martes, 17 de febrero de 2015

¡HE SOBREVIVIDO A LA COMIDA DEL HOSPITAL!

 Aquí estoy de nuevo dispuesto a seguir dando la brasa después de tres días en el hospital (había de pasar sólo una noche, pero pillé uno de esos virus que pululan por los quirófanos)  Nada, una sencilla operación de menisco -artroscopia-, tres grapitas, una muleta y a la calle.
El personal, excelente y afectuoso, pero la comida... el caldo agrio, la carne reseca, y el pescado sabía a rayos. No pensaba más que en hacer un plato -Spaghetti con salsa de coñac- del que incluyo la receta al final de la entrada.
Ah, para matar el tiempo también he escrito alguna que otra chorradilla:



LOS TEMIBLES PIRATAS (A medias con Daniel Zbel)
Cuando los piratas irrumpieron sable en mano en los aposentos de la hija del virrey ella se había situado frente a la ventana que daba al alcantilado. Las olas rugian contra los peñascos y su cabello se agitaba como alas atrofiadas. El capitán pirata la señaló con un dedo ensortijado.
-¡Tú! ¡Te vienes al barco con nosotros!
-¡Me niego a ser ultrajada por unos viles piratas! -respondió altiva
El capitán recibió sus palabras con aguda risa de falsete.
-Tranquila, milady. Yo y mi tripulación somos todos homosexuales. Te queremos  para cocinar, fregar la cubierta, zurcir velas y hacer el dobladillo de nuestras casacas.
La hija del virrey miró por la ventana y volvió a considerar lo de arrojarse por el alcantilado.
THE LAST CHANCE SALOON


Acodado en la barra el dueño del Saloon contempló al recién llegado que se acercaba haciendo resonar sus espuelas sobre las tablas.
-¿Qué le sirvo, forastero?
-No soy forastero –respondió el recién llegado.
El dueño del Saloon decidió que hoy cerraría pronto; ya le habían chafado el día.
UN BUEN MUCHACHO


En la ciudad de Tebas, en Grecia, vivía un chico que quería mucho a su madre, la adoraba; de hecho, estaba enamorado de ella… pero ya no podía hacerle el amor.
Le incomodaba que su padre estuviera en la habitación mirándoles.
Al pasar por delante de la habitación de sus padres oyó un susurro: “Edipito…” Era su madre que le llamaba desde la cama vestida con un sugerente camisón. El joven se acercó a la puerta y vio a su padre detrás de la cortina mirándole con una expresión entre interrogadora y lasciva. Ni hablar.
A Edipo no le gustaban esas fantasías.

HE HECHO HABLAR EN CATALÁN A WOODY ALLEN
También he pasado por el estudio para una prueba, esta tórrida escena entre Allen y Charlize Theron. Traduzco el diálogo que no tiene desperdicio:
CHARLIZE: -¿Qué hace en mi armario ropero?
ALLEN: -Vaya... hola.
CH: -Usted es uno de esos detectives babosos¿no? Un sabueso, un rastreador...
A: -No, soy un investigador de seguros baboso. Los detectives son románticos, yo soy sólo baboso.
CH: -¿Se excita acariciando zapatos de mujer?
A: -A veces acarício a la mujer entera.
CH: -No me gusta usted.
A: -Es que a la gente le entro despacio. Podríamos quedar usted y yo más tarde y vamos entrando...
(La maldición del Escorpión  de Jade. 2001)
 
SPAGHETTI CON SALSA DE TOMATES Y COÑAC
La receta preferida de Sofía Loren. Miren lo hermosa que se puso de tanto comerlos.
Cocinar en una sartén con aceite cebolla picada hasta que tome color. Subir el fuego y verter un vasito de coñac. dejar evaporar unos 30 segundos y añadir tomates pelados y cortados en dados.
Sazonzr con sal y pimienta mientras la pasta cuece en abundante agua salada. En 15 minutos los tomates se habrán reducido, escurrir la pasta al dente, echarla en la sartén y mezclar bien con la salsa.
Servir con unas hojas de albahaca y pimienta negra recién molida.

60 comentarios:

DULCINEA DEL ATLANTICO dijo...

