lunes, 6 de marzo de 2017

BOLAS CHINAS (RELATO)

La rutina se ha instalado en la casa de Andrea y Andrés. Cuando el marido llega a casa alrededor de las nueve cenan, se acomodan en el sillón frente al televisor y Andrés –que siempre maneja el mando a distancia como un cetro patriarcal- se queda dormido al empezar las noticias. Todas las noches lo mismo. Viven en una tranquilidad leve, amistosa, pero sin chispa.
 Andrea, más abierta de mente que el soso de Andrés, decide una tarde curiosear en uno de esos modernos Sex Shops que han aparcado su antigua sordidez. Es un local luminoso donde no es raro ver parejas y mujeres solas. Andrés no aprueba los juguetes sexuales.
Andrea compra unas bolas chinas con mando a distancia, cargador y diez programas de vibración. Al salir a la calle siente de inmediato una creciente excitación.
De vuelta en casa coloca el mando en el cargador y revisa las instrucciones: –“Recarga en 2 horas. Tiempo de uso 30 minutos. 10 programas de vibración…” –y sonríe al pensar en una travesura: después de la cena se introducirá las bolas, se sentará en el sofá con su marido y las activará cuando se quede dormido. Así la situación tendrá más morbo.
En el exterior, la luz se desvanece. Andrea prepara una cena rápida, sopa de sobre y ensaladilla rusa. Andrés llega y empiezan a cenar. Mientras él recoge los platos, Andrea se encierra en el lavabo, se baja los tejanos, luego las bragas y se introduce las bolas. Cuando regresa al comedor Andrés ya se ha sentado en su lado del sillón y Andrea la izquierda,  junto al cojín donde ha escondido el vibrador.
 Andrés apunta con el mando hacia la tele y pulsa el botón, no responde, pero Andrea nota una repentina vibración en la vagina. Está claro que ha confundido los mandos. Su marido está concentrado en la pantalla inanimada “Creo que se han gastado las pilas”, y no advierte que Andrea ha pulsado el otro mando. El televisor se enciende en mitad de una serie de forenses californianos. Andrea se apoltrona en su rincón del sofá sintiéndose cada vez más húmeda. La electricidad fluye de abajo a arriba cerrando el circuito y pasando a una trepidante carrera hacia el orgasmo.
Empiezan las noticias. Andrea ahoga un gemido. Las bolas son sensibles a la música y vibran con más fuerza al sonar la estridente sintonía del telediario. La televisión le parece un pequeño punto luminoso mientras observa con el rabillo del ojo a Andrés que cabecea soñoliento. Andrea siente un preámbulo de orgasmo cuando aparece en la pantalla Rajoy con su consejo de ministros.
Por fin, Andrés reclina la cabeza y cierra los ojos. Aún sostiene el mando y al distender el cuerpo oprime el pulgar sobre un botón accionando las bolas a la máxima potencia.  Andrea gime y jadea hasta que sus poros explotan, se estremece, y libera el orgasmo con un furioso grito de éxtasis.

Andrés se despierta bruscamente y mira perplejo a su esposa. El sonoro estallido orgásmico de Andrea ha coincidido con la noticia de un pavoroso incendio en el zoo de Budapest. Tres hipopótamos murieron cocidos en el agua de sus tanques.
Me parece que estos dos disneyanos ratoncitos están jugando con las bolas chinas. ¿O es un producto de mi enfermiza mente?
SINDROME CLEVELAND
En mi entrada Extraños sindromes televisivos:
miquel-zueras.blogspot.com/2014/01/extranos-sindromes-y-desapariciones.html
 Hablé de extrañas idas y venidas de algunos personajes en las series. Ahora hay que añadir el Síndrome de Cleveland, o cuando un personaje vuelve con el rabo entre piernas a la serie original al no haber tenido éxito con su Spin-Off.
Sucedió en el último episodio de la 12º temporada de Padre de família emitido en España la semana pasada. Tras la cancelación The Cleveland Show, Cleveland y su família regresan a la ciudad de Quahog donde han de soportar las crueles bromas de Peter Griffin y sus amigos: "¿A quién se le ocurrió la idea de que un oso que habla con acento ruso es divertido?" O: "El logo de la serie parecía un pene morado."

