domingo, 18 de junio de 2017

¡QUÉ LE CORTEN LA CABEZA! (Relato)

 A mí es que me encantan las películas donde se ven decapitaciones; ni idea del porqué. Nunca habría ido a ver una película sobre la Revolución Francesa de no ser por el cartel con la guillotina. Una gozada. Cabezas rodando hacia un cesto de mimbre, torvos verdugos y mulitudes sedientas de sangre.
La filmoteca anuncia una proyección de Drácula y las mellizas.  Recordaba una escena impactante, cuando Peter Cushing rebana la cabeza de una vampira, porque así se matan los vampiros según las leyendas, lo de la estaca es un invento de Hollywood para eludir la censura. Qué puritanos...
Apoltronado en la butaca espero impaciente el momento en que Gustav (Peter Cushing) secciona con un machete la cabeza de una vampira. Es entonces cuando un tío se me sienta delante y me tapa la pantalla.
-Oiga, haga el favor de mover un poco la cabeza que no veo nada –le digo.
Y en vez de moverla, el tío se coge de las orejas, tira hacia arriba, se la quita del cuello y se la pone en las rodillas. De nuevo tenía buena visibilidad, pero ya de qué me servía si la escena de la decapitación había pasado.  Me he perdido lo mejor de toda la peli y todo por culpa de ese tontolaba. Aichs…
EL CAFÉ DE GATOS
 En mi barrio han abierto un Café de gatos al estilo de los que hay en Tokio. Dicen que tomar una consumición rodeado de felinos es bueno para reducir la ansiedad.
Hay que solicitar hora previamente, no puedes estar más de un tiempo limitado y seguir una serie de normas: no gritar, no hacer movimientos bruscos... bueno, la experiencia no me ha convencido.
Esperaba tomar café con los gatos merodeando entre las mesas, frotándose entre mis piernas y quizás alguno acomodado en mi regazo pero sólo encontré mininos amodorrados que al intentar acariciarlos respondían con un golpe de pata -sin sacar las uñas- como diciendo: "Déjame tranquilo, pesado." Se entiende.
Y además, un Café de gatos me gustaría que fuera algo más parecido a esto:
A LA MUJER MARAVILLA LE VA LA MARCHILLA
Este viernes estrenan Wonder Woman, o la Mujer maravilla para los de mi generación. La verda es que siempre me resultó chocante que un cómic destinado al público juvenil...
...presentara escenas tan explícitas de bondage y spanking, por no hablar de la desmedida afición de sus protagonistas por atarse unas a otras.




28 comentarios:

Reportero A Letargo En Suleyken. dijo...

¡Narración simpática y con golpe de efecto! Me encantó. Como experto upirólogo tengo que darte la razón-y cualquiera que haya leído a Agustín "Dom" Calmet y su "Tratado sobre Los Vampiros"-pues la forma tradicional era como escribes, cortarles la cabeza (y otras variedades más morbosas aún, como beber su sangre mezclada con harina)Si no has leído la obra, recientemente se ha sacado al mercado una versión maravillosa en "Reino de Cordelia" (creo) [ La mía es mítica de "Mondadori" prologada por el gran Luis Alberto de Cuenca; creo que me lo tendré que hacer mirar porque me la he zampado cuatro o cinco veces a lo largo de los años ]
Tus dibujos, como es usual, gratos de admirar y decir: "Yo sigo a Borgo"
¡Buen Domingo Amiguete!
M o n s ú .

El Demiurgo de Hurlingham dijo...

Yo he visto películas con decapitaciones, como Highlander. Una gran películas con secuelas no muy brillantes. Y con no mucha continuidad con la primera, la mejor.
Y odié a Van Helsing, interpretado por Anthony Hopkins, decapitando a las tres novias de Dracula, que para colmo, una resultó ser Mónica Bellucci.

Buen relato. Podría haber ido con la cabeza ya sacada, que habría ahorrado molestias.

Creo que es un error suponer que el público lector de historietas es necesariamente muy juvenil. Cuando ha tenido una influencia marcada del pulp. Tanto que Spiderman viene de The Spider. Y no me molestan para nada esas escenas con Wonder Woman. Que han quedado en el pasado, por Diana de Themyscira ha llegado a ser diosa de la guerra.