Miquel la comida de los hospitales son para no comer jejej solo para ver jeje.
He pasado un rato agradable y he soltado alguna que otra sonrisa leyendo tus chorraditas y de forma urgente voy a tomar nota de la receta de los espaguetis para ponerme tan buena como la Cardinale jejeje que bárbaro lo que hacen unos buenos espaguetis uauhhh.
Besos ( un paseito por mi blog porfa)
Puri

DULCINEA DEL ATLANTICO dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Charly Hell dijo...

Pues que se recupere usted pronto, eso de la artroscopia no es nada ;)

A mi lo que me mata de la comida hospitalaria es la falta de sal. Si, lo entiendo, es mejor que no tenga para evitar complicaciones, pero siempre he pensado que deberían poner un sobrecito de sal como los de azúcar con el café.

Pues si se puso así la Loren, deberían institucionalizar esos spaghetti en todos los hogares españoles, jejejeje.

Un saludo.

ethan dijo...

¿Por qué crees que la gente se cura tan pronto en los hospitales? Por eso, para no tener que comer más ese rancho.
Muy buenos los relatos, en especial el del forastero; mira que no le costaba nada decir que no era del pueblo...

abril en paris dijo...

Muy divertida la entrada,Miquel, aunque en realidad sólo la estancia en los hospitales ya le quita a uno el apetito.;P
A pesar de todo tu cerebro no deja que trabajar y ¡mira que ocurrencias!más.. jaja

Es la primera vez que escucho a Allen en otra lengua y por otro doblador que no sea el habitual Joan Pera..por otra parte ¡menudo subidón darle la réplica a Charlize! ¿no?jeje

Sophia estaba y está estupenda..no sé cuánto influirá el menú..

Saludos

Sícoris dijo...

Las estancias en los hospitales dan para mucho (bueno, menos para comer decentemente...). Pero veo que has aprovechado bien esos tres días y sus correspondientes horas muertas. Espero que ya te encuentres mejor, Woody, digo Miquel...

El Demiurgo de Hurlingham dijo...

Espero que estés mejor y disfrutando de la comida que te gusta.

La hija del virrey preferiría ser ultrajada por los piratas que cocinarles y todo los demás.

Ana Bohemia dijo...

Que te mejores pronto, Miquel.
Los de los hospitales es un trago, no sólo por la comida insipida y mala, también por salir peor de lo que entraste con eso de las enfermedades nosocomiales.
Me he reído mucho con los relatos, especialmente con el de los piratas.
Saludos
:D

karin rosenkranz dijo...

Espero que te sigas recuperando de tu operación. Has tenido mala suerte con la comida del hospital; pero al leer tu receta se me hace agua la boca... voy a probarla, luego te digo que tal me ha salido.
los cortos en tu línea... y me encantó el doblaje de Woody Allen. Tienes el mismo tono de voz que él o por lo menos lo imitas perfecto.
salud!!!

Doctora dijo...

Me alegro de que salieras sano, pese a la comida y los virus.

Esa peli es lo que llaman una "obra menor", pero tiene momentos muy graciosos. Mi momento favorito es cuando ella dice "Me encanta donde vive, exactamente cómo lo imaginaba, una ratonera cochambrosa" y él contesta "Ah, gracias, le diré a mi decorador su opinión, es el efecto que buscábamos".

Muy chulo el doblaje ;)

Enric H. March dijo...

¡Me ha caído la salsa de los espaguetis por encima cuando he visto la Loren y me he imaginado a Yocasta llamando a Edipito mientras calibraba, tetas en mano, la magnitud de la tragedia! Esta noche tendré sueños húmedos.

Cuida't, Borgo!

David dijo...

Al menos tuviste cama. A ver si te recuperas pronto.
Piratas homosexuales, pero bien machistas, ¿eh?
Pues fíjate que la voz de Woody le pegaba y todo (con lo acostumbrado que estoy tanto a su voz doblada al castellano como a la original).
Un saludo.

Licantropunk dijo...

Que no haya sido nada y que pronto estés corriendo por ahí, de bar en bar.
Saludos.

ricard dijo...

Yo creo que muchas muertes en los hospitales se deben a la comida, que te quita las ganas de vivir.

Me he reído con tus relatos, sobre todo con el del forastero.

