martes, 10 de abril de 2012

SOPA DE CEBOLLA A LA MOUSTACHE

Dedicado a FATHER CAPRIO del blog Con el cine en los talones por recordarme esta película.

¿Reconocen al soldado con transistor que se pasea por el plató de Irma la dulce? Es un principiante y jovencísimo James Cann . La chica de la derecha es más reconocible, inconfundible: Tura Satana.

¡Señor Wilder! ¡Esas manos… que luego van a la baguette! En 1962 Billy Wilder apostó por el libreto de André Previn Irma la douce que se había estrenado con gran éxito en París cuatro años antes. Wilder esperaba resarcirse del pinchazo en la taquilla americana de Uno, dos tres, hoy considerada una obra maestra de la comedia. Son conocidos los problemas que tuvo Wilder para rodar en las calles de Berlín, quizás por ese motivo se descartó la idea original de filmar en el barrio parisino de Les Halles que se recreó en estudios, un gran trabajo del decorador Francis Starr. A la izquierda un falso cartel que acabo de hacer.

El reparto inicialmente previsto por Wilder lo formaban Jack Lemmon (Gendarme Patou) Marilyn Monroe (Irma) y Walter Matthau (Moustache) Al fallecer Marilyn en trágicas circunstancias se rodó una prueba con Kim Novak que trabajaría después con Wilder en Bésame, tonto (1964) pero el director se decidió por Shirley MacLaine al considerarla más adecuada para la comedia. El papel fue un arma de doble filo para esta actriz; consiguió el status de estrella pero también solía lamentar de que la encasilló en papeles de prostituta.
Walter Matthau no pudo incorporarse al rodaje a causa de un inoportuno accidente de tráfico y a última hora el cómico canadiense Lou Jacobi se hizo con su papel más popular: el inolvidable camarero Moustache, que aseguraba haber sido coronel en la legión extranjera, explorador en África, croupier en Montecarlo, el último soldado evacuado en Dunkerke…
Había gente que llegaba de muy lejos para probar la especialidad de Moustache, su sopa de cebolla. “Lástima que no tengamos bolsillos de hule para llevárnosla a Inglaterra” decían unos turistas ingleses. Yo preparo una sencilla receta de sopa de cebolla que queda muy buena. Aprovechen ahora que el frío está dando sus últimos coletazos:
Pelar y cortar las cebollas de cualquier manera (los libros de cocina lo suelen llamar cortar groseramente, una expresión que me hace bastante gracia) En una sartén con mantequilla dorar la cebolla troceada mientras en otro fogón se calienta medio litro de agua con dos cubitos de caldo.
Sazonar la cebolla con sal y añadir al sofrito dos rebanadas de pan –mejor si es del día anterior- echarlo todo en el caldo, dejar reposar unos diez minutos y triturar todo en la batidora. Distribuir en cazuelitas, añadir abundante queso rallado emmental y con el horno bien caliente poner la sopa a gratinar. En cinco minutos estará lista. Bon appétit.
Los problemas de Irma con el tabaco.



Y ahora aprovecho para colar una de esas anécdotas que tanto me gustan. Mi tío abuelo Joan (Hablé de él en mi post Llamadas perdidas del 22 de noviembre de 2010) cruzó la frontera en el 39 y empezó a trabajar en un almacén de frutos secos en el mercado parisino de Les Halles, donde transcurre la acción de Irma la dulce. Cuando los alemanes ocuparon Francia se unió a la Resistencia que tenía una red de informadores en el mercado. A todos les dieron la misma consigna:
-Informad de todo lo que os enteréis acerca de los alemanes, incluso del detalle más trivial.
Un día Joan acordó una cita con un enlace en el bar del mercado. Le dijo:
-Quizás no sea importante pero la Luftwaffe (fuerza aérea alemana) nos ha encargado cientos de sacos de frutos secos.
El ejército alemán se disponía a iniciar la operación León Marino, la invasión de Gran Bretaña precedida por un masivo ataque por aire que se conocería como la Batalla de Inglaterra. A sus pilotos les esperaban muchas horas de vuelo y buscaron un alimento que no fuera preciso cocinar y de alto valor energético: los frutos secos.
No sé hasta qué punto influyó el informe de mi tío abuelo pero él aseguraba que poco después se desencadenó una oleada de sabotajes a los depósitos de combustible de la Luftwaffe.
Pero como diría Moustache: Esto es otra historia…

38 comentarios:

Aris dijo...

