lunes, 29 de septiembre de 2014

SE BUSCA UNA VAMPIRA

Hace tres semanas me fui con dos amigos al Cementerio de Poble Nou  (Barcelona) a ver si nos topábamos con una vampira. Mejor lo cuento desde el principio:

 El viernes 5 vinieron a cenar a mi piso mi amigo Ramón, el científico –ya hablé de él en mi entrada El tirador fantasma de Colón, 13 julio, 2011- y Sergi, un miembro de la Asociación Española de Upirología (Upirología= estudio de los vampiros) Con estos dos la velada siempre resulta divertida.
Sergi se presentó con una bolsa de viaje. En el momento del café sacó un curioso libro de la bolsa: –Io credo nei vampiri- de Emilio de Rossignoli que fue un éxito de ventas en la Italia de los años sesenta. En uno de sus capítulos recoge el caso de Rosa Picó i Matons que, según Rossignoli, fue atacada por un vampiro alrededor de las doce de la noche en la barcelonesa calle Creu Coberta del barrio de Sants cuando salía de una proyección de Marcelino, pan y vino. (Una velada perfecta, tragarse un pestiño del nacional-catolicismo y a la salida del cine ser atacado por un vampiro) Eso fue en 1965 y ahora traduzco del italiano: “Los que vieron la escena del crimen aseguran que la lucha fue encarnizada. Rosa Picó se convirtió en vampiro y hay quien asegura haberla visto vagando por la zona de Las Cocheras buscando victimas…”
Sergi sacó otro objeto de la bolsa, un maletín de madera color caoba. Lo depositó encima de la mesa y al abrirlo descubrió un curioso artefacto con una pantalla y numerosos botones.
 -Es un Generador Kirlian, un aparato de gran sensibilidad para detectar el Aura –dijo Sergi con la cara brillante de satisfacción-. Los vampiros generan gran cantidad de fósforo que en la pantalla se ve de color gris. Mañana por la noche pienso llevarlo en mi furgoneta y rondar por los alrededores del cementerio a ver si detecto… algo. ¿Os apuntáis?
-Pero, Sergi… ¿Tú crees realmente en vampiros? –le pregunté.
-Ni creo ni dejo de creer. De momento, los busco.
Contagiado por el entusiasmo de Sergi acepté la invitación. Ramón cabeceó: “No puedo creer lo que voy a decir pero iré con vosotros. Total, no tengo nada mejor que hacer”. Aquello prometía: una expedición en plan Cazafantasmas con un estudioso de los vampiros y un científico racional y escéptico.
Al día siguiente partimos en la furgoneta de Sergi en dirección al cementerio.  El Generador Kirlian iba en el asiento del copiloto. Yo y Ramón detrás. Cuando entramos en la  Avenida Icária
Sergi dijo:
-Parecemos los de Misterios S.A. ¿Eh, chavales? Con la furgo y todo eso…
-A mí me parecéis unos frikis lamentables –opinó Ramón.
 Atardecía cuando aparcamos en el cementerio. La verdad es que es un lugar impresionante. El suelo parecía repleto de misterio y silencio con estatuas tan sobrecogedoras como esta: El  beso de la muerte.  Los panteones mostraban extraños contraluces. Además el tiempo aportaba lo suyo: Hacía bochorno y lloviznaba, casi como neblina, había relámpagos pero no truenos.
Un empleado nos indicó que era la hora de cerrar. Salimos por una puerta enrejada y nos acomodamos en la furgoneta. Sergi conducía despacio alrededor de los muros echando furtivas miradas al Generador. Pude ver por la pantalla destellos ámbar tirando a rosa, como el jugo de un membrillo maduro. El cielo se llenó de nubes negras parecidas a telarañas. Un cielo movedizo e inestable como el lomo de un gato negro.
 Estuvimos dando vueltas hasta pasadas las doce y media de la noche. Ni rastro de la vampira ni del aura gris. De hecho, los únicos que parecíamos vampiros éramos nosotros pues a la pálida luz del interior de la furgoneta  se nos veía amarillentos, sin color. Ramón roncaba. Sergi dio un brusco giro de volante:
-Ya vale. Vámonos a tomar una copa al Bar Boadas.
-Es lo único sensato que he oído en todo el día –dijo Ramón desperezándose.
-De habernos encontrado a la vampira habríamos causado sensación llevándola al Boadas –dije-. Me pregunto qué habría pedido. Bueno, pensándolo bien…
Poco después nos sentamos en los taburetes de la barra del Boadas. Los tres pedimos lo mismo:
-Tres Bloody Mary.
ELVIRA LA VAMPIRA