Esta película de Woody Allen está muy infravalorada. Como bien dices, sus diálogos son geniales.

Saludos (y que te mejores).

Belknap dijo...

Mr. Borgo, jajajaja, es que en los hospitales nos quieren ver sanos y radiantes; la comida del hospital pocas veces es sabrosa, pero aqui lo verdaderamente importante es que ya paso el mal trago, ya esta; muy buenos los dibujos, los mini cuentos y me he apuntado su receta. Cordiales saludos caballero.

PEPE CAHIERS dijo...

Ya me preguntaba yo, dónde andaría el amigo Miquel que no aparecía por la blogosfera con su ritmo habitual. La comida de los hospitales es triste. Recuerdo de pequeño, en una estancia algo prolongada, me daban todas las noches para cenar una crema de champiñones, una especie de engrudo que casi nadie se atrevía a comer. No obstante, a pesar de los platos devueltos y sin tocar, ellos insistían una noche y otra, y otra...

Saludos y buena recuperación!!!

miquel zueras dijo...

¿Qué tal, Dulcinea? La comida de esos sitios es una dura prueba, para distraerme ya tenía mis chorraditas (escribí más de una docena) Te recomiendo esos espaguetis que ya ves lo bien que sientan. Me gustan con aceitunas negras deshuesadas en rodajas.
Ahora que voy poniéndome al día me paso pronto por tu estupendo blog.
Besos! Borgo.

miquel zueras dijo...

Hola, Charly! Ya, la artroscopia es una intervención muy sencilla. Los médicos se contaban chistes mientras me operaban.
Ah, pues en mi hospital sí que daban un sobrecito con sal que fue mi salvación, junto con el bollo y la tarrina de aceite de cada día.
Ya en casa me zampé dos platos de esos espaguetis aunque (afortunadamente) no me puse igual que la Loren, me hubiera visto algo raro.
Saludos! Borgo.

miquel zueras dijo...

Hola, Ethan! Sí, desde luego no se suelen echar de menos esos sitios.
Me alegra que te gusten esos relatos tan "micro". Lo de "¿Qué le sirvo, forastero?" es tan habitual en los westerns como aquello de "¡Tabú, Bwana!" en las pelis de Tarzán.
Saludos. Borgo.

miquel zueras dijo...

Hola, Abril! Sofía está estupendísima, aunque puede que ese plato ayude un poco.
Precisamente fue Joan Pera el que supervisó el doblaje, busca nuevas voces pues está muy ocupado con si gira de "La extraña pareja". A ver si hay suerte y me pillan en TV-3!
Saludos! Borgo.

miquel zueras dijo...

Hola, Sícoris! Pues yo ahora muy bien, gracias. Aprovechando el tiempo perdido y dejando que me cedan el sitio en los autobuses, eso de la muleta es un chollo.
Saludos!
Borgo.

miquel zueras dijo...

Hola, Demiurgo! Sí, ahora esto sí que e vida, gracias.
Creo que la hija del virrey se lo debió repensar al ver el destino que le esperaba con esos piratas comodones y misóginos...
Saludos! Borgo.

miquel zueras dijo...

Gracias, Ana! Ya estoy -casi- en plena forma.
"Nosocomiales", no conocía esa palabra y penaba que se trataba de "no comer" ¡Ja, ja, qué chiste malo! Me han dado antihistamínicos (en realidad fue una alergia) que me dejan más atontado que un extra de "The Walking Dead".
M alegra mucho que te hagan gracia los relatitos.
Saludos!
Borgo.

miquel zueras dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
miquel zueras dijo...

Hola, Karin! Seguro que te queda muy bueno y la receta es sencilla, te recomiendo añadir unas aceitunas negras sin hueso cortadas a rodajas.
Es difícil doblar a Allen, habla muy deprisa, intenée imitar su tartamudeo y el timbre de su doblador, Joan Pera.
Gracias y saludos!
Borgo.

miquel zueras dijo...

¿Qué tal, Doctora? Nada, ni la comida hospitalaria ni lo virus han podido conmigo (toco madera) Gracias por lo del doblaje. Esa escena también la hicimos,a veces teníamos que cortar porque nos partíamos de risa con los diálogos. Me encantan las obras menores de Allen como "Broadway Danny Rose" o "Misterioso asesinato en Manhattan", tienen mucho encanto.
Saludos! Borgo.