Irma la dulce es una de las mejores de Wilder, la sopa de cebolla, aunque me la acabo comiendo, nunca la pediría en un restaurante. Prefiero un fromage o una foundee. Muy buena la anecdota ya me veo a todos los pilotos comiendo musics con moscatel

miquel zueras dijo...

Es una película que siempre resulta agradable de ver. A mí me gusta la sopa de cebolla cuando hace frío y con un huevo dentro que la hace más consistente. Ostras, es verdad, el postre de músico. Ahora me tomaría uno con su moscatel. Saludos. Borgo.

Von Kleist dijo...

Buenas Miquel

Fijaté que a mi "Uno, dos, tres..." me parece una de las películas más irregulares, a la par que sobrevalorada, de Wilder. Es cierto que tiene algún que otro momento cómico inspirado, pero no sé, a mi nunca me ha terminado de llenar, por lo que entiendo perfectamente que en EEUU no fuer un éxito.

Respecto a "Irma la Dulce", confieso que tengo un recuerdo muy lejano, ya que la vi, hace muchos años, en uno de esos gloriosos pases sabáticos de TVE, y tu reseña me ha animado a revisarla.

Respecto a la anécdota de los frutos secos, sin duda la Resistencia fue muy valiosa obteniendo informes "cercanos" sobre las actividades alemanas. Pero a nivel estratégico, gracias a ULTRA, los aliados conocían al dedillo las operaciones militares alemanas, antes incluso que estas hubiesen llegado a los mandos implicados. Pero bueno, hay que reconocer que el "Secret Army" como se llamaba la serie de la BBC, prestó valiosos servicios a la causa aliada, sin duda.

Saludos

miquel zueras dijo...

Hola, Von Kleist. "Uno, dos, tres" me gusta mucho aunque algo ha perdido con el paso del tiempo. Supongo que a los americanos no les hizo gracia que además de parodiar el comunismo Wilder también lanzó dardos contra el capitalismo y la visión americana sobre los europeos.
Esa era una de las anécdotas preferidas de mi tío abuelo, parece casi de la serie "Allò, Alló". Frutos secos, la Batalla de Inglaterra... es curioso como una cosa lleva a otra. Gracias por pasar por aquí. Borgo.

Belknap dijo...

Mr. Borgo, ¡que reseña!, no solo eso, viene con receta de cocina incluida y recuerdos de familia, ¿qué mas se puede pedir? Muy buena y educativa. Un saludo.

Gárgola dijo...

Otra recetilla al saco. No la he probado nunca, y con estos días que llevamos es buen momento para hacelo.
Un saludo.

miquel zueras dijo...

Muchas gracias, Belknap. Es de las que a mí me gustan con anécdota y receta incluidas. Un "Completo" como los platos combinados. Saludos. Borgo.

miquel zueras dijo...

Hola, Gárgola. Allí en París la soupe a l´oignon es un plato muy tradicional y esta es la manera más sencilla de prepararlo que conozco. Ideal para este tiempo de fresco y lluvias. Saludos. Borgo.

abril en paris dijo...

¡Ah qué delicia Miquel ! Las chicas de la calle Casanova y Moustache..Te dejo un enlace aqui donde comentaba ésta película encantadora y "picante" como tu sopa de cebolla. Y un pastiche.;-)

¡Muy bonito el cartel Borgo !

