jueves, 20 de julio de 2017

NEGOCIOS RAROS (2) NO BEBAS SOLO S.A.

El director descolgó el teléfono.
-¿Diga? Sí, ¿Calle Cordelia? Recibido, ahora mando a alguien del turno de guardia.
Colgó.
-Como puedes ver, Miquel, no nos faltan clientes. Tengo que hablar con el personal, acompáñame si quieres.
 No bebas solo S.A. tenía las oficinas en una antigua vivienda adaptada chapuceramente. Salimos del despacho del director y llegamos a una habitación donde, bajo una bombilla amarillenta unos hombres pálidos aguardaban o dormían sobre unos sillones.
-¿A quién le toca? –preguntó el director. Un hombre se levantó-. Calle Cordelia, 3. Entresuelo. ¿Entendido?
-Voy para allá –murmuró el hombre dirigiéndose hacia la puerta.
-¿Cómo surgió la idea de fundar No bebas solo S.A.?
-Mira, Miquel. Mucha gente necesita compañía para beber. Cuando a uno le apetece echarse un trago y no tiene con quién es un momento trágico para los bebedores solitarios. Ahora no tienen más que llamar al teléfono y les enviamos alguien de nuestro servicio de urgencias. Hombres serviciales, amistosos y dispuestos a compartir una botella. Nuestros clientes pagan una módica cuota que cubre teléfono, alquiler… Ah, y nos subvencionan algunas marcas de licores. Ya se sabe que en compañía se bebe mejor, y en cantidades mayores.
Se oyó un portazo en la entrada y una voz tamizada por el alcohol cantando Lo niego todo, de Sabina.
Cuando el empleado entró tambaleándose el director le arrojó un cubo de agua a la cara con gesto ágil.
-El informe, por favor.
-De la Avenida Rey Lear, 56 –informó el recién llegado-. Ginebra con Coca Cola. Lo ha abandonado su mujer. Dice que la vida es bella pero la gente mala.
 -¿Ves? ¡Otra persona salvada de la triste embriaguez solitaria! –me dijo el director.
-Antes me comentó que tenía personal especializado.
-Pues claro. Entre nuestros clientes hay escritores, catedráticos, especialistas en cultura etrusca o literatura francesa del siglo XIX… no puedo enviar a cualquiera. Tenemos en contacto a especialistas que pueden hablar sobre muchos temas.
Sonó el teléfono. El director se precipitó hacia el aparato.
-No bebas solo S.A. ¿En qué podemos ayudarle?
De repente el director parecía nervioso. Pulsó el botón de llamada en espera y me dijo a media voz:
-Llama un cliente de la Plaza Goneril. Quiere una persona capaz de hablar del cine de la Hammer entre los años 60-70. ¿De dónde saco a alguien así?
-¿Qué tiene para beber? –pregunté.
-Un momento –el director dijo al teléfono-: ¿De qué licor dispone, por favor?
El director escuchó la respuesta y me dijo:
-Bourbon añejo Templeton Rye.
-Pues ya voy yo –le propuse.
-¡Fantástico!
FIN
MI CÓCTEL FAVORITO: NEGRONI
Preparar en vaso mediano: hielo, 1/2 vermut rojo, 1/2 ginebra.
Se suele adornar con media rodaja de naranja.
Hay otra versión. Sbagliato, con cava o vino blanco espumoso en lugar de ginebra.
OTRA VEZ LOS SIMIOS
Ya se ha estrenado La guerra del Planeta de los Simios, un remake muy libre de Batalla por el Planeta de los Simios (1973) En esta película participó como extra John Landis, por entonces un joven estudiante de la escuela de cinematografía. Era uno de los simios, y allí fue donde se hizo gran amigo del maquillador Rick Baker.
 Poco después Baker aceptó encantado participar en la primera película escrita, protagonizada y dirigida por Landis: Schlok. El monstruo de las bananas (1974) en la que, curiosamente, Landis volvía a interpretar a un simio. Aquí están los dos durante una sesión de maquillaje.
Landis y Baker formaban un buen equipo, y su momento cumbre llegaría con la película de culto Un hombre lobo americano en Londres (1981) Por su trabajo, Baker conseguiría el primer Premio Oscar de la historia al mejor maquillaje. Lo cierto es que la transformación en licántropo del protagonista David Naughton todavía hoy resulta impresionante, y en tiempos anteriores a los efectos digitales.


