez. Ahí tienes a Pepe Gotera y Otilio. Isaac Asimov, el gran escritor y científico creador de la saga Fundación y sus robots positrónicos, entre otras maravillas, dice en su autobiografía que se puso muy triste cuando cerraron el único restauran de Nueva York donde cocinaban callos. Siempre me he preguntado ¿cómo cocinaban los callos estos neoyorquinos?

¡Un fuerte abrazo!

miquel zueras dijo...

Hola, María! Veo que has adoptado otra personalidad, está bien variar de vez en cuando. Por lo menos no se trata de esos pasillos y escaleras imposibles al estilo de Escher, nunca sabría si estoy entrando o saliendo de casa.
Vaya, muchas gracias, me habían dicho muchas veces lo de que me parezco a Löw pero sin el añadido: "Tú eres más guapo", qué amable eres...
Me olvidé un detalle de la receta, los portugueses sirven los callos con arroz blanco salteado, así los comí en Oporto y están buenísimos.
Besos, María!
Borgo.

miquel zueras dijo...

Hola, Demiurgo! Hasta unos turistas alemanes me confundieron hace un año con Löw al verme (de lejos) quizás querían quejarse de lo mal que iba la selección alemana por entonces.
Mi fantasma es bastante prosaico, le gustan MasterChef, First Date (ese programa se emite en Argentina) y otros realitys, no es un fantasma al estilo británico y refinado al estilo de Montagu Rhodes. Creo que le pondré el remake femenino de los Cazafantasmas a ver qué opina. Sería interesante conocer su punto de vista espectral.
Saludos!
Borgo.

miquel zueras dijo...

¿Qué tal, Clementine? Me pone contentísimo que te haya gustado la entrada con sus dibujos ¿la receta también?
Mi casa es como un apartamento neoyorquino (asfixiante en verano y me han dicho que gélido en invierno) pero sin escaleras de incendios y sin Hepburn cantando "Moon River" a la guitarra. Ya lo estoy decorando a mi gusto.
Mil besos, Clementine!
Borgo.

miquel zueras dijo...

Hola, Manu! Vaya, eso debió ser lo que le pasó a Pessoa, tuvo la mala suerte de ir a un restaurante con pasillos demasiado largos. También Gila decía de su vivienda: "Cuando yo nací mi madre no estaba en casa". Una frase genial. Por supuestísimo, los callos siempre en cazuelita de barro. Es como beber cava en vaso, no sabe igual.
Saludos!
Borgo.

miquel zueras dijo...

Hola, Ethan y muchas gracias! Todos tenemos un doble o "Doppelgänger" en alemán. No, no he hecho ningún corto con uniforme germano (de marinero americano sí) y aún no puedo añadirme al club de Curd Jurgens y Maximillian Schell.
Abrazos!
Borgo.


Belknap dijo...

¡Felicitaciones por la casa heredada! Si puede, obtenga una foto del fantasma y cuidado si de vecino tiene a un vampiro, hace poco lei un muy buen relato sobre un edificio en el que vivia un vampiro. Saludos.

JLO dijo...

me hiciste reír con la reacción de mi compatriota, te habrá asustado!!! digo por el grito, ya estás a costumbrado a las puteadas porque visite acá... ahora... que boludo Messi! jaja... es un pelotudo andante...

te iba a decir que tengas cuidado en la calle por el fracaso de tu dirección técnica jaja... pero veo por tu comentario que estás prevenido... por que no entrás a una casa deportiva y pedís algo gratis aprovechando el parecido? no, es muy argentino eso mas que alemán je...

me gusta la referencia a El Resplandor, sigo siendo un kubrickiano de primera hora... y con esos ingredientes debe haber quedado bien esa salsa... que buena es la cocina española/portuguesa... mi viejo era gallego así que se de lo que hablo ja... saludos!!!

Doctora dijo...

Tener un fantasma reconocido en la casa debe ser un problema, pero por otro lado da cierta tranquilidad. Porque si tienes un fantasma se entiende que ya no te van a acechar más monstruos, ni asesinos, con el fantasma ya está y si le tienes localizado pues ya es cuestión de aprender a convivir.

Saludos :)

DULCINEA DEL ATLANTICO dijo...

Hola Miquel, siempre quise tener un fantasma en casa, tiene su encanto sobre todo si lo único que te pide es el mando a distancia jejeje y por la noche está calladito y no se dedica a arrastrar cadenas por el pasillo uhhhh.
Lo del fútbol vamos a dejarlo en empate jejej. Hay muchas estrellas del balón pie, que no saben tirar penaltys no solo Mesi aunque este señor no tiene perdón lo que hizo.
Tomo nota de tu receta,tiene pinta de picar un poco jejeje.
Las viñetas muy buenas.
Besos y feliz verano si es que llega ,porque por aquí no se le ve el pelo al Sol.
Puri

miquel zueras dijo...