Saludos.

Conde de Salisbury dijo...

Bueno, la cabeza tiene un fuerte simbolismo en muchas culturas, desde los celtas europeos hasta las tribus de Nueva Guinea. Decapitar a enemigo, poseer su cabeza, exhibirla, usarla como copa -como aparece en leyendas y sagas nórdicas- son formas tradicionales de tratar con este fetichismo de la cabeza como espacio donde reside la "esencia" del hombre. No es de extrañar tu fijación con la decapitación, tiene una tradición cultural.

miquel zueras dijo...

¿Qué tal, Reportero? Me alegra y mucho que te guste el relato. Lo de la decapitación está claro, aconsejan meter un diente de ajo en la boca del vampiro, lo que no sabía era lo de beber la sangre mezclada con harina, algo así como las filloas de sangre que se hacen en Galicia.
Yo tenía un ejemplar de este tratado -un libro citado muchas veces por Joan Perucho, autor de "Las historias naturales" con el vampiro Onofre de Dip de protagonista- pero lo perdí en una de mis mudanzas. Gracias por hacerme saber que ha sido reeditado. Voy a por él para que le haga compañía a "Io credi nel vampiri" de Rossignoli, un clásico.
Saludos, amigo!
Borgo.

miquel zueras dijo...

Hola, Demiurgo! Yo recordaba como un momento impactante la decapitación de Medusa en "La gorgona" de la Hammer pero cuando la revisé me pareció muy pobre en efectos especiales, no como el Van Helsing de Coppola que corta diestramente las cabezas de Wandesa, Darfula y Mircalla (no sé cuál de ellas era Bellucci) Sí, ese espectador tendría que apagar su celular y sacarse la cabeza antes de entrar en el cine.
A mí lo que me sorprende es que la censura de entonces dejara pasar escenas tan sugerentes, quizá los censores no tenían idea de lo que era el bondage ni el fetichismo. De una cosa estoy seguro y es que la película Wonder Woman que llega a España este viernes no tendrá escenas como esta, Hollywood es demasiado políticamente correcto.
Saludos!
Borgo.

miquel zueras dijo...

Hola, Conde! Eso por supuesto, los jivaros, reductores de cabezas, vikingos bebiendo en los craneos de sus enemigos en el Walhala, nuestra Campana de Huesca... "Juego de tronos" ya presenta un buen catálogo de decapitaciones. El año pasado estuve en las fiestas de Jaca y en la plaza había un circulo de picas con una cabeza musulmana (de látex, claro) clavada en cada una. Efectista aunque quizás políticamente incorrecta.
Saludos!
Borgo.

Pepe Cahiers dijo...

Lo de las decapitaciones vampíricas lo volvió a recuperar Coppola en su "Drácula", cuando le cortan la cabeza a la bella Lucy. A bote pronto recuerdo otras decapitaciones famosas como la de David Warner en "La profecía".

Saludos

Por cierto esa escena de bar de los gatos, me recuerda al genial Don gato, Benito y compañía.

Doctora dijo...

Es que equivocaste el concepto. Los gatos son empleados, seguramente soportar caricias no entre en sus servicios. O quizá sí, pero lleve un plus. Ya sabes, tocando vale más.
Y eso que son gatos, porque en Japón hay sitios así, pero con búhos. Eso sí que debe ser inquietante.

Vi un documental sobre los héroes del comic y también hablaban sobre las descaradas connotaciones sadomasoquistas que había en las aventuras de Wonder Woman en sus orígenes. Lo fuerte es que su creador era psicólogo y parece que siempre mostró un interés especial por esos rollos.

Saludos :)

El Demiurgo de Hurlingham dijo...

Un nuevo capítulo de Duality, hablando de felinos

http://kebondi.blogspot.com.ar/2017/06/duality-la-mujer-de-sus-suenos-pagina-6.html#comment-form

Melmoth el errabundo dijo...

