sábado, 5 de abril de 2014

RISAS ENLATADAS

 Acabo de enterarme del fallecimiento de Charles Rolland Douglas, el técnico de sonido que inventó nada menos que la Laff Box: la máquina de risas enlatadas. Al principio las series televisivas se rodaban en directo, con público, pero cuando resultó demasiado caro Douglas se encargó de crear la ilusión de un público fictício con su máquina que contenía 320 risas. Era algo así como un director de orquesta de risotadas y aplausos. Su invento pareció caer en desuso en los años posteriores hasta que series como Matrimonio con hijos, Big Bang Theory o Museo Coconut volvieron a usarla sin complejos.
¿Qué pasaría si una Laff Box nos acompañara en la vida real? Esto es un nuevo desafío para el inspector Duralex:
LA CASA DE LAS RISAS ENLATADAS

Los sentidos agudizados de Duralex detectan ese sutil ambiente de cosas-que-no-van-del-todo-bien que aqueja a toda casa afectada.
Un coro de estruendosos aplausos y ovaciones recibe al inspector que mira desconcertado a su alrededor con crispada perplejidad, pero solo ve al matrimonio Juanjo-Marta. Juanjo abraza a su esposa y la casa parece aplaudir conmovida.
-Se trata de risas que responden a nuestros comentarios –explica Juanjo-.  Cuando vengo del trabajo y digo: “Ya estoy en casa” se oyen aplausos y risas. Pero el efecto contrario también se produce, ayer le dije a Marta que la grúa se me había llevado el coche y se oyó un lastimero  ¡Ooooooooh!!!!
 -Curiosas psicofonías –reconoce Duralex.
-Ahora basta que yo diga: “Bajo al súper” para que se oigan las carcajadas –interviene Marta-. Y el otro día en la cama, cuando le dije a mi marido que se vistiera de tirolés, las voces se pusieron a aullar como cajeras del Caprabo ante un stripper y claro…  se nos cortó el rollo.
-¡Así no hay quien haga nada! –se lamenta Juanjo. Risas y silbidos le responden como fantasmas, de acuerdo a una invocación mágica.
Después de unas breves pesquisas por las habitaciones de la casa, Duralex informa a los propietarios:
-Se trata de un caso claro. La casa está poseída por el espíritu de Charles Rolland Douglas, inventor de la máquina de risas enlatadas. Además, el edificio está construido sobre un cementerio indio.
-¿Un cementerio indio, aquí en Badalona? –inquiere Juanjo.
-Como lo oye. Necesitan los servicios de un exorcista- Duralex extiende una tarjeta-. Aquí tienen uno, es mi cuñado. Díganles que vienen de mi parte. Me pasa una comisión ¿saben?
El inspector abandona la casa. Estalla un alborozado coro de risas y aplausos.  Sobre el papel  pintado aparecen unas letras escritas en sangre- Special Gest Star: Inspector Duralex-, y los créditos pasan a toda velocidad desapareciendo entre un ectoplasma verdoso.

OTRO MISTERIO DE CASA ENCANTADA
Pero esta vez se trata de una leyenda que ha resultado falsa: el supuesto fantasma del niño que aparece en una escena de Tres hombres y un bebé.


 ...Y UNA PORTADA TERRORÍFICA
Me encanta que me encarguen portadas de libros del terror clásico: Breve conversación con una momia, de Poe. Intenté que la momia se pareciera al escritor de Baltimore...
Pero mi agente me dijo: "Más bien me recuerda a Aznar". Así que le añadí el cuervo en plan pista a ver si cuela.

56 comentarios:

ricard dijo...

David Lynch dirigió unos cortos protagonizados por una familia de conejos cuyos diálogos surrealistas eran coreados por las risas enlatadas de las teleseries. Esas escenas aparecen también en su incomprensible último film "INLAND EMPIRE".

Las risas enlatadas y comentarios de una hipotética audiencia acostumbran a ser repulsivos, pero nunca lo fueron tanto como en la serie "Cosas de casa", protagonizada exclusivamente por afroamericanos y con el extraño Urkle como personaje estrella.

Saludos.

Enric H. March dijo...

El relat està molt bé, Miquel!

Sobre els riures enllaunats... formen part tant de la nostra memòria i del nostre imaginari televisiu que és trist que s'hagi mort Charles Rolland Douglas. Hi ha sèries on queda millor que d'altres. A "Big band theory" m'agrada.

Doctora dijo...