Cristina dijo...

Hola Miquel!! Primeramente, que tengas una buena recuperación amigo Miquel. !!Se ha notado tu pequeña ausencia!
Yo sin embargo cuando estuve ingresada en el hospital, disfrutaba mucho de la comida, me parecía todo muy bueno, aunque bien es verdad que el desgaste físico de ser madre hace que te entre un hambre feroz, por lo menos a mi.Sin embargo en el Hospital General de Valencia, fui de acompañante, y allí era una bazofia pura, tanto que compraba la comida para mi y para el enfermo de un bar que había al lado.

Los relatos muy buenos, El de Edipo tiene es genial, y es que no hay refrán más cierto que aquél de "Ve la paja en el ojo ajeno, y no la viga en el propio"

Me ha encantado la prueba en la que das voz a Allen.

Me apunto la receta, parece muy fácil de hacer.

Un beso Miquel!!



Conde de Salisbury dijo...

Ánimo! que tengas una pronta y completa recuperación. Respecto a la comida, piensa en positivo: ahora aprecias mucho más hasta el más simple de los platos que te hagas en tu propia casa.

miquel zueras dijo...

Hola, Enric! Pues nada, ya tienes el menú de hoy: de primero, espaguetis con salsa de coñac a la Loren y de segundo, Musaka Edipo. Los sueños húmedos están garantizados.
Gràcies, Enric!
Borgo.

miquel zueras dijo...

¿Qué tal, David? Gracias, creo que ya estoy casi del todo recuperado.
Piratas gays, pero que cuidan de que sus casacas de cálico antillano tengan buena pinta.
A ver si hay suerte y me encargan el doblaje. Su doblador habitual, Joan Pera, me dijo que sonaba bastante parecido a su voz. Además, nos reímos mucho con los diálogos.
Saludos! Borgo.

miquel zueras dijo...

Gracias, Licantropunk! Y si nos vemos en un bar, cuenta con una consumición pagada por lo menos.
Saludos!
Borgo.

miquel zueras dijo...

Hola, Ricard y muchas gracias! Con eso de los recortes no corren buenos tiempos para las comidas de hospital.
Me alegra que te gusten los relatos breves, muy breves, y desde luego esa película tiene ese algo especial de las películas menores de Allen. Hoy he visto una que me ha encantado: "Balas sobre Broadway", no se habla mucho de ella.
Saludos! Borgo.

miquel zueras dijo...

Hola, Mr.Belknap! Así se agradece aún más haber dejado el hospital.
Agradezco de verdad que le hayan gustado los dibujos y las chorraditas. ¿Cómo se llamarían en Argentina? ¿Boludeces?
Saludos y buen provecho.
Borgo.

miquel zueras dijo...

Hola, Cahiers! Sí, con todo este asunto de la operación tengo algo descuidados los blogs de mis amigos -el suyo, entre ellos- pero pronto le pondré remedio.
Yo tenía cada día para cenar un caldo agrio de los días que debió pasar en el frigorífico. ¿No sería mejor una simple sopa de sobre que al menos sabe mejor y no es cara?
Gracias! Estoy ahora en lo de recuperarme. Saludos.
Borgo.

Clementine dijo...

Ante todo, buena y pronta recuperación. Y a ser el mismo de siempre, que bien lo vale :) Así que también has prestado tu voz a Woody Allen, además de haber hablado unos segundos con él... vaya, vaya. Me encantan tus chorradillas (y los dibujillos), Miquel, la primera es buenísima, jajaja... Genial entrada. Muchos besos, Borgo.

Éowyn dijo...

Miquel,

Espero y deseo una pronta recuperación.

Me ha encantado el doblaje. Así, como todo lo escrito.

Un saludo!

miquel zueras dijo...