Saludos parisinos

P.D.¡Buenisima la anécdota !

Lluís Bosch dijo...

Pues confieso: nunca he podido con "Irma la douce", aunque lo he intentado. Para mi Wilder está claramente sobrevalorado pero enfin, eso es una cuestión de gustos.
Sin embargo, la sopa de cebolla puede ser excelente en los restaurantes. Te podría nombrar uno en concreto, muy cerca de Barcelona, en Collserola.

FATHER_CAPRIO dijo...

En primer lugar, gracias por tu dedicatoria. Me alegra haberte dado la idea de un buen artículo, muy documentado y de un poster que bien podía haber sido el "titular".

A diferencia de otros amigos, a mi Wilder no me parece tan sobrevalorado. Y además si así fuera ¿para quien vamos a dejar las sobrevaloraciones?.Tal vez Irma no sea su mejor película, pero en Wilder hasta la "menos buena" es excelente.

Desconocía lo de Marilyn y lo de Matthau. Era una opción a priori muy válida, pero Shirley y Jacobi lo bordan absolutamente-

Genial la anecdota. Uno piensa en tanto misterio y tanto mensaje cifrado para que la compra de frutos secos descubra el pastel...

Saludos y muchas gracias.

Quimérico Inquilino dijo...

Miquel, desde luego tienes unos antepasados de lo más interesante, joer... Estupenda la anécdota de tu abuelo.
Lástima que "Irma la dulce" no se convirtiera en otra del tandem Lemmon-Matthau, si bien es cierto que Lou Jacobi hace un buen trabajo.
"Un, dos, tres" es, junto a "Kiss me Stupid" una de mis predilectas de Wilder, quizá por tratarse de sendas adaptaciones de obras de teatro y, ya se sabe, la cabra tira al monte XD

Un saludo

SqSmaravillosa dijo...

Hola Borgo! "Irma la Dulce", es una película encantadora, al igual que el inolvidable Jack Lemmon en su papel de gendarme responsable que resulta tener un enorme corazón. Creo que Shirley resultó idónea para este papel, aunque desde luego Marilyn , pobre ya le quedaba poco tiempo en este mundo, seguro que además le hubiera concedido al personaje un sex-appeal especial. Me extraña que después de este papel a Shirley le ofrecieran constantemente papeles de prostituta, pues con ese rostro tan aniñado era difícil imaginársela en esta cuestión.Muy buena tu receta, un día de estos la cocinaré y ya te cuento. Lo de tu tío es una historia digna de ser contada, has hecho muy bien en hacerlo..¿quién sabe? Tal vez influyó su decisión de contarlo a los informadores en lo que sucedió después....Excelente entrada Borgo. Besos

Charly Hell dijo...

Adoro Irma La Dulce!!! Es una de mis películas de cabecera, y Wilder, sin duda uno de los mayores genios que ha dado la historia del cine. Me encanta.

Igual que las pequeñas anécdotas como la de los frutos secos. Como me gustan esos pequeños trozos de historia anónima!

Saludos.

Licantropunk dijo...

La batalla de Inglaterra decidida por un puñado de avellanas: eso es la famosa mariposa que está siempre batiendo las alas, la muy cabrona, je, je.
En cuanto a Wilder, el reciente aniversario de su muerte ha repuesto su cine en primera plana (precisamente) lo cual es una gran noticia entre tanta perdición (precisamente, también).
Saludos.

RAFA V dijo...

Nada mejor que una sopita de cebolla y una peli de Billy Wilder para esta borrasca rebolera que tenemos encima en la Pérfida Albión. Hay un restaurante en Great Portland Street (francés, claro) que prepara una sopa de cebolla auténticamente deliciosa, y a buen precio. Ya le mandaré la dirección por si acaso. Saludos!

miquel zueras dijo...