¿Qué tal, Melmoth? Pasillos oscuros, puertas que ocultan a saber qué... hasta tengo sueños en que voy recorriendo el pasillo con un triciclo como Danny por el Hotel Overlord (aunque mis viajes serían mucho más cortos) Yo creo que me metería en el cuarto de Lecter a compartir un higado con habas y un buen Chianti, Arf, arf, arf...!!!
Ya me contarás lo de las cortinas, ya las he visto en una nueva tienda para colecconistas que han abierto en las Galerías Maldà, muy recomendable.
Ya lo decía Serrat: "Pelé era Pelé, a cada uno lo suyo,pero para mí nadie como Kubala." Yo soy selectivo, sólo veo los partidos con morbo (el "clásico", por ejemplo) Mi primo con su Canal Sport es capaz de tragarse un Pisa-Bolonia amistoso.
Me encanta esa estatuilla -que también se me parece un poco- y el fantasma... bueno, ya se sabe que hay que ceder un poco entre compañeros de piso y las sábanas fantasmales no se ensucian, ventajas que tienen.
A saber como preparan los callos allí. No he encontrado más que una referencia sobre una família hispana en el Bronx, usaban la palabra "Calluses."
Abrazos, amigo!
Borgo.




miquel zueras dijo...

Hola, Mr.Belknap y gracias! Pues lo pasaríamos bien con un vecino vampiro. Si además en el edificio vive un vecino licántropo seríamos cuatro para organizar unas partidas de bridge memorables y fantasmagóricas.
Saludos!
Borgo.

miquel zueras dijo...

Hola, JLO! Al pobre se le indigestó la entraña... yo no sé lo que pasa con Messi cuando juega con la selección, dicen que no se lleva bien con Sanpaoli.
Después del resultado de la selección alemana más vale que evite encontrarme con turistas teutones por Barcelona porque igual me tiran piedras.
A veces sueño que voy recorriendo este pasillo con triciclo, como Danny por el Hotel Overlord. Si veo una puerta abierta con las llaves puestas y colgando ya sé que es mejor no entrar.
Acá los callos a la gallega son con garbanzos, muy ricos, los hago así cuando aprieta el frío, no como ahora que nos estamos asando.
Saludos!
Borgo.

miquel zueras dijo...

Hola, Doctora! Pues me has dado una idea: voy a poner un cartel en la puerta que diga: "Casa con fantasma. Entre bajo su propio riesgo" y añadiré un dibujito del fantasma con su bola y sus cadenas. De momento no molesta nada, y como no come no tengo que preocuparmé por sus menús. Espero que no invite para una timba a sus amigos vampiros y zombis.
Saludos!
Borgo.

miquel zueras dijo...

Hola, Dulcinea! Este fantasma es muy tranquilito, y con un poco de Tres en Uno sus cadenas ya casi no hacen ruido. Es un signo de distinción tener un piso con espectro al estilo de los relatos de Bram Stoker ("La casa del juez", por ejemplo)
¡La soledad de Messi ante el penalty!!! Te recomiendo acompañar esos callos con arroz blanco salteado como suelen hacer los portugueses, me olvidé ponerlo. El picante es bueno cuando hace calor, da energía.
Besos y muy feliz verano! y que el sol te visite pronto, aunque por aquí ya vamos bien sobrados de calor.
Borgo.

ricard dijo...

Los pasillos largos siempre dan mucho juego. La casa de mis padres tiene uno y cuando era jovencito y todavía vivía allí, filmé una película de terror en Super-8 aprovechando ese escenario. Como no había presupuesto para el monstruo lo resolvimos con planos subjetivos.

Saludos.

miquel zueras dijo...

Hola, Ricard! Muy buena solución lo de los planos subjetivos, me recuerda aquello de "sugerir" el monstruo en la oscuridad como en "Cautivos del mal" y su guiño hacia el cine de Edward L. Cahn. El pasillo que me da muy mal rollo es el de "REC", un oscuro pasadizo típico de casa del Ensanche con la anciana contaminada al fondo aullando.
Saludos!
Borgo.

Ana Bohemia dijo...

Hay pasillos que se alargan y se estiran. No hay nada más aterrador que un pasillo en penumbras, la oscuridad de hace aniga de las sombras y se divierte aterrorizando. Espero que ya estés cómodamente instalado en tu nueva casa. Ya veo que sigues cultivando tu vena culinaria. Un abrazo 😊

Frodo dijo...