Hola, Cristina! Gracias, yo creo que ya estoy casi del todo recuperado.
Pues sí que debias tener apetito para devorar la comida del hospital, no me habría venido mal que un alma caritativa como tú me trajera algo del bar.
Es verdad, tú no necesitarías que tradujese el diálogo, por cierto que tiene delito que no haya mencionado a Anna Masferrer que presta aquí su excelente voz a Charlene.
Me alegra mucho que te hayan gustado los relatos, y ya verás que bien queda esa salsa para espaguetis.
Besos! Borgo.

miquel zueras dijo...

Hola, Clementine! Gracias, al menos lo que es mi rodilla derecha está mejor que antes.
Sí... ya ves que vueltas da la vida. Lo del doblaje fue más agradable que mi brevísima charla (8 segundos) con Woody Allen.
Me encanta saber que te ha gustado la entrada. Desde lo del hospital tengo chorraditas a manta esperando ser publicadas.
Besos! Borgo.

miquel zueras dijo...

Hola, Conde de Salisbury! Huy, con eso de que no hay imagen casi me salto tu comentario, aún voy algo adormilado.
Muchas gracias y de eso puedes estar seguro, nunca he sido tiquismiquis con la comida pero ahora sí que me zampo todo lo que se me pone por delante.
Saludos! Borgo.

miquel zueras dijo...

¿Qué tal, Éowyn? Muchas gracias. He vuelto con muchas ganas de dibujar, escribir y hacer cosas. La inactividad era para mí lo peor, además de la comida.
Saludos! Borgo.

deWitt dijo...

Espero que ya estés totalmente recuperado, sobre todo de la comida. Yo por fortuna no he tenido que comer en un hospital pero por lo que cuentan debe ser un trago amargo, por decirlo finamente.

Un abrazo

miquel zueras dijo...

Hola, deWitt! Gracias, ya estoy de nuevo en forma y dsede luego me ha ayudado esta receta del libro de cocina de Sofía Loren.
Saludos!
Borgo.

Éowyn dijo...

Hola Miguel,

Todo bien, gracias. Me gustan tus dibujos y escritos. Estoy pensando en un proyecto para mi blog, pero de momento está en el aire.

Me alegro mucho de que esa inactividad haya acabado.

Saludos!

miquel zueras dijo...

Hola, Éowyn! Pues mucha suerte con tu proyecto. En eso los autores somos algo supersticiosos y no damos mucha información sobre futuros proyectos, dicen que da mala suerte.
Sí, la inactividad ha terminado y la libreta me ha sido muy util para apuntar ideas en el hospital.
Saludos! Borgo.

Shilmulo dijo...

En los hospitales muchas veces se coge uno algo peor de lo que lleva. Espero que ya este totalmente recuperado.

Por cierto me ha gustado mucho el relatito del Saloon, es muy gracioso.

Saludos.

miquel zueras dijo...

Hola, Shilmulo! Los murciélagos, en su cuevita, no han de pasar por estos trances. Yo estoy bien del todo. Por cierto que el relato del Saloon se me ocurrió mientras me sacaban muestras de tejido, otra experiencia entrañable del hospital.
Saludos! Borgo.

Nury ruri dijo...

Espero que estés recuperado del todo. Yo ahí estoy arrastrando los últimos coletazos (espero) de un largo resfriado. En fin... el invierno (¿podré vivir algún día en un lugar donde sólo haya sol? je, je).
Muy bien tu voz en Woody! No resulta extraña, ni nada de eso... guay.
Y esa receta seguro que es tan efectiva como sencilla. Hay que probar... lo mismo para la cena...
Saludos.

Mara Miniver dijo...

Vaya, Borgo, espero que estés ya totalmente recuperado. Los hospitales son deprimentes y esos bocados no ayudan. De todas formas, veo que con achaques y todo sigues igual de prolífico que siempre. Envidiable, Borgo!

Lo de "Jumping the shark" –me acabo de enterar de lo que es– me hace recordar especialmente a Los Simpsons. No sé que se fumaban los guionistas en algunas temporadas.

Un abrazo

Juan Esteban Bassagaisteguy dijo...

Espero que ya te encuentres mejor, Borgo. Lástima lo de la comida hospitalaria, ufff...
De los tres micros (son todos me sacaste más de una sonrisa, je), me quedo con "Los temibles piratas": inesperado cierre, ¡juas!
Y tu talento a la hora del doblaje es indudable: ¡perfecto!
Como también las ilustraciones.
Un verdadero artista, sin dudas.
¡Saludos!
P.D.: Tengo un micro por allí (sin publicar) con el que, quizás, te moleste para una ilustración... Veremos, no te quiero incomodar ni abusar de tu generosidad.

