sábado, 23 de enero de 2010

EL MÁS EXTRAÑO CINE DE BARCELONA


El cine Avenida de la Luz en Barcelona se encontraba bajo tierra. Inaugurada en 1940, justo después de la guerra, la Avenida de la Luz fue la primera galería comercial subterránea de Europa. Se accedía por la estación de metro de Plaza Catalunya y en su momento de máximo auge llegó a reunir 68 comercios; seguro que el más recordado era el de las Bodegas Montroy con un gran muñeco vestido de baturro que escanciaba continuamente vino en una tinaja.
El enigmático cine Avenida se estrenó con en 1943 con un Festival Disney que incluía el estreno de Los 3 cerditos. Fue también la primera sala que proyectó una película con el sistema llamado Audioscópic, antecedente del 3D. los espectadores tenían que ponerse unas gafas bicolores que provocaban (según mi tío) terribles jaquecas.
A principios de los años 70 la Avenida entró en decadencia. El aroma a pampols –una especie de gofres- que impregnaba las galerías dejó paso a olores menos atractivos. El cine que empezó con la película de los cerditos y el lobo feroz pasó a ser una Sala S, luego X y acabó cerrando definitivamente en el olímpico año del 92 con la proyección de El placer entre las nalgas.
Desde entonces la Avenida de la Luz permanece cerrada, pero Ferrocarrils de la Generalitat organiza paseos para grupos de nostálgicos que recuerdan el cine, su Salón Recreativo y sus comercios.

6 comentarios:

Gloria dijo...

Yo recuerdo haber pasado bastantes veces por ahí, ya que así ahorraba tiempos de espera con los semáforos... o cuando quería frecuentar (que no siempre hacer gasto *sigh*) una tienda en la que vendían vinilos de segunda mano y fotos y posters de cine (De ahí salió una buena parte de mi discografía de los Beatles así como el germen de mi colección de fotos de Laughton)

Yo recuerdo una carta al lector en el Fotogramas (a finales de los 70/primeros 80) en el que se criticaba el hecho de que el cine carecía de lavabos.

Lo que no sabía era que aún exista el lugar (aunque tapiado): yo me pensaba que la antigua Avenida de la Luz había sido reciclada con el Sephora.

miquel zueras dijo...

Sí, Gloria: recuerdo aquella tienda de discos y posters y otras más bizarras como una en que encargaban lápidas de cementerio y un local donde se hacían apuestas de carreras de caballos. No habían lavabos en ese cine pero en la Avda. de la Luz ¡habían duchas! Además del cine recuerdo sobre todo el Salón Recreativo. Llamando al 93-2051515 se puede obtener información sobre las visitas guiadas por la ahora tapiada -pero en buen estado- Avenida de la luz. Borgo.

Salvador dijo...

Yo fui alguna que otra vez en aquel tiempo que vivía en BCN. Hacían incluso sesiones matinales.
Cuando me llamaron a filas me tuvieron un mes en un hospital de intendencia y después me declararon no útil.Como no tenía adonde ir pasé alguna mañanita en este cine.

miquel zueras dijo...

Recuerdo algunas de aquellas sesiones matinales. Si no recuerdo mal el cine empezaba cada día sus proyecciones desde las 10 de la mañana hasta la medianoche ininterrumpidamente. Vi "La batalla de las Ardenas" "Manolo la nuit" "La noche de Walpurgis"... y otros hitos del cine setentero. Ahora preparo una entrada sobre los "maquillados" vestíbulos del cine Capitol. Borgo.

Gloria dijo...

Ay, el Can Pistol!

Creo que el cine perdió mucho cuando en vez de los espectaculares anuncios al estilo del Capitol le sucedieron los sosos PLVs prefabricados

miquel zueras dijo...

Recuerdo cuando el vestíbulo lo decoraban como una selva -con su pequeña cascada- para estrenar "El triunfo de Tarzán", una peli prohibida por la censura (!) porque Weissmuller se ponía al lado de los aliados. ¿Y cuando estrenaban una de Dracula? Con su ataud y sus telarañas de pega... Borgo.