La portada mola, aunque más que Aznar me recuerda a Danny Trejo.

Yo no preciso risas enlatadas, porque allá donde voy soy siempre recibida con aplausos y mis ingeniosos comentarios generan risas y celebraciones por doquier ;P

Ana dijo...

Menos mal que en la vida real no nos pasa como al inspector Duralex, sería muy duro estar oyendo a cada rato un coro de risas, gritos, y exclamaciones de pena o de horror.
En las series queda gracioso porque todo es muy falso y exagerado, pero en la vida real lo único que debería venir en latas tendría que ser el atún.
320 risas, Rolland tenía un trabajo de partirse... ¡de risa, claro!
Ya sabía lo del famoso fantasma. Que listillos los productores, metes un reclamo y la curiosidad de las personas hace el resto.
A mí si que se me parece a Poe y no sólo por el cuervo, está muy bien.
:)

WOLFVILLE dijo...


El parecido con Aznar refuerza sin duda el efecto inquietante de la portada XDDD

Buenísimo el relato enlatado. Me esperaba el típico final "caja de risas escondida para simular espectros", pero ese letrero escrito en sangre me ha terminado de rematar XDDD La ostia!!!

Un saludo.

Patri Caos dijo...

Buenasss!! Qué curioso lo de las risas enlatadas, nunca se me había ocurrido pensar en su creador.
La portada me ha encantado, si que tiene un parecido a nuestro "querido" expresidente, jaja.
Saludos!! :)

miquel zueras dijo...

Hola, Ricard. He oído hablar de esos cortos aunque no he visto ninguno. Por desgracia sí que vi "Inland Empire" que me pareció una tomadura de pelo.
Aquella serie tenía mucho de repulsivo empezando por Urkle. Con él tendrían que usar la Máquina de los Abucheos.
Saludos. Borgo.

miquel zueras dijo...

Gràcies, Enric. Un cas curiós de Poltergeist.
Jo també ho crec això de "Big Band Theory", les rises li donen un aire retro-surrealista que li escau força bé.
Salut. Borgo.

miquel zueras dijo...

Hola, Doctora. Anda, pues es verdad. Qué raro que no lo asociara con Trejo, uno de mis secundarios -desde "Machete" no tanto- preferidos.
Qué suerte traer contigo la máquina de risas. ¿No te suena un Wooow!!! de vez en cuando?
Saludos. Borgo.

miquel zueras dijo...

Hola, Ana. Sí, imagina lo que debe ser asistir a una boda y que el típico pariente gracioso cuente chistes acompañados de risas enlatadas o ver que te han puesto una multa en el coche y oir un ¡Oooh!!! lastimero. Ese Douglas era algo así como un Dj de las carcajadas.
La de rios de tinta que trajo la historia del falso niño suicida y seguro que aportó lo suyo en la taquilla.
¡Me alegra que te guste la portada!
Saludos. Borgo.

miquel zueras dijo...

¿Qué tal, Wolfville? Se te echaba de menos.
Sí que ese parecido lo hace más terrorífico si cabe.
En esa casa he pensado que le faltaba un toque siniestro como merece toda mansión encantada.
Saludos. Borgo.

miquel zueras dijo...

Hola, Patri y muy bienvenida a Borgo. Douglas consiguió con su Laff Box controlar las risas de la comedia, con un pedal dirigía el volumen y la duración de las carcajadas.
Creo que a esa momia sólo le falta decir: "Váyase, señor Zapatero..."
Saludos. Borgo.

JLO dijo...

no habías posteado esa imagen ya? o en el otro blog?

interesante lo de ese hombre, uno está atento a estas noticias depende de lo que le guste... salu2 master...

miquel zueras dijo...

Hola, JLO. Sí, había puesto esa portada en ROSEBUD, el blog donde voy publicando mis trabajos.
Un personaje interesante ese Douglas. Había perfeccionado su máquina para conseguir risas de cualquier edad y acortarlas o alargarlas a voluntad.
Saludos. Borgo.

Belknap dijo...

Mr. Borgo, Que en Paz Descanse Douglas, sin duda fue un gran invento; muy bueno su cuento y muy buenos dibujos. Cordiales saludos.

miquel zueras dijo...

Gracias, Mr.Belknap. Yo creo que la máquina de Douglas vendría a ser como el hilo musical de la risa. En "Dos hombres y medio" también se oyen esas pistas de risotadas controladas.
Saludos. Borgo.

Sícoris dijo...