A esta chica le gusta mucho el Bloody Mary. Elvira la vampira fue un personaje que hice a finales de los noventa  para una campaña publicitaria de un Bloody Mary embotellado de la marca Rives que finalmente no salió al mercado. Yo preparo así este cóctel tan eficaz contra las resacas:
Preparar en vaso mezclador hielo, 3/4 jugo de tomate, 1/4 vodka, unas gotas de zumo de limón y salsa Perrins, una gota de tabasco, sal y pimienta.
Mezclar bien y servir en vaso mediano. Se suele adornar con una ramita de apio.

54 comentarios:

Clementine dijo...

En esto que me asomaba yo para felicitarte por tu santo... y me encuentro con esta historia. Pues ya me la he leído, y cómo no. Entrada completa y redonda porque, además, cuentas muy bien estas pinceladas autobiográficas. Y oye, tus amigos... te pegan un montón :)

Y ahora sí...
¡¡MUY FELIZ SAN MIQUEL!!
Muchos besos, Borgo, y feliz semana.

Marián dijo...

Menudo cóctel ese de la Elvira, nada que envidiar seguramente a la absenta...Lord Byron y Percy B. Shelley...sus amantes (lo único que os faltaba en ese momento) se hubieran muerto de envidia...En ese ambiente pretérito se gestó la aterradora y maravillosa historia de Frankenstein...y vosotros, sobre todo tú, Miquel, apuntáis maneras.

Me lo paso bomba cada vez que vengo a este lugar.

Besos.

loquemeahorro dijo...

Tienes razón, cuando tenga algún plan que me parezca chungo pensaré "Peor sería que me hubiera atacado un vampiro, después de ver Marcelino Pan y Vino".

Jo, es que no sabe uno que es peor de las dos cosas. Quizá lo del cine.

ethan dijo...

¿Seguro que le atacó la vampira o es que estaba como un zombi después de haberse tragado la peli?

Saludos

miquel zueras dijo...

Muchas gracias, Clementine! ¿Sabes que eres la primera persona que me ha felicitado en este Día de los Arcángeles?
Estos dos amigos son la pera. Habría podido hacer una entrada mucho más larga si relato la cena y sus comentarios pero he preferido ir al asunto: la Vampira de Sants.
Besos y muy feliz semana!
Borgo.

miquel zueras dijo...

Hola, Marián! En verano apetece y mucho este cóctel bien frío con una buena dosis de pimienta blanca y con el tabasco te entran agradables sofocos.
Pues no sería mala idea una velada con estos dos en plan encuentro en Villa Diodati como lo de Shelley, Byron y Polidori. A ver si nos sale un relato de miedo.
Me alegra mucho que te diviertas cuando pases por el blog, eso sí que está bien.
Besos. Borgo.

miquel zueras dijo...

¿Qué tal, loquemeahorro? Mejor lo dices en verso: "Peor sería que me hubiera atacado un draculino..." Ya es triste que sea esta la última película que ves en vida. Igual ahora la vampira sigue viendo películas desde un nicho con televisor.
Saludos. Borgo.

miquel zueras dijo...

Hola, Ethan! Pues es una buena hipótesis. Quizás este sea el motivo de que aún deambula como alma en pena después de esa experiencia cinematográfica.
Saludos. Borgo.

Charly Hell dijo...

Más que la historia en sí, lo que me ha sorprendido es tener un amigo Upirólogo. Eso si que son amigos interesantes. Os faltaba uno para ser los cazafantasmas. Me apunto a la próxima, jejeje.
Recuerdo que cuando éramos jóvenes nos íbamos a la puerta del cementerio del pueblo a escuchar psicofonías en casette (grabadas del programa de radio La Rosa de los vientos): Creo que pocas veces se me han puesto los pelos tan de punta...

Un saludo.

David dijo...