  

30 comentarios:

Clementine dijo...

Jajajaja... me encanta este relato segunda parte, el final es buenísimo.
Una entrada completa y muy entretenida, Miquel, ole tú.
Muchos besos, Borgo.

El Demiurgo de Hurlingham dijo...

Gran carrera de John Landis. Vi esa película del hombre lobo y es magistral. No es menor el maquillaje.
No sabía que Landis había sido extra en esa película de los simios, que vi por televisión más de una vez.

Extraño negocio pero con cierto sentido. Lo más curioso es la especialización del personal contratado. Está claro que sacaste del apuro a la empresa. ¿Quienes son los que consiguen los datos de los que beben solos? No es menor lo de conseguir esos datos.

Saludos.

ricard dijo...

Un negocio interesante. El problema serían las demandas de los trabajadores afectados de cirrosis, delirium tremens y otros achaques parecidos.

Saludos.

miquel zueras dijo...

Hola, Clementine! Me alegra muchísimo que te haya gustado, ya sabes lo mucho que valoro tus opiniones, y espero encontrarme pronto con alguno más de esos negocios extraños.
Muchos besos y que tengas un buen finde, que ya está cerca.
Borgo.

miquel zueras dijo...

¿Qué tal, Demiurgo? En España la película de Landis se estrenó en 1982 al igual que "Poltergeist", fue un buen año para el cine fantástico. Supe que Landis había participado como extra en esa película por una revista que aquí fue muy popular "Terror Fantastic".
Bueno, yo me lo imagino como una empresa que se anuncia ofreciendo sus servicios a bebedores solitarios y ellos los llaman, algo así como las web de contactos. En mi tierra hay algo peor que beber solo y es aceptar una invitación a beber de alguien que no te ha dicho su nombre, "En ese caso es el diablo el que convida", eso dicen.
Saludos!
Borgo.

miquel zueras dijo...

Hola, Ricard! Supongo que esa empresa ya debe contar con un seguro médico... o en cualquier caso dirán que no se leyeron la letra pequeña, como las preferentes.
Saludos!
Borgo.

Clementine dijo...

¡Buen finde, Borgo!
Muá.

miquel zueras dijo...

Buen finde, Clementine! 😊 Borgo.

Belknap dijo...

Mr. Borgo, otro cuento magistral, muy divertido y ¡que final!, y la data cinefila muy buena. Saludos.

miquel zueras dijo...

¿Qué tal, Mr. Belknap? Muchísimas gracias y es realmente curioso imaginar al director de "Un lobo americano en Londres" haciendo de simio en una película de la saga. "Schlock" también la he visto pero es bastante floja, muy amateur.
Saludos!
Borgo.

David dijo...

Me alegra saber que ya has encontrado un buen trabajo que te permitirá conocer a muchas personas y hablar de cosas que te interesan.. Pero bebe con moderación (jajaja)
Ay! Yo creo que los que están detrás de la barra hacen un poco ese trabajo desde hace años. La cantidad de veces que habrán tenido que escuchar-aguantar a clientes con problemas y unas copas de más. En fin...
Un saludito.

miquel zueras dijo...

Hola, David! Pues no es un mal trabajo sobre todo ahora en verano que los encargos de ilustración son bastante escasos. Ese bourbon es mi favorito, queda muy bueno para el Whisky Sour (2/3 de whisky y 1/3 de zumo de limón) En mi barrio hay un bar con el caso contrario, es el barman el que da la brasa a los clientes contándoles su vida. Sus cócteles son buenos y por eso nunca le falta clientela, y es más barato que el psicoanalista.
Saludos!
Borgo.

Doctora dijo...

Me ha recordado a un capítulo de Los Simpson en el que visitan un cementerio de lujo que cuenta con un servicio de viudas plañideras, mujeres de luto que pagan para que se pongan a llorar frente a las tumbas ;P

Imagino que el fundador de esta empresa sería un camarero que finalmente entendió dónde residía la importancia de su trabajo :)

JLO dijo...

Es muy bueno para una película que con solo una foto uno la recuerde, ese es mi caso con esa foto final...

El servicio parece insalubre... No por lo que haya que tomar sino por lo que hay que aguantar en palabras... gente quejándose! No, paso... Aunque los tragos sean buenos...

Eso sí, la idea es ingeniosa ja 👍😏

miquel zueras dijo...

