miércoles, 13 de mayo de 2015

ESAS MISTERIOSAS ZAPATILLAS COLGANTES

 Seguro que muchos se están preguntando qué demonios son esas zapatillas que cuelgan de cables colgantes o de la luz. Se trata del Shoefiti, un juego de palabras en inglés que combina el vocablo shoe (zapato) y grafiti.
Algunos blogs dedicados en exclusiva a recoger instantáneas de calzado colgante, aseguran que esta costumbre se inició en los barrios conflictivos de EEUU. Las interpretaciones más siniestras indican que unas zapatillas colgadas de un cable simbolizan el "trofeo" por un asesinato de la mafia ocurrido en el lugar. Otras tesis apuntan a que el Shoefiti es un código secreto de las bandas callejeras para marcar el territorio o señalizar los puntos de suministro de drogas.
También el Shoefti  es una muestra de arte urbano que consiste básicamente en colgar unas zapatillas firmadas por un artista. Se ven principalmente en barrios madrileños como Chueca o Lavapiés. Pero en otros lugares como República Dominicana son una muestra de luto por una persona recientemente fallecida.

En todo caso el verdadero origen del Shoefti sigue siendo un misterio. Hay una página (http://www.shoefiti.com) donde cualquiera puede enviar sus fotografías y vídeos sobre este fenómeno.
Y ahora, lo que me ha sugerido la llegada de los primeros calores:
TRES OPCIONES
 Este relato tiene una parte de realidad y otra fantástica; seguro que adivinan cual es cual.
Yo y otros dos amigos –Toni y Blai- solemos reunirnos en la barcelonesa playa de Bogatell antes de ir a comer unas tapas y luego una paella. Es una playa mixta –un detalle importante- con bañistas textiles y nudistas. Para matar el tiempo apostamos con las mujeres que acuden a la playa. Cuando  empiezan a desvestirse cada uno de nosotros dice: uno, si creemos que se quedarán en bañador, dos, si se quitarán una pieza, o tres, si se desnudarán del todo. El acertante se apunta un tanto y justo antes de marcharnos contamos los puntos, el que pierde paga la bebida y las tapas.
¿Y porque solo las mujeres? No es sexismo, es por pura matemática: los hombres solo llevan una pieza de bañador que pueden quitarse o no; dos opciones no son divisibles entre tres.
Si una mujer lleva bañador de una pieza queda fuera de la apuesta aunque eso sucede muy raras veces, parece que ese modelo ha pasado de moda.
Aquel día había ocurrido algo insólito: se acercaba la hora de irnos y estábamos empatados. Yo y Toni paseábamos la vista por la playa en busca de nuevos bañistas. Blai se volvió boca abajo en la arena dejando caer una toalla enrollada como una salchicha y consultó su reloj.
 -Ya es la hora de comer. Puede que no venga nadie hasta dentro de un buen rato y recordad que tenemos la paella encargada para las tres. Falta poco.
 Toni se incorporó sobre el flotador de goma que usaba como almohadón.
 -Ahí viene una chica.
“Y bastante guapa, además”, pensé. Esbelta, bronceada, enormes gafas de sol. El agua devolvía el sonido de las voces y de las risas, y ella daba la impresión de dejarlas suspendidas en el aire. Llevaba en la mano unas sandalias de moda, con pedrería y una bolsa de playa. Puso encima de la arena una toalla y se quitó su vestido de algodón. Llevaba un traje de baño –bikini- azul eléctrico.
 -Uno –dije.
-Tres –dijo Blai.
-Dos –dijo Toni.
La chica se quitó la parte superior del bikini. “Ya has perdido, Miquel”, me susurró Blai protegiéndose la parte derecha de la cara del resplandor del sol.
Los ojos de Blai reflejaron decepción cuando la chica se quitó la pieza de abajo. Toni parecía alerta; ahora todos presentíamos un inquietante presagio flotando en el aire como si fuera gas tóxico.
La joven se llevó las manos a la nuca como si desenredara una trenza y tiró con fuerza hacia delante. Su caballera castaña cayó mansamente sobre sus ojos. La piel se escurría, goteaba como la muda de una serpiente quedando ella obscenamente blanca, luego rosada, dejando al descubierto los vasos superficiales de la cabeza, la arteria temporal, la vena yugular externa, la vena subclavia… bueno, al final tenía ese aspecto:

Toni se pasó la lengua por los labios agrietados por el sol y suspiró.
 -Bueno, chicos, creo que hoy no habrá ganador. Declaramos el premio desierto y vamos a comer paella.
REFLEXIONES

55 comentarios:

Belknap dijo...