Jajaja... En fin.. Una pena que no saliera lo de Elvira (pero el personaje tiene gracia). La estatua del beso de la muerte está muy bien, sí.
Yo estudiaba en un insti al lado de un cementerio...y a veces íbamos allí "para estudiar" (en realidad charlar y pasar el rato). Me encantaba.
Un saludo.
PD: Upirología ...las cosas que se aprenden en tu blog...di que olvidaré lo que significa y haberlo leído en dos semanas, pero bueno...

Doctora dijo...

¿A nadie se le ocurrió llevar el dvd de la peli en la furgoneta?. Tendríais que haber ido con el dvd asomándolo por la ventana, al ver que os cachondeabais hubiera aparecido.

miquel zueras dijo...

Hola, Charly! Creo que para ser unos auténticos cazafantasmas nos faltaba Scooby-Doo. Ya te avisaré si montamos otra expedición como esta.
Recuerdo ese programa de radio de Carballal, era mítico ¿Aún se sigue emitiendo? Las cacofonías más inquietantes que escuché fueron en el Apeadero de Terrassa, la estación de tren con mayor historial de suicidios de España. ¡Terrorífico!
Saludos. Borgo.

miquel zueras dijo...

Hola, David! Fue una época en que se pusieron de moda los combinados embotellados pero se echaron atrás con el fracaso del Jack Daniels con Cola.
Esa estatua impresiona, es obra de Joan Fontbernal y es de un realismo que da miedo de verdad.
Upiri es la palabra eslava para los vampiros y así se llamaban en Transilvania. "Vampiro" sería la denominación latina.
Saludos. Borgo.

miquel zueras dijo...

Hola, Doctora! Habrá que probar eso la próxima vez, como en una película slasher: tres tíos en una furgoneta bebiendo cerveza y viendo "Marcelino pan y vino" y de repente... ¡Zas! aparece la vampira sacando la cabeza por la ventanilla y pidiendo palomitas.
Saludos! Borgo.

Anónimo dijo...

Hola Miquel
Menos mal que los cementerios son sitios silenciosos porque... ¡Si sus paredes contasen cuántas borracheras han visto pasar!
Tu Elvira es tan apetecible como unos cuantos bloody Mary después de un Marcelino panyvino.
Un saludo, Manu3l.

Cristina dijo...

Hola Miquel!! Vaya historia apasionante la que nos cuentas hoy. ¡¡Me encanta!!

Me ha recordado a una historia protagonizada por unos amigos y yo misma, en la que durante una tertulia y bastante achispadillos, debido a unas copas de vino, hicimos la apuesta de ir al cementerio de noche a pasar miedo.Sí así como suena : a pasar miedo. En fin... eran sobre las diez de la noche, y ya estaba cerrado, pero yo muy persuasivamente, con mis gracias de veinteañera, convencí al pobre vigilante para que nos dejara entrar. ¡¡Qué bien me lo pasé por la catacumbas!! jajaja,
Fue una experiencia inolvidable.
Yo no sé si los vampiros existen, ni los fantasmas, ni todos esos seres de ultratumba, pero me fascina ese mundo sobrenatural

Me encanta tu ilustración de Elvira, tanto como "Vampira" Nurmi ¿te acuerdas?
Yo, como soy de Halloween este año prepararé ese Bloody Mary que comentas
Un beso Miquel!

miquel zueras dijo...

Hola, Manu! Lo que podrían contar sus lápidas y sus mausoleos... y sus gatos, que en ese cementerio los había a montones y la mayoría negros. Curioso.
Elvira es un personaje que me encanta. A ver si consigo colarlo en una publicación con su propia tira, haciéndose piercings y bebiendo Bloody Mary.
Saludos. Borgo.

miquel zueras dijo...

Hola, Cristina! (Hoy no te presentas como SqS) Me encanta que te haya gustado esa historia aunque no se presentara ninguna vampira y tuvimos que desahogar nuestra frustración bebiendo Bloody Mary. Nada como una excursión nocturna por el cementerio para estimular la adrenalina.Claro que recuerdo a Vampira Nurmi, la estilizada finlandesa que fue novia de James Dean. Mi idea fue dibujar una Nurmi algo más actual. No se me ocurre una bebida más indicada para Halloween aunque en las series americanas se empeñen en sacar el indigesto ponche de huevo.
Muchos besos! Borgo.