Lo digo una vez más: ¡qué grande Sergio! Creo que por todos los comentarios que me hacés de él ya se cuál es su palabra preferida.
Eso de los pasillos largos me recuerda el hotel Tryp habana Libre que tuve la suerte de visitar, siempre con el cagazo de que el fantasma del Che Guevara o Camilo Cienfuegos me viniere a reclamar mi postura burguesa.
El parecido con el técnico alemán me ha causado muchísima gracia cuando JLO lo mencionó en alguna entrada anterior. Después de ahí no puedo verlo sin recordarte.
Las Tvs antiguas cuando andaban mal se veía con "efecto fantasma", me hace gracia que un fantasma pueda tener el control de la tv y le apareciese el "efecto ser humano", que nos e cuál sería.

La comida gallega/portuguesa también se acostumbraba en casa de mis abuelos, ya que los cuatro eran gallegos. Yo igual siempre fui rebelde y busqué lo criollo, que acá vira más a lo italiano, o simplemente al asado, empanadas, y eso...
Pero recuerdo las cazuelas de paella, el pollo a la portuguesa, y el olor tan particular del pulpo

Abrazo amigo!

miquel zueras dijo...

Hola, Ana! Al principio es un poco complicado habituarse a una nueva cocina pero ya le estoy sacando partido.
Qué inquietantes son los pasillos oscuros... además acabo de leer un cuento de Maupassant "El Horla" sobre un escritor que se muda a una casa y percibe una presencia extraña que poco a poco lo va vampirizando. Muy apropiado...
Abrazos!
Borgo.

miquel zueras dijo...

¿Qué tal, Frodo? Por poco se le indigesta el vacío al bueno de Sergio. Ese Hotel Tryp suena como la versión habanera del Hotel Overlord.
La verdad es que en alguna foto Löw parece mi hermano separado al nacer. Por acá circulaba una leyenda urbana cuando empezaron los canales codificados, cuando se borraba la imagen al pasar a los programas para abonados se decía que se veían sombras espectrales en la pantalla.
Me encanta el pulpo, sobre todo a la brasa con sal gruesa. El pollo a la portuguesa lo probé en Argentina. Es parecido al que acá llamamos "Al chilindrón" con tomate, pimientos y guisantes (arvejas) creo que ya toca prepararlo de nuevo. También me gusta mucho la empanada portuguesa, como la gallega pero con bacalao en lugar de bonito.
Abrazo, amigo!
Borgo.

AMALIA dijo...

Me alegra ya estés instalado en tu nueva casa.
Parece tranquilo tu amigo el fantasma. No creo que ocasione mucho miedo.
Muy buenos tus dibujos y la receta parece sabrosa.

Un abrazo. Muy feliz verano,

Macondo dijo...

También parecía que tenía las horas contadas el entrenador de Argentina y ayer escuché en la radio que no se atreven a echarlo por la indemnización que tienen que pagarle si lo hacen.
La verdad es que te parecen un montón a alemán.
Un abrazo.

miquel zueras dijo...

Hola, Amalia! Por fin pasó lo peor de la mudanza aunque aún vivo rodeado de cajas. El fantasma es muy sociable. "A nadie asusto y aunque no cause pavor no me disgusto", como decía la canción "Drácula ye-yé".
Muchísimas gracias y te deseo un feliz verano a la sombra si es posible.
Abrazos!
Borgo.

miquel zueras dijo...

Hola, Macondo! Sampaoli ha resultado más listo de lo que parece. Muchos entrenadores se acogen a esos contratos blindados para llevarse un pastón si los destituyen.
Además el entrenador Löw nació el mismo año que yo, en el 61. ¿Nos separaron al nacer?
Abrazos y feliz verano polisémico.
Borgo.

abril en paris dijo...

Espero que disfrutes de tu nueva casa con fantasma y todo, pero que sea divertido como el de Oscar Wilde, el de Canterville.Ya tienes tema para tus próximas viñetas.

Los pasillos al menos sirven para hacer footing dentro de casa.. ;D

Y tú... más guapo sin duda que el entrenador, Miquel..¡dónde va a parar!

Saludos

miquel zueras dijo...

Hola, Abril! De momento mi fantasma tiene el detalle de no arrastrar cadenas que luego se quejan los vecinos. Al igual que el de Canterville tengo unas misteriosas manchas en el piso que no desaparecen, aunque no creo que sea sangre.
Voy por los pasillos en triciclo como el niño de "El resplandor".
Vaya, muchas gracias! A mi edad sienta muy bien un piropo.
Saludos, Abril!
Borgo.