Mr. Borgo, aqui en Argentina, desde hace bastantes años, que, en algun que otro lado, aparecen zapatillas colgadas, segun tengo entendido tiene que ver con la venta de droga o como estan los dias ultimamente por aqui, tambien podria tener que ver con sicarios, pero mas me parece que tiene que ver con el mundo de la droga; continuando con el sordido mundo criminal, hoy: 13/5/15, detuvieron a dos sicarios mexicanos que iban a matar a una odontologa. Cambiando de tema, como siempre, muy bueno el relato y el mini comic muy gracioso. Para terminar, el clima anda loco, tendria que hacer frio, ya que aqui, en Argentina, es otoño, pero en cambio, las mañanas empiezan fresca y luego la temperatura asciende a 20º y puede llegar hasta 25º, luego vuelve a descender. Cordiales saludos.

JLO dijo...

yo iba a decir lo mismo, que acá en Argentina siempre se dijo que era señalización de un dealer.... en fin, será la leyenda sino...

así que en tu relato se inspiro el video del Robbie con ese Rock DJ? mirá vos donde me entero...

Chechu Rebota dijo...

Sobre lo de las zapatillas, la versión que había escuchado era que originalmente surgieron como modo de señalizar donde estaban los camellos. Igual debería preocuparme porque últimamente han aparecido varias por mi barrio... o cambiar de empleo.

El relato me ha recordado a un videoclip de Robbie Williams en el que se lo quitaba todo. Literalmente.

Marián dijo...

Ah, pues yo no tenía ni idea de lo de las zapatillas, así que toda la información que dejas me ha parecido muy interesante.

En cuanto al relatito de la playa...es que ya llevabais mucho rato a la espera de algo way...y el que os preparaba la paella andaba escaso de gambas...jajaja.

Saludos.

Marga dijo...

Pues vaya usté a saber las razones... las veces que he visto zapatillas colgadas he visualizado en mi cabeza una panda de niñatos algo etílicos más que un grupo de malotes. Pero cualquiera sabe.

Y dile a tu prota que no mienta, si miran mujeres es porque son hombres heteros... y no por aritmética, jeje.

Saludos!

PEPE CAHIERS dijo...

Bueno, bueno, fue un desnudo integral y francamente yo no apostaría nunca por el destape de un señor, la naturaleza es como es.

Saludos Miquel

abril en paris dijo...


Tambien por aquí se dice lo de la droga, lo que no sabía es que se llamaba shoefiti.
Curioso y un poco siniestro.
Tu relato.umm..sí, tiene su gracia y desde luego que mirar mujeres es más propio de gustos, y no de números jaja..¿a quién vaís a engañar?;P
Ese desnudo integral- despelleje es el resultado de mucha exposición al sol..de ella y de los que miran..¿no?
¡Muy acertada, Miquel, esa viñeta!

Saludos

miquel zueras dijo...

¿Qué tal, Mr.Beknap? Buena foto setentera de Christopher Lee. Pues enfrente de mi casa hay unas zapatillas que cuelgan de un cable eléctrico justo delante de una casa estilo neo-gótico tipo Família Munster. Espero que sea cosa de mi vecino el artista conceptual. Aquí también se solía hacer con las botas militares cuando uno terminaba la colimba.
Sí, ya me han dicho los amigos de Buenos Aires que el clima anda algo desquiciado. Recuerdo que el otoño de allí era muy lluvioso.
Saludos!
Borgo.

miquel zueras dijo...

Hola, JLO! Eso también dijo Marc Anthony, en el barrio donde vivió (el Bronx hispano neoyorquino) solía indicar un punto de venta de drogas.
Ah, es verdad! El video de Rock DJ... la verdad es que yo pensaba más en "Hellraiser-2" La foto es de Julia Cotton que salía algo "despellejada" en ese film.
Saludos!
Borgo.

miquel zueras dijo...

Hola, Chechu. En Barcelona se ven por todo tipo de barrios. Puede que ocurra como los grafitis que en su origen era propio de barrios muy marginales y luego se fue extendiendo esa moda.
Pues ahora estoy pensando en una divertida escena de "El club de los monstruos" con una stripper que termina -literalmente- en los huesos. Está en youtube.
Saludos!
Borgo.

miquel zueras dijo...