El Demiurgo de Hurlingham dijo...

Hubiera sido interesante que la hubiesen encontrado.

abril en paris dijo...

Creo que la Vampira no estaba para fiestas esa noche.. jaja
¡vaya panda!:-P
¡Cuánta literatura tienen los cementerios!
Aquí son lugares "siniestros" pero en paises como la "aseptica" Suiza parecen jardines románticos. Apenas hay cruces.
Los de Paris si que tienen su atmósfera.. con tanto famoso alli enterrado.
La Vampira más parece una gótica cachonda (jeje)después de tomarse unos cuantos bloody Mary :-P

Saludos Miquel

miquel zueras dijo...

¡Muy bienvenido a Borgo, Demiurgo! Sí que habría sido interesante pero igual aquella noche no le apetecía salir porque llovía. Habrá que intentarlo de nuevo.
Saludos! Borgo.

miquel zueras dijo...

Hola, Abril! Como estábamos a principios de septiembre igual no había vuelto aún de sus vacaciones.
Los cementerios son escenarios muy atrayentes en los libros y no digamos las películas. El de Pere Lachaise, en París, es muy interesante (y lugar habitual de rituales satánicos) pero el que de verdad me impresionó fue el de Chacarita, en Buenos Aires, con sus barrocos mausoleos.
Saludos! Borgo.

Belknap dijo...

Mr. Borgo, antes que nada, yo tambien me sumo a las felicitaciones:¡MUY FELIZ SAN MIQUEL!; continuando, esta entrada, al igual que tantas otras escritas por usted, es genial, en serio, esto que acabo de leer es soberbio, lo felicito por tener un amigo upirologo, y dicho sea de paso, digale de mi parte a su amigo que lo felicito por su profesion, ¡es genial!, luego, eso de ir a un cementerio en busca de una vampira, aun, aunque esta criatura de la noche no se haya presentado, es espectacular.¡Qué entrada! Soberbia. Majestuosa. Ustedes son unos audaces ¡Aplausos! Todo el mundo de pie:¡Aplausos al señor Miquel Zueras y a sus amigos. Cordiales saludos.

miquel zueras dijo...

Muchísimas gracias, Mr.Belknap. Bueno, la verdad es que upirólogo no es la profesión de mi amigo Sergi (no está bien pagado) es más bien su afición pero se la toma muy en serio. Tiene una envidiable biblioteca sobre el tema y ha viajado varias veces a los Cárpatos. No vimos ninguna criatura de la noche pero la experiencia valió la pena aunque solo fuera por la visita al cementerio.
Me alegra mucho que le haya gustado la entrada. Espero tener más "exploraciones" de este tipo o "trabajos de campo" como los llama Sergi.
Saludos! Borgo.

PEPE CAHIERS dijo...

Menudos amigos tiene usted, de lo más peculiar, aunque yo no me puedo quejar, porque por si no lo sabía el desaparecido de la blogosfera, el Tirador solitario, es un experto en echar las cartas del Tarot, pero no se nos ocurriría adivinar el futuro sobre una tumbra fría.
Saludos.

miquel zueras dijo...

Hola, Cahiers! Nunca se sabe cuándo puede resultar útil tener un amigo aspirante a Van Helsing que te pueda salvar del ataque de alguna criatura de la noche. Por cierto que muchos recuerdos para el Tirador, a ver cuando retornará por estos blogs ¿Dicen sus cartas algo sobre eso?
Saludos! Borgo.

Francisco Machuca dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Francisco Machuca dijo...

Como siempre deliciosas ilustraciones aliñadas con historias y vivencias. Soy leyenda es una de mis novelas favoritas de siempre, y no hay manera de que se haga una película en condiciones, pero me da igual, con la novela hay más que suficiente. Escalofriante historia de un tipo que vive solo y aterrorizado de noche para buscar el sustento de día. Y ahora te voy a contar una anécdota. El otro día iba con mi compañera caminando por las calles y vimos por todas partes restos de muebles viejos. Evidentemente era el día de recogida de los trastos que la gente tiene en su casa. Pues bien, siempre pasamos por delante de una casa muy gótica y abandonada. El pomo de la puerta principal se parece mucho a la del castillo de Drácula (Ford Coppola)y yo siempre le digo a mi compañera que allí habita Drácula. Ella se ríe. Pero el otro día, vimos delante de esa puerta, junto a los contenedores un ataúd muy desvencijado, junto a colchones, somieres y sofás de otros vecinos. Ella no podía creerlo. Se asustó muchísimo. Yo le dije, totalmente tranquilo, que Drácula también tenía que cambiar de vez en cuando el ataúd.