Muy bueno el relato. Me ha pasado como a Ricard, me ha recordado a la familia de conejos de "Enland Empire". La verdad es que hay vidas tan expuestas a la galería que sólo les faltarían risas enlatadas como en las series.

El Poe de tu portada, a mí enseguida me ha parecido Poe. Igual es que me he dejado llevar subliminalmente por el cuervo, pero de Aznar sólo tiene el bigote (Pobre Poe!)

Marcos Callau dijo...

No hombre, en lo único que se parece a Aznar es en su aspecto mortecino. Es buenísimo el relato del inspector Duralex, lo compartiré. La máquina de risas enlatadas está en la memoria de todos nosotros. Qué sería sin ella series como "Embrujada", "Apartamento para tres" o incluso más modernas, como "Alf" o "Cosas de casa". Un gran inventor, desde luego. Es cierto que, en ocasiones, se reían sin motivo alguno como con frases como la que has dicho: "Bajo al Súper" y risotada al canto! jeje. Abrazos

miquel zueras dijo...

Hola, Sícorís. A mí me recuerda a "Annie Hall" cuando Tony Roberts lleva a Woody Allen a una sala donde ponen risas enlatadas a su telecomedia. "Ponme aquí una carcajada y luego un aplauso". Y Allen dice: "¿Y no hay abucheos?".
La verdad es que Aznar no le llegaba a Poe... ni al bigote. El cuervo es para que no le confundan con él.
Saludos! Borgo.

miquel zueras dijo...

¿Qué tal, Marcos? El único caso en que el Inspector Duralex se ha dado por vencido y ha delegado en su cuñado exorcista.
Las risas enlatadas han acompañado a nuestras series de la infancia como "Embrujada" o "Los Ropper". En mi inocencia creíaa que había un público auténtico,pero ya me parecía que tenían la risa muy floja pues se reían prácticamente de todo. "Algo se deben fumar", pensaba.
Abrazos. Borgo.

PEPE CAHIERS dijo...

Woody Allen se cuestionaba eso de las risas enlatadas en "Annie Hall", aunque lo cierto es que había que ver algunas series sin esas carcajadas en conserva, quizás no tendrían tanta gracia.

miquel zueras dijo...

Hola, Cahiers! Precisamente le comentaba esa escena a Sícoris. Allen se sentía fatal en ese ambiente televisivo con las risas enlatadas: "Ponme aquí una carcajada y luego una risita media" -creo que se nota que tengo el DVD de esa película.
Esas carcajadas estimulan la risa, como la música de baile en las discotecas, más o menos...
Saludos. Borgo.

SqSmaravillosa dijo...

Hola Miquel!! Lo cierto es que esas risas enlatadas siempre me han resultado fastidiosas, las comparo con la persona que cartel en mano le sugiere al público de un programa cuando debe aplaudir.

Esta vez el caso del inspector Duralex me parece bastante inquietante porque, aunque aderezado de ese toque de humor que le caracteriza, escuchar en tu propia casa voces y aplausos de origen desconocido debe ser muy terrorífico.

Qué lástima que la leyenda sea falsa...¡con la ilusión que me hacen a mi estas cosas!

Yo creo que sí se parece a Poe

Un beso querido Miquel!

miquel zueras dijo...

Hola, SqS! Sí, ese cartelito de ¡Aplauso!... Tratan al público casi como el Perro de Paulov.
Pues me he enterado de que hay algo llamado "Síndrome del huesped fantasma" (inquietante el nombre ¿eh?) en la Wikipedia. Gente obsesionada con la idea de que una presencia oculta en su casa se les manifiesta. Al menos en esa casa lo que hay es un poltergueist de carcajadas.
Mucha gente no se creyó esa leyenda del niño pues la película no se rodó en una casa auténtica, era un estudio, aunque sí circula el mito del enano suicida de "El Mago de Oz". Ah, te agradezco que hayas reconocido a Poe.
Besos y buena semana! Borgo.

Charly Hell dijo...

Es verdad, tiene un aire al retratro de Aznar hecho por Bush, jejeje. Como presidente de los yuesei era patético, pero como retratista es aún peor.

Como he odiado siempre las risas enlatadas. Eso de que te indiquen cuando reir o cuando aplaudir me parece una tontería.

Un saludo.

Marga dijo...

Yo creo que se parece más a Poe, aunque si lo piensas detenidamente tanto Aznar como Poe tenían un no sé qué un poco oscuro, por razones distintas, por supuesto! diatralmente opuestas! dios me libre de comparar oscuridades, jeje.

