martes, 24 de marzo de 2015

POTI-POTI DE PRIMAVERA

Acabo de pasar unos días en Carcassonne, en el sur de Francia. Una villa amurallada donde parecen vivir en un permanente mercado medieval.
ADIÓS, UNDERWOOD
Por razones de espacio he tenido que prescindir de un armatoste muy querido; una máquina de escribir Underwood que mi família compró en 1955. Echaré de menos el sonido de las teclas, el tabulador y el rodillo. Ecos del pasado...

APRENDIENDO A DIBUJAR
Creo que los autores de esta publicidad no tenían muy claro como es eso de ser dibujante...
Y ahora, mi última chorradilla. Me ha quedado un poco guarrilla, qué le vamos a hacer... la primavera, que empieza a alterarme
LA DOMADORA
Topacio tiene una cita con Amatista, una domadora de leones.  Ella le espera en la pista del circo, frente a la jaula de los felinos, envuelta en olor a churro chamuscado y cacas de león. Cuando Topacio aparece, Amatista –vestida únicamente con un ajustado corpiño de cuero negro- hace restallar teatralmente su látigo. Los leones rugen al ver aparecer a Topacio y Amanita entra en la jaula para fustigarlos. Las fieras parecen aceptar los latigazos resignados y hasta con un punto de deleite que pone celoso a Topacio: “Amanita, ¿me das con el látigo?”. Ella le azota un poco, lo justo para causarle pequeñas heridas que ahora lame con avidez. Tendidos sobre el serrín, Topacio acerca sus labios hacia el pubis de Amanita, pelirrojo como las melenas de sus leones. Amanita agarra a Topacio por las orejas y le empuja hacia su hendidura que se abre de tal manera que toda la cabeza de Topacio penetra en la cavidad donde el aire es denso, pesado, como una selva impenetrable. “Ahora lo entiendo” –se dice Topacio-, es una versión para adultos del domador que introduce su cabeza en las fauces del león…”
A Topacio le cuesta respirar. Saca la cabeza de la vulva con un flujulento Plop. El haz de un potente foco le deslumbra. Por toda la carpa retumban los aplausos de un público enfervorizado por el algodón de azúcar y la música de organillo. En la primera fila, un niño aplaude con tanto entusiasmo que se le cae a la pista su bombón helado.

Topacio se siente ahora algo violento y se pregunta si tendrá que saludar.

48 comentarios:

Éowyn dijo...

¡Hola Borgo!

Me han encantado las ilustraciones. Ay, eso ingrededientes para la pella... que mal! jajaja.

Una pena deshacerse de esa máquina de escribir. Yo tuve que hacer lo mismo. Me acuerdo de la tardes que me pasa escribiendo y pillando las 300 pulsaciones por minuto que me exigian para aprobar un examen de mecanografía. Y también echo de menos el sonido de las teclas. El vido que has puesto me ha traído muy gratos recuerdos.

No hay duda que la primaver la sangre altera. Aunque con esta lluvia, no invita a salir muy descocados a la calle!

Buena historia de La Domadora.

¡Saludos!


El Demiurgo de Hurlingham dijo...

No me ha pasado lo del dibujante del aviso. Pero puede ser porque no aprendí lo suficiente. O tal vez esa era la fantasía del dibujante que ilustró el aviso.

Vaya historia de Topacio y Amatista.
Topacio suena como un nombre femenino, tanto como Amatista.
Bien escrita la historia.

karin rosenkranz dijo...

Mucho por comentar esta vez. Que pena desprenderse de esa máquina de escribir. Yo me he quedado con la de mi abuelo, Aunque no la uso nunca, me parece lindo tenerla en la casa de mis padres.
Buen detalle traer a Jerry Lewis!!
y el cuento del circo.....ya recuerdo que te gusta 50 sombras.....
saludos

JLO dijo...

de todo como en botica ja... me gustan como siempre tus ilustraciones...

esa máquina me hizo acordar a la personal de Cortázar que vi no hace mucho en una muestra... salu2!

miquel zueras dijo...

Hola, Éowyn! Aluciné cuando veía desde el cristal a los clientes saboreando aquella cosa que llamaban paella.
Me encanta esa escena de Jerry Lewis. Cuando empezaba a enseñar mis dibujos las redacciones eran estruendosas por el ruido de las máquinas de escribir y envueltas en humo de tabaco. Algo impensable ahora.
Me alegra que te guste el microrrelato. Un anticipo de la primavera que se hace esperar.
Saludos! Borgo.

miquel zueras dijo...