Hola, Abril. Me olía que esta entrada te gustaría... como el aroma de la sopa de cebolla que ahora estoy preparando. La verdad es que pienso publicar pronto una entrada con carteles que he hecho de películas que me gustan. Gracias por el enlace, ahora voy a verlo. Saludos. Borgo.

miquel zueras dijo...

Hola, Lluís. Aunque a mí me gusta esa película no la considero de las mejores de su autor precisamente por poco wilderiana ya que se basa en un musical. Claro que me interesa ese restaurante de Collserola, vien bien ahora una sopita de cebolla. Saludos. Borgo.

miquel zueras dijo...

Nada, FATHER, ha sido un placer. La pareja Lemmon y Matthau se apoderan de cualquier película y consiguen remontar incluso sus últimas que fueron bastante mediocres. Se hace dificil pensar en otros actores en los papeles de Shirley y Jacobi, aquí estaban magníficos. Saludos. Borgo.

miquel zueras dijo...

Hola, Quimérico. La verdad es que las anécdotas de mi abuelo eran muy interesantes, tuvo una vida muy movida. "Kiss me Stupid" me gusta mucho, también fue una película que en su momento fracasó en taquilla, aquí Novak está fantástica. Saludos. Borgo.

miquel zueras dijo...

Hola, SqS. La verdad es que no sé si Marilyn habría encajado en esta película, es un ícono muy americano y no sé si habría resultado creible como prostituta parisina. Shirley quedó encasillada, sí pero más concretamente en papeles de prostituta de buen corazón, un personaje algo tópico en el cine. Me alegra que te decidas a probar esta receta, seguro que te queda muy buena.
Quién sabe si fue casual o no lo de mi tío abuelo y las acciones de la Resistencia. Ese pequeño misterio lo hace un poco más interesante ¿verdad? Besos. Borgo.

miquel zueras dijo...

Hola, Charly. Me alegra que te guste la entrada. Wilder es mucho Wilder y si puedes añadir una recta y una historia curiosa, pues mejor. Saludos. Borgo.

miquel zueras dijo...

Hola, Licantropunk. Eso, una cosa puede llevar a la otra, cacahuetes y la Batalla de Inglaterra por ejemplo. Wilder era muy grande, incluso en sus consideradas películas menores. Yo tengo predilección por "El crepúsculo de los dioses". Saludos. Borgo.

miquel zueras dijo...

Hola, RAFA V. Sí, un amigo que tengo en Candem Town ya me ha dicho que aún hace mucho viruji por allí. Buen momento para tomar una sopa gratinada viendo una película de Wilder y claro que me interesa ese restaurante, ya toca volver a Londres que es una ciudad que me encanta. Saludos. Borgo.

PEPE CAHIERS dijo...

Es una pena que "Uno, dos, tres" fuera un fracaso pues es estupenda, con James Cagney con un discurso tan rápido como una ametralladora. Ese gendarme de su magnífico cartel parece un homenaje al sargento Dodo de los dibujos del Inspector Clouseau. Su tío abuelo debería de haber sido condecorado.

miquel zueras dijo...

Hola, Cahiers. "Uno, dos, tres" tiene un ritmo desenfrenado como pocas veces he visto en una comedia. Pues sí, el dibujo es un homenaje al sargento -"No digas sí, di oui"- Dodo.
Igual reclamo a Francia la Legión de Honor o en su defecto el Toisón de la Avellana, tampoco estaría mal. Saludos. Borgo.

Humberto Dib dijo...

Confieso que no vi la película, temo que eso le quite algún giro a lo que dices.
Lo cierto es que me gusta tu variedad, vengo de leer un magnífico relato y me voy con ganas de tomarme una sopa de cebollas, aunque aquí todavía es muy temprano.
Un abrazo.
HD

Fanny Riffel dijo...