Muy bueno el relato. Ese tipo que se enoja por no haber visto esa decapitación ficticia sin reparar en el que tiene delante, que se extrae la cabeza cogiéndola por las orejas. Me recuerda ese maravilloso libro titulado “El Barón de Munchausen”, de R. E. Raspe, donde dice: “… cayó a un pozo, y esto le provocó risa, y para salir del pozo, reía, y acabó saliendo de él tirándose de los pelos.” Genial. A mí también me encantan esas películas donde las cabezas salen rodando. Es curioso, pero un acto tan atroz y que según cómo se cuente o se filme, hace mucho de reír. En los dibujos animados no paramos de asistir constantemente sobre este hecho. También me hace gracia la expresión de: “como sigas así vas a perder la cabeza”, o “has perdido por completo la cabeza, etc. Ahora se dice: “Se te va la olla, tío”. De niño me encantaba el cuento de Washington Irvin “La leyenda de Sleepy Hollow”, que luego filmó Tim Burton con gran resultado, y creo que existe una serie estadounidense del mismo título. Todavía hoy conserve ese libro con tapa dura e ilustraciones magníficas. Me encanta ese tipo sin cabeza subido en su caballo perfilado en el círculo de la luna junto a un árbol muerto y enarbolando un hacha para decapitar a todo aquel que se le ponga por delante. Según se dice, cuando una cabeza es cercenada, los ojos todavía pueden ver durante unos segundos su cuerpo mutilado. Si esto es verdad, cuando cae en una cesta done ya existen otras cabezas…

Lo más horrible que he leído nunca al respecto fue en el Diario de Jules Renard. Dice así: “En el momento en que el condenado tiene la cabeza en la guillotina, antes de que cayera la cuchilla tendría que producirse un silencio. Un guardia saldría de las filas y entregaría un sobre al verdugo, y este le diría al condenando: ¡Es tu indulto! Y haría caer la cuchilla. Así, el condenado moriría feliz.”

Se dice que la guillotina fue inventada por el cirujano francés Joseph Ignace Guillotin, pero no fue este tipo de nariz aguileña, peluca blanca y rostro empolvado con peca negra incluida, no, porque ya en el siglo XIII se empleaba en Bohemia. También se dice que este tipo fue ejecutado en la guillotina, pero tampoco es cierto. A decir verdad, este tipo murió por culpa de un carbunco en un hombro. La cosa siempre es más cutre de lo que se cree. Fue otro tipo de nariz aguileña, pelucón blanco y cara empolvada con peca incluida, apellidado también ¡Guillotin! J. M. V. Guillotin, otro doctor de Lyon que sí le rodó la cabeza bajo la cuchilla afilada y ensangrentada.

Eso del Café de los gatos, me parece simplemente una gilipollez. A los gatos no les hace falta aburrirse más de lo que ya se aburren, por eso se pasan todo el día durmiendo. Si nosotros pudiéramos, también lo haríamos. Dices que “no se puede gritar, no hacer movimientos bruscos… bueno, la experiencia no me ha convencido”, es lógico, amigo Miquel. Ese lugar se parece más al Club Diógenes, donde se pasa buena parte del tiempo el hermano de Sherlock Holmes. Sobre gatos sabía mucho Julio Cortázar que dijo: “Estoy tan solo como este gato/ y mucho más solo/ porque lo sé/ y él no.” Y lo más jodido del caso es que leyendo los Ensayos de Montaigne aprendemos que la observación del Yo sólo podía ser realizada desde el propio Yo. Dice este tipo que se encerró asqueado del mundo en una torre: “¿Cómo saber, entonces, que soy yo el que juega con mi gato, y no él conmigo?”

Excelente viñeta, amigo mío, de esos aristogatos. Y, para terminar, que siempre me excedo más de lo debido, solo me queda por decirte que La mujer maravilla nunca me impresionó demasiado. El tráiler es de lo más convencional. Mucha lucha, mucha acción… Ay, recuerdo cuando estuve por primera vez con una mujer en el antiguo Barrio Chino de Barcelona. Aquella sí que fue una Maravilla de mujer, amigo mío. Pero esto es otra historia, como diría Mustache, aquel simpático camarero de Irma, la dulce.

¡Un saludo!

Clementine dijo...

Qué entrada más entretenida, Miquel. El relato me encanta, el Café de gatos parece otro relato (qué curioso) y lo de Wonder Woman ni te cuento.
En el gato de la izquierda de la última ilustración hay influencias de ¿Cucho, se llamaba, el rosa de Don Gato? :)
¡Muchos besos, Borgo, y feliz semana!

ricard dijo...