Hola, Demiurgo. Lo que me hizo gracia fue lo de "¡Sea el centro de atención!" "La ganancia es buena"... publicidad engañosa.
Me alegra que te guste la historia. Se me ocurrió viendo las imágenes por TV del domador de un circo bielorruso al que, por cierto, casi se lo meriendan los leones.
Saludos! Borgo.

miquel zueras dijo...

Hola, Karin! Ya ves que yo también recuerdo al gran Jerry. Me encanta esa escena que vi en la TV inglesa "Who´s Minding the Store?" no sé cual es su título en castellano. Mi vieja Underwood daba un toque retro muy decorativo.
Ese circo no tiene nada que ver con el que conocí de niño. Sí, muy a lo 50 Sombras...
Saludos! Borgo.

miquel zueras dijo...

Hola, JLO! Me alegra que te gusten los dibujitos.
Lo que me gustaría tener en casa esa máquina. Ahora se está hablando por aquí de un turista español que intentó robar la máquina de escribir de Vargas Llosa expuesta en un museo de Lima.
Saludos! Borgo.

deWitt dijo...

Si lo sé me pongo de fondo ¡Ay,qué gustito pa`mis orejas! de Raimundo Amador, para leerte en condiciones :-) Tu historia me ha recordado a ese corto que sale en Hable con ella, donde Fele Martínez es un hombre meguante que se "mete" en Paz Vega. En cualquier caso, el número que relatas podría aparecer perfectamente en American Horror Story: The Freak Show.

Ahora no puedo evitar imaginarte cuan James Bond rodeado de mujeres, jeje!

Un abrazo

miquel zueras dijo...

Hola, deWitt! Huy, bandas sonoras para el blog... un día me lo tengo que pensar. Es verdad, aquella onírica escena con Paz Vega. El hombre menguante interpretado por Fele se dedica a cosas más interesantes que pelearse con gatos como el menguante de Jack Arnold.
Imaginar no cuesta nada, deWitt, pero cualquier parecido con la realidad...
Abrazos! Borgo.

PEPE CAHIERS dijo...

Una pena lo de la máquina de escribir, es como las antiguas radios, las que iban con lámparas. Esa publicidad del oficio de dibujante es un tanto peculiar y me temo que lamentablemente irreal. En cuanto al relato, algo guarrete, no se si los circos estarían muy por la labor de incluir semejante número, aunque sería una novedad incuestionable pero posible??????

Saludos amigo MIquel

DULCINEA DEL ATLANTICO dijo...

Miquel muy buenas las ilustraciones, se nota que eres un experto en esta materia,la paella mejor solo verla a través del cristal.
Genial el mecanógrafo Jerry Lewis, sabrás que en Vigo hay una exposición de máquinas de escribir antiguas, y hay verdadera joyas,y recuerdo que también había Underwoow
diferentes modelos,toda una época la que refleja ese tipo de máquinas, yo aprendí a escribir en una de esas cuando era una adolescente,¡ que tiempos !yo competía por conseguir las 250 pulsaciones por minuto,y no veas que partidas nos echábamos en al academia,repito ¡ que tiempos!.
La publicidad de como se dibujante jeje, así no creo que se consiga mucho jeej. Tu chorradita muy propia de la primavera y muy imaginativa, mucho, mucho.
Besos Miquel.
Puri

miquel zueras dijo...

¿Qué tal, Cahiers? Sí... esa publicidad no refleja muy bien la vida del dibujante. Lo sé de primera mano (la de dibujar) y experiencia propia.
No me imagino a los payasos de la tele saludando con un ¿Cómo están ustedeeees?! y presentando un número como ese, aunque no habría desentonado mucho en la película "Freaks".
Saludos, amigo!
Borgo.

David dijo...

¡Qué pena lo de la Underwood! (y más si era de "herencia"). Yo tengo una que pillé en un mercadillo y hará como un año la arreglé y engrasé por unos 40 euros, así que espero no tener que deshacerme de ella.
Ese anuncio de los dibujantes. Me suena que en algún cómic leí sobre este mismo (no fue en "Los profesionales"...pero algo parecido, alguna entrevista con alguno de aquellos autores igual).
El relato...pues bueno...un poco exageraooo (jaja)
Un saludo.