Me gusta la portada.

En cuanto a las risas enlatadas, siempre me ha parecido un invento espantoso, ufff, como si las reacciones tuvieran que ser marcadas de antemano... menudo timo! pero me hacen gracia tus anécdotas, de dónde sacarás datos tan pintorescos? jajaja

Saludos, Borgo.

Juan Esteban Bassagaisteguy dijo...

Buen relato, me sacó varias sonrisas cuando la narración da un vuelco con la introducción de sucesos inconcebibles, pero todos relacionados de manera enigmática entre sí a a partir de la intervención del Inspector Duralex.
Conocía lo del fantasma de la película, no ha estado mal recordarlo.
Y la ilustración... bueno, digo que es genial y, seguramente, me quedo corto.
¡Saludos!

miquel zueras dijo...

¡Ja, ja! Sí, Charly, a mí ese retrato de Bush me recuerda y mucho al famoso Ecce Homo de Borja. Quizá lo llamen para restaurarlo la próxima vez que toque.
Eso era lo que hacía impopular a las risas enlatadas, era como si quisieran hacerte reir cuando a ellos les convenía.
Saludos. Borgo.

miquel zueras dijo...

¿Qué tal, Marga, cómo va el Norte? Pues es una buena forma de verlo. Comparten algo turbio, oscuro... pero Poe me resulta más simpático. Me encanta que te guste la portada. Puedes encontrar el relato en Google, es muy curioso.
He leído casualmente sobre la muerte de Douglas y una cosa trae a otra... curioso, un invento tan usado en las comedias televisivas pero su nombre no es nada conocido.
Saludos. Borgo.

miquel zueras dijo...

Hola, Juan Esteban! El inspector en una casa encantada pero sin arrastrar de cadenas (¿tendría ese sonido el Laff Box?)ni cuchillos que vuelan.
Ese fantasma llegó a dar más que hablar que la misma película. Sin duda le proporcionó publicidad. Se vendió mucho en vídeo y la gente lo detenía en esa escena.
Muchísimas gracias. Me alegra que te guste el dibujo aunque a algunos les recuerde a Poe y otros no.
Saludos. Borgo.

Aris Tofeles dijo...

Muy bueno como sempre. Yo tambien pienso que se parecia a Aznar

miquel zueras dijo...

¡Gracias, Aris! Pues la verdad es que cada vez que lo miro me recuerda más a Aznar. Casi me parece oir una voz gutural: "Mire usté...."
Saludos. Borgo.

Clementine dijo...

Caray con lo del fantasma de Tres hombres y un bebé, había oído la leyenda pero no me sabía todo esto...
Me ha encantado la entrada entera pero me quedo con el caso de tu inspector, qué gran idea. Y que buen homenaje al inventor de estas risas enlatadas que, gracias a ti, ya tiene nombre para nosotros :)
Buena semana, Borgo. Besos.

miquel zueras dijo...

Hola, Clementine, Creo que hastael inefable Iker Jiménez dedicó un espacio a ese fantasma que deambulaba por un plató.
Me alegra mucho que te guste la entrada. Mi homenaje a Douglas que inventó un curioso artefecto, a veces algo molesto, pero que nos acompañó en muchas comedias o sitcom, como se dicen ahora.
Muy buena semana, Besos,
Borgo.

Sonja dijo...

Yo creo que estamos tan acostumbrados a esas risas que ni reparamos en ellas, al menos creo que yo no, pero seguramente se me haría raro ver una serie cómica sin ellas. Seguro que a Charles Rolland Douglas le encantaría el relato.
Respecto a la ilustración, no le veo parecido a Aznar pero el cuervo le da un toque muy acertado, enseguida se asocia, en lugar del busto de Palas, Poe, me encanta.

miquel zueras dijo...

Hola, Sonja. Pues a mí también me habría encantado conocer la opinión del señor Douglas ¿Habría respondido con una carcajada o un abucheo? (También los tenía en su máquina) Quién sabe.
Creo que con el cuervo queda mejor, me encantan Poe y esos pajarracos: "...se posó sobre el busto de Palas y luego... ¡Nada más!"
Saludos. Borgo.

Lost Boy dijo...

Hola Miquel, un relato muy divertido.
Dile al inspector Duralex que cuando venga a Badalona tenga cuidado,dice una leyenda que el ultimo mono que vino por estos lares lo metieron a trabajar en una fabrica de anís y nunca más salio.
Genial el dibujo.
Un saludo y abrazos.

miquel zueras dijo...