Hola, Doctora! Muy curioso eso de las plañideras, claro que si había la claca (o la claque, no lo tengo claro) que les pagaban por aplaudir en los teatros es logico que pagen por llorar aunque sea en plan cocodrilo.
Siempre he pensado que los camareros son los terapeutas de los pobres.
Saludos!
Borgo.

miquel zueras dijo...

¿Qué tal, JLO? Lo que disfruté viendo una y otra vez en VHS la escena de la transformación licántropica. Fue una de las primeras películas que alquilé en video.
Sí... lo que hay que tragar en ese oficio, en todos los sentidos. Claro que escuchar las penas de alguien con un buen bourbon lo hace más llevadero. "Soy todo oidos para los clientes que pagan", decía el barman de "10", el gran Brian Dennehy.
Saludos!
Borgo.

Frodo dijo...

Excelente idea empresarial. Creo que en esta sociedad en que hay muchos solitarios bebiendo tendría éxito.
La idea tiene alguna similitud con la idea de "Los Simuladores", no se si viste la serie argentina. Creo que podría ser un buen capítulo de la serie la simulación de existencia de esta empresa. Tal vez para sacar a algún alcohólico de la depresión.
Si llegaran a hacer una nueva temporada, te diría que le envíes un mail al director. Creo que están haciendo la película.

Ah, ¡no podía faltar Sabina en todo esto!

Buen cóctel el negroni.
Desconocía todo lo que mencionás acerca de Landis

Abrazo grande!

DULCINEA DEL ATLANTICO dijo...

Interesante negocio,mejor no dar ideas no vaya a ser .....hay mucho bebedor solitario y con este tipo de negocio se incrementaría el consumo de alcohol, salvo que se limitaran las copas a una cantidad determinada. Estoy dándole vueltas al tema y es geniallll, me lo imagino muy rentable.
Las pelis de los simios no puedo opinar, no suelo verlas.
Abrazos Miquel.
Puri

Holden dijo...

Voy a confesar una cosa: intenté leerme el libro de 'El planeta de los simios' y me pareció un tostón. No la idea, pero sí su lectura: lenta, predecible y no ha envejecido bien.

A las pelis no les he dado ni una oportunidad, supongo que por tiempo más que por prejuicios :D

Y ni tan mal ese negocio, ojo. No tan diferente del Tinder como algunos creerían xD

miquel zueras dijo...

Hola, Frodo! Yo conozco la versión española con Federico Luppi en un papel secundario y mi amigo Abel Folk (lo tuve como profesor de teatro en la compañía Gràcia Nord, en catalán) Una serie curiosa. Probaré lo del currículum, no se me daba mal imitar el acento argentino aunque estoy ya un poco desentrenado.
El Negroni es un cóctel muy apropiado como aperitivo, me salva el apetito con el calor que está havciendo por aquí. Curiosa la anécdota de Landis, sí, pero no te aconsejo ver "Schlock", es muy, muy floja.
Abrazos, amigo!
Borgo.

miquel zueras dijo...

Hola, Dulcinea! Yo creo que es una buena idea, a mucha gente no le gusta beber solo y es normal, dicen que eso distingue a los bebedores sociales de los alcohólicos potenciales.
He revisado las de la saga primitiva y la original, "El planeta de los simios" con Charlton Heston, aún puede verse. La última, "La batalla..." de 1973 era muy floja. "El amanecer del Planeta de los Simios" (2014) no está mal.
Besos, Puri!
Borgo.

miquel zueras dijo...

Hola, Holden! El libro es bastante pesado, si Boulle no hubiera escrito "El puente sobre el rio Kwai" aún seguiría en el limbo, pero los de la Century Fox quisieron rodar su película de ciencia ficción que pudiera competir con el "2oo1" de Kubrick en los estrenos de 1968.
Exacto, me preguntaron porque no había "bebedoras femeninas" y es para que no pareciera una web de relaciones. Estoy pensando en dedicarme a este negocio, necesito que alguna marca como Jack Daniels me subvencione.
Saludos!
Borgo.

Alimaña dijo...

Estaría encantado de acompañaros Miquel jajaja. Compartimos el buen gusto por el cine de la Hammer, a la cuarta copa pasaríamos a charlar de la Amicus si fuera menester jajajaja.

Muy bueno el relato, como siempre claro...

Un abrazo.

miquel zueras dijo...