Ana Bohemia dijo...

Me encantan los lugares frikis anclados en el tiempo, me ha hecho gracia la viñeta. Las otra viñeta también me ha resultado muy curiosa: "buenas ganacias, tiempo libre, admiración, una orda de fans" han plantado lo de ser dibujante como ser James Bond o algo así, jaja.
Yo también escribía a maquina, un instrumento de tortura para mis hermanos que no soportaban el oírme teclear. Que pena que te deshicieras de ella.
Buen relato, gráfico, pero con cierta personalidad surrealista.
Saludos
;)

arantza alvarerz dijo...

Bonitas ilustraciones, veo que has vuelto al castillo encantado, que te gusta tanto.

La máquina de escribir da un poco de nostalgia para los que hemos escrito en ella, me encantaba darle al tabulador con fuerza.

A lo mejor existen sitios donde enseñan a dibujar así, haciéndoles creer todos eso.

Y la historia de los leones, ya sabes que la primavera la sangre altera, ten cuidado con esa domadora que se te altera, jajajajajajaja

Doctora dijo...

Creo que todo lo de esta entrada me parece una salvajada, cada cosa a su forma, pero todo salvajadas ;)

Cristina dijo...

Hola Miquel! Pero entonces te gustó Carcassonne o no? Es para tenerlo en cuenta, porque eso que dices de que parece anclado en los años sesenta me llama mucho la atención.
Ay las paellas!! las pobres son adulteradas constantemente.
Qué gracia la publicidad sobre los dibujantes! Hala Miquel qué buena vida te pegas (según esta propaganda claro está)
Muy bueno el relato, esa mujer parece una que vi una vez en la tele que comenzaba a sacar cosas de su vagina sin parar y lo que es mejor sin inmutarse siquiera
Un entretenido post amigo Miquel!

Besets!!!

abril en paris dijo...

Primero la tira de Carcassone muy chula, lo de la paella es de juzgado de guardia..aunque ya se sabe que el arroz "lo admite todo" según gustos, con permiso de los "puristas"...que perdonen los valencianos.:-P
Lo de los dibujantes es una flipada total, publicidad engañosa o mejor dicho una mentira "piadosa"..está claro que no sabía de qué estaba hablando.. oye a lo mejor a alguien sí le funciona..
Tu relato.ummm..ciencia ficción o cómo ser devorado por la domadora jaja

Saludos, Miquel




abril en paris dijo...

P.D. Se me olvidaba. Tambien tuve una Underwood (me encantaba ese sonido de las teclas) con la que metí la pata(digo el dedo) muchisimas veces.Una pena deshacerse de ella, me pasó lo mismo..

miquel zueras dijo...

Hola, Dulcinea! Es increible ver esas paellas en un lugar que no está muy lejos de la frontera. Sí, mejor tras el cristal.
Los de mi generación aprendimos a mecanografiar con esas máquinas Underwood y Olivetti. Tenía una de esas de prácticas, sin letras en los teclados.
Nunca viene mal una chorradita primaveral. Mira, hasta rima y todo.
Besos, Puri!
Borgo.

miquel zueras dijo...

Hola, David! Son muy estéticas esas viejas máquinas de escribir. Muy de cine negro o de película de periodistas a lo "Luna nueva".
Ese anuncio estoy seguro de haberlo visto en los setenta en revistas como "Vampus" o "El Papus". Nada, no te creas la publicidad.
Saludos! Borgo.

miquel zueras dijo...

Hola, Ana! Entonces ese Museo de la Tortura te gustaría con sus maniquíes de ajusticiados y jaulas de todos los tamaños. ¡Hasta había una para los malos músicos callejeros!
Con la desaparición de la máquina de escribir también se han ido sonidos como el ¡Ding! del tabulador y el rasgar de las hojas al sacarlas del rodillo. Las nuevas generaciones lo desconocen.
Saludos! Borgo.

miquel zueras dijo...

Hola, Arantza! siempre es bueno pasear por esas almenas azotadas por el viento de los Pirineos. Huy, me ha salido muy Juego de tronos.
Creo que esa publicidad para dibujar ya no cuela. A esos publicistas les vendría bien una visita de una enérgica domadora para cargarles las pilas.
Saludos! Borgo.

miquel zueras dijo...

Hola, Doctora! Es que la primavera ya corre descontrolada como el polen de los árboles y te estimula el instinto salvaje. Como los leones. Graorrr...
Saludos! Borgo.

miquel zueras dijo...