Hola, Marian! A mí, hace tiempo que me tenía intrigado eso de las zapatillas colgantes. En cualquier caso debe ser difícil colgarlas de esa manera.
Ja, ja... aquel día nadie comió tapas gratis, no nos suele pasar eso.
Saludos!
Borgo.

miquel zueras dijo...

Hola, Marga! Lo más curioso es que nunca he visto a nadie colgándolas, y eso que deben usar una escalera o algún lazo por lo menos, no será tan fácil.
Bueno, vale... eso también. El día que se ponga de moda el bikini para hombres también entrarán en la apuesta, que somos muy ludópatas.
Saludos!
Borgo.

miquel zueras dijo...

Hola, Cahiers! Efectivamente, de lo más integral... habrá que pensar en invitar a un nuevo compañero de playa por si hay una cuarta opción.
Saludos!
Borgo.

miquel zueras dijo...

¿Qué tal, Abril? Es muy curioso lo relacionado con el Shoefti... y misterioso. Parece que es lo último en arte urbano aunque en Nueva York se ven desde hace diez años.
La playa tiene un gran campo visual, las apuestas lo hacen más interesante (a ver si cuela) y a veces me cae una tapa gratis. Con ese desnudo yo me pondría crema protectora factor 5000 por lo menos...
Me alegra que te guste la viñeta pero veo que me he comido una palabra, en la segunda viñeta tendría que decir: "Los que han pillado sitio en una TERRAZA y los que esperan una mesa libre."
Saludos!
Borgo.

loquemeahorro dijo...

Siempre me ha llamado la atención de las zapatillas colgada, aunque yo, menos seria en mis análisis pensaba que era algo en plan "es que lo han hecho mis amigos!"

Francamente a mí esta chica me parece que lleva el nudismo quizá, y solo quizá, demasiado lejos; pero oye, si se le ha quedado el protector solar en casa, lo entiendo.

David dijo...

Vaya con lo de las zapatillas. Pues ni idea de qué son, pero mira lo que apuntan Belknap y JLO.
Me acuerdo la peli de Big Fish y el pueblo ese en el que se pierde...
Pero, ¿a qué playas vas tú?
La parte ficticia es que se quitó las prendas. Seguro que la realidad fue que os atracó con ese aspecto tan terrorífico y tuvisteis que ir a por la paella sin bañadores.
Un saludito.

Doctora dijo...

En mi barrio hay varias zapatillas colgadas de esas, siempre pensé que era una especie de gamberrada, pero ahora no descarto lo de la droga.

Espeluznante el relato ;)

miquel zueras dijo...

Hola, loquemeahorro! Algunos hacen lo que hacen sus amigos que, a su vez, copian lo que hacen los americanos. Se nota que no tenían una madre como la mía que me decía: "Y si fulanito se tira de un puente ¿tú también?"
Pues sí, creo que es una manera muy segura de no tener quemaduras en la piel. Mejor que el Coppertone.
Saludos!
Borgo.

miquel zueras dijo...

Hola, David! Anda, pues es cierto, recuerda a esa escena de "Big Fish" que, por cierto, es la última película que me ha gustado de Tim Burton.
Cada vez hay más playas en Barcelona en la que conviven bañistas con o sin bañador. No en la más centrica -Barceloneta- pero sí en Bogatell y otras más apartadas. Habríamos causado sensación en el chiringuito comiendo paella sin bañador, aunque allí van curados de espantos.
Saludos!
Borgo.

miquel zueras dijo...

Hola, Doctora! Corren muchas leyendas sobre esas zapatillas que cuelgan pero lo que más me intriga es que nunca veo a nadie colgarlas ¿Será cosa de extraterrestres de tres metros de altura que salen a la calle por la noche? A lo mejor me da tema para otro relato.
Saludos!
Borgo.

Éowyn dijo...

Hola!

Iba a comentar precisamente la escena de "Big Fish", pues es en lo primero que he pensado al ver las zapatillas colgadas.

Saludos!

dvd dijo...

Sí, yo creo que es una cuestión de venta de drogas, o de tontolabas sin internet... Lo que siempre me ha llamado la atención es que nadie ha visto nunca lanzar las susodichas zapatillas al cable... No sé, es raro...

karin rosenkranz dijo...