Bueno, y ya que se ha hablado de ensaladilla rusa así es como la preparo:
 ENSALADILLA RUSA
Pelar y cortar a dados 2 patatas grandes, poner los trozos en un cazo de agua salada y fría (para que las patatas queden bien cocidas y los huevos no se rompan) y poner el agua a hervir.
Añadir guisantes (recomiendo los que van en tarro de vidrio) 2 zanahorias cortadas a taquitos y 1 pimiento verde sin semillas y cortado pequeño. 
Dejar cocer 20 minutos. Poner los huevos bajo el chorro de agua fría para pelarlos.
En un bol, juntar las patatas y las verduras, desmenuzar los huevos duros, escurrir el aceite de una lata de atún y mezclar todo bien con la mayonesa.
Queda muy bien servirla decorada con aceitunas rellenas de pimiento y bastoncitos de pan.



38 comentarios:

Clementine dijo...

Jajajajaja, qué final del relato...

¡Feliz semana, Borgo!

miquel zueras dijo...

Hola, Clementine! Uy, ahora me doy cuenta de que me "comí" la H de Rhapsody en el segundo dibujo. Parece que también me alimento de letras, como las musas.
Besos y muy feliz semana!
Borgo.

El Demiurgo de Hurlingham dijo...

Lo de la confusión entre los controles remotos es un clásico del humor, funciona bien. Y funciona muy bien en tu relato. Aun así, Andrés se duerme pero al menos siente un poco de sorpresa, bien la aparente reacción de Andrea ante las noticias. Me gusta que se llamen Andrea y Andrés.

No conocía ese síndrome televisivo.

Saludos

Doctora dijo...

Pues eso que dices del Show de Cleveland debe haber pasado muy pocas veces, porque cuando se hace un spin off lo normal es que la serie de origen ya haya terminado.

Ya de entrada dedicarle una serie propia a Cleveland sonaba mal. Yo me desentendí de todo el universo de Seth MacFarlane hace mucho tiempo, pero la verdad es que vi unos cuantos episodios y no era tan horrible como esperaba.

¿Sabes que los gañanes de Mercadona no le echan atún a la ensaladilla rusa? ¬¬

David dijo...

A mí me parece que tanto doblaje porno te deó huella (jaja)
Un saludito.

ricard dijo...

Una historia divertida pero lo de los hipopótamos hervidos me ha parecido más bien inquietante.

Saludos.

Melmoth el errabundo dijo...

Vaya con la bolas chinas, amigo Miquel. Nada más leer el título he pensado que iba sobre esas bolas que emplea aquella china de la película de Tarantino "Kill Bill", que va vestida de adolescente o de colegiala con calcetines blancos y maneja temerariamente esas bolas "no sé cómo se llama esa arma mortífera. De niño llegué a jugar con un juguete (tampoco recuerdo ahora su nombre) que tenía dos bolas sujetas a dos cuerdas y estas a un soporte de plástico, y empezabas a darle poco a poco hasta llegar a realizar carambolas abajo y arriba. Era muy peligroso ese juego porque podías hacerte daño de verdad, pero era fantástico el sonido de las colisiones semejante a unas castañuelas muy cabreadas. Ahora andan con juegos de consola donde matan, pero no se hacen ni un rasguño. En fin, en todo esto estaba yo rememorando nada más leer tu título, pero luego resulta que las bolas chinas no hacen daño sino que ocasionan orgasmos (¡y con Rajoy!! Es cierto, amigo Miquel, que la rutina, el trabajo, el techo de tu casa, el pantallón de la tele, el sofá; cada vez los hacen más cómodos para que te relajes y no pienses que se te ha ido otro día al carajo y que todo lo que has hecho ese día ha sido para veneficiar a otros que se relajan en sus magníficas mansiones con fiestas llenas de putangas, alcohol, drogas y todo lo que no puedas llegar a imaginar, porque ya estás roncando con las voces, como un susurro lejano, de los políticos dentro de tu subconsciente. Y esa pobre mujer metiéndose unas bolas en la vagina. En mi pueblo se corrió una vez la voz que una mujer se metió el cuello de una botella vacía y que cogió aire y que luego ha había manera de quitársela. Según contaban, ya en la ambulancia los enfermeros tiraban de la botella como podían. ¡Qué vergüenza! Decían las malas lenguas. Seguro que todo aquello era mentira. Otra vez dijeron que el perro de Fulanita le había hecho un nudo que tampoco había manera de desengancharlo de ella. Tenía uno de esos enormes perros negros a lo Baskerville, pero supongo que aquello también era mentira. Ay, amigo Miquel, he pensado en todo esto a través de las bolas chinas. Creo que todo se moderniza. Me encantan esas lesbianas con imaginación donde ambas se introducen un bombón de licor en sus respectivas vaginas y luego con un 69 juegan a buscarlos. Incluso Rajoy, si está en esos momentos en la pantalla del televisor dejaría de decir estupideces y se quedaría mirando la escenita con la boca encogida en forma de "o" y las cejar por encima de las gafas. Y sí, recuerdo esa escena de "La Cenicienta". Me parece que el ratón gordo se llama Gus. Él siempre dice: Gus, Gus, Gus. Creo que también es algo subnormal; encantador, en todo caso. Y para ir terminando, otra escena que me puso los pelos como escarpias; Irma, la dulce, del gran Billy Wilder. Jack Lemmon introduce en la boca de un macarra una bola de billar. El tipo las pasa putas porque no hay manera de sacársela de la boca. Siempre me pregunté por qué no se le rompió los dientes al ser introducida.

