miércoles, 16 de febrero de 2011

HELGA LINE LES TIRA LOS TEJOS A CUSHING Y A LEE


Pánico en el Transiberiano (1972) Helga Line es una refugiada que viaja en el Transiberiano sin billete pues necesita desesperadamente huir de Shangai. Peter Cushing le ofrece caballerosamente compartir su cabina de dos literas pero entra Christopher Lee reclamando la otra litera. Se inicia una breve discusión que Helga Line finaliza con estas palabras:



“Creo que entre los tres nos vamos a acoplar muy bien”… Genio y figura, Helga.
Poco antes de iniciarse el rodaje de Pánico en el Transiberiano se convocó una reunión entre Peter Cushing, Christopher Lee y el director Eugenio Martín en un hotel de Madrid. Cushing –que por entonces sufría una fuerte depresión por la reciente muerte de su esposa- confesó al director que no se sentía con fuerzas para trabajar. Lee se encerró en una habitación del hotel con su amigo Cushing y tres horas más tarde ya le había convencido para hacer la película.
Pánico en el Transiberiano (arropada por Telly Savalas, Víctor Israel y el argentino Alberto De Mendoza en el papel de un monje Rasputinesco) es sin duda la producción de mejor factura del fantaterror español de los 70. Recaudó 25 millones logrando ser la película española más taquillera de 1972. También conoció un notable éxito en el extranjero con el título Horror Express.

KENNETH MARS

Mientras escribía este post me he enterado del fallecimiento de Kenneth Mars, actor de larga trayectoria pero al que siempre recordaré por su personaje del inspector Kemp en El Jovencito Frankenstein donde parodiaba el jefe de policía con brazo ortopédico interpretado por Lionel Atwill en El hijo de Frankenstein. Gracias por hacerme reir tanto en esa película, Mars.
.

18 comentarios:

octopusmagnificens dijo...

¡Uf! Que miedo pasé de pequeño cuando vi Pánico en el Transiberiano. Aquella noche no dormí bien.

miquel zueras dijo...

No me extraña, Octopus. A mí también me causaron un gran terror aquellos zombis de ojos rojos paseándose por el tren. Uno de ellos era Víctor Israel con el que solía coincidir en el mercado de Sta. Caterina en Barcelona. Se reía mucho cuando le comentaba el miedo que me hizo pasar. Saludos. Borgo.

Lluís Bosch dijo...

Peter Cushing y Lee parecen dos tipos complicados para tirarles los tejos, yo no lo haría. Eso viene a demostrar el valor de esta chica.

miquel zueras dijo...

Hola, Lluis. Sí, desde luego compartir un vagón cama con Cushing y Lee debe ser una experiencia bastante singular aunque Helga parece saber cuidarse muy bien por sí sola. Saludos. Borgo.

adrián esbilla dijo...

Excelente película, muy hammeriana aunque Martín diga que no conocía demasiado la casa del horror. Lee convenció a Cushing para acompañarle en esta producción, ya que este estaba terriblemente deprimido tras el fallecimeinto de su esposa.
Helga Liné...un cien demasiado pequeño para una presencia tan sofisticada.

Kinski dijo...

Tuve un profesor de Matemáticas que cuando hacía una pregunta y nadie contestaba decía: Pánico en el Transiberiano!!!.
Dejó tramumatizadas a varias generaciones con esa frasecita.

miquel zueras dijo...

Bienvenido a Borgo, Adrián. Sin duda es la más hammeriana del cine fantástico español por el duo Cushing Lee que a punto estuvo de quedarse en uno. Helga Line fue la gran dama de ese tipo de cine, el equivalente nacional a Ingrid Pitt. Saludos. Borgo.

miquel zueras dijo...

Es que las matemáticas traumatizan a cualquiera, Kinski. Pronto voy a poner una entrada sobre mis problemas con las mates en una entrada titulada "El gato binario", próximo estreno en este blog. Borgo.

Alimaña dijo...

Menudo trio, yo sería el más feliz del mundo escuchando las anécdotas y vivencias de esos dos genios de la interpretación, durante todo el día... luego a la noche, sin duda preferiría compartirla con Liné..

Marcos Callau dijo...

No he visto la película Miquel pero tengo ganas y efectivamente Helga terina muy bien la conversación. Abrazos.

miquel zueras dijo...

Seguro, Alimaña. Puestos a hacer un viaje en el Transiberiano (que deben ser aún más horas que el tren Barcelona-Algeciras que tomaba en la mili) qué mejor que compartir coche-cama en semejante compañía. Y compartiendo litera con la Liné, que en el Transiberiano debe refrescar por las noches. Je,je... Borgo.

miquel zueras dijo...

Hola, Marcos. Es una película muy recomendable aún que se le nota un poquito el paso del tiempo pero es que a mi me encantan las películas con trenes y es que han dado buen material: "La dama del expreso" "Extraños en un tren"... Abrazos. Borgo.

PEPE CAHIERS dijo...

Recuerdo también a Telly Savalas en esta película, una suerte de "El enigma de otro mundo" entre railes.

miquel zueras dijo...

Hola, Cahiers: sí, Savalas estaba magnífico en el papel de un oficial cosaco. La película tenía influencias de "El enigma de otro mundo" pero eso de un ente que va contaminando al resto de los pasajeros también podría verse como una premonición del "Alien" de Ridley Scott. Saludos. Borgo.

Altés dijo...

Definitivamente, una gran película. Recuerdo que vi por primera vez "Pánico en el Transiberiano" en una proyección en el ayuntamiento de mi pueblo, junto con toda la chiquillería. Me fascinaron el monstruo y su extraño silbido. Más erotismo, aprovechando la presencia de Silvia Tortosa, hubiera redondeado una producción de por sí excelente.

miquel zueras dijo...

Bienvenido a Borgo, Altés. Tu blog Acotaciones es de lo más interesante ¡y qué portadas pulp!
Muy inquietante la escena del silbido, el monstruo "jefe" se apoderaba de los recuerdos de sus víctimas y esa canción que silbaba ese personaje le da un toque lúgubre. Sí, Silvia Tortosa podría haber dado más de sí, incluso hacerle la competencia a la Line. Saludos. Borgo.

Quimérico Inquilino dijo...

Posiblemente mi peli favorita del fantastique español. Curioso todo lo que comentas al respecto.

miquel zueras dijo...

Bienvenido por aquí, Quimérico. Yo creo que fue la mejor producción de la era del fantástico español de los 70. Aún ahora puede verse sin notarse mucho el tiempo, es como una producción de la Hammer. Saludos. Borgo.