Me ha divertido el relato. Voy a jugar, aunque sea sola cada vez que esté en la playa.
El tema de las zapatillas siempre me ha llamado la atención.
Saludos

Patri Caos dijo...

A mi el tema de las zapatillas me extrañó durante años, hasta que alguien me dijo que las colgaban cuando un militar acababa la instrucción en la academia general militar.
Cerca de mi casa hay unas zapatillas bastante nuevas y caras de running, me dan muchas ganas cogerlas!

En cuanto al relato...no sabría decir que parte es ficticia y cual real, jaja :P

Saludos!

Conde de Salisbury dijo...

Yo se quien cuelga las zapatillas ... es Slenderman ...
Por lo que parece, al final pagasteis la paella escote ¿no?

El Demiurgo de Hurlingham dijo...

Buen relato, aunque que desilusión para los personajes o personas.

miquel zueras dijo...

Hola, Éowyn! Es curioso porque cuando vi esa película hacía poco tiempo que empezaba a ver esas zapatillas que cuelgan, en mi barrio (Gràcia) cada vez hay más.
Saludos!
Borgo.

miquel zueras dijo...

Hola, dvd! Eso es lo que a mí me intriga, cómo se lo deben hacer para dejarlas allí suspendidas, a esa altura... quizás hay algunos habilidosos que las lanzan en plan lazo, como en los rodeos.
A ver si un día me encuentro a unos en plena faena.
Saludos!
Borgo.

miquel zueras dijo...

¿Qué tal, Karin? Estaba intrigado por el tema de las zapatillas colgantes y mira por donde encuentro muchas páginas sobre el tema en la red.
Me alegra que te guste el cuento. Mucho rato de sol en la cabeza estimula la imaginación y las alucinaciones.
Saludos!
Borgo.

miquel zueras dijo...

Hola, Patri! A eso en mi cuartel le llamaban "colgar las botas". Si la película "Oficial y caballero" la hubieran rodado aquí Richard Gere se vería subido a un cable colgando botas en lugar de arrojar su gorra de cadete por los aires. He pensado hacer lo mismo con unas Nike colgadas frente a mi casa, si encima ya son de mi número...
Sobre el relato, bueno, la realidad supera la ficción... je, je.
Saludos!
Borgo.

miquel zueras dijo...

Hola, Conde! Hey, eso sí que sería un buen Crossover. Slenderman aprovechando su gran estatura para colgar zapatillas, misterio resuelto ¿Cómo no se me ha ocurrido antes? ¿Vendemos la idea a Hollywood?
La paella siempre la pagamos a escote, la cerveza y la tapa preliminar es lo que nos jugamos. Por cierto que últimamente tengo muy mala racha.
Saludos!
Borgo.

miquel zueras dijo...

¿Qué tal, Demiurgo? No tanto, ahora ya tenemos tema de conversación para el resto del verano, eso seguro.
Saludos!
Borgo.

Ana Bohemia dijo...

Bestial relato, jaja, no sabría si se consideraría a eso desnudo integral ya que va mas allá de la piel.
Lo de las zapatillas colgantes yo me quedaría con su lado artístico aunque tenía entendido que era lo del punto de venta de droga, algo que últimamente no se mucho.
Saludos, cuidado con el calor y las colas para pillar mesa en las terrazas descubiertas.
;D

miquel zueras dijo...

Hola, Ana! Creo que se podría considerar desnudo "más allá de lo integral", por lo menos.
Esas zapaterías aereas tienen su lenguaje secreto, aunque ahora lo han adoptado como manifestación artística. Hoy he visto un punto nuevo en mi barrio.
El calor y las colas en las terrazas vienen de la mano. Imagino que allí en Canarias las tenéis durante todo el año. Aquí, en invierno, son territorio de fumadores exiliados.
Saludos!
Borgo.

DULCINEA DEL ATLANTICO dijo...

Hola Miquel: Lo de las zapatillas lo desconocía, hace unos meses las vi tal y como tu lo cuentas y me quedé sorprendida, ya que nos sabía nada de todo esto, y me causó perplejidad verlas allí arriba, pero no le presté demasiada atención, ahora ya se de que va la historia.
La historia de la playa tiene su gracia, lo malo es que la chica al final no era tal y como vosotros pensábais jejej.Yo me apunto a la experiencia pero con chicos, tiene su aquel ver como se quita el bañador, y lo que pasa después si el agua está fría jejej.
Un abrazo.
Puri

DULCINEA DEL ATLANTICO dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Nury ruri dijo...