¿Qué tal, Lost Boy. Yo tengo muy claro si un día convocan un concurso para una etiqueta o cartel de Anís el mono: el mono asolando Badalona como King Kong encaramado a un sitio bien alto y rascando la botella con una cucharilla. Siempre he imaginado esa fábrica con monos trabajando, a lo Planeta de los Símios, con la Hora del Plátano según el convenio.
Abrazos. Borgo.

karin rosenkranz dijo...

Ayer me lei toda la entrada, pero no dejé el comentario porque iba mal de tiempo. Asi que voy por partes, las risas enlatadas, son un clásico en las comedias de situación. Soy especialista en el tema. Me encanta engancharme a alguna y siempre tengo una, dos o tres mirando. A parte de las series de Disney chanel, que es el canal que aquí está puesto la mayor parte del día.

La portada está buena, pero si es una momia, alguien le está sacando las vendas, se quedará en los huesos.....
ojalá acepten tu ilustración.

Tres, te recomiendo que veas el video de Amaral, son las ilustraciones de todos los políticos...Lo primero que pensé es que si la habrías hecho tu...quien sabe...

te dejo mis saludos y mi agradecimiento por pasar a visitar mis rayos de sol.

miquel zueras dijo...

Hola, Karin. Lo de Douglas, gusten o no las risas enlatadas, tiene su mérito: risas como traje a medida de la comedia. Un público fictício para tramas de ficción. Seguro que las risas no enlatadas sonarían ahora poco convincentes.
Sí, la portada me la han aceptado pero tiene gracia que unos vean el parecido con Poe y otros con Aznar, Doctora además ha añadido a Danny Trejo.
Ya conocía el vídeo de Amaral. Muy bueno. No, ya me gustaría ser el autor pero es Alberto González, un dibujante muy bueno.
Ha sido un placer disfrutar con tus rayos de sol. Borgo.

loquemeahorro dijo...

Pobres Juanjo y Marta, debe ser pesadísimo, la verdad, sobre todo porque no sirven para nada.

Mucho mejor sería el público infantil de un guiñol de pueblo, que te puede decir cuándo viene el lobo o dónde has dejado las llaves del coche.

A mí me recuerdo mucho más a Poe que a Aznar, lo sé porque lo he visto y no me ha caído mal en el momento.

Licantropunk dijo...

Muy bueno el relato: han pasado miles de sitcom por delante de mis ojos.
Saludos.

miquel zueras dijo...

Hola, loquemeahorro. Debe ser un engorro vivir de esa manera. Recuerdo esos espectáculos y cuando se acercaba el malo por un lado del escenario los niños gritaban: "¡Por ahí!!!" Eran una Laff Box rural.
Te agradezco que te recuerde a Poe. Tengo que probar a ponerlo con las momias de Bush y Tony Blair. Sería una buena película de terror.
Saludos. Borgo.

miquel zueras dijo...

¿Qué tal, Licantropunk? Me alegra que te guste. Tendría que haber añadido algunas risas grabadas que en las sitcom parecen más convincentes que las espontáneas.
Saludos. Borgo.

UTLA dijo...

Hola Mr. Borgo,

Pues a mi me gustan las risas enlatadas de personas muertas. ^_^
Tambien leo libros de persoans muertas, y veo películas de personas muertas, todo... esta ... conectado. ¿ a que si MR. Borgo ? jajaja

Lo de "tres solteros y un bebe" es una risotada de video genial. Vaya trabajazo. Que risa con el niño muerto... en un estudio de canada... ¡ Para vender más cintas !

O_O Esto me recuerda al rumor del ahorcado en el mago de Oz... que en verdad era un pavo real.

El cuervo de tu dibujo me parece que este limpiandose sus "nobles" partes en la calva de la momia. Pobre momia, las comparaciones son odiosas. ;->

Un abrazo Miquel.

Humberto Dib dijo...

Querido Borgo, tus entradas no sólo están bien escritas, sino que siempre me enseñan algo del maravilloso mundo al que perteneces.
Quiero una máquina de risas y aplausos para mis días de apatía, ¿se consigue?
Un fuerte abrazo.
HD

miquel zueras dijo...