Abrazos, amigo.

miquel zueras dijo...

¿Qué tal, Francisco? "Soy leyenda" no ha tenido suerte en sus adaptaciones a la pantalla y eso que lo han probado ya tres veces. Hace poco volví a ver la versión de Heston y su estética televisiva-setentera echa para atrás.
Esa casa gótica y aparentemente abandonada... ¿no será la que hay justo enfrente de la mía? Qué fuerte, un ataúd entre los trastos viejos para recoger. Bueno, supongo que los vampiros también dejan sus sarcófagos viejos y van a comprarse uno nuevo a IKEA. Seguro que hay ofertas.
Abrazos, amigo! Borgo.

karin rosenkranz dijo...

Y si se la encontraban? La inviariían al blody Mary?

miquel zueras dijo...

Pues claro, Karin. Con mucho gusto la invitamos al Bloody Mary, aunque según las leyendas las vampiras son mucho más espantosas que las que se ve en las películas y habría desentonado un poco en la coctelería.
Saludos! Borgo.

JLO dijo...

de una visita al cementerio pasamos a una recomendación de bebida de cóctel? jaja... pasando por las curvas de una vampira...

y bueno, pensándolo bien no está nada mal te digo... salu2 master!

miquel zueras dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
miquel zueras dijo...

Hola, JLO! Bueno, creo que un cóctel tan tonificante como el rojizo Bloody Mary combinan muy bien con las curvas de una vampira nocturna y sigilosa ¿Ah que sí?
Salud! Borgo.

Juan Esteban Bassagaisteguy dijo...

Muy buena crónica, Borgo, je. Me encantó cómo manejaste el suspenso de la misma, y cómo describís a los tres protagonistas viviéndola: imposible no visualizarlos en nuestras mentes.
Las ilustraciones, ¡monumentales!
Saludos.

miquel zueras dijo...

Gracias, Juan Esteban! Es una pena que no dispusiera de más tiempo para hacer una ilustración. Habrían salido los cazadores de vampiros a bordo de la furgoneta.
Saludos! Borgo.

Ana Bohemia dijo...

Por algún motivo he recordado un episodio que vi siendo niña en Farmacia de Guardia, salía un artilugio para cazar vampiros, jaja.
Buena anécdota la tuya, menuda pandilla.
A Elvira la vampira se la ve muy feliz con su cóctel.
Saludos

Chechu Rebota dijo...

Hay que ver en que líos acabas metido, aunque ya te digo que a mi también me gustaría salir en busca de vampiros y terminar tomándome unas copichuelas con los amigos.

Pero lo mio no es el alcohol, que me sienta fatal...

miquel zueras dijo...

Hola, Ana! ¿Un artilugio para cazar vampiros? Vaya, lo buscaré en internet. Podría sernos de utilidad para nuestra próxima expedición.
Me gustaba mucho Elvira, uno de mis últimos encargos de publicidad. Fue una pena que al final no se hiciera la campaña. Bueno, al menos ha salido en el blog con su Bloody Mary.
Saludos! Borgo.

miquel zueras dijo...

Hola, Chechu! Pues con mucho gusto estás invitado a otra expedición en busca de vampiros con final en la cocteleria Boadas. No te preocupes por lo del alcohol pues allí también sirven combinados muy buenos sin alcohol como el San Francisco o el Shangai, a base de papaya y piña.
Saludos! Borgo.

ricard dijo...

Lo del aura de los vampiros, no sé, pero yo de jovencillo acostumbraba a rondar junto al muro de un cementerio (no buscaba vampiros ni nada por el estilo, simplemente era un lugar poco concurrido propicio para intimar con mi novia de aquel entonces) y muchas noches observaba cómo un extraño resplandor se alzaba sobre las paredes, como si las tumbas o los huesos allí enterrados brillasen de algún modo. Juro que normalmente iba sereno. Saludos.

miquel zueras dijo...