Javier Simpson dijo...

A ver si va todo bien después de pasar por el hospital. No parece nada importante…
Qué fácil y qué buena pinta la receta de los spaghettis…gracias, miquel.
Los temibles piratas es de coña!!! Jajaja no puede ser mejor ni más corto!!! ;-D
Los otro dos igual de buenos. Edipito… :-)
Un abrazo y hasta otra, miquel.

miquel zueras dijo...

Hola, Nury! Yo ya estoy plenamente recuperado y espero que tú también de ese molesto trancazo. Yo, de momento -toco madera- me he librado este invierno.
Vaya paciencia que tuvo el director con nosotros. Nos partíamos de risa con esos diálogos y tenían que parar la grabación constantemente.
Saludos! Borgo.

miquel zueras dijo...

Hola, Mara! Lo único bueno de pasarte tres días en una cama de hospital es que tienes tiempo de dibujar y escribir chorradillas, tengo ahora mucho material.
Precisamente ahora acabo de ver ese episodio de Los Simpson donde intentaban colar el personaje de Poochie y los guionistas lo hacían desaparecer de manera chapucera (abducción) todo un "Salto de tiburón".
Saludos! Borgo.

miquel zueras dijo...

Hola, Juan Esteban! La idea de ese micro me la dio mi amigo Daniel Zbel que publicó un relato con piratas gays del que yo hice una ilustración.
Muchas gracias por tus comentarios y envíame ese micro que seguro encontraré un momento para hacer un dibujito.
Saludos! Borgo.

miquel zueras dijo...

¿Qué tal, Javier? Me alegra volver a verte. Ya estoy muy bien, esa operación era de las más sencillas.
Me alegra que te hayan gustado los relatos y los dibujos. Si esa receta le gustaba tanto a la hermosa Sophia... por algo será. A mí me encanta.
Abrazos y hasta pronto!
Borgo.

Alimaña dijo...

Hola Miquel, en primer lugar espero que esa rodilla no vuelva a dar guerra y te recuperes muy pronto. Respecto a las "chorradas" me quedo con la de los piratas homosexuales, para partirse jajaja.

Y a Sofía Loren, tan lozana como estaba la buena moza, me la comería antes que a los spaguettis y el jamón de bellota, seguro. Lo que es duro es intentar ingerir esa comida tan insípida de los hospitales.

Saludos

miquel zueras dijo...

Hola, Alimaña! Mi rodilla ya va dando tumbos por su cuenta, como aquella pierna fantasma de Santa Anna.¡Já, já!
Estoy pensando en ponerme a hacer más historietas sobre esos piratas, a ver qué me sale.
Yo creo que si Sophia Loren hubiese entrado en mi habitación me ponía mejor o me subía la fiebre (o las dos cosas) aunque los espagueti y el jamón de bellota tampoco están nada mal.
Saludos! Borgo.

Marisa dijo...

Microrrelatos muy interesantes y divertidos.
Gracias por esa receta que pondré en marcha (y que deberías haberla hecho saber en las cocinas del hospital) y mis deseos de una rápida recuperación.

Un saludo, Miguel.

miquel zueras dijo...

Hola, Marisa y muchas gracias! Espero que te guste la receta y te aconsejo que le pongas unas hojas de albahaca.
Sí que habría estado bien prepararlo en el hospital pero el cocinar -como otras cosas- mejor en casa, desde luego.
Saludos! Borgo.

Marcos Callau dijo...

Me alegra que abandonaras pronto el hospital, aunque no tan pronto como te habían dicho. Al menos, aprovechaste bien el tiempo, escribiendo. Muy bueno, "The last chance saloon" jejeje Abrazos!

miquel zueras dijo...

¿Qué tal, Marcos? Gracias, al menos llenar un cuaderno con chorraditas y dibujitos me distraía de lo mala que era la comida. Ese relato del Saloon me gusta porque es muy breve y algo tonto, el tipo de humor que prefiero.
Abrazos!
Borgo.