Muy bueno, el relato. Y muy curiosas las viñetas sobre la Mujer Maravillas, a quien no le conocía estas aficiones.

Un saludo.

miquel zueras dijo...

Hola, Cahiers! Esa decapitación de "La profecía" con la lámina de vidrio es de las más memorables vistas nunca en pantalla, seguro que el protagonista de este relato se puso a aplaudir como un loco.
Anda, pues sí que recuerda a Don Gato, de verdad que se me había pasado. Este sería su bar del callejón. Por cierto, ese sargento Matute ¿no tenía nada mejor que vigilar una pandilla de gatos? Debía ser una ciudad muy segura.
Saludos!
Borgo.

miquel zueras dijo...

Hola, Doctora! Supongo que las caricias y los sobeteos no están incluidos en el convenio laboral de los gatos. Uy, ese bar de los búhos tengo que visitarlo. En el altillo de la casa de mi pueblo tenía su guarida un búho. Oía su gru-grú por las noches y mantenía a raya a los roedores.
Vaya, así que el creador de Wonder Woman era un psicólogo... me gustaría saber que opinaría de eso Freud si hubiera escrito un libro sobre cómics.
Saludos!
Borgo.

miquel zueras dijo...

Muchas gracias, Demiurgo! Me encanta todo lo relativo a los felinos.
Saludos!
Borgo.

miquel zueras dijo...

Hola, Melmoth! Recuerdo esa escena del pozo, creo que aparece en la película alemana sobre Munchausen de 1943. Los dibujos de Rasca y Pica tienen muchas escenas de decapitaciones y, además de la versión de Tim Burton, me encanta el tratamiento visual de Bernie Wrighston en su cómic sobre Sleppy Hollow.
Hay muchas historias sobre cabezas decapitadas por la guillotina. El fisiólogo Paul Loye (1861–1890), no faltaba a ningún ajusticiamiento en París.Llegó a escribir un libro con sus observaciones al que tituló “La mort par décapitation”. En él anotó el hecho de que el procesado, frecuentemente sufría un shock antes del momento fatal y cuando el verdugo le decapitaba, estaba ya prácticamente muerto.
Pues me parece muy buena la comparación del Café de los Gatos con el Club Diógenes que regantaba Mycroft Holmes, sólo faltaba ver a uno de esos gatos fumando un grueso puro. Y la Mujer Maravilla... bueno, supongo que la película será mucho más light que los cómics.
Y... esto es otra historia. Ay! qué grande era ese Lou -Moustache- Jacobi.
Saludos, amigo!
Borgo.

miquel zueras dijo...

¿Qué tal, Clementine? Anda, pues sí que el gato de mi dibujo se parece Cucho, aquel gato rosa o gris (mi daltonismo...) que en el doblaje hablaba con acento mexicano, ha sido inconsciente. La verdad es que mi gato preferido de la genial panda de Don Gato era Espanto, el gato verde (creo) con corbata y que en la versión original era un gato beatnik.
Besos y muy feliz semana, Clementine!
Borgo.

miquel zueras dijo...

Hola, Ricard! Muchas gracias, y está claro que los cómics clásicos de Wonder Woman eran algo más pervertidillos que los de la Marvel.
Saludos!
Borgo.

Éowyn dijo...

Buenos días Miquel,
¡Gran relato!
No me disgustaría entrar a un café de gatos. Sería curioso verlos todos juntos y observar qué hacen. Aunque por otro lado.... si no puedo tener uno en el regazo mientras charlo con alguien o conmigo misma. Pues no sería lo mismo.
Jajaja, qué buena la ilustración. Menos mal que todos los gatos que he tenido han sido de raza Romana. Aún así, debajan pelitos.
Nunca he leído un cómic de Wonder Woman y la peli no me atrae nada verla. Empiezo a cansarme de tanta peli de superhéroes.

¡Saludos!

miquel zueras dijo...