¿Qué tal, Alimaña? Pues ya sabes, cuando quieras tomar unas copas hablando de la Hammer, Amicus o Profilmes aquí me tienes y no te costará nada, yo pongo el bourbon y tú el hielo.
Gracias y un abrazo.
Borgo.

Reportero A Letargo En Suleyken. dijo...

Tus excelentes entregas de tu "negociado..." me recuerdan a una obrita poco conocida de Chesterton que se llama "El Club de Los Negocios Raros" (por cierto, ahora recuerdo: Creo que en Valdemar hay una edición) Chesterton estaría muy a gusto contigo de haber vivido estos convulsos años de principios del segundo milenio. Es muy divertido el planteamiento de esa pandilla de dipsómanos. También me veo reflejado hace décadas -con menos responsabilidades que ahora y en otro lugar más azorado- que mi escuadra de amigos y yo, libábamos hasta el agua de los floreros. Se ve que San Nectario(patrón griego de las afecciones estomacales y en general de esos órganos "ternezas" que pueden resultar afectados) nos protegió a todos. A día de hoy sigo haciendo brindis con quien lo merece pero resumo la tribulación con cerveza de la buena y vinos nobles. El asunto de alcoholes blancos, queda reservado para circunstancias muy relevantes.(De todas formas, por ahí queda aún una botella perdida de absenta que degusto de forma medicinal cada dos años y con porciones mínimas...como debe de ser, no sea que El Hada Verde se enfade conmigo)

¡Gran peli la de J. Landis. Es cierto que marcó una época! A día de hoy aún me emociono viéndola. Soy muy amigo de las zoantropías.
¡Ah! Y El Negroni sí que me gusta.
Creo que esta noche cenaré acompañado de un vino blanco fresquito.
Saludos B o r g o.

María Perlada dijo...

¿Sabes que me parece una buena idea que una empresa se dedique a eso que cuentas? en esta sociedad hay muchas personas solitarias que no tienen con quién compartir una copita, y qué mejor que una empresa se dedique a conseguir a alguien para acompañar, porque esa copa sabrá mucho mejor en compañía.

Y en cuanto a tu coctel favorito que dices, parece un poco fuerte la mezcla del vermut rojo con la ginebra bufff tiene que pegar fuerte ¿verdad?, pero lo tendré en cuenta, aunque lo mismo con olerlo ya me mareo jajajaaj.

Muy variada tu entrada, me ha encantado venir a visitarte, Miquel.

Besos enormes y feliz noche.

miquel zueras dijo...

¿Qué tal, Reportero? Sí, conozco esa edición de Valdemar de la estupenda obra de Chesterton y estuve a punto de hacer la portada para la edición en catalán de Laertes "El club dels negocis estranys" pero hubo un problema de derechos por medio, lástima.
Los alcoholes blancos los tengo prohibidos por el médico, algo tienen que inflaman el hígado, así que tomo un negroni por semana como mucho. La absenta -el "diablo verde"- lo tomaba en el famoso bar Marsella del Raval. Lo servían con toda la parafernalia: tenedor, terrón de azúcar, jarrita con agua...
Un buen vino blanco seco y frío es una buena elección para una cena veraniega, sobre todo viendo la película de John Landis, y también una sangría.
Saludos!
Borgo.

miquel zueras dijo...

Hola, María! Yo creo que ese servicio tendría que estar subvencionado, como las ONG. Es muy triste querer tomar una copa y no tener al lado a un compañero de penas. "No bebas solo, Klaus" decía Marlene Dietrich en una película "El Expreso de Shangai", me dio la idea del título.
En verano me apetece más la versión Sbagliato, más ligera, con cava en lugar de ginebra.
Me encanta que vengas a visitarme y te deseo feliz noche y muy felices sueños.
Borgo.

Nury ruri dijo...

Aunque yo no bebo nada de alcohol prácticamente, el negroni estoy de acuerdo en que está muy rico (para mi poco cargadito). Y beber solo es muy triste, aunque sea un café, salvo esos momentos de soledad buscada... eso de la agencia no bebas solo tiene futuro, ja, ja
Saludos.

miquel zueras dijo...

Hola, Nury! Cuando hace calor prefiero la versión Sbagliato, al llevar cava en lugar de ginebra es más ligero y refrescante.
A mí también me deprime el beber solo. No comprendo como el protagonista de "La leyenda del santo bebedor" puede trasegar tanta absenta a solas en un lugar como París. Seguro que sería un cliente de esa agencia.
Saludos!
Borgo.