Buena recomendación a la hora de elaborar un plato de ensaladilla rusa. Yo nunca le pongo guisantes ni zanahoria porque endulzan demasiado, según mi paladar. Yo le pongo atún, huevo duro, pimientos rojos de piquillo, aceitunas negras y mayonesa "Ligeresa". Los palitos los compro en el Bon Preu (48 céntimos un buen paquetón), y luego me bebo una botella entera de vino.

Un fuerte abrazo, amigo mío.

miquel zueras dijo...

Hola, Demiurgo! Yo creo que el marido aún se habría sorprendido más si el orgasmo le llegara a Andrea durante el consejo de ministros. Bueno, ahora creerá que le excitan las desgracias animales; también es raro.
Este síndrome es muy nuevo. Quizás el primero es el Síndrome de Larry por el protagonista de "Embrujada" que fue sustituido por otro actor y los demás aparentaban no darse cuenta.
Saludos!
Borgo.

miquel zueras dijo...

Hola, Doctora! Sí, eso es lo habitual, como el Spin-off en masa de "Aquí no hay quien viva" que al cancelar la serie se mudaron casi todos a "La que se avecina".
Creo que la jugada de hacer un "Padre de família" con un humor más blanco para atraer más público no le funcionó a Mac Farlane, de ahí la cancelación del Show de Cleveland.
¿Qué no le echan mayonesa? ¿Será posible? Bueno, en algunos bares me la han servido con salsa brava y hasta con salsa rosa (!!!) Perdónalos, Señor...
Saludos!
Borgo.

miquel zueras dijo...

¿Qué tal, David? Sí, creo que doblar esas películas "de adultos" me han dejado algo tocado. A ver si me encargan un papelito en una de esas comedias dulzonas de Kirsten Dunst para desintoxicarme, pero es que esa escena de los ratoncitos Gus y Jaq impacta lo suyo.
Saludos!
Borgo.

miquel zueras dijo...

Hola, Ricard! La verdad es que es un guiño a una novela (hice una portada para Estados Unidos) que escribieron a cuatro manos Jack Kerouac titulada: "Y los hipopótamos se cocieron en sus tanques". No está mal, fue publicada no hace mucho por Anagrama.
Saludos!
Borgo.

El Demiurgo de Hurlingham dijo...

Y hablando del sindrome, ¿que hay de Doctor Who? Personaje al que le inventaron la regeneración, para cambiar al actor original, conviertiéndose en una de las caracteristicas de la serie.
Saludos

DULCINEA DEL ATLANTICO dijo...

Me encantó el relato y me hizo reír un buen rato ( acabo de hacer un pareado jjjj).
Imaginado la escena es desternillante,aunque visto el resultado tampoco fue tan mala la experiencia, un orgasmo con noticias de rajoy es lo nunca visto.
La receta de la ensaladilla es tal y como la hago yo, pero yo el huevo cocido se lo rallo por encima y así queda mejor repartido.
Saludos Miquel
Puri

miquel zueras dijo...

¿Qué tal, Melmoth? Recuerdo el juguete de las bolas y su taca-taca. Estaba basado en el arma que manejan diestramente los gauchos en la caza. También por entonces se pusieron de moda los luchakos por las pelis de Bruce Lee que enviaron al hospital a más de un compañero de colegio.
Gus era el ratón tontito, Jaq el lider y esa escena de "Irma la dulce" me recuerda al álbum de los Rolling "Honky Tonk Women" con la foto de aquel actor cirquense que podía meterse tres bolas de billar en la boca.
Me he apuntado a lo de los pimientos del piquillo para la ensaladilla que he hecho hoy y me ha quedado muy buena. También la he probado con pepinillo y salmón ahumado en lugar de atún, y el vino que no falte.
Abrazos, amigo!
Borgo.

Doctora dijo...

No, lo que no le ponen en Mercadona es atún... pero claro, después de leer lo que dices de la salsa brava ya no me parece tan grave...

miquel zueras dijo...