Muchas gracias, Éowyn! Nada que ver con los documentales que había visto sobre esos cafés en Japón. Los mininos pasaban olímpicamente de los parroquianos humanos.
Yo también he tenido gatos romanos, esos y los negros son mis favoritos. Llegué a tenet tres gatos negros a la vez: Poe, Asmodeo y Mauricio. Dejaban los tres tanto pelo que por mi casa parecía que rodaban matorrales de película del Oeste.
Tampoco me atrae demasiado la película, los cómics ya eran flojos, y si no hay escenas pervertidillas...
Saludos!
Borgo.

Ángela dijo...

A mi lo de ver las cabezas rodar hasta un cesto o en el aire me hace salivar jajaja, por cierto, no he visto esa película de Cushing "Drácula y las mellizas", pero soy una enamorada del género, así que la buscaré. En cuanto al tema de los gatos, pues no sabía de la existencia de ese lugar, pero estoy contigo en que mejoraría mucho si los bichos estuvieran a su bola refregándose por las perneras de los pantalones de los parroquianos, que es como debe ser.

Alimaña dijo...

Buenas y calurosas tardes por aquí amigo Zueras. Cualquier película de samurais japos de entre los 50 y los 90 andará bien surtida de decapitaciones varias. Aunque también en The Walking Dead abundan con más medios para ser filmadas que en las citadas jajaja

Que pase usted un buen fin de semana.

Ana Bohemia dijo...

Jeje el relato me ha sacado una sonrisilla, ¿qué podía importar lo de la pantalla con semejante escena en directo?
Que decepción lo del café de gatos, jaja, pero bueno ahí te queda la experiencia, y la viñeta, muy buena por cierto.
Vaya con el comic de la Mujer maravilla. He oído algunas cosas sobre la nueva película y algunas criticas sobre los atributos físicos de la prota, hoy en día hay que hacer un revuelo por todo, ainss.
Saludos Miquel
:)

miquel zueras dijo...

Hola, Ángela! Me alegra mucho volver a verte por aquí. La película Re-Animator muestra la cabeza decapitada más alucinante de la historia. "Drácula y las mellizas" ("Twins of Evil", en el original) es un título con trampa pues Drácula no aparece, en su lugar el vampiro es el conde Karnstein (Damien Thomas) Si te gustan las películas de la Hammer pasarás un buen rato.
Eso es, Ángela. Creo que los gatos nos "castigaron" con su indiferencia, no querían saber nada de nosotros.
Saludos!
Borgo.

miquel zueras dijo...

¡Hombre, Alimaña, qué alegria! Antes se lo decía a Ángela, debe ser el día de los reencuentros. A los japos se les da muy bien esas escenas, y ahora me estoy acordando de la brutal decapitación de un soldado a manos de los zombies en "Day of the Dead" (1985) Walking Dead rivaliza con "Juego de tronos" en ese tema y también nos sorprendieron con la cabeza decapitada de Dany Trejo montada sobre una tortuga en "Breaking Bad".
Saludos, amigo!
Borgo.

miquel zueras dijo...

¿Qué tal, Ana? Está claro que a ese fan de las decapitaciones "los árboles no le dejaban ver el bosque" como dice la famosa cita.
Al menos mi visita al café felino me sirvió de inspiración para el dibujito, me alegra mucho que te haya gustado. Mi gato Jabberwocky me dijo que no estaba mal.
Ya he visto algunas críticas de "Wonder Woman", la mayoría buenas, supongo que ahora vendrá la moda de películas sobre superheroínas como Hulka o Bat Girl.
Saludos!
Borgo.

MuCha dijo...

Entretenido y bueno para el verano lo que has posteado
Mientras te leo como salmón ahumado
Las imágenes me encantan mezcladas con tus letras
Mientras afuera llueve una llovizna de un dia nublado y sin ganas.
Gracias por brindar placeres tan baratos
cómo venir y disfrutar las charlas de a ratos
Felicitaciones siempre
Muchacho

miquel zueras dijo...

Hola, MuCha! Me encanta saber que te has entretenido aunque nadie suele leerme como un salmón ahumado, qué original... Me gustaría ver lloviznar desde mi ventana, ya hace tanto tiempo que casi no recuerdo la lluvia por este verano seco que sufrimos.
Gracias a ti, MuCha!
Borgo.