Hola, UTLA! Qué bueno: "Risas enlatadas de personas muertas". No sé para qué trama serviría pero es un título muy sugerente.
En su momento ese fantasma dio mucho que hablar, hasta el gran Iker Jiménez le dedicó un programa. He visto las imágenes del supuesto enano ahorcado del Mago de Oz y son más confusas, más bien parece un foco que se cae al fondo del plató.
Son los riesgos que suponen tener un pajarraco sobre la cabeza. Al menos, este, no le comerá los ojos.
Abrazos. Borgo.

miquel zueras dijo...

Hola, Humberto. Me alegra saber de ti. A mí también me gustaría tener una Laff Box por un día. El cómico Milton Berle se lamentaba por la escasa respuesta de uno de sus chistes favoritos hasta que oyó la carcajada que insertó Douglas. Su máquina sería un estimulador de egos cómicos lo que siempre viene bien en días apáticos.
Abrazos. Borgo.

abril en paris dijo...

Todo "muy natural" jaja.. pero si sirven para que al cómico no se le caiga la moral.. En los guiones de cine se alargaba la frase para evitar que la risa tapara la siguiente..eso suponiendo que iban a reirse..como en Con faldas y a lo loco. Seguro que en las series o el directo se trata de provocar el contagio..pero donde esten unas buenas risotadas espontaneas..:-D
Ocho apellidos vascos lo está consiguiendo..¡ya era hora!

Saludos Miquel

miquel zueras dijo...

Hola, Abril. Sí, Douglas creó la máquina pensando en el cómico Milton Berle. A veces las risas de los espectadores eran incontrolables o injustas con la calidad del chiste. Eso: la risa como un traje a medida de la comedia.
Ayer precisamente fui a ver "Ocho apellidos vascos", no me pareció para tirar cohetes -la parte romántica, algo tópica- pero el público se reía, eso sí. Además Karra Elejalde subía el nivel.
Saludos. Borgo.

Francisco Machuca dijo...

¿Sabes que muchas veces,cuando estoy en un bar o restaurante y de repente estalla unas risas miro de repente hacia los rincones de la sala para ver si hay altavoces escondidos? Las risas enlatadas no solo mató al verdadero humorista (a Woody Allen lo matan en Annie Hall)sino que la gente ya se ríe porque toca o porque no tiene más remedio (las gracias del jefe de sección, etc)Me imagino un futuro inmediato donde se construirá fábricas que fabriquen risas enlatadas al gusto; para untar en las tostadas matutinas,para aliñar las ensaladas, para añadir unas gotitas en el cóctel de la medianoche,pastillas, en sobres efervescentes, en sprays para el mal aliento,empresas instaladoras de risas enlatadas en las casas de los recién casados y sobre todo como regalo por parte de los hijos a los padres que cumplen sus bodas de oro, etc. (En este comentario deben sonar risas enlatadas entre frase y frase).

Un cordial saludo y estupendo texto.

miquel zueras dijo...

¿Qué tal, Francisco? Veo que recuerdas aquella escena con Woody Allen enfermando de nauseas y Tony Roberts diciendo: "Pon aquí una risita media y luego un gran aplauso." Una risa enlatada para cada ocasión, más o menos como la máquina de Douglas que podía elegir todo tipo de risas según género y edad y un pedal acortaba o alargaba la duración de la risa. Muy bueno tu comentario, no hacen falta las risas enlatadas.
Saludos. Borgo.

Javier Simpson dijo...

A mí me gustaban esas risas. Bueno, en las series de humor siguen haciéndolo, ¿no? En series como Friends y tal. Tenían su ciencia, no muy demasiado compleja, pero ciencia al fin y al cabo. El relato aprovechando esa máquina efectos emocionales está genial, miquel. Mi ehnorabuena.

miquel zueras dijo...

Hola, Javier y muchas gracias. Sí, las series con risas enlatadas parece que vuelven a ponerse de moda como "Dos hombres y medio" y Big band Theory". Douglas era como un dj del regocijo, un director de orquesta de risas.
Saludos. Borgo.

nury dijo...

No me molestan mucho esas risas enlatadas, será que no las presto atención. No estaría mal llevar una de esas maquinitas en el bolsillo para cuando se tercie.
Y la portada me gusta mucho. No se parece tanto a Aznar como te han dicho, afortunadamente. Saludos. Paso a otra entrada tuya que me estoy poniendo al día.

miquel zueras dijo...

¿Qué tal, Nury? Gusten o no, las risas enlatadas forman parte del esquema de la comedia televisiva.
Me alegra que te guste la portada y que seas de los que opinen que no se parece tanto al presi de la Faes.
Encantado de que te pases por aquí. Saludos.
Borgo.