Hola, Demiurgo! Es verdad, el primero podría ser "Síndrome doctor Who" con la ingeniosa soluciñon regenerativa. Recuerdo haber visto a Peter Cushing en el primer largometraje "Dr.Who y los Daleks". Acá hay polémica entre sus seguidores, unos prefieren a Tennan y otros al anterior Smith.
Saludos!
Borgo.

miquel zueras dijo...

Hola, Dulcinea! Veo que hoy tienes el día poético... ¡Já já!
Al menos Andrea terminó de ver las noticias en un estado mejor que el mío, yo suelo acabar bastante cabreado entre Trump y demás personajes.
Sí, yo también lo rallo por encima, pongo unas aceitunas más al final, antes de servir, y a veces añado remolacha que le da un toque bueno y colorido.
Saludos, Puri!
Borgo.

miquel zueras dijo...

¿Qué tal, Doctora? Pues si no le ponen atún no es una auténtica ensaladilla rusa, es como aquella paella que le llaman "Arroz con cosas". A veces, para variar, preparo la ensaladilla con salmón ahumado en tiras en lugar de atún y no queda mal.
Saludos!
Borgo.

Éowyn dijo...

Jajajajajajajaja, tremendo relato con un final brutal! Me ha hecho reír mucho y lo necesitaba. Qué rica la ensaladilla rusa! Hace poco me fui de cañas y tomé una marinera que los Murcianos la solemos tomar más que la otra. La diferencia entre una y otra, es una rica anchoa.

Saludos!

miquel zueras dijo...

Hola Éowyn! Eso es lo que más me gusta, que me digan que un relato ha hecho reir a alguien, eso siempre viene bien.
Yo también suelo poner anchoas en la mayonesa (soy de L´Escala, un pueblo famoso por sus anchoas) queda muy bien. De hecho cada uno tiene su toque personal con la ensaladilla, igual que con las paellas.
Saludos!
Borgo.

Holden dijo...

Muy grande el relato :D me da a mi que Andrea va a volver a repetir con el jueguecito. Pena de hipopótamos cocidos, claro, de eso no hay que alegrarse por muy bien que le viniera para que no destapasen su trabajadísima tapadera :D

Pepe Cahiers dijo...

Es ciencia ficción. Si ves a Rajoy no hay bolas chinas ni orgasmatron que pueda devolverte la líbido.

Saludos

miquel zueras dijo...

Hola, Holden! Si el marido se queda frito viendo el "Sálvame de luxe" creo que el jueguecito le dará para mucho rato. Lo siento por los hipopótamos aunque no sean de fiar, son animales hervíboros y también los que matan más humanos, está comprobado estadísticamente.
Saludos!
Borgo.

miquel zueras dijo...

¿Qué tal, Cahiers? Me temo que ni las mejores bolas chinas del mercado puedan hacer nada contra el antídoto para la lujuria que es la visión del presidente y su consejo de ministros... ¡Uf!
Saludos!
Borgo.

abril en paris dijo...

Este relato erótico festivo me recuerda a una escena de una peli " La cruda realidad" de Katerine Heigl en la q ella lleva las bolas y un crio sin saber lo que es juega con el mando a distancia, eso en un restaurante provocando momentos incómodos y divertidos, sobre todo para su partenaire, Gerald Butler, que es bastante cabrón.
Mucha guasa. Y sí seguro q lo del porno algo tendrà q ver... O la calentura primaveral :-D
Claro que como uno no esté de humor...ni bolas ni balones.

Saludos y muchas gracias por pasar por el apartamento

Reportero A Letargo En Suleyken. dijo...

¡Me ratifico! Escribes muy bien. Éste, me ha parecido una genialidad -¡¡¡me he desternillado con la coincidencia del "punto de rotura de los mil cristales" con la aparición de Rajoy y también cuando surgen los hipopótamos cocidos!!!- Muy refrescante haber leído algo así a fines del domingo, para arrancar la semana jovial y divertido.
También el asunto de la ensaladilla rusa ha sido sugerente. Da la casualidad que ayer estuve de cena en un buen bar con mi prole y la esposa, y entre otras cosas degusté "Ensaladilla Rusa" -¡siempre pido!- y ahora ando como un capullo antojadizo porque me zamparía otra ración con cerveza fresca y no tengo hecha en casa. (Mi mujer la cocina diabólicamente buena)
Y sí, insisto, la ensaladilla recomiendo acompañarla siempre con cerveza bien fría.
¡¡Buen comienzo de Semana, Amigo!!

miquel zueras dijo...