Pues yo pensaba que lo de las zapatillas era cosa de estudiantes y sus novatadas (por las fechas y lugares en que las he visto). Lo que sí me sorprendió es encontrarme de modo parecido un paraguas. Creo que tengo la foto todavía. La buscaré.
Muy divertido el relato. El final me recuerda al video ese de robin williams en el que se va despellejando.
Mucha risa con la viñeta.
Saludos.

miquel zueras dijo...

¿Qué tal, Dulcinea? Me sorprendieron la primera vez que las vi y luego me intrigaron al ver otras zapatillas colgando en distintos puntos de la ciudad.
Interesante lo de la experiencia con chicos, sobre todo la parte final ¡Hagan sus apuestas, señoritas! Hay que aprovechar ahora que el agua está aún fría.
Abrazos, Puri!
Borgo.

miquel zueras dijo...

Hola, Nury! ¿Un paraguas colgante? Ah, pues enséñame la foto que seguro está muy bien, sobre todo si es en blanco y negro. Quizás se lo dejó Mary Poppins como en aquel episodio de Los Simpson.
Gracias, me alegra que te guste el relato y la viñeta, pienso hacer una serie sobre las cosas que veo en la ciudad con la llegada del buen tiempo.
Saludos!
Borgo.

Cristina dijo...

Hola Miquel!! Eso de las zapatillas colgadas es muy intrigante, pero yo apuesto por que es una tontería como tantas otras que al final se convierten en leyenda o dan lugar a numerosos rumores. Seguro que la primera vez fue a causa de un niño que haciendo el payasete, pegando una patada o vete tú a saber, se vio privado de su zapatilla y ya no pudo acceder a ella, y así comenzó la cosa ;)
Yo no soy nada puritana a la hora de ver cuerpos desnudos, o incluso en el contexto adecuado mostrarlo, pero eso del nudismo como que no me "apaña" jejeje,. Si se tratara de ver cuerpos perfectos me apunto pero sino....

El relato es fantástico, me ha recordado al vídeo de Robert Williams, en el que se va quitando prendas hasta quedarse literalmente en los huesos.

Un besazo querido Miquel!

miquel zueras dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
miquel zueras dijo...

¿Qué tal, SqS? Lo más ineteresante de esas manifestaciones es el misterio que las envuelve. En los noventa aparecieron siluetas, como sombras negras, pintadas en paredes de Barcelona. Llegaron a decir que señalaban lugares donde se habían cometido crímenes pero resultó ser un trabajo de un artista canadiense, Hambleton, que dejó muestras de su arte urbano en Madrid y Bilbao.
Bueno, más que tema de cuerpos perfectos creo que el nudismo es por comodidad o para gente que no le gustan las marcas blancas en el cuerpo, yo las encuentro muy sugerentes.
Más que el vídeo de Williams tenía en mente la inquietante "Hellraiser".
Besazos! Borgo.

Marcos Callau dijo...

Jejeje pues en Jaca, últimamente, soy de los que esperan de pie un sitio libre. Se está poniendo imposible esto. Muy buen relato, amigo Miquel. Apostaría que la última parte y el final es fruto de la insolación colectiva... extendida en el grupo de amigos. Lo de las zapatillas colgadas me ha remitido directamente a "Big fish" Fíjate que yo creía que la moda venía de la película, aunque sí que había oído lo de las señales entre las bandas callejeras. Abrazos, amigo Miquel.

miquel zueras dijo...

¿Qué tal, Marcos? Me alegra verte por aquí. Es la señal de cuando llega el buen tiempo: sobra gente y faltan mesas, nunca falla... también suele suceder que en la playa las mujeres practican el "Skinless", cada día se ven más.
Sí, a mí también me recuerda lo de las zapatillas a la maravillosa "Big Fish" aunque por lo que he leído el Shoefti se practica en los USA desde los años noventa.
Abrazos, amigo!
Borgo.

Licantropunk dijo...

¡Qué final más desconsolador! De todos modos si yo jugara a eso de cuántas piezas se va a quintar, seguro que perdería la cuenta nada más empezar... Por cierto he pinchado el enlace shoefiti ese que has puesto y nada.
Saludos.

miquel zueras dijo...