¿Qué tal, SqS? Carcassonne es bonita, una ciudad pequeña que parece salida de una novela de Maigret y una zona amurallada impresionante.
Bueno, la publicidad... siempre exagera las cosas.
Lo de las paellas tendría que estar legislado para no ver esas barbaridades... y qué fuerte lo de esa mujer en la tele. No creo que fuera en el circo del canal Club Disney.
Molts besets! Borgo.

miquel zueras dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
miquel zueras dijo...

Hola, Abril! Una paella para verla de lejos. Allí lo que hay que probar es el cassoulet que está muy bueno aunque bastante pesado, un plato muy energético y eso estaba bien porque hacía bastante frio.
Lo de la publicidad no refleja la realidad para nada. Lo normal es que te pregunten ¿Y vives de eso? Si fuera político no me lo preguntaban, seguro.
Echaré de menos mi Underwood y aquel aporrear del teclado, lo que se desfogaba uno...
Saludos!
Borgo.

ricard dijo...

Un post muy vintage: Carcassone y el cassoulet, las antiguas máquinas de escribir (cuando yo era adolescente y aspiraba a ganar el Nobel o algo parecido sentía un placer casi erótico al presionar las teclas), Jerry Lewis, la publicidad sesentera con su punto surrealista...

Bueno, y la historia de la domadora que me ha parecido genial. También es un poco vintage teniendo en cuenta lo pasado de moda que está el circo.

Un saludo.

miquel zueras dijo...

Hola, Ricard! Pues ahora que lo dices sí que me ha quedado muy vintage, como la misma Carcassonne que sería el escenario ideal para una película de Jean Gabin.
Debería haber un museo de sonidos que pasan a la historia, como el del tabulador, las teclas y el rodillo de la máquina de escribir.
Sí que es vintage el circo. Un espectáculo de otra época. Hasta sus películas parecen decimonónicas como "Freaks" o "Garras humanas" con el gran Lon Chaney.
Saludos! Borgo.

Belknap dijo...

Mr. Borgo, una nueva y genial entrada; lamento que haya tenido que desprenderse de la maquina de escribir, es feo cuando suceden esas cosas; muy buena historia, al igual que sus dibujos. Cordiales saludos.

miquel zueras dijo...

Muchas gracias, Mr.Belknap. Con aquella entrañable máquina Underwood me sentía como Marlowe escribiendo informes (¿porqué en las películas los detectives nunca salen ocupados con el papeleo?) Saludos y ¿quién es ese actor de la nueva foto? No consigo distinguirlo.
Borgo.

Licantropunk dijo...

Vaya miscelánea de novedades. Alguna luctuosa. Te puedes conformar pensando que usar ese armatoste no tenía ningún efecto en tu inspiración... O sí.
Saludos.

loquemeahorro dijo...

No seas mentirosillo, la culpa de la historia de La Domadora no es de la primavera sino de que siempre trabajas rodeado de tres chicas en bikini, y hombre... eso sí que la sangre altera!

miquel zueras dijo...

Hola, Licantropunk! Bueno, algún efecto tenía pero era una pieza bonita. Muy vintage, como se dice ahora, aunque ya no se podía utilizar.
Saludos!
Borgo.

miquel zueras dijo...

Hola, loquemeahorro! Vaya, ya me has calado... si es que no puede uno concentrarse con esas macizas revoloteando por mi estudio, hombre... tendré que buscarme un curro como es debido en el ayuntamiento.
Saludos! Borgo.

Belknap dijo...

Mr. Borgo, es cierto, la foto esta un poquillo chica, lo que ocurre es que Christopher Lee queria pasar desapercibido. Cordiales saludos.

miquel zueras dijo...

Hola, Mr.Belknap! Sí, ya me parecía que podría ser Lee (aunque cueste reconocerlo) pero diría que esa foto es de la película "Vampyr, cua de cuc", un corto experimental que el director Portabell rodó en Barcelona mientras el actor interpretaba la versión de "Drácula" del director Jesús Franco.
Saludos! Borgo.

Juan Esteban Bassagaisteguy dijo...