Esta entrada es de las que más me gustan,con mujeres como Tura,una receta rica y económica,anécdotas cinematográficas y,las que más me gutsn,las anécdotas del tío abuelo Joan,que ya casi siento como si lo conociera...
También me gustó mucho el falso afiche,esos uniformes me hacen acordar siempre al Sargento Totó .
besos

WOLFVILLE dijo...

Espectacular anécdota, y es que a veces los más nimios detalles pueden decidir el curso de una guerra. Seguro que Napoleón opinaba igual.

Otra cosa espectacular es Tura Satana, pero ese es otro tema XD

Saludos.

miquel zueras dijo...

¿Qué tal, Humberto? Un relato por aquí, una sopa de cebollas por allá... creo que está bien poner un poco de variedad. Imagino que en Buenos Aires debe ser por la mañana pero puedes comerte un buen sandwich de miga con mate. Saludos. Borgo.

miquel zueras dijo...

Gracias, Fanny. Son las entradas que intento colar cuando puedo con su receta y sus anécdotas. El gendarme es Totó, sí, un personaje que me encantaba de niño como todos los dibujos de la Mirish con la Pantera Rosa y el Inspector. Saludos. Borgo.

miquel zueras dijo...

Hola, Wolfville. Bueno, se nota que he querido resaltar a la espectacular Tura poniendo su nombre en el cartel cuando en realidad su papel es tan secundario que no figura en ninguno, he intentado reparar la injusticia. Saludos. Borgo.

Mario Salazar dijo...

Las comedias de Wilder son muy buenas, ligeras, entretenidas y audaces, gracioso en parte que McClaine diga que se le encasille como prostituta, sobre todo porque nunca ha sido muy agraciada, sino más graciosa que sensual. Lo de la anécdota de tu pariente quien sabe ¿eh?, cuantas pequeñas hazañas pasan desapercibidas. Un abrazo.

miquel zueras dijo...

Hola, Mario. Sí, MacLaine no se puede decir que sea una mujer apabullante pero tiene mucho encanto como ya se vio en "¿Pero quién mató a Harry?" donde dominaba la pantalla. Es uno de los enigmas de mi família, hasta qué punto influyó el informe de mi tío abuelo en el curso de la guerra, a saber... Saludos. Borgo.

natsnoC dijo...

La cebolla y yo no nos llevamos nada bien, justo lo contrario de lo que me pasa con tus entradas, sobre todo cuando las acompañas con esas anécdotas. Qué bueno lo de los frutos secos.

Sé que he visto "Irma la dulce" (estoy seguro tras ver el video que has puesto), pero se me escurre, no recuerdo gran cosa. Si la vuelvo a ver (lo intentaré, Jack Lemmond es una de mis debilidades), me fijaré en lo que comentas.

Por cierto, me ha encantado el falso cartel.

miquel zueras dijo...

Gracias, natsnoC. Entonces mejor no prepares esa sopa, sería como hacer paella para alguien que no le guste el arroz. Yo también soy un incondicional de Lemmon tanto en lo cómico (Con faldas y a lo loco) como en lo trágico (Días de vino y rosas) Dentro de poco publicaré un post con falsos carteles de cine. Saludos. Borgo.

Einer dijo...

Qué entrada más completa. Anteayer cené sopa de ajo, también muy buena, pero yo prefiero la de cebolla.

Irma la dulce es una de las películas que más me gustan de Wilder junto con Bandeja de plata.

Y lo de los frutos secos ha sido ya el remate. Igual deberíamos iniciar una recogida de firmas para que tu tío abuelo figure en los libros de historia. De eso a una peli de Hollywood hay un paso.

Un saludo.

miquel zueras dijo...

Hola, Einer. A mí también me gusta la sopa de ajo con un huevo escalfado y una ramita de tomillo, qué bueno. La verdad es que yo prefiero "Bandeja de plata", no me canso de verla.
Pues igual sí que lo de mi pariente con los frutos secos daría para un libro. Algo con un título como "Nombre en clave: Cacachuetes". Saludos. Borgo.