¿Qué tal, París? No he visto esa película, aunque me gusta Heigl pero estoy un poco saturado de comedias románticas. A Butler lo recuerdo de "300" y "Chantaje" con Pierce Brosnan. Eso del mando a distancia puede dar mucho juego, en los catálogos que he consultado para documentarme he visto que el mando tiene una autonomía de diez metros, me pregunto quién se va a tanta distancia para hacer funcionar el juguetito.
Gracias a ti, siempre es un placer visitar tu apartamento parisino.
Borgo.

miquel zueras dijo...

Hola, Reportero! Muchas gracias, los hipopótamos hervidos aportaron su nota dramática. Me encanta que alguien me diga que se ha divertido con uno de mis relatos.
La ensaladilla rusa es un plato muy veraniego y refrescante, combina estupendamente con una cerveza bien fría y con un vino tinto frío aunque parezca una herejía, pero se disculpa si el vino no es de mucha calidad y el calor aprieta.
Mis mejores deseos para esta semana, la última del invierno.
Borgo.

Frodo dijo...

Muy buen relato, cuando hagan el corto podrías doblar la voz de Andrés.
Me ha gustado eso de que se confundan los controles, le encontraste una historia interesante a una rutina familiar.
Es tremendo que aparezca Rajoy, hubiese funcionado exactamente igual de impactante y brusco con nuestro actual presidente.
el síndrome de Cleveland es genial. Me gusta mucho Padre de Familia, pero el de Cleveland nunca me enganchó. Lo bueno de esa serie es que se burlan de todo, incluso de ellos mismos.
siempre pensé que los Van Houten deberían tener su propio spin-off, ya separados, creo que funcionaría perfecto.
La ensalada rusa es un clásico de las navidades porteñas

Abrazo!

miquel zueras dijo...

Hola, Frodo! Gracias, aunque no parece que el bueno de Andrés hable mucho, creo que no me luciría mucho.
Curiosa la trayectoria de Macri, de presidente del Boca a presidente de la nación. Lo que más me impactó es que a su esposa la llama "Hechicera del amor", parec el título de una película de Isabel Sarli.
Yo creo que el fallo del Spin-off de Cleveland es que sus autores quisieron hacer una serie con un humor más blanco para lograr más audiencia. De hecho, la primera opción fue una serie para Quagmire, y una con el perro Brian no estaría mal.
Me has dado una idea con lo de las navidades porteñas, publicaré la receta del vitel toné, allí aprendí a hacerlo y está buenísimo.
Saludos!
Borgo.

MuCha dijo...

voy a preparar la ensalada es facil!!!
y luego salgo a comprarlas.
te veo??????

RECOMENZAR dijo...

alrededor de las 8:00 pm ???

miquel zueras dijo...

Hola, MuCha-Recomenzar! ¿Qué tal?! Te gustará esa ensalada que en Sudamérica llaman ensaladilla imperial, y es facilísima.
¿Vernos? Ya me gustaría pero no sé como, no tengo Web-Cam. ¿Por facebook?
Besos!
Borgo.

María Perlada dijo...

Jjajajajajaja lo que me has hecho reir con esta entrada, miquel, qué graciosa ha estado, he ido visualizando las escenas de los dos, imaginando al marido y a ella, con el mando a distancia y con las bolas chinas jajaja, y qué gracía me ha hecho cuando Andrea sintió un preámbulo de orgasmo al ver aparecer en la pantalla a Rajoy con el Consejo de Ministros jajaajajaj, anda que si se llega a despertar él en ese momento jajajajaaj.

Mmmmm qué rica la ensalada rusa, yo la suelo preparar cuando llega el verano, me gusta mucho.

Me ha sido muy grato haber estado aquí.

Besos.

miquel zueras dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
miquel zueras dijo...

Hola, María! Me encanta que mi relato te haya hecho reír, eo está muy bien. Si Andrés hubiera visto a Andrea orgasmando con Rajoy creo que pediría hora inmediatamente al psiquiatra y al sexólogo; un caso de lo más raro.
Yo la preparo en cualquier época aunque es un plato muy veraniego, a veces le añado pepinillos, anchoas o salmón ahumado en lugar del atún.
Muy agradecido de que te pases por Borgo. Besos!
Borgo.

JLO dijo...

Muy buen relato... Me haces acordar de pasar por un sex shop, hace mucho que no lo hago 😊

Ensalada rusa! Riquísima! 😁👍

miquel zueras dijo...

Gracias, JLO! Ahora he comprobado que los sex-shops tienen vetado ese nombre. Se llaman "Locales sexológicos" "Juguetería erótica" "Lencería y fantasía"... son luminosos y ya no se ven aquellos clientes huraños, ahora vienen parejas. Todo cambia.
Yo no paro de experimentar con la ensaladilla, a veces le añado col, remolacha y anchoas.
Saludos!
Borgo.