Hola, Ricard! Bueno, se trataría de algo similar al Fuego de San Telmo y la explicación es la siguiente: el fósforo de los huesos de cuerpos enterrados que, al contacto con el oxígeno, se vuelve incandescente y produce luces fantasmagóricas. Hablaron de ello en "Cuarto milenio" hace poco y si lo dice Iker Jiménez...
Saludos! Borgo.

MucipA dijo...

Hola!
Si la historia hubiese empezado tomando unos "Bloody Mary" y yendo después al cementerio seguro que los protagonistas hubieran visto más cosas, o se hubiesen quedado dormidos los tres bajo los efectos del alcohol... jeje

Un saludo.

Maria dijo...

Creamos la nueva forma de buscar y quardar insiraciones. En www.copiapop.es se puede añadir fotos, vídeos y artículos en el espacio ilimitado y totalmente gratis! Ahora tendrán todos los datos en un lugar y siempre podrán añadir más y más información para construir la base de datos más completa ! Estamos muy interesados en tu opion sobre nuestra platforma social. ¡
Pruébenlo!

miquel zueras dijo...

Hola, MucipA y muy bienvenida a Borgo. Para nuestra próxima expedición lo tenemos claro, nos llevamos a la furgoneta la neverita portátil y mientras buscamos vampiros nos hacemos Dry Martini y Bloody Mary. Seguro que la aventura resultará más entretenida.
Saludos! Borgo.

miquel zueras dijo...

Hola, María! Ahora me pasaré por copiapop. Gracias por hacérmelo conocer.
Saludos. Borgo.

Licantropunk dijo...

Hay que ver el efecto que producía ver "Marcelino, pan y vino" a los espectadores de antaño. ¡Nunca lo hubiera dicho! Es una pena recordar al gran Ladislao Vajda por esa cinta, sin duda la más popular de las que hizo, cuando tiene en su carrera títulos magistrales como "El cebo" o "Mi tío Jacinto". Mención aparte para "Un ángel paso por Brooklyn": Pablito Calvo y Peter Ustinov allende los mares: mi vida como perro. Esa quedaría muy bien en tu blog, que le van los argumentos fantásticos.
Saludos.

miquel zueras dijo...

Hola, Licantropunk! "El cebo" es una auténtica rareza en el cine español de la época con Gert Frobbe como un terrorífico asesino de niños, no comprendo como la censura de entonces la dejó pasar. Sí,"Mi vida como un perro" recuerda a "Un ángel pasó por Brooklyn" -Vadja convertido en Capra- otra curiosidad y con un barrio neoyorquino espléndidamente conseguido en decorados fabricados en Madrid, por el mismo equipo que fabricó una ciudad china en "55 Días en Pekin".
Saludos! Borgo.

Nury ruri dijo...

Cualquier disculpa es buena para dar una vueltilla con los amigos y tomar unas copas. Casi que lo de encontrarse con la vampiro era lo de menos, ja, ja.
Saludos.

miquel zueras dijo...

Eso, Nury. La verdad es que he oído por ahí excusas peores. A lo mejor nos la hubiéramos encontrado y llevado a la cocteleria. Sergi nos advirtió que las vampiras de verdad son mucho más repulsivas que las de las películas pero con lo lleno que estaba el bar seguro que no lo notaban.
Saludos! Borgo.

Marcos Callau dijo...

Nada, la próxima en el Boadas juro que será de Bloody Mary. Dicho queda y ya no me puedo echar atrás. Recuérdalo Miquel. Abrazos.

miquel zueras dijo...

Hola, Marcos! La cita ideal: tú, yo y la vampira en el Boadas tomándonos un buen Bloody Mary. Seríamos el alma del local, fijo.
Abrazos! Borgo.

Shilmulo dijo...

Genial el dibujo de Elvira la Vampira, me encanta.

La historia es divertidisima, como una versión domestica de Cuarto Milenio con usted entre un creyente y un escéptico. Lo mejor la forma de terminar la investigación, tomando una copa con los amigos.

Saludos.

miquel zueras dijo...

Hola, Shilmulo. Me encanta que te guste el personaje de Elvira, fue una pena que la campaña no se realizara.
Pues más o menos, fue como un reportaje de Cuarto Milenio pero con copa final, así es más divertido.
Saludos! Borgo.