Fantásticas ilustraciones, Borgo.
Cómo me reí con Jerry Lewis (recuerdo, cuando pibe, de ir a ver sus películas en el cine de mi pequeña ciudad -hoy, ya cerrado hace años...-); de paso, les hice ver el video a mis hijos, para que conozcan el humor del bueno.
Como al dibujante de la ilustración, yo también te imagino rodeado de bellas mujeres, ja.
El microrrelato me encantó: me hiciste sonreír, je, y eso siempre es muy bueno.
¡Saludos!

miquel zueras dijo...

Hola, Juan Esteban y gracias! Puede que el humor de Jerry no lleve muy bien el paso del tiempo pero en sus películas siempre había buenos gags como este, que me encanta, de la máquina de escribir.
Me alegra mucho que mi "micro" te alegre el buen humor pero la verdad es que mi vida real no se parece mucho a la del anuncio. Además, debe ser difícil inspirarse con tantas distracciones...
Saludos!
Borgo.

UTLA dijo...

Estimado Miquel,

Es una lastima desprenderse de esos objetos antiguos que nos fueron tan queridos, pero el espacio es el espacio, y a veces el pasado debe quedar atrás.

"Carcassone es un mercado medieval eterno". jaja Fui hace unos mese con unos amigos, siempre es divertido pasear por sus murallas y comprar alguna que otra cosa (que no el cerdo despanzurado ese que yo no lo he visto, ;->).

jajaja perdona, ese cartel de "Aprenda a dibujar" es una clara compostura pulicitaria.

La historia erótica me ha gustado mucho, sobre todo porque pensaba que habría zombies y espíritus y al final nos ha salido una historia erótica de corte Borgoriano que no me esperaba para nada. ¡Que grande!

Un abrazo muy grande Mr. Borgo.

miquel zueras dijo...

¿Qué tal, UTLA? Es lo que tienen los pisos nuevos, poco espacio y paredes como papel de fumar. Montresor el de "El barril de amontillado" lo tendría aquí crudo para emparedar a alguien.
¿Qué no viste el cerdito? Pues esa figura la tienen (de plástico, de cer´mica...) en las tiendas de souvenirs y en Carcassonne hay muchas.
Me alegra mucho que te guste la historia. Me preguntaba qué tal combinaría el erotismo con el circo sin contorsionistas.
Abrazos, amigo!
Borgo.

Marga dijo...

Jajaja qué divertido el cuento, me gusta mucho la última frase.

Buenas ilustraciones, lo normal en ti, vamos, jeje.

Y lástima de underwood, yo también me he ido deshaciendo de mis máquinas de escribir, la última una electrónica que me chiflaba pero...

Saludos!

miquel zueras dijo...

Hola, Marga! Muchas gracias. En una situación embarazosa 8y esa lo es, sin duda) a saber lo que piensa uno.
Aaay... yo tuve también una electrónica que me encantaba, una Olivetti de color verde caqui. Escribiendo con ella me sentía un corresponsal de guerra, como Kapucinsky.
Saludos! Borgo.

Clementine dijo...

Cómo controlas ya las entradas poti-poti. Y esa chorradilla... ¿es más larga que otras que has puesto por aquí o es sólo impresión mía?
Uy, esa máquina de escribir, Miquel, qué bonitas eran... Yo, sin embargo, he ido haciendo colección de las que ha habido en mi familia, las tengo yo todas (4), aunque ninguna tan antigua, ésa es la verdad...
Besos, Borgo, y Feliz Semana Santa.

miquel zueras dijo...

¿Qué tal, Clementine? Ya tocaba otra de esas entradas Poti-poti para saludar la primavera. Sí que es verdad que me ha quedado un relato corto, un "micro" más que una chorradilla.
Esa máquina de los años 50 era un armatoste que pesaba lo suyo, con su funda de tela... Ay, seguro que la echaré de menos. Era muy bonita y vintage ¿o sería retro? no lo tengo muy claro.
Besos, Clementine y que tengas muy feliz Semana Santa!
Borgo.

Nury ruri dijo...

Me sumo a todos los que te han dicho que una pena lo de la máquina de escribir. A veces pasa también con un viejo tocadiscos... una pena.
Menos mal que no se te ocurrió probar la paella, probablemente te hubiera amargado las vacaciones.
Saludos.

miquel zueras dijo...

Hola, Nury! Máquinas de escribir, tocadiscos para singles de 45 rpm... piezas de museo que van dejando nuestras casas.
Me olvidé de mencionar que esa paella hasta tenía rodajas de chorizo. ¡De juzgado de guardia!
Saludos! Borgo.