Hola, Licantropunk! Nada, no es tan difícil... hay que poner ojo de jugador y pensar solo en dos piezas. Es divertido, te lo recomiendo.
Curioso, cuando puse ese enlace se podía abrir sin problemas pero ahora sale lo de "Server Default Page". Misterios virtuales.
Saludos!
Borgo.

Clementine dijo...

Genial entrada, Miquel, de principio a fin, y de las que te sacan más de una sonrisa... No tenía ni idea del significado de las zapatillas así, cuando vuelva a verlo (algo he visto) ya pensaré en cualquiera de esas opciones que nos cuentas.
Y una pregunta... ¿el dibujo del sol, la playa y los pies con las uñas pintadas... por qué me ha hecho pensar en "Pauline en la playa"?

miquel zueras dijo...

Muchas gracias, Clementine. Me encanta de verdad que te haya gustado esta entrada intentando desvelar el misterio de esas zapatillas que nos observan desde arriba. ¿Llevarán cámaras espía? Otra posibilidad...
Buena memoria, he aprovechado mi portada para el guión de "Pauline en la playa" que tiene una frase que me encanta: "Llega el verano y con el calor, la playa, y los cuerpos desnudos, las ganas de amar".
Besos! y muy buen finde!
Borgo.

Clementine dijo...

Aaaamigo, era por eso... Buena, frase, me encanta esa película, la verdad es que me encanta Eric Rohmer.
¡Muy buen finde, Borgo, y muchos besos!

miquel zueras dijo...

Es mi película preferida de Rohmer, Clementine. Tiene unos diálogos muy buenos.
Buen finde -que será soleado- y muchos besos!
Borgo.

Juan Esteban Bassagaisteguy dijo...

En Argentina, las zapatillas colgadas señalan el lugar de venta de droga (hasta en mi pequeña ciudad se utiliza, para ello, ese método llamado "shoefiti" -desconocía el término, gracias por la data, Borgo-).
También se recuerda con las zapatillas colgando a la tragedia de Cromañón, ocurrida el 30/12/2004 en el boliche bailable «República de Cromañón», sito en Buenos Aires. Tocaba el grupo de rock «Callejeros», y un fan lanzó una bengala que quemó una «mediasombra» que cubría el techo; altamente inflamable, el lugar ardió en segundos (había allí más gente de la permitida...), y el humo tóxico lo envolvió todo. Una de las salidas de emergencia estaba cerrada con candado y, además, el lugar había sido habilitado por la municipalidad, previo pago de una coima, sin tener los controles de seguridad al día. Murieron 194 personas, la mayor tragedia por el estilo ocurrida en mi país... La calle donde esta el boliche se cerró (hoy yase reabrió), y, junto a un mural que recuerda el suceso (ubicado en esa calle), cuelgan las zapatillas rescatadas del voraz incendio, pertenecientes a las víctimas, y como recordatorio de la tragedia. Perdón, Borgo, por haber traído este recuerdo triste, pero es lo primero que se me vino a la mente cuando vi las imágenes de las zapatillas al inicio del posteo; y lo mejor es siempre tener memoria de lo que pasó para no volver a cometer los mismos errores. Más información en http://es.wikipedia.org/wiki/Rep%C3%BAblica_Croma%C3%B1%C3%B3n .
Brillante el relato, ja, me hizo sonreír. Buen final.
Las ilustraciones, como siempre, brillantes.
¡Saludos!

Juan Esteban Bassagaisteguy dijo...

«ya se» por «yase», upsss...

miquel zueras dijo...

Hola, Juan Esteban! Vaya, me gusta ver comentarios tan largos con tantas cosas que contar. Un amigo de Buenos Aires también me dijo eso de su antiguo barrio, ahora vive cerca de la Avenida Maipú. Eso que cuentas de Cromañón es parecido a otra tragedia ocurrida en el 2011 en Madrid, en la discoteca Alcalá 21, muy similar en todo. En todas partes cuecen habas, como decimos aquí... por desgracia.
Muchas gracias por el enlace, ahora lo voy a consultar, y me siento muy halagado de que te gusten las ilustraciones y el relato.
Saludos!
Borgo.

miquel zueras dijo...

Ja. Ja! Ya lo imaginaba..
Saludos! Borgo.

miquel zueras dijo...

Ja. Ja! Ya lo imaginaba..